EL Rincón de Yanka

inicio








martes, 31 de mayo de 2016

VIVIMOS EN LA ERA DE LA IGNORANCIA: LA ILUSIÓN DE LA TECNOLOGÍA


VIVIMOS EN LA ERA DE LA IGNORANCIA: 
LA ILUSIÓN DE LA TECNOLOGÍA 



¿VIVIMOS EN LA ERA DE LA IGNORANCIA? 
¿ACASO NO LA TECNOLOGÍA PROMETÍA 
ALFABETIZAR AL MUNDO Y LLEVAR 
A TODO EL ORBE LOS FRUTOS DE LA SOCIEDAD TECNOLÓGICA Y CIENTÍFICAMENTE DOCTA?


UN DESTACADO POETA Y PROFESOR UNIVERSITARIO HA NOTADO UNA PREOCUPANTE TENDENCIA: LOS JÓVENES QUE LLEGAN A LA UNIVERSIDAD CADA VEZ SABEN MENOS


Nuestra era ha embanderado la tecnología como una nueva Ilustración. Hace algunos años, la ONU y el MIT lanzaron el programa "Una laptop por niño", en una especie de cruzada mundial de educación bajo el supuesto de que tener una computadora era un derecho universal --casi tan fundamental como la comida-- y el detonador de la liberación de las fuerzas opresoras de la pobreza y la dictadura. La computadora, sugiere el director del Media Lab del MIT y cabeza del proyecto, Nicholas Negroponte, es la herramienta de conocimiento más poderosa de la historia. En esto estaría de acuerdo Steve Jobs, quien en varias ocasiones habló del poder de las computadoras de revolucionar el aprendizaje, y quien, incluso más que Negroponte, se encargó de evangelizar al mundo y hacer que las computadoras fueran ya no sólo deseables sino imprescindibles (al menos para nuestra percepción). 

No hay duda de que la tecnología moderna ha "revolucionado" el conocimiento, pero quizás, a diferencia de lo que supone Negroponte, esta revolución no ha significado una verdadera Ilustración, ni un incremento de un conocimiento capaz de mejorar la vida de las personas y, por qué no, de liberarlas de la opresión política y social --que a fin de cuentas es el sentido esencial del conocimiento: usarse para vivir bien, no sólo para informarse. Quizás ha ocurrido lo opuesto, de la misma manera que la evangelización de la Iglesia Católica significó el yugo y la pérdida de tradición e identidad de los pueblos indígenas de América. Negroponte y la ONU fundamentalmente reparten computadoras en África, pero esta evangelización tecnológica ha ocurrido de manera global, casi sin que nadie se inquiete por lo sucedido. Y es que asumimos que las computadoras y la tecnología no tienen ninguna agenda y son esencialmente bienes materiales de gran valor cultural. (El filósofo anarcoprimitivista John Zerzan sugiere que existe “una intencionalidad en la tecnología… La Revolución Industrial no fue sólo sobre economía. Como dice Foucault, fue más sobre imponer una disciplina”). 

Hace algunos años con la llegada del Internet se decía que vivimos en la era de la información. Esto es indudable, todos hemos escuchado sobre cómo en nuestra época cada 5 años o algo así se duplica la cantidad total de información que generamos. El problema es que más información y más "especialistas" no nos hacen como individuos ni como sociedad más sabios. A fin de cuentas la persona que puede contestar innumerables preguntas de trivia es sólo una curiosidad, la persona verdaderamente admirable es la que puede integrar toda esa información y aplicarla no sólo para producir algo valioso según el mercado --como un nuevo gadget-- sino para aplicarla en su vida diaria y vivir sana y felizmente (independientemente de las presiones de su entorno). Esta es la forma de hacer real la información que de otra manera sólo nos lleva a estar inmersos en un torrente virtual de data, que nunca para, pero tampoco llega a ningún puerto, nunca está en paz.

Es posible que nos estemos apantallando por la cantidad de información que manejamos y confundiéndola con conocimiento cualitativo. Karl Taro Greenfeld escribe en un artículo en el New York Times:
Nunca ha sido tan fácil fingir que sabemos tanto sin verdaderamente saber nada. Elegimos temas y bits relevantes de Facebook, Twitter o alertas de email y los vomitamos después. En vez de ver Mad Men, el Superbowl, los Óscar o el debate presidencial, simplemente puedes navegar los feeds de alguien haciendo live-tweets del evento o leer los encabezados de los diferentes sitios. Nuestro canon cultural está siendo determinado por lo que sea que tenga más clics.
Un estudio reciente sugiere que las personas que dicen ser expertos en realidad no lo son y existe una tendencia innata a exagerar lo que sabemos. Quizás esto está pasando a escala global: una alucinación colectiva de creer o fingir que sabemos. "Nos acercamos peligrosamente a dar un performance de sapiencia que es en realidad un nuevo modelo de no-saber-nada”, agrega Taro Greenfeld. ¿Saber un poco de todo es lo mismo que no saber mucho de nada? O, ¿de toda esta panoplia de trivia, de todas las conexiones de datos superfluos, del agregado hipervinculado surge, como de una gestalt holística, la sabiduría?

En otro ensayo en el New York Times, astutamente titulado “Our (Bare) Shelves, Our Selves” (algo así como "Nuestros libreros vacíos hacen de nuestros seres ceros") , Teddy Wayne escribe:

Los medios digitales nos entrenan para ser consumidores de banda ancha más que pensadores reflexivos. Descargamos una canción, un artículo, un libro o una película instantáneamente, la vemos (si es que no nos quedamos distraídos revisando el infinito inventario que se ofrece) y avanzamos a la siguiente cosa inmaterial.

Esto parece ser lo que está ocurriendo, la simple tesis de que sabemos más datos, sobre muchas más cosas, pero en realidad conocemos menos cosas a fondo, y tenemos menos capacidad de transformar lo que conocemos en algo valioso (y no me refiero a algo con lo que podemos ganar dinero). Somos cada vez más superficiales, adictos a tener cosas, a la pura materialidad, y menos capaces de profundizar y menos interesados por las ideas y los aspectos inmateriales de la realidad. 

El lector podrá claramente argumentar en contra de la tesis de este artículo que, en "la era de la ignorancia", cómo es posible que el autor sepa que no sabemos. ¿Acaso no hay una contradicción? Ciertamente será un buen punto, pero me parece que es posible argumentar, con Sócrates, que el primer paso hacia el conocimiento es aceptar la propia ignorancia y esta humildad no es algo que uno pueda apreciar en la ciencia y en la tecnología modernas que avanzan con una supuesta seguridad inexorable a conquistar la realidad bajo un estrecho paradigma materialista, que poco se pregunta sobre las consecuencias que su "conocimiento" produce en la psique de los individuos y en su búsqueda de significado, y que impone su visión de mundo (de la misma forma que los misioneros religiosos). Por otro lado, más allá de citar estadísticas de lectura, desigualdad, destrucción ecológica o demás cifras que podrían indicar un deterioro cualitativo de nuestra experiencia en el mundo, me remito a la observación del entorno, justamente a la dimensión cualitativa de la realidad y hago una pregunta al lector: si en su entorno nota un incremento del conocimiento que hemos aquí definido como de uso práctico, ético y hasta espiritual (no necesariamente en el sentido religioso, pero que llena de significado la existencia).

En la segunda parte de este ensayo seguiremos la tesis del poeta Charles Simic, quien en 2012 describió nuestra era como "la Era de la Ignorancia", notando que cada vez los jóvenes a los que enseña literatura en la universidad llegan con menos conocimiento y que existe, como si fuere, una estupidización generalizada de la población en Estados Unidos, la cual es sumamente conveniente para la clase política y la élite empresarial. 


En un efusivo artículo de 2012 publicado en el New York Review of Books el poeta Charles Simic declaraba que estamos viviendo en la Era de la Ignorancia. Desencantado por las manifestaciones culturales de su país, donde en algún momento el grueso de la población llegó a creer que Saddam Hussein había sido responsable de los ataques del 11 de septiembre o que Obama era musulmán, Simic denunció lo que considera es una "rebelión de mentes opacas en contra de la inteligencia", por lo cual es acertado concluir "con Sidney Hook que la estupidez es una de las grandes fuerzas de la historia", todo lo cual es bastante conveniente para la clase política que "resiente a todo aquel que muestra la habilidad de pensar de manera seria e independiente".
Lo que más me llamó la atención de leer el artículo de Simic, un destacado poeta amigo de Octavio Paz, es su diagnóstico puntual, basado en su observación como profesor universitario de literatura, de que los jóvenes son cada vez más ignorantes, pasan de la escuela a la universidad sin estar preparados y sobre todo adoleciendo en conocimientos de historia. Esto mismo lo detecta Rushkoff en cierta forma en su libro Present Shock: inundados por enormes cantidades de información noticiosa, perdemos las noción de las grandes narrativas, de la continuidad del tiempo y la memoria. Todo es un perpetuo y atiborrado "ahora". Simic escribe sobre la notable carencia que tienen los jóvenes de las grandes ideas de otros tiempos:
Hemos necesitado muchos años de indiferencia y estupidez para hacernos tan ignorantes como somos hoy. Cualquiera que haya enseñado en una universidad los últimos 40 años, como yo lo he hecho, puede decirte que los estudiantes que salen de la preparatoria cada año saben menos. Primero fue desconcertante, pero ya no sorprende a ningún instructor universitario que los amables y entusiastas jóvenes que se enrolan en las clases no tienen la habilidad de retener la mayoría del material que se enseña. Enseñar literatura inglesa, como yo he hecho, se ha vuelto más difícil cada año, ya que los estudiantes leen menos literatura antes de entrar a la universidad y carecen de la más básica información histórica del período en el que una novela o un poema fue escrito, incluyendo las ideas y los asuntos que ocupaban a las personas de ese momento.

Tengo la impresión de que esto es un fenómeno global. Hablo desde lo que observo en México, pero podemos citar también al exprofesor de Cambridge, Terry Eagleton, quien en un artículo en el mismo tenor que el de Simic denunció la influencia neocapitalista sobre la educación superior, considerando que las universidades son administradas como negocios y que las humanidades están al borde de desaparecer puesto que no pueden competir en la producción de capital con otras carreras. Las impresiones de Simic son sobre los estudiantes en Estados Unidos, el país con la presencia mediática más incisiva del mundo, a la vez también, el país que más influencia tiene el mundo, siendo una especie de oficina central de adoctrinamiento cultural global. Algunos países obtienen lo peor de los dos mundos, son colonizados culturalmente y económicamente, pero no reciben los beneficios materiales de la libre economía y se ven obligados a consumir objetos (como ropa o gadgets) y productos culturales de baja calidad.

Simic hace hincapié en que una de las cosas que se está perdiendo es el conocimiento de la historia --encandilados por el nuevo smartphone que hace desechable todo lo demás (incluyendo nuestra memoria); sin una noción histórica, el pueblo es fácilmente manipulable ya que no tiene el alcance de visión para percibir que los políticos están recurriendo a los mismos trucos o a las mismas falsas promesas que han utilizado antes sin entregar nunca resultados. Como dijo el filósofo George Santayana, "aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo". Me pregunto si, correteando las actualizaciones incesantes que nos hacen llegar nuestros aparatos, no nos estaremos programando para repetir los mismos errores del pasado, pensando que éste ya no existe, que ya lo hemos superado y con él los grandes desafíos de la condición humana. Simic considera que nuestra ignorancia, en el mundo real, nos hace presa fácil de la manipulación política e ideológica. "Para empezar, hay más dinero que ganar de los ignorantes que de las personas educadas, y engañar al pueblo es una de las pocas industrias que seguimos manteniendo en este país. Un pueblo verdaderamente ilustrado sería malo para los políticos y los negocios". 

Cómo explicarnos este incremento en la ignorancia --incremento al menos en lo referente a las bellas artes, a las tradiciones religiosas, a la historia. Simic culpa en Estados Unidos a la educación. "No hay duda de que el Internet y la televisión por cable han permitido que variados intereses políticos y corporativos diseminen desinformación a una escala antes imposible, pero para que eso sea creído es necesaria una población malamente educada y desacostumbrada a verificar las cosas que se le dicen". Me pregunto si no existe una especie de loop de retroalimentación entre los medios electrónicos y la carencia educativa, uno magnificando el efecto de la otra. Pasamos grandes cantidades de tiempo consumiendo contenido electrónico en forma de snack, pedacería diseñada para atrapar nuestra atención y ante este contenido --hecho a la medida de nuestra dopamina-- las películas de cine de arte, los libros de filosofía clásica o las novelas de autores de hace más de 50 años nos parecen aburridas. En inglés se ha creado el término "infotainment" para referirse a la información y al entretenimento como una misma (y ubicua) cosa. Hoy en día todo tiene que ser entretenido, fácil de usar y útil (en el sentido de que nos brinde un capital, algo que podamos presumir que sabemos o que podamos vender). 

Hace unos días me encontré con esta increíblemente popular app llamada Blinkist, la cual tiene cientos de miles de usuarios y decenas de millones de seguidores en las redes sociales. Me pareció sintomática de lo que Simic llama la Era de la Ignorancia a la vez que, paradójicamente, denota un fuerte deseo de saber. Blinkist ofrece resúmenes de miles de libros que puedes leer en 15 minutos, una especie de resumen ejecutivo compuesto de puros "insights" de populares obras de no ficción. Promete hacerte más inteligente y ahorrarte toda la paja y la molestia de tener que realmente leer el libro. En nuestra era todos queremos ser CEOs, todos traducimos el tiempo en dinero y todos nos preparamos para pasar el examen (no para realmente aprender, sino para parecer que sabemos lo suficiente para pasar el punto de control y obtener el beneficio social o económico).

Se podrá argumentar que los jóvenes no saben menos sino que sus saberes están orientados a lenguajes científico-técnicos, como por ejemplo la tecnología de la información, a través de la cual pueden, por ejemplo, extender su memoria a la Red y utilizar la Nube como un almacén de información mucho mayor de lo que las mentes más prodigiosas albergaban en la antigüedad. Y, también, el siempre citado argumento de que las habilidades intelectuales modernas están orientadas hacia el reconocimiento de patrones y no a la memorización de información. Como si fuéramos más ligeros y estuviéramos uniéndonos a una mente global incorpórea. En algún momento esto puede llevar a creer incluso que estamos por manifestar el sueño de Teilhard de Chardin de la noósfera, la evolución de una capa de conciencia inmaterial, una especie de superalma planetaria (al menos los entusiastas editores de la revistaWired así lo creían). El juicio que he querido exponer aquí, sin embargo, es un juicio de valor: una defensa de la calidad de la información y su capacidad de ser transformada en sentido y no de la cantidad de información que podemos manejar como individuos o en colectivo y su capacidad de ser transformada en ventaja o utilidad. A su vez, no tengo reparos en manifestar que el problema de educación que vivimos es un problema de valores, es decir un problema moral y estético. 


Hoy la mayoría de las personas preferirían tener una habilidad que puedan capitalizar fácilmente y no una sensibilidad que sea inútil económicamente pero que alimente al individuo de belleza y de una riqueza que no cotiza en la bolsa. Nuestras prioridades y deseos hoy son determinados en función de la economía, el éxito personal (deseo aspiracional) y el materialismo y no de la estética, la ética ni la espiritualidad. En suma, simplemente digo aquí que para mi forma de ver el mundo --una visión tradicional-- el conocimiento debe estar ligado a principios que trascienden modas y corrientes pasajeras; ideas o valores que pueden encontrarse fundamentalmente en el arte, la religión y la filosofía (también en la ciencia, pero sólo en la ciencia que es capaz de encontrar sentido, es decir, en una ciencia siempre vinculada a la filosofía, como fue en el origen). Más allá de las apariencias y las rápidas descargas del hedonismo, lo que todos deseamos es entrar en contacto con algo más duradero y profundo y lo único que sabemos de cierto que trasciende nuestra corta estancia bajo el Sol son las ideas y los valores. Platón nos hablaría del Bien, de la Belleza, de la Unidad. Buda del Dharma (la ley de la cual el universo mismo es sólo una manifestación). Quizás lo mejor que tenemos actualmente --en un mundo fanáticamente secular-- son intentos como los de Carl Sagan por encontrar belleza y sentido dentro del supuesto azar de la ciega máquina universal e incrustar nuestros procesos dentro de la madeja de la evolución cósmica desde una perspectiva de participación. Sobre lo último habría que recordar que las grandes ideas de Sagan --"somos polvo de estrellas", "somos la forma en la que el universo se conoce a sí mismo"-- son solamente ecos o reformulaciones casi exactas de nociones conocidas a través de una ciencia interna hace miles de años por diversas culturas como la védica, la griega o la egipcia, entre otras. 

Intentando entender esta propagación de la ignorancia o este declive cultural --mayormente desestimado en la cresta del progreso tecnológico, puesto que, ¿cómo es posible que se hable de ignorancia cuando producimos tanta increíble, cuasidivina tecnología?-- me parece ineludible dirigir la mirada a cómo hemos asimilado la tecnología o a cómo no nos hemos percatado de los efectos que tienen los nuevos medios en nuestros sentidos y en nuestra cognición. Marshall McLuhan, un autor al que todos deberíamos regresar en esta época, dijo que la tecnología es una extensión de nuestros sentidos, pero que de la misma forma que los amplifica también los amputa. Un automóvil es una extensión de nuestras piernas (aunque alguno ha bromeado que también del pene), un teléfono de nuestros oídos y de nuestra voz (¿un smartphone es un genio o demonio atrapado en el bolsillo?), el Internet es una extensión de nuestro cerebro. No hay duda que sus alcances son enormes, su potencial maravilloso, pero hay que detenernos a observar si su mismo poder, su fabuloso encantamiento no está obnubilando o inundando algunos aspectos de nuestra percepción o por lo menos modificando algunos hábitos que determinan nuestra relación con el mundo y nuestra capacidad de conectarnos con los demás. 
El sentido de la frase de McLuhan queda claramente ejemplificado en el slogan repetido incansablemente, lo mismo por compañías de telecomunicación que sitios de internet: que nos están conectando donde quiera que estemos, todo el tiempo. ¿Acaso a la vez también no nos están desconectando del mundo real y de nosotros mismos? ¿Si estamos conectados todo el tiempo a la Red podemos estar conectados a nuestro entorno y a lo que sucede fuera de la pantalla? Como dice el anarcoprimitvista John Zerzan: "está claro que las máquinas están conectadas, ¿pero no sé hasta que punto lo están los humanos? Todos están en su teléfono celular todo el tiempo, como zombis, vas por la calle y la gente choca contigo porque está tan embobada viendo sus aparatos". 

Twitter del autor: @alepholo

 




Bertrand Russell:
Un mensaje para el futuro
 


VER+:


lunes, 30 de mayo de 2016

HISTORIA DE LA BANDERA ESPAÑOLA Y SU EVOLUCIÓN


El inicio de la historia de la bandera española, que también es conocida como la “rojigualda”, llegó durante el reinado de Carlos III. Exactamente el 28 de mayo de 1785. No obstante, no fue hasta el año 1843 cuando la reina Isabel II la instauró como bandera nacional española.


Origen de la bandera de España actual

El origen de la actual bandera de España surge básicamente por una problemática naval.
Al acceder al trono español la dinastía de los Borbones, mediante el rey Felipe V, instauró su bandera, que era el escudo de armas en el centro sobre un fondo blanco (característica de la casa Borbón).

El problema era que las banderas de otros reinos gobernados por dicha dinastía como Parma, Nápoles, Francia, Toscana, o Sicilia, además de Gran Bretaña, también empleaban el color blanco como color de fondo.
Esto significaba que había muchas complicaciones a la hora de saber el origen o procedencia de los barcos. Por tanto, la dificultad de diferenciar unas naves de otras, hacía que durante las batallas (por ejemplo) las embarcaciones no pudieran atacar hasta estar bien seguras de que el contrario era enemigo o aliado.
Para dar solución a este problema, el rey Carlos III encargó a Antonio Valdés y Fernández Bazán, Ministro de Marina de la época, que creara una bandera nueva para uso naval. Valdés organizó un concurso y eligió los doce bocetos que más le gustaron. Posteriormente, se los presentó a Carlos III para que escogiese el diseño final.


De entre todos los diseños, el monarca optó por una bandera de colores rojo y amarillo por ser muy llamativa en el mar. No obstante, realizó una modificación en las proporciones de las franjas, haciendo que la central amarilla fuese el doble de ancha que las franjas rojas.

De este modo, mediante el Real Decreto de 28 de mayo de 1785, se oficializó el cambio de bandera española naval.
Con el hijo de Carlos III, el rey Carlos IV, esta bandera también se implantó en el Ejército de Tierra. Con el tiempo se hizo muy popular su empleo, especialmente durante la Guerra de la Independencia Española (1808-1814).
El fervor patriótico del pueblo que surgió durante las batallas contra los franceses, hizo suya esta bandera, pese a tratarse de una bandera del Ejército.
Tal fue el incremento de su popularidad que la reina Isabel II la declaró bandera nacional española en el Real Decreto de 13 de octubre de 1843. Desde ese momento se han mantenido invariables los colores de la bandera española hasta nuestros días, excepto el período de la II República (1931-1936 ).
En estos años el himno nacional y la bandera “rojigualda” se cambiaron. En la bandera republicana española, como homenaje a los comuneros de Castilla que se enfrentaron a Carlos I, la franja roja inferior se cambió por una franja morada.

Evolución en la historia 
de la bandera española

Aparte de la bandera española, Carlos III también cambió el escudo borbónico. Optó por un escudo con un león rampante a la derecha y un castillo de color dorado a la izquierda. Todo ello con una corona en la parte superior.


Y de este modo permaneció hasta la llegada de la I República (1873-1874). Los republicanos eliminaron la corona al escudo, pero dejaron igual el resto de colores y símbolos. No obstante, esto solo se mantuvo por un año, hasta que se instauró nuevamente la monarquía.


Durante la II República, aparte de incluir el color morado como hemos comentado anteriormente, el escudo también sufrió cambios. Se añadieron los reinos de Aragón, Granada y Navarra. También se sustituyó la corona por un castillo en la parte superior del escudo. También se incluyeron las 2 columnas de Hércules con el lema ‘Plus Ultra’, cuyo significado o traducción es “Más allá”.


Una vez finalizada la Guerra Civil española (1936-1939) la bandera española fue modificada nuevamente. Se retomaron los colores originales y se eliminó el castillo que coronaba el escudo, cambiándolo por una corona nuevamente. También se incluyó el águila de San Juan, en homenaje a los Reyes Católicos, especialmente a la reina Isabel, cuyo emblema personal la incluía.


No fue hasta el año 1981, ya dentro del periodo democrático, que el escudo y los colores de la bandera de España toman el aspecto actual. Se mantienen los colores de las franjas y se opta por un escudo parecido al de la II República, pero con una corona en lugar del castillo en la parte superior y se añade el emblema de los Borbones en el centro.




domingo, 29 de mayo de 2016

YO NO SOY YO DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ




Yo no soy yo

Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera.

Eternidades (1918)


El viaje definitivo


…Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas la tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando, 
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado.
mi espíritu errará, nostálgico…

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando. 

«Corazón en el viento», 
en Poemas agrestes (1910-1911)


SOLEDAD

En ti estás todo, mar, y sin embargo, 
¡qué sin ti estás, qué solo, 
qué lejos, siempre, de ti mismo! 
Abierto en mil heridas, cada instante, 
cual mi frente, 
tus olas van, como mis pensamientos, 
y vienen, van y vienen, 
besándose, apartándose, 
con un eterno conocerse, 
mar, y desconocerse. 
Eres tú, y no lo sabes, 
tu corazón te late y no lo sientes... 
¡Qué plenitud de soledad, mar solo!. 


"Diario de un poeta recién casado" 


III 

MIENTRAS la última luz de la esperanza 
alumbre débilmente mi camino, 
yo iré, sonriendo y fiel, a mi destino, 
contento, como un niño, de la andanza. 
¡Ay, que vivir de bienaventuranza 
la de un amor guardado, este divino 
fuego que un día se regala, fino, 
en una primavera sin mudanza!

 "SONETOS ESPIRITUALES"


Juan Ramón Jiménez
"El Hombre es libre, 
tiene que ser libre.
Su primera virtud, 
su gran hermosura, 
su gran amor es LA LIBERTAD". 
Juan Ramón Jiménez




sábado, 28 de mayo de 2016

¿QUÉ EFECTOS PRODUCE EL SILENCIO SOBRE TU CEREBRO?





¿QUÉ EFECTOS PRODUCE EL SILENCIO 
SOBRE TU CEREBRO? 


LA NEUROCIENCIA DEL SILENCIO 
EN LA ERA DEL RUIDO



"Música, cuando mueren las voces suaves, 

vibra en la memoria". 

Percy Bysshe Shelley
Cada vez más personas viven CON PRISAS en ciudades, cerca de ruidosos aparatos, de tráfico incesante y de innumerables estímulos físicos y psíquicos. No es sorpresa, entonces, que el silencio se haya convertido en un bien en peligro de extinción o que aquellos lugares en los que el frenesí de la vida moderna no ha acabado con la amplitud de su espacio y con el sosiego natural de su geografía sean ahora exclusivos refugios, donde aún se puede experimentar (y pagar buen dinero por) la prístina cualidad del silencio. 
"La gran tragedia de este mundo, 
es que no cultiva la memoria - y el silencio-, 
y por tanto olvida a los maestros".  
Martín Heidegger 

“Todas las cosas ya fueron dichas, 
pero como nadie escucha -en silencio- 
es preciso comenzar de nuevo". 
André Gide

Como vimos anteriormente, el silencio tiene ya un mercado y es considerado un producto de lujo y algunas personas viajan por el mundo cazando zonas del silencio como si se tratara de las más raras aves ("el silencio es oro", dice la famosa frase). Ahora encontramos, por otro lado, que Finlandia, un país antes conocido por ser un poco aburrido, donde no pasan muchas cosas, está ahora aprovechándose de su poca densidad sonora como una especie de branding: "Hecho a mano en silencio finlandés", se dice. La revista Nautilus, que es una especie de Finlandia digital, fina y silenciosa, destacada por ser un páramo reflexivo en el ruidazal maníaco del tráfico de sitios web, hace un recuento del momentum del silencio en la ciencia y en la economía del mundo. 



En el artículo mencionado, escrito por Daniel A. Gross, notamos que existe toda una tradición que vincula al silencio con el malestar y la enfermedad, desde la misma palabra que se utiliza en inglés para ruido: "noise", que parece provenir de una raíz latina que podría ser "náusea" o "noxia" (palabra de donde viene 'nocivo'), ambas ligadas al dolor y al disgusto que produce el ruido. Y ahora científicos parecen confirmar la antigua noción de que el ruido lastima, dilacera, perturba y enferma: desgarrando el pulcro velo del silencio, que mantiene un aura, una atmósfera virginal, propia para cultivar el espíritu. El ruido ha llegado a ser sinónimo del estrés. 

Daniel A. Gross nos cuenta que desde mitades del siglo pasado, científicos notaron que vivir cerca de una zona de alto ruido, como un aeropuerto o una carretera, se correlaciona con efectos nocivos como una alta presión arterial. Esto más tarde se ha vinculado con insomnio, enfermedades del corazón y tinnitus. De aquí que surja la idea tan difundida e innegablemente real en nuestra época de la contaminación sonora. 

Cuando uno busca un nuevo departamento esto es uno de los factores que se toman en cuenta, subiendo el valor de una propiedad; e incluso muchas personas dejan las ciudades en busca de ese silencio perdido o huyendo, por salud, de las ajetreadas urbes que no sólo son como arterias y pulmones congestionados, también son como infecciones en el oído y migrañas colectivas producidas por el incesante tránsito sonoro. Resulta útil, siguiendo a Gross, entender cómo el ruido afecta nuestro cerebro: Las ondas de sonido vibran en los huesos del oído, que transmiten el movimiento a la cóclea de forma de caracol. La cóclea convierte las vibraciones físicas en señales eléctricas que la oreja recibe. El cuerpo reacciona inmediatamente a estas señales, incluso en medio del sueño profundo. Investigación neurofisiológica sugiere que los ruidos primero activan la amígdala, cúmulos de neuronas ubicados en los lóbulos temporales del cerebro asociados con la formación de memoria y emociones. Esta activación detona una inmediata liberación de hormonas de estrés como el cortisol. 

Las personas que viven consistentemente expuestas a ambientes ruidosos experimentan niveles de estrés crónicamente elevados. El estudio seminal en la la literatura en este sentido fue realizado en 2005 por Luciano Bernardi, médico y músico, una combinación poco común pero ciertamente fascinante que nos remite quizás hasta Marsilio Ficino e incluso Pitágoras, quienes utilizaban la música como medicina. Bernardi no estaba estudiando per se los efectos del silencio sino de la música, pero de aquí, de los intervalos y de los interespacios de la música, la neurofisiología del silencio se empezó a revelar. Bernardi y sus colegas notaron que espacios de silencio intercalados al azar tenían un efecto considerable en el ritmo cardíaco, la respiración y los registros cerebrovasculares de los sujetos del estudio, expuestos al sonido. Descubrieron que pausas de 2 minutos eran mucho más relajantes que "música relajante" o que el silencio continuo. 
Una relajación que se correlaciona con menores riesgos de problemas cardiovasculares. 



El estudio sugiere que el silencio es agudizado por los contrastes. "Tal vez el estímulo es algo que concentra la atención de la mente en una dirección, de tal forma que cuando no hay nada que siga estimulando, entonces tienes una relajación más profunda", dice Bernardi. Al parecer el silencio sólo existe en relación al sonido, como la oscuridad con la luz o quizás también como el vacío que en realidad es una plétora de energía creativa en potencia. Tal vez el "silencio" esté compuesto de una graduación casi infinita de sonidos inaudibles cada vez más sutiles, como los infrasonidos que pueden emitir algunos cetáceos o como los sonidos siderales que míticamente escuchaban los filósofos pitagóricos --aunque hoy sabemos que en el espacio, sin atmósferas, no se producen sonidos, quizás haya algo más allá de lo que nuestros aparatos pueden captar de la misma forma que existe "energía oscura" u otros fenómenos misterioso para la física. Tal vez necesitemos también un tercer oído para detectar la paleta mística del sonido. 



Todo esto para hacer una apología y una oda al silencio como un continente aún inexplorado, inagotable, que siempre invita a un reino más profundo y espiritualmente liviano. Las conclusiones de Bernardi, que "una pausa en la música induce una relajación mayor a la precedente exposición a la música", lo cual indica que tal vez el placer de la música viene de "una alteración controlada entre la estimulación y la relajación", nos recuerdan la famosa frase de Mozart de que "la música no está en las notas sino en el silencio entre ellas" o de nuevo a Pitágoras, una figura inescapable cuando en estos lares: "hay música en el espaciado de las esferas, hay geometría en el zumbido de las cuerdas" (Pitagóras, quien, debemos recordar, fue uno de los primeros grandes entusiastas del silencio, haciendo obligatorio 5 años de silencio total antes de recibir su doctrina)... 

El intervalo, la ausencia y la memoria del sonido, como su ligera estela etérea, es lo que hace que la percepción se expanda y se contraiga y tome vuelo como la inhalación y la expiración y su oscilación entre un estado de plenitud y vacío. Otro estudio, citado por Gross, de la Universidad de Duke, mostró que ratones expuestos, en alto contraste con sus hábitos, a 2 horas de silencio empezaron a desarrollar nuevas neuronas, lo que se conoce como neurogénesis. Los investigadores teorizan que esto podría ser debido a que el cerebro entra en un estado de alerta de alta sensibilidad cuando se produce el silencio, ya que no estamos acostumbrados a él. 


De alguna manera el silencio se convierte en un medio ambiente enriquecido, paradójicamente estimulante para el crecimiento neural. Ten en cuenta que ese silencio profundo que experimentas meditando, cuando las células de tu cerebro cobran una cristalina amplitud, podría ser el sonido del nacimiento de nuevas neuronas y constelaciones sinápticas. Todo esto, también, para invitar a una revaloración activa del silencio, el cual, entre más ruido, más precioso y vital debemos de considerar. Pensar en él como la más delicada vasija de porcelana, porque cualquier silencio es roto por el menor sonido discordante. Y cualquier conciencia que logra mantener la llama del silencio alimenta a las demás, con una frecuencia armónica, como las calmas ondas de un tranquilo lago en una montaña en primavera. 

El silencio es el bastión estructural de la armonía del ser, flotando en el espacio como una flor de loto o como el árbol cabalista cuyas raíces son los astros. En ese sentido, se puede concebir una especie de profesión o pasatiempo de guardianes y hacedores del silencio --un nuevo silencio como nutrimento; quizás como aquellas personas que en las ceremonias mantienen el espacio creando un perímetro invisible y atendiendo a las posibles irrupciones de fuerzas externas. 
Guardar tu propio silencio como un acto de caridad para no generar ruidos innecesarios y contaminar el ambiente, porque tal vez alguien, en el diamante del silencio, pueda estar por escuchar la música de las esferas y encontrar la paz que da el entendimiento.



"Las nubes se amontonan sobre las nubes, y oscurece. ¡Ay, amor! ¿por qué me dejas esperarte, solo en tu puerta? En el afán del mediodía, la multitud me acompaña; pero en esta oscuridad solitaria, no tengo más que tu esperanza. Si no me enseñas tu cara, si me dejas del todo en este abandono, ¿cómo voy a pasar estas largas horas lluviosas? Miro la lejana oscuridad del cielo, y mi corazón vaga gimiendo con el viento sin descanso. Si no hablas, llenaré mi corazón de tu silencio, y lo tendré conmigo. Y esperaré, quieto, como la noche en su desvelo estrellado, hundida pacientemente mi cabeza. Vendrá sin duda la mañana. Se desvanecerá la sombra, y tu voz se derramará por todo el cielo, en arroyos de oro. Y tus palabras volarán, cantando, de cada uno de mis nidos de pájaros, y tus melodías estallarán en flores, por todas mis profusas enramadas". Rabindranath Tagore

VER+:

El Elogio de la Lentitud 

(DECÁLOGO DE CARL HONORÉ)




viernes, 27 de mayo de 2016

EL ESPAÑOL TIENE UN ESTEREOTIPO NEGATIVO DEL LATINOAMERICANO

 “El español tiene un estereotipo 
negativo del latinoamericano”

"El español que no ha estado en América, 
no sabe qué es España."
Federico García Lorca
“El que no sale nunca de su tierra 
está lleno de prejuicios 
(y de paletismos)". 
Carlo Goldoni

El historiador Pablo Pérez Herrero, 
autor de un libro sobre las relaciones México-España, 
habla sobre los dos países

La relación entre México y España ha sido, históricamente, tan complicada como un poliedro. Tras más de cinco siglos desde la Conquista, con periodos de separación y otros de acercamiento, los dos países han cambiado el concepto que tienen del otro pero conservan en el fondo una instantánea de la primera impresión que tuvieron al conocerse. Esos imaginarios mutuos aparecen ya difuminados pero persistentes, por lo que un grupo de historiadores celebró los avances de esta relación pero llamó a terminar con ellos de una vez.

"El reto de hoy es despejar los muchos prejuicios y estereotipos, esas fotos fijas de las que habla el libro y que siguen pesando y distorsionando con inciertos falaces e injustos las relaciones de ida y vuelta en diferentes planos.Todo para ponderar lo que nos une y no lo que nos separa".
"Son dos países que se deben mutuamente, uno no puede entender España si no es desde México, y de algún modo también hay algo de México que no se puede entender sin España".

Pedro Pérez Herrero nació hace 61 años en Madrid pero tiene “corazón mexicano”. Estudió Antropología e Historia de América en la Universidad Complutense de Madrid y dejó la España “gris” de finales del franquismo para cursar el doctorado en El Colegio de México. Eran cinco estudiantes con 25 profesores, y una capital “con un clima intelectual envidiables”. “Quedé enamorado de México”, dice Pérez Herrero, hoy director del Instituto Universitario de Investigación de Estudios Latinoamericanos, en Alcalá de Henares (Madrid) y autor junto a Agustín Sánchez Andrés del libro "Historia de las relaciones entre España y México, 1821-2014", que se ha presentado en México y en la Casa América de Madrid.

Pregunta. ¿Cómo han sido esas relaciones?

Respuesta. Es una historia compleja, de luces y sombras. La España imperial no reconoce la independencia de México en 1821, y lo triste es que en vez de plantearse una comunidad iberoamericana de naciones hay alejamiento y fragmentación. El proyecto original de los diputados americanos que vienen a las Cortes de Cádiz es ese. No quieren a Napoleón, rechazan la figura del monarca español y quieren una autonomía. España rechaza esa idea y surge el conflicto de la metrópoli contra las colonias. Es una historia parecida a la actual con Cataluña. Se les ha dicho que solo les queda la independencia si no quiere integrarse como se les dice que deben hacerlo.

P. ¿Desde España hoy se presta poca atención a México?

R. Evidentemente no se le hace mucho caso a México. En España no se tiene la idea de que una buena política exterior sería un mayor acercamiento a aquellos territorios. España sola es débil, no es competitiva económicamente, políticamente no se nos respeta porque no tenemos peso internacional, pero si nos presentáramos como la comunidad iberoamericana sería otra cosa. Las relaciones de España han sido uno a uno, con México, Argentina, Chile… el pastel se ha fragmentado y no se ha construido nada. El anterior Rey pretendió hacer la Comunidad iberoamericana de naciones, y se inventa las Cumbres iberoamericanas, pero está el Rey como la cabeza visible, y para unos países que hicieron la independencia hace 200 años, ver otra vez al Rey como líder… La frase a Chávez de “¿Por qué no te callas?” no sentó bien.

“Hay un desprecio en España hacia el latinoamericano, pero al mismo tiempo un carácter paternalista”

P. ¿Por qué las sociedades están tan alejadas?

R. Los mexicanos viajan a España y los españoles a México, pero no mucho. México tiene un problema de inseguridad. Eso hace daño.

P. ¿La política exterior la llevan sobre todo las empresas?

R. Sí, los empresarios han hecho su trabajo, hacer dinero. La sociedad no se ha beneficiado mucho de esas inversiones. Ahí la política no ha hecho su trabajo. En la Guerra Civil española expulsan a un montón de ciudadanos. En México les acogen y ese núcleo de la colonia española se inserta en México, empieza a crecer. Tras la transición española vuelven los empresarios españoles, pero no se relacionan con esa colonia, no aprovechan las redes que habían tejido. Tienen ideologías diferentes y no hay conexión.

P. ¿El español cómo ve hoy al latinoamericano?

R. La sociedad española tiene una concepción estereotipada de América Latina de gente bajita, morenita, desigual, atrasados, subdesarrollados, sudacas. Es una concepción negativa. Son los panchitos. Hay un desprecio pero al mismo tiempo hay un cierto carácter paternalista, colonialista. Son los hijos perdidos, los indios. Es diferente el panchito al mundo islámico. Prefieres contratar para que cuide a tu padre a una mujer dominicana o ecuatoriana. Pero si vas al médico y te atiende un chileno, no confías. Eso me duele muchísimo.

P. ¿Y cómo ve al mexicano?

R. Es una concepción diferente. El mexicano emigra a Estados Unidos por empleo. Entre la primera y la tercera generación hay unos 25 millones de mexicanos allí. Es el migrante latino por antonomasia. Cruza la frontera y es explotado y ninguneado. Los mexicanos que llegan a España no son esos. Son los hijos de familias bien que vienen con dinero y que en Semana Santa se van a Egipto. Y empresarios. No es el trabajador que viene a cuidar las casas y a cocinar.

“Las clases altas mexicanas siguen siendo más cercanas a España que las clases populares”

P. ¿Y al revés? ¿Qué piensa el mexicano del español?

R. Hay una concepción superficial que le han vendido en la escuela, y es que el español por definición es malo. Luego hay un cariño grande por la población española. Después del franquismo hay un reencuentro con España. El mexicano ve la transición como algo atractivo.

P. Durante mucho tiempo hubo una hispanofobia al considerar al español como el capataz, el conquistador. ¿Perdura hoy?

R. Pero no es una hispanofobia homogénea en todo México. Las clases altas se siguen sintiendo más cercanas a España que las clases populares. Son imágenes construidas porque la definición de la identidad del mexicano se hace por exclusión: somos mexicanos porque no somos españoles. Pero es una imagen creada. Cuando un mexicano ve a un español por la calle no lo quiere matar.

P. ¿El gobierno socialista español cultivó más las relaciones con México que el Partido Popular?

R. Sin duda. El Partido Popular no ha reconocido todavía que hubo una Guerra Civil y que los republicanos fueron expulsados por el dictador. Cuando van los gobiernos del Partido Popular se encuentran con herederos de los republicanos. Hay muertos al otro lado del Atlántico que el Partido Popular no ha querido reconocer. Cuando Aznar va a México después de las Azores para convencer al presidente Vicente Fox de que tenía que apoyar a Bush en la guerra, Fox le responde que no tiene que decirle qué hacer con el vecino y que su política es antibélica. Cuando va Felipe González o Zapatero, se les abren las puertas.

P. Donald Trump llama violadores y narcotraficantes a los mexicanos…

R. Donald trump no es solo Trump. Hemos estado a punto de ver una ultraderecha en Austria, pasa en Francia, Inglaterra... de momento no emerge en España. La prensa incide en que México es violento y hay muchos narcotraficantes, pero yo me muevo allí por todas partes sin problemas. Mientras, en México la imagen hoy de España es muy negativa, por la corrupción. Veían la transición como algo apetecible y se les ha venido abajo. Se enamoraron de un proceso corrompido.

P. ¿España pierde la oportunidad de ser el puente entre América y Europa?

R. España y México tendrían que liderar un proyecto de redignificación del ser humano, luchar por la equidad. Son dos países situados estratégicamente. Lo que resulta inconcebible es que España no sea el enlace entre Europa, América y el mundo islámico. Nosotros somos resultado de una historia de interconexiones con el mundo árabe, América y Europa, y no jugamos esa baza.

HISTORIA DE LAS RELACIONES ENTRE ESPAÑA Y MÉXICO 1821-2014



jueves, 26 de mayo de 2016

¿CÓMO REVITALIZAR UNA PARROQUIA? DE DOMINIQUE REY

¿Cómo revitalizar una parroquia? 



El obispo de Frejus-Toulon (Francia), Dominique Rey, es uno de los grandes expertos de la llamada Nueva Evangelización que tiene la Iglesia. De todo el mundo le solicitan susconsejos para afrontar la secularización galopante que se extiende por todas partes.

De hecho, su diócesis, Frejus-Toulon, está considerada como "un banco de pruebas" de audaces planteamientos evangelizadores que poco a poco van imitando otros obispos de todo el planeta.

- El mundo cada vez se aleja más de Dios y la secularización en Europa avanza a paso rápido. Usted, como obispo de la Iglesia, ¿no le da cierto vértigo esta situación?
- La secularización es un hecho trascendente de nuestra época. Observamos que el mundo que nos rodea, la sociedad en la que vivimos, y las instituciones que nos gobiernanestán cada vez más cerradas a la fe, a la dimensión espiritual del hombre.

En Francia, hemos conocido una secularización agresiva que se manifestó de manera dramática durante la Revolución Francesa; y en la aplicación violenta y abusiva de las leyes de 1905 que separaban a la Iglesia del Estado. A día de hoy, parece que las cosas han cambiado porque las persecuciones son menos visibles.

De todos modos, esta agresividad sigue estando presente de manera insidiosa. Ya no se trata de violencia física, sino de violencia moral, psicológica e ideológica.

Esta fuerte corriente secularizada por la que atraviesa la sociedad es particularmente difícil de detener puesto que se maquilla de virtudes perfectamente humanistas: libertad, igualdad y fraternidad. Como ya lo dijo Gilbert Keith Chesterton, “el mundo está lleno de ideas cristianas que se han vuelto locas”. En consecuencia, bajo pretexto de promover objetivos loables, se imponen ideas inaceptables. Pensemos por ejemplo en la Ideología de Género: el cristianismo reconoce que hombres y mujeres tienen la misma dignidad. En cambio, es una ilusión creer que son intercambiables y que se puede destruir la Creación en nombre de la Igualdad.

- ¿Cuál es la primera actitud que debe tener un evangelizador?
- En la homilía que el Papa pronunció durante la Misa de conclusión del sínodo de la nueva evangelización, el Papa Benedicto XVI declaró: “La nueva evangelización concierne toda la vida de la Iglesia. En primer lugar, se refiere a la pastoral ordinaria que debe ser animado por el fuego del espíritu […]. Más allá de los métodos pastorales tradicionales, siempre válidos, la Iglesia busca usar nuevos métodos, con la preocupación de nuevos idiomas, apropiados a las diferentes culturas del mundo, que proponen la verdad de Cristo por una actitud de diálogo y de amistad que se funda en Dios que es amor”.

Por tanto, hay dos llaves: En un primer lugar, se nos pide acoger los dones del Espíritu Santo, en la fidelidad a la oración y en la profundidad de la vida interior. Asimismo, con nuevos métodos, debemos anunciar la Verdad adoptando una actitud marcada por la benevolencia.

- En España se ha popularizado un refrán que dice: “A Dios rogando y con el mazo dando”, y a veces da la sensación que “lo del mazo dando” es lo fundamental para evangelizar. “Sin nuestra participación y esfuerzo no puede salir nada”, se suele decir. Y, aunque en parte es verdad, sin embargo, ¿no cree que el rostro de Pelagio está demasiado presente en nuestras estructuras y formas de evangelizar y, a veces, la confianza en que Jesús es el protagonista de la misma está como en una nebulosa?
- La acción y la oración son necesarias para la evangelización. Hay una bella frase de Santa Teresita de Lisieux que deberíamos meditar sin parar: “Debemos siempre rezar como si la acción fuese inútil y reaccionar como si la oración fuese insuficiente”.

En los años 1970, cuando la Iglesia atravesaba una gran crisis, la oración se dejó en segundo plano. Los que dentro de la Iglesia, o más allá de ella, se comprometían con los ideales marxistas podían ver en la oración un pretexto para no reaccionar, a quedarse pasivos delante de las desigualdades y las injusticias.

Esta visión es falsa y peligrosa. La oración y la vida interior son del orden de lo real, de lo performativo. Dios reacciona en nosotros, ¡y a través de nosotros! En consecuencia, la evangelización no es un asunto de “buenas recetas” o de estructuras: en primer lugar, es el asunto de Dios que entra en nuestros corazones y que nos convierte a través de su amor. Si la acción no es sostenida, e incluso suscitada por la oración, tomamos el riesgo de afrontarnos a dos obstáculos: el orgullo en caso de éxito o la desesperanza en caso de fracasar. Ambos ahogan el fuego del evangelio y vuelven humano lo que solamente puede ser obra de Dios. Pero si tenemos fe y ponemos toda nuestra confianza en el Espíritu Santo, intentaremos unirnos a la Voluntad de Dios y dejar que actúe en nosotros.

- ¿Qué le diría a un joven que quiere ser cristiano pero se siente frágil, solo y sin resortes para hacer un camino de fe?
- Le diría: ¡ten confianza! Ser cristiano es aceptar la precariedad de nuestra existencia. Pero dentro de esos imprevistos, convulsiones, la Iglesia nos ofrece apoyos sólidos. A un joven cristiano que se siente solo, debemos ofrecerle una nueva familia, una comunidad concreta donde los lazos son fuertes porque están apoyados en el amor de Dios.

A un joven cristiano que se siente frágil, le respondería como lo hizo Cristo: ¡que hace falta construir sobre roca! No hay que tener miedo de construir la vida en Cristo que nos ayuda a afrontar las pruebas. A un joven cristiano que se siente sin recursos, le diría quedeberíamos tener audacia. Esta audacia no es una visión de la mente: la encontramos en la palabra y los actos, leyendo los Evangelios, caminando con Jesús.

- Y si le viniera un párroco y le dijera: Monseñor, tengo una parroquia que solo viene gente mayor. Quiero dinamizarla, pero no sé por dónde empezar. ¿Qué haría usted? ¿Qué consejos le daría para que esa parroquia estuviera viva y fuera un núcleo de evangelización?
- La primera etapa es una conversión personal. Es una conversión interior, ya que evangelizar y ser misionero es responder a esta llamada de Cristo. No hay soluciones prediseñadas para re-dinamizar una parroquia. Pero también se tiene que tener conciencia de que todo no viene del cura. El sacerdote no debe dudar en apoyarse sobre los laicos y las familias. Hay diferentes dimensiones de la vida parroquial que deben ser pasados por una criba a través de una iniciativa integral del conjunto de la comunidad.

La parroquia es la vez:

• Lugar de visibilidad de la Iglesia
• Lugar de acogida
• Lugar de expresión de nuestra vocación bautismal
• Lugar para la liturgia
• Lugar de evangelización de la piedad popular
• Lugar de curación
• Lugar de transmisión de la fe
• Lugar de solidaridad
• Lugar de evangelización de las etapas de la vida
• Lugar de acogida de proyectos

En todas estas dimensiones de la vida parroquial, hay que ser capaces de definir un proyecto y dinámicas que favorecen la acogida de los no cristianos o de los no practicantes. Desde este punto de vista, hay que conservar la llamada del papa Francisco de salir a las periferias.

- Y si le abordara un hermano suyo en el episcopado y le dijera: Dominique, tengo una diócesis arrasada por la secularización. ¿Qué debo hacer para reconstruirla poco a poco? ¿Por dónde debo comenzar?
- Volvemos a lo mismo: es difícil dar un consejo. Cada obispo tiene su propia personalidad, sus talentos y también sus fragilidades. Es una misión compleja, pero podemos apoyarnos en los sacerdotes y en la oración de los fieles laicos.

Un punto me parece fundamental: hay que atreverse. Un obispo no es el que hace las gestiones, o lo que es peor, el que las liquida. Si queremos cambiar la tendencia, abrir las puertas de las Iglesias a los que nunca vienen, entonces no hay que tener miedo a tener iniciativas pastorales audaces. Hay que tener confianza en las personas que quieren lanzarse a proyectos innovadores.

- ¿Cuáles son los métodos de evangelización que mejor se adaptan y desarrollan para el mundo de hoy?
- No me gusta razonar de esa manera: no hay un tipo de feligrés o de parroquia más o menos de acuerdo con el mundo de hoy, ¡lo que hay más bien es una infinidad de situaciones y personas! Hay que respetar y aceptar las sensibilidades diversas,totalmente legítimas. Esto exige coraje.

- ¿Por qué su diócesis de Toulon, en Francia, es un modelo en la nueva evangelización de la que todo el mundo habla en la Iglesia?
- La diócesis de Frejus–Toulon es una diócesis particular porque, tras el concilio Vaticano II, mis predecesores tomaron medidas fecundas para el futuro. El obispo Gilles Barthe (1962 – 1983) desarrolló una diaconía de Iglesia al servicio de los más pobres.

Su sucesor, su eminencia Madec, concretó la intuición de abrir un seminario diocesano que acoge a día de hoy unos sesenta seminaristas. Por mi parte, he acogida a numerosas comunidades nuevas. Esto ha permitido revivificar el tejido parroquial y de insuflar nuevos dinamismos gracias a un gran número de carismas diferentes y complementarios. Estos tres ejes son siempre fecundos y dan mucho fruto. Por esta razón, la diócesis de Fréjus– Toulon se convierte en un “laboratorio” para las nuevas ideas. Lo que requiere audacia, pero esto es indispensable para despertar las comunidades.

- ¿Qué destacaría del mensaje espiritual del Papa Francisco?
- Su pontificado es rico en enseñanzas. A la imagen de sus predecesores, el Papa Francisco lanza una llamada que urge a la misión. Renueva de nuevo la llamada de Cristo a llevar la buena noticia a nuestros hermanos. La llamada a salir a las periferias existenciales o incluso su sueño de una Iglesia pobre para los pobres son tendencias oficiales de sus enseñanzas.

Creo que, en la escuela del Santo Padre, lo material, espiritual, afectivo, moral … son piedras que esperan la misión de la Iglesia.

La Iglesia debe unirse a aquello que todavía no es Iglesia pero que las germinaciones del Espíritu ya dejan florecer. 

(Traducción del francés de Angela Mengis Palleck)


 

VER+:

Nuevos movimientos, grupos pequeños, itinerarios de acogida, mucha escucha, salir a la calle, una conversión pastoral completa... así es una diócesis de Nueva Evangelización.