EL Rincón de Yanka: noviembre 2011

inicio








NO TENEMOS MIEDO

NO TENEMOS MIEDO
UNIDOS POR NUESTRA BARCELONA

martes, 29 de noviembre de 2011

Un hombre sin hogar de 60 años fallece en el portal de un comercio vecinal








Y cómo te llamabas.
Y la vida qué te ha hecho, hermano mío.
Que Dios te siga guardando... hermano mío, hermano nuestro.

El saco de dormir del indigente en el portal donde ocurrió el suceso. / juan varela 



Un indigente de 60 años fallece en el portal de un comercio de San Andrés (La Coruña) Galicia España.


VER +: Laopinioncoruna.es 



ORACIÓN

Tú, Señor, que concediste a San Gil o Egidio,
 patrono de las personas sin hogar,  
el don de imitar con fidelidad a Cristo
pobre y humilde,
 concédenos también a nosotros,
por intercesión de este santo,
la gracia de que,
viviendo fielmente nuestra vocación,
seamos prójimos de nuestros hermanos
abandonados y ninguneados,
y así  tendamos hacia la perfección
que nos propones en la persona de tu Hijo.
Que vive y reina contigo.

"Haz Señor, que los gobernantes busquen la paz,
afiancen el bienestar de sus pueblos
y promuevan el bien común,
según el ejemplo de San Egidio.
Amén."
 


REQUIEM FOR A DREAM






"EL SUEÑO ES EL ALIMENTO DEL ALMA,
COMO LA COMIDA LO ES AL CUERPO.
EL PLACER DE LA BÚSQUEDA
Y LA AVENTURA ALIMENTA
ALGO MUY IMPORTANTE:
TUS SUEÑOS"

"THE DREAM IS THE FOOD OF THE SOUL
AS FOOD IS TO THE BODY.
THE PLEASURE OF THE SEARCH
AND ADVENTURE FEEDS SOMETHING
VERY IMPORTANT:
YOUR DREAMS"








lunes, 28 de noviembre de 2011

SOLO RESPIRA (Just Breathe) Pearl Jam






SOLO RESPIRA

Si, yo entiendo que toda vida debe finalizar
mientras nos sentamos solos...
se que algun día partiremos
Soy un hombre afortunado que cuenta con ambas manos
A los que amo

Algunos tipos solo tienen uno...
Otros, ninguno

Quédate conmigo...
Solo respiramos

Ensayandos son mis pecados,
Nunca me dejaran ganar.
Bajo todo, soy solamente otro ser humano
No quiero herir,
hay mucho en este mundo que me pueda hacer sangrar.

Quedate conmigo...
Tú eres todo lo que veo.

¿Dije que te necesito?
¿Dije que te quiero?
Si no lo hice, ahora soy un tonto, ya ves.
Nadie conoce esto mejor que yo.
Ya que vengo puro.

Espero todos los días
Cuando miro hacia tu cara
Todo lo diste.
Y nada tomarías.
Nada tomarías.
Todo lo diste

¿Dije que te necesito?
¿Dije que te quiero?
Si no lo hice, ahora soy un tonto, ya ves.
Nadie conoce esto mejor que yo.
Ya que vengo puro.

Nada tomarías.
Todo lo diste
Sujétame hasta que muera
Nos vemos en el otro lado.

Pearl Jam

domingo, 27 de noviembre de 2011

¡Danos Vida para invocar Tu Nombre! (Salmo 80,19b)


"¡Danos Vida para invocar Tu Nombre!"
Salmo 80,19b


PREGÓN DE ADVIENTO 2011 (Javier Leoz)


¡Alégrate, Pueblo de Dios en María!
Porque La Gracia del Señor,
en ti,
se transforma en llamada
y quiere hacerte,
seguir haciéndote, Misión...

==========================================
Apresurémonos a recorrer caminos de fe...
Apresurémonos a recorrer caminos
de pasión evangelizadora
Apresurémonos a recorrer caminos
de cuerpo Apostólico...
Apresurémonos a recorrer caminos con otros.
Apresurémonos, Pueblo de Dios,
a recorrer caminos de anuncio
y de canto agradecido al Señor:

"Tú haces en mí maravillas:
construyes desde mi debilidad,
me muestras que la pobreza es fecunda,
derribas de mí los miedos
y levantas la vida que brota.

Tu fidelidad atraviesa mi historia
y se transforma en promesa
de bondad y misericordia
por generaciones,
de hermanos en hermanos,
para que se haga tu Reino
en la entrega de tu Hijo"





Cartel del Pintor Goyo Domíguez



lunes, 21 de noviembre de 2011

AMIG@S PARA SIEMPRE





Emoción, sé que florece
En estos amigos corazones
Tantas situaciones con experiencia
Tan enriquecedor que nunca se olvida
Pero siempre estamos cerca
Como si nada hubiera pasado hoy
Por el amor fluía sincero
Y que nos mantendrá en uno solo.
La amistad es para siempre
¿Cómo eterno es nuestro Dios
Como amigos, vamos a decir:
Nos vemos pronto, no, adiós
Me voy ahora Bajo la mano del Padre,
entonces, pero nada nos esperan amigos
con amor y fe
Porque los que viven para Siempre encontramos
A lo lejos sólo el amor perdura Siempre estará más cerca
Como si nada hubiera pasado hoy
Por el amor fluía sincero
Y que nos mantendrá en uno solo.



















Gracias amig@:

Por ayudarme a comprender...
por acompañarme,
por tener la paciencia de los santos,
por compartir alegrías y tristezas,
por los resplandecientes pequeños detalles,
por tu atención a mis cosas,
por la música de tu sonrisa,
por mostrarme la fragancia de Dios,
por habernos conocido y reconocido y coincidido
dentro del infinito caminar...
por esto y mucho más.....


¡Gracias por tu Amistad!


=====================================
Al amigo no lo busques perfecto... ¡búscalo amigo!
=====================================


domingo, 20 de noviembre de 2011

CARTA DE DESPEDIDA A ZAPATERO DE Armando Robles





"Nunca nadie la ha cagado tanto en tan poco tiempo
y tan seguido como Zapatero".
.
"No hay nada más peligroso que un estúpido
con iniciativa y con poder".
.
"La estupidez no pertenece a nadie,
salvo a Zapatero, el hijo del pedo".



ZAPATEITOR

Carta de despedida a Zapatero
Armando Robles





Infame y execrable presidente: La gente decente de este país (que es España y que no es ni discutido ni discutible) al que tanto aborreces se siente dichosamente encauzada a la euforia estos días. Y no es que los que vendrán a sustituiros nos inviten al entusiasmo, no, pero habéis infligido tanto daño a esta nación que hasta yo, de general solidario con los que pierden, no puedo resistirme al hechizo de desearos lo peor, en especial a tí, Zapatero. Arrebatado por la perspectiva de perderte de vista, se me ocurre expresarte un deseo: que recibas en vida todo el daño que has hecho a España, la patria común e indivisible que contigo dejó de serlo.

Por todos esos compatriotas que han perdido su empleo, por todos esos hombres que han perdido su dignidad, por todas esas víctimas del terrorismo que han perdido hasta el derecho al consuelo, por todos esos jóvenes que han perdido su derecho a un futuro decente, por todos esos españoles que han perdido la oportunidad de restañar viejísimas heridas, por todas esas familias arrastradas a los servicios asistenciales, por todos esos niños que dejaron de nacer, por todos esos ideales morales que reduciste a cenizas, por cómo llegaste al poder, por todo el mal que nos dejas, espero que Dios te conceda una muy larga vida y que el resto de ella se resquebraje entre estertores de dolencias salvajes.



Sembraste esta nación de pobres morales y materiales, de sombras humanas con apego sólo al instinto; instalaste telarañas mentales en los jóvenes; esterilizaste la cultura poniéndola al servicio de tus innobles ideales; enfrentaste a hijos contra padres, a españoles de una idea contra españoles de otra, a mujeres contra hombres; promocionaste a la chusma y degradaste a los excelentes; llenaste nuestras calles de ilegales; fomentaste el odio a los católicos; encenegaste la educación y el modelo tradicional de familia; manchaste la memoria de tu abuelo poniéndonos en la antesala de otro conflicto fratricida; alimentaste con subvenciones a las peores hienas de la selva; hiciste del ejército una opereta bufa dirigida por una modistilla; soterraste los valores y principios que tuviesen algún interés trascendental; exaltaste las peores taras del individuo en la telebasura al servicio de tu partido; convertiste las instituciones democráticas en un lodazal de corrupción y en un avispero de ilegalidades; denigraste las creencias de muchos para solaz de unos pocos; promocionaste a políticas sin entrañas; confraternizaste con los verdugos; te arrojaste a los brazos de los nacionalistas sin alma; abonaste el suelo español con fielmo de la peor calidad. Fuiste y serás siempre el protagonista de nuestras peores pesadillas, el dirigente grotesco que estrechó lazos con los líderes menos recomendables del mundo; el hazmerreír de Angela Merkel y el tondo inútil de Sarkozy. Fuiste una soga en nuestro gaznate a punto siempre de cumplir su letal función.

Sosiego y alegría porque te vas para siempre. Sería deseable que alguien con tiempo, paciencia y afición te llevara ante los tribunales internacionales por todo el mal cometido. Sería un suceso reparador, solamente comparable al de verte convertido en inmunda basura el resto de tus días.

Quizás, sólo quizás, no tuviste tú la culpa de todo. Ya sabemos que el socialismo español es, más que un partido político, un clima inmoral, un cuervo tricéfalo que sobrevuela las logias francesas, la tumba de don Julián y las alcantarillas.
Hasta nunca, Zapatero.




VER "
SOBRE IMBÉCILES Y MALVADOS DE PÉREZ REVERTE:






PELÍCULA "Amistad". Discurso de John Quincy Adams


"No iremos allí solos. Hablo de mis antepasados. Alzaré mi voz hacia el pasado, hasta el comienzo de los tiempos y llegaré hasta ellos y haré que se metan en mí. Tendrán que venir porque en este momento soy la única razón por la que han existido."





"Ese miedo a la guerra nos impide ver la verdad aunque se alce ante nosotros alta y orgullosa como una montaña. ¡La verdad!..a la verdad se la ha alejado de este caso como un esclava, azotada por los tribunales, vejada y humillada. No es una simple cuestión de propiedad, es el caso más importante que se ha presentado ante este tribunal, porque a lo que en realidad concierne es a la naturaleza misma del hombre.Es la libertad. La libertad. Prueba de ello es hasta donde puede llegar un hombre, una mujer, un niño para recuperarla. Romperán todas sus cadenas, diezmaran a sus enemigos. Lo harán una vez, y otra… y otra…, contra todo evento, todos los prejuicios para regresar a su hogar". (ALEGATO EN EL FAMOSO JUICIO DEL BARCO “AMISTAD”) John Quincy Adams


sábado, 19 de noviembre de 2011

EL EXTRAÑO











EL EXTRAÑO

Unos cuantos años después que yo naciera, mi padre conoció a un extraño, recién llegado a nuestra pequeña población. Desde el principio, mi padre quedó fascinado con este encantador personaje, y enseguida lo invitó a que viviera con nuestra familia.

El extraño aceptó y desde entonces ha estado con nosotros.
Mientras yo crecía, nunca pregunté su lugar en mi familia; en mi mente joven ya tenía un lugar muy especial.
.
Mis padres eran instructores complementarios:
Mi mamá me enseñó lo que era bueno y lo que era malo y mi papá me enseñó a obedecer.
Pero el extraño era nuestro narrador.
Nos mantenía hechizados por horas con aventuras, misterios y comedias.
El siempre tenía respuestas para cualquier cosa que quisiéramos saber de política, historia o ciencia.
¡Conocía todo lo del pasado, del presente y hasta podía predecir el futuro!
Llevó a mi familia al primer partido de fútbol.
Me hacia reír, y me hacía llorar.
El extraño nunca paraba de hablar, pero a mi padre no le importaba.
A veces, mi mamá se levantaba temprano y callada, mientras que el resto de nosotros estábamos pendientes para escuchar lo que tenía que decir, pero ella se iba a la cocina para tener paz y tranquilidad. (Ahora me pregunto si ella habra rogado alguna vez, para que el extraño se fuera.)
.
Mi padre dirigió nuestro hogar con ciertas convicciones morales, pero el extraño nunca se sentía obligado para honrarlas. Las blasfemias, las malas palabras, por ejemplo, no se permitían en nuestra casa… Ni por parte de nosotros, ni de nuestros amigos o de cualquiera que nos visitase. Sin embargo, nuestro visitante de largo plazo, lograba sin problemas usar su lenguaje inapropiado que a veces quemaba mis oídos y que hacia que papá se retorciera y mi madre se ruborizara.
Mi papá nunca nos dio permiso para tomar alcohol. Pero el extraño nos animó a intentarlo y a hacerlo regularmente.
Hizo que los cigarrillos parecieran frescos e inofensivos, y que los cigarros y las pipas se vieran distinguidas.
Hablaba libremente (quizás demasiado) sobre sexo. Sus comentarios eran a veces evidentes, otras sugestivos, y generalmente vergonzosos.

Ahora sé que mis conceptos sobre relaciones fueron influenciados fuertemente durante mi adolescencia por el extraño.
Repetidas veces lo criticaron, más nunca hizo caso a los valores de mis padres, aun así, permanecio en nuestro hogar. 
Han pasado más de cincuenta años desde que el extraño se mudó con nuestra familia. Desde entonces ha cambiado mucho; ya no es tan fascinante como era al principio.

No obstante, si hoy usted pudiera entrar en la guarida de mis padres, todavía lo encontraría sentado en su esquina, esperando por si alguien quiere escuchar sus charlas o dedicar su tiempo libre a hacerle compañía...


¿Su nombre?
Nosotros lo llamamos Televisor, y en confianza "La Tele"...




Nota:
Se requiere que este artículo sea leído en cada hogar .
¡Ahora tiene una esposa que se llama Computadora
y un hijo que se llama Móvil o Celular!






viernes, 18 de noviembre de 2011

18 DE NOVIEMBRE: SALUDANDO A LA CHINITA






SALUDANDO A LA CHINITA


Especial es este tu día,
virgencita, y hasta ti llegan
tus devotos que celebran
con gozo y algarabía.
El zuliano te cantará
con devoción infinita
a ti soberana Chinita
Virgen de Chiquinquirá.
.

La gaita ante Ti rendida
te ofrecen de corazón
con fervorosa inspiración
virgencita humanada;
y por toda Venezuela
se elevarán las oraciones
pidiendo tus bendiciones
y que tu amor nos envuelva
.

para que la paz y el amor
llegue hasta cada rincón
y que todos, sin excepción,
sin importar el color
de la ropa ni de la piel,
nos unamos otra vez...
en nuestra bella nación.
Madre ¡enséñanos a querer!
con lo mejor del corazón.




................ JARELYSS .................

Copyright © Todos los Derechos Reservados

jueves, 17 de noviembre de 2011

DICEN...


DICEN...

Dicen por ahí que al mundo le falta una palabra.
 Que al cielo una estrella
y al mar una caracola.

Dicen por ahí que al mundo le falta una palabra.
 Que a la música una nota
y a las flores un color.

Dicen por ahí que al mundo le falta una palabra.
 Que al arte una obra
y a los sonidos una voz.

Dicen por ahí que al mundo le falta una palabra.
yo no sé cuál es...
pero la sueño
y coloco la estrella,
la caracola,
la nota en la canción,
el color en la flor,
el sonido en la voz.

Entonces... descubro:
que al mundo no le falta una palabra.
 Al mundo le falta darse cuenta
que esa palabra es...:
 
 
    ¡FE!

Lourdes Mar Tornadu


miércoles, 16 de noviembre de 2011

POEMA A LOS MÁRTIRES DE LA UCA: "DE LA HOSTIA, LA SANGRE Y LA ARBOLEDA"


+ 16 de noviembre de 1989


 
"De la hostia, la sangre y la arboleda"

Autor:
Francisco Andrés Escobar.

I

La grama tiene sangre en la pupila
y grumos de sustancia el muro inerte.
Linfa dolida repta entre las hojas...
¡Y una gran pesadumbre en la arboleda!
Quebrado el cuerpo, y más ausente el alma,
rotos los verbos por injusto fuego.
Tiñe la muerte con su caldo el suelo...
¡Y una gran pesadumbre en la arboleda!

II

Ya no puedo atajar este silencio.
Se me escapa la voz del mudo duelo,
pues si el temblor no vino ante el despojo
y hasta mudos mis ojos parecieron,
es porque, a veces, el dolor nos vuelve
como estatuas de mármol, o de yeso:
cierra el párpado el dique de pesares,
el labio sella su palabra agreste,
sonámbula frialdad apresa el cuerpo
y el alma vaga sobre extraña fiebre.
No quiere maldecir. No es la blasfemia
el clamor de los labios taciturnos.
Ni los señalamientos. Ni los retos.
Ni las reivindicadas consecuencias...
Es otra cosa... ¡Dios!... es otra cosa...
... ¡mi pozo de dolor se enraíza adentro!...
¡Es la noche del débil peregrino
al extraviar la luz de su sendero!

III

Usted, mi don Ignacio, era otro padre:
padre de quien no tiene más que sueños,
padre de quien no habla porque el miedo
le cercena la voz, le mata el gesto.
Usted, mi don Ignacio, era otro padre:
padre de estos eriales y senderos
donde, escasa la luz y corto el verbo,
el mal se ensaña entre los más pequeños.
A usted, mi padre Ignacio, no lo oyeron.
A usted nos lo mataron... así... en seco...
y hoy nos queda esta sangre barboteante...
¡y una gran pesadumbre en la arboleda!
Usted dejó su España, don Ignacio,
y optó por el dolor de esta otra tierra.
Y aquí, mi gran rector, en este insomne
país de las insidias y violencias,
país de las conjuras y denuestos,
- ¡¡país simiesco de alarido y miedo!!
usted su verbo iluminado
y en sangre dio su aurora más cimera.
Usted vino con Rahner y Zubiri
acobijados en morral de sueños.
Y buscó interpretar las realidades,
e imponer la razón como criterio
para encarnar de Dios su mandamiento
de empezar en la historia el alto Reino.
Usted, mi don Ignacio - el Unamuno
de esta su Salamanca que acompaña
la pasión y la sed salvadoreñas -
se internó en la verdad más dolorosa,
descendió a sus raíces más primeras,
y luego la entregó como maestro,
o la vertió en palabras de profeta.
Usted hubo de habérselas, maestro,
con la ciega corriente de los odios
donde luchan los hombres por poderes
colocados en márgenes opuestos.
Y allí quiso mediar. Y confundieron:
vieron la espina en el lugar del beso.
Y en vez de aprovechar su augusta estirpe
para ordenar "la patria mal vivida"
- Como dice otro grande entre poetas -
trajeron a la muerte por consorte,
cegaron con el odio su ojo ciego,
y en la noche de sombras y alaridos
fundieron la esperanza en el silencio.

IV

Usted reposa ahora, don Ignacio,
con Amando, el arcángel consejero;
con la "fe y alegría" de aquel Lolo;
con Segundo, el de barbas de dios Zeus.
Con Pardito, silente y laborioso
que alcanzó a Dios en su correr eterno;
y con Nacho, consciencia inquisitiva
que ha de encuestar los ángeles del cielo.
Allí descansan de este rudo tiempo
de congoja, dolor, llanto y miseria,
y desde el gran martirio atribulado
defienden a la vida en esta tierra.
Elba y Celina, lirios de este pueblo,
reposan más allá de su silencio:
ellas volvieron a su lar amable
a dormir en la tierra primigenia.
Yo voy a recordarlo, don Ignacio,
con su paso sereno en la arboleda,
con la hidalguía del perfil altivo
con que viste el Creador al intelecto.
Con sus manos ungidas en aceite
votivo de las hostias y las letras.
Con sus ojos certeros y aguileños,
con la razón de escudo sobre el pecho
y el inflamado acento sobre el verbo.
Así habrá de vivir, mi padre Ignacio,
alumbrando las voces y el silencio,
iluminando inviernos y veranos
de esta casa que es suya, de este tiempo
cuando el fragor oscuro de la sangre
la paz responda con celestes ecos.

V
¿Qué más puedo decirle, don Ignacio?
¿Qué la luz de la tarde besa el muro
con el perdón del beso comprensivo?
¿Qué furor por furor no es justa vía
para aplacar daimones y delirios,
y que debe brillar, sereno y limpio,
el justo sol, en su alma tan querido?
Los brazos de la cruz, en el ocaso,
extienden ambiciosos sus dominios
con el perdón por lanza y por espinas...
... Debo irme pastor... padre... maestro...
para seguir andando los caminos
que llevan al amor y a su ancho alero.
Adiós... y gracias... por palabra y vida...
Gracias... por el martirio sacrosanto...
Quede con Dios. El lava sus heridas.
¡Adiós, mi gran rector, mi don Ignacio!






SIGUE SIN CREER EN EL MALIGNO. ÉL SIGUE ACTUANDO POR MEDIO DE LAS IMPERSONALES "MAMMONICAS" AGENCIAS CALIFICADORAS CREDITICIAS







Evelyn de Morgan
The worship of mammon (El culto de Mammón) 1909





Mientras El Salvador, El Santo Benigno Jesucristo es Palabra Humanada, el maligno deshumanizador  es un  número  de tres dígitos representado como MAMMON.

Hay muchos teólogos  y hasta sacerdotes que predican la no existencia del maligno. Es decir, que no creen en el jefe de los anónimos y desconocidos agentes calificadores del crédito que como siempre actúa desde el libro del génesis seduciendo a los seres humanos con promesas de libertad, de poder, de calidad de vida, de sueños… Primero te ofrecen los créditos y después te desahucian con opresión y represión…

Las "Mammonicas" Empresas de rating

Aunque hay más de 74 agencias de rating en el mundo el mercado está controlado por tres grandes compañías neoyorquinas que dominan aproximadamente el 90% del mercado por lo que su funcionamiento es casi como un oligopolio. Aunque cada una tiene su propio sistema de calificaciones, éstos son muy similares.




Las principales agencias de calificación crediticia son las siguientes:

Estados Unidos
• Standard & Poor's - Estados Unidos
• Moody's - Moody's Investors Service - Estados Unidos
• Fitch - Fitch Ratings - Estados Unidos - Reino Unido
China
• Dagong Global Credit Rating - China


*****************************

 

Ya lo decía la biblia (lee si quieres):

GÉNESIS : 3
La tentación y el pecado del hombre

1 La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho, y dijo a la mujer: "¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?".

2 La mujer le respondió: "Podemos comer los frutos de todos los árboles del jardín. 3 Pero respecto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: ‘No coman de él ni lo toquen, porque de lo contrario quedarán sujetos a la muerte’".

4 La serpiente dijo a la mujer: "No, no morirán. 5 Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal".

6 Cuando la mujer vio que el árbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió; luego se lo dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió.

7 Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos. Por eso se hicieron unos taparrabos, entretejiendo hojas de higuera.

8 Al oír la voz del Señor Dios que se paseaba por el jardín, a la hora en que sopla la brisa, se ocultaron de él, entre los árboles del jardín. 9 Pero el Señor Dios llamó al hombre y le dijo:

"¿Dónde estás?".

10 "Oí tus pasos por el jardín, respondió él, y tuve miedo porque estaba desnudo. Por eso me escondí".

11 Él replicó: "¿Y quién te dijo que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol que yo te prohibí?".

12 El hombre respondió: "La mujer que pusiste a mi lado me dio el fruto y yo comí de él". 13 El Señor Dios dijo a la mujer: "¿Cómo hiciste semejante cosa?". La mujer respondió: "La serpiente me sedujo y comí".

La maldición de la serpiente

14 Y el Señor Dios dijo a la serpiente:
"Por haber hecho esto maldita seas entre todos los animales domésticos
y entre todos los animales del campo
.Te arrastrarás sobre tu vientre,
y comerás polvo todos los días de tu vida.

15 Pondré enemistad entre ti y la mujer,
entre tu linaje y el suyo.
Él te aplastará la cabeza
y tú le acecharás el talón".

El castigo de la mujer

16 Y el Señor Dios dijo a la mujer:
"Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor.
Sentirás atracción por tu marido,
y él te dominará".

El castigo del hombre

17 Y dijo al hombre:
"Porque hiciste caso a tu mujer y comiste del árbol que yo te prohibí, maldito sea el suelo por tu culpa. Con fatiga sacarás de él tu alimento todos los días de tu vida.

18 Él te producirá cardos y espinas y comerás la hierba del campo.19 Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la terra, de donde fuiste sacado.¡Porque eres polvo y al polvo volverás!".

20 El hombre dio a su mujer el nombre de Eva, por ser ella la madre de todos los vivientes. 21 El Señor Dios hizo al hombre y a su mujer unas túnicas de pieles y los vistió.

22 Después el Señor Dios dijo: "El hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que ahora extienda su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre".

23 Entonces expulsó al hombre del jardín de Edén, para que trabajara la tierra de la que había sido sacado. 24 Y después de expulsar al hombre, puso al oriente del jardín de Edén a los querubines  y la llama de la espada zigzagueante, para custodiar el acceso al árbol de la vida.

ECCLESIAM SUAM (SU IGLESIA -DE JESUCRISTO-)




ECCLESIAM  SUAM
SU IGLESIA -DE JESUCRISTO-


REFLEXIONES SOBRE EL MISTERIO
Y LA VIDA DE LA IGLESIA





Esa percepción de la Iglesia como “luz refleja” que une a los Padres del primer milenio y al Concilio Vaticano II

El último Concilio reconoce que el punto fontal de la Iglesia no es la Iglesia misma, sino la presencia viva de Cristo que edifica personalmente la Iglesia. La luz que es Cristo se refleja como en un espejo en la Iglesia.



En el ya cercano 2012 se cumplirán los cincuenta años del comienzo del Concilio Vaticano II. Medio siglo después, lo que fue un acontecimiento mayor de la vida de la Iglesia sigue suscitando debates –que probablemente se intensificarán en los próximos meses– sobre cuál es la interpretación más adecuada de aquella asamblea conciliar.

Las disputas de carácter hermenéutico, por supuesto importantes, corren el riesgo, sin embargo, de convertirse en controversias para entendidos. Mientras que a todo el mundo le puede interesar, sobre todo en el momento actual, redescubrir la fuente inspiradora que animó al Concilio Vaticano II.

La respuesta más común reconoce que lo que impulsaba el acontecimiento era el deseo de renovar la vida interior de la Iglesia y también adaptar su disciplina a las nuevas exigencias para volver a proponer con nuevo vigor su misión en el mundo actual, atenta en la fe a los «signos de los tiempos». Pero para ir más a fondo, hay que comprender cuál era el rostro más íntimo de la Iglesia que el Concilio se proponía confesar y presentar al mundo en su intento de actualización.

El título y las primeras líneas de la constitución dogmática conciliar Lumen gentium, dedicada a la Iglesia, son iluminadores por su claridad y sencillez: «Cristo es la luz de los pueblos. Por ello este sacrosanto Sínodo, reunido en el Espíritu Santo, desea ardientemente iluminar a todos los hombres, anunciando el Evangelio a toda criatura con la claridad de Cristo, que resplandece sobre la faz de la Iglesia». En las primeras palabras de su documento más importante, el último Concilio reconoce que el punto fontal de la Iglesia no es la Iglesia misma, sino la presencia viva de Cristo que edifica personalmente la Iglesia. La luz que es Cristo se refleja como en un espejo en la Iglesia.

La conciencia de este dato elemental (la Iglesia es el reflejo en el mundo de la presencia y de la acción de Cristo) ilumina todo lo que el último Concilio dijo sobre la Iglesia. El teólogo belga Gérard Philips, que fue el principal redactor de la constitución Lumen gentium, evidenció precisamente este dato al principio de su monumental comentario al texto conciliar. Según él, «la constitución sobre la Iglesia adopta desde el principio la perspectiva cristocéntrica, perspectiva que se afirma con fuerza durante toda la exposición. La Iglesia está profundamente convencida de ello: la luz de los pueblos no se irradia de ella, sino de su divino Fundador: también, la Iglesia sabe muy bien que, reflejándose en su rostro, esta irradiación llega a la humanidad entera» (La Chiesa e il suo mistero nel Concilio Vaticano II: storia, testo e commento della costituzione “Lumen gentium”, Jaca Book, Milán, 1975, v. I, p. 69). Una mirada en perspectiva mantenida hasta las últimas líneas del mismo comentario, en las que Philips repetía que «no es cometido nuestro profetizar sobre el futuro de la Iglesia, sobre sus fracasos y desarrollo. El futuro de esta Iglesia, a la que Dios ha querido hacer reflejo de Cristo, Luz de los Pueblos, está en sus manos» (ibid. v. II, p. 314).

La percepción de la Iglesia como reflejo de la luz de Cristo une el Concilio Vaticano II con los Padres de la Iglesia, que desde los primeros siglos recurrieron a la imagen del mysterium lunae, el misterio de la luna, para sugerir cuál era la naturaleza de la Iglesia y la acción que le conviene. Como la luna, «la Iglesia no brilla con luz propia, sino con la luz de Cristo» («fulget Ecclesia non suo sed Christi lumine»), dice san Ambrosio. Mientras que para Cirilo de Alejandría «la Iglesia está penetrada por la luz divina de Cristo, que es la única luz en el reino de las almas. Existe, pues, solo una luz: en esta única luz resplandece también la Iglesia, que, sin embargo, no es Cristo mismo».

En este sentido, merece atención la intervención que el historiador Enrico Morini hizo recientemente en la página web http://www.chiesa.espressonline.it/  que dirige Sandro Magister.

Según Morini –que es profesor de Historia del cristianismo y de las Iglesias de la Universidad de Bolonia– el Concilio Vaticano II se mantuvo «en la perspectiva de la más absoluta continuidad con la tradición del primer milenio, según una periodización no puramente matemática sino esencial, al ser el primer milenio de historia de la Iglesia el de la Iglesia de los siete Concilios, todavía indivisa […]. Al promover la renovación de la Iglesia el Concilio no ha intentado introducir algo nuevo –como respectivamente de­sean y temen progresistas y conservadores– sino volver a lo que se había perdido».

La observación puede crear equívocos, si se confunde con el mito historiográfico que ve la historia de la Iglesia como una progresiva decadencia y un alejamiento creciente de Cristo y del Evangelio. Tampoco pueden acreditarse contraposiciones artificiosas según las cuales el desarrollo dogmático del segundo milenio no estaría conforme con la Tradición compartida durante el primer milenio por la Iglesia indivisa. Como ha puesto de manifiesto el cardenal Charles Journet, apoyándose también en el beato John Henry Newman y en su ensayo sobre el desarrollo del dogma, el depositum que hemos heredado no es un depósito muerto, sino un depósito vivo. Y todo lo que está vivo se mantiene en vida desarrollándose.

Al mismo tiempo, hay que reconocer como dato objetivo la correspondencia entre la percepción de la Iglesia expresada en la Lumen gentium y la ya compartida en los primeros siglos del cristianismo. La Iglesia no se presupone como un sujeto en sí mismo, preestablecido. La Iglesia da por sentado que su presencia en el mundo florece y permanece como reconocimiento de la presencia y de la acción de Cristo.

La Transfiguración, mosaico de la primera mitad del siglo XI
del monasterio de Hosios Loukas, Chaidari, Atenas

A veces, incluso en nuestra más reciente actualidad eclesial, esta percepción del punto fontal de la Iglesia parece ofuscarse para muchos cristianos, y parece darse una especie de vuelco: de ser reflejo de la presencia de Cristo (que con el don de su Espíritu edifica la Iglesia) se pasa a percibir la Iglesia como una rea­lidad material e idealmente dedicada a atestiguar y realizar por sí misma su presencia en la historia.

De este segundo modelo de percepción de la naturaleza de la Iglesia, no conforme con la fe, se desprenden consecuencias concretas.

Si, como debe ser, la Iglesia se percibe en el mundo como reflejo de la presencia de Cristo, el anuncio del Evangelio no puede hacerse más que en el diálogo y en la libertad, renunciando a cualquier medio de coer­ción, ya sea material o espiritual. Es el camino que marcó Pablo VI en su primera encíclica Ecclesiam Suam, publicada en 1964, que expresa perfectamente la mirada sobre la Iglesia propia del Concilio. También la mirada que el Concilio ha dirigido a las divisiones entre los cristianos y luego a los creyentes de las otras religiones, reflejaba la misma percepción de la Iglesia. Así, pues, también la petición de perdón por las culpas de los cristianos, que causó asombro y debates en el cuerpo eclesial cuando la presentó Juan Pablo II, es perfectamente conforme con la conciencia de Iglesia descrita hasta aquí. La Iglesia pide perdón no siguiendo modas de honorabilidad mundana, sino porque reconoce que los pecados de sus hijos ofuscan la luz de Cristo que ella está llamada a reflejar sobre su rostro. Todos sus hijos son pecadores llamados por la acción de la gracia a la santidad. Una santificación que es siempre un don de la misericordia de Dios, el cual desea que ningún pecador –por muy horrible que sea su pecado– sea atrapado por el maligno en el camino de la perdición. Así se comprende la fórmula del cardenal Journet: la Iglesia es sin pecado, pero no sin pecadores.

La referencia a la verdadera naturaleza de la Iglesia como reflejo de la luz de Cristo tiene también implicaciones pastorales inmediatas. Por desgracia, en el contexto actual, se verifica la tendencia de algunos obispos a ejercer su magisterio mediante declaraciones por vía mediática, en las que dan prescripciones, instrucciones e indicaciones sobre lo que tienen o no tienen que hacer los cristianos. Como si la presencia de los cristianos en el mundo fuera el resultado de estrategias y prescripciones y no surgiera de la fe, es decir, del reconocimiento de la presencia de Cristo y de su mensaje. Quizás, en el mundo actual, sería más sencillo y confortante para todos poder escuchar a pastores que hablan a todos sin dar por supuesta la fe. Como reconoció Benedicto XVI durante su homilía en Lisboa el 11 de mayo de 2010, «con frecuencia nos preocupamos afanosamente por las consecuencias sociales, culturales y políticas de la fe, dando por descontado que hay fe, lo cual, lamentablemente, es cada vez menos realista».

por el cardenal Georges Cottier, op



VER +: