EL Rincón de Yanka

inicio

BIENAVENTURADA NAVIDAD









jueves, 18 de diciembre de 2014

¿TE ATREVES A SOÑAR?




Gracias a la potencia de nuestra imaginación creemos que somos capaces de cualquier cosa. Sin embargo, según crecemos perdemos esta maravillosa capacidad, que luego tanta falta nos hace en la vida a la hora de ser creativos, de innovar, de cambiar nuestras vidas y de transformar nuestras empresas. 

Ponle fecha de caducidad a tu sueño y sal de tu zona de confort

¿Alguna vez soñaste con construirte tu propia casa, escribir tu primera novela, vivir en otro continente, o aprender a pilotar?. ¿Son sólo sueños? ¿O son guiños de tu inconsciente que está deseando sacar lo mejor de ti? Piénsalo por un momento. ¿Crees que podrías ponerles fecha de caducidad? ¿o te asusta pensarlo? ¿Sientes ya la emoción de salir de tu zona de confort?

A menudo la “lógica” es el verdugo de esa pasión que espera en tu interior.
La vida está llena de sueños que parecen estar destinados a ser parte solo de tu imaginación. Sin embargo de vez en cuando escuchas la historia de alguien que se atrevió a creer en si mismo y en su sueño, y que acabó cumpliéndolo. ¿Y si el siguiente fueras tú? ¿Te gustaría?

En “¿Te atreves a soñar?”, Matti Hemmi, autor del video del mismo nombre con varios millones de visitas en Internet, te enseña de forma práctica y estructurada cómo es posible gestionar los miedos y creencias que te anclan en tu zona de confort.

Siguiendo el Método TAAS podrás convertir paso a paso tus sueños en planes que te permitan transformarlos en realidad. El reto que te plantea empieza por leer el libro, sigue con los ejercicios que en él te ofrece, y sobre todo implica atreverte a poner las acciones en marcha.
Salir de tu zona de confort, y sentir la excitación de entrar en la zona mágica, te ayudará a convertirte en protagonista de tu vida.

¿Te atreves a cumplir tus sueños?
¿A qué estás esperando?



“Hacia un nuevo paradigma. 
Cómo salir de la crisis a través de la innovación”




martes, 16 de diciembre de 2014

NUEVOS EVANGELIZADORES PARA LA NUEVA EVANGELIZACIÓN. LIBRO DE JOSÉ H. PRADO FLORES





Nuevos Evangelizadores 

para la Nueva Evangelización





YA, YA POR FAVOR

Quiero comenzar estas páginas rompiendo paradigmas de lo que debe ser la presentación de un libro. Si el tema que tratamos es la Nueva Evangelización, entonces también se precisa un nuevo tipo de presentación. Por eso, prefiero compartir una reciente experiencia cuyo perfume ha impregnado mi ministerio.

Estaba terminando de escribir estos capítulos, cuando recibí una cordial invitación de don Pigi Perini, un viejo y buen amigo, pero cuya amistad, con los años, se había ido alejando. Sin embargo, me pedía impartir un Retiro a Sacerdotes comprometidos en las Células de Evangelización, que se difunden por todo el mundo. El tema sería: La Nueva Evangelización. El lugar: la Sacristía Monumental de la Parroquia de San Eustorgio, en Milán, Italia.

Como don Pigi me comentó que el expositor del Retiro el año anterior había sido el Padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, yo preparé cuidadosamente mi temario, con refuerzos teológicos y citas del Magisterio de la Iglesia.
Mi propósito era resumir 40 años de experiencia evangelizadora, aunque tal atrevimiento me parecía como pretender encerrar el fuego de la zarza del Horeb en una caja de fósforos. Cuando comenzamos el retiro, el clima era frío, pues estábamos en pleno invierno, por lo que precisábamos de calefacción artificial.

Así, con mis apuntes en mano, fui siguiendo cuidadosamente cada paso, con la lógica y pedagogía que supuse requerían los selectos participantes.
Comencé presentando el relato de los discípulos de Emaús que, de simples reporteros que repetían lo que las mujeres decían lo que los ángeles les habían referido, fueron convertidos en testigos de la Resurrección de Jesús cuando su corazón se encendió con el fuego de la Palabra.

Les mostré, asimismo, la diferencia entre kerigma y catequesis; entre proclamar y enseñar; y cómo el problema de la Iglesia no es que no se evangelice (Primer Anuncio), sino que evangelizan quienes no están evangelizados, y convierten en fría catequesis la presentación de la Buena Noticia que no es algo, sino Alguien: El mismo Señor Jesús, único mediador entre Dios y los hombres.

Con detalle y precisión expliqué luego el contenido, el objetivo y la metodología del anuncio kerygmático, aclarando que se trataba de la Gran Comisión de Jesús encomendada a los suyos (proclamar la Buena Noticia), pero que desgraciadamente en la Iglesia Católica se había convertido en la Gran Omisión, porque desde la Contrarreforma preferíamos nuestros esquemas teológicos, raciocinios doctrinales y silogismos filosóficos, en vez del Anuncio fascinante de la Buena Nueva de Jesús, como lo hacía el diácono Felipe (Hech 8, 35).

Posteriormente, afirmé que, para que se dé una Nueva Evangelización, se necesitan cuatro elementos; primero, haber fracasado para sentir la necesidad de algo nuevo; segundo, ser apremiados por el Amor de Cristo; tercero, convertirse en nuevos evangelizadores que sean testigos, y cuarto, un Nuevo Pentecostés donde la Ruaj divina sea viento huracanado y no aire acondicionado que nosotros controlamos.

También les mostré la preeminencia del kerigma sobre la Catequesis, Moral o Teología, pues primero se nace y luego se crece.
Igualmente los reté a aceptar el desafío de que el vino nuevo precisa de odres nuevos, y que había que renunciar a fórmulas anquilosadas y devocionales que ya no responden ni al Evangelio ni al mundo de hoy.
El momento clave fue cuando les dije que no podíamos evangelizar si primero no éramos nosotros mismos testigos, con una experiencia de salvación y un encuentro personal con Jesús.
De pronto, en medio de mi contundente disertación, un Sacerdote levantó la mano; y sin esperar que yo le concediera la palabra, me retó diciendo en alta voz:
-¡YA!
Todos quedaron mudos; yo el primero y el más sorprendido.
-¡YA, POR FAVOR!, gritó más fuerte todavía.
Yo no entendía de qué se trataba y guardé silencio; abrí mis manos pidiéndole una explicación de lo que parecía ser una queja y una súplica al mismo tiempo.
-¡Ya! –insistió él- ¡Ya no nos hables del kerigma! Ya, por favor, danos la Buena Noticia!
Cerré mis ojos, asentí con mi cabeza y, en una milésima de segundo, entendí que lo que ellos necesitaban no era una radiografía del kerigma, sino el Evangelio que tiene un perfil y un nombre: Jesús, Salvador y Señor. Dejé mis apuntes de lado, tomé mi Biblia y afirmé:

-Yo soy testigo de que Jesús transforma vidas, porque Él cambió la mía. No de pecador a justo, sino de justo a hijo, con derecho a la herencia. Y aún más, mucho más. Mi verdadera conversión fue de justo por mis obras a justificado por su gracia. Y si un fariseo como yo experimentó la vida nueva, esto lo puede vivir cualquiera otro. Si Él lo hizo en mí, es factible realizarlo en cada uno de ustedes.
Y así, a lo largo de tres horas, anuncié a Jesús y el Evangelio de la gracia mediante el cual fuimos salvados gratuitamente. En ese lapso de tiempo, tuvimos la oportunidad tanto de confesar a Jesús como único y suficiente Salvador, como de proclamarlo Señor de nuestras vidas. Y culminamos con una oración personal por cada Sacerdote para pedir una nueva efusión del Espíritu, que Jesús llama “Bautismo en el Espíritu Santo”. (Hech 1, 5).
Yo me acordé entonces de aquella frase de San Lucas: “Muchos sacerdotes iban aceptando la fe” (Hech 6, 7c).

LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

Hoy día se reflexiona y se habla más acerca de la Nueva Evangelización. Para adentrarnos en estas apasionantes latitudes, hay qué partir de dos preguntas y una afirmación.
¿En verdad estamos convencidos de que nuestros planes, sínodos y estrategias que hemos usado hasta ahora para evangelizar son insuficientes y por eso se necesita una Nueva Evangelización? De ser así, ¿estamos dispuestos a pagar el peaje de una reforma a fondo y no sólo un barniz superficial? Desde nuestro campo de trabajo, afirmamos que la Nueva Evangelización no es un concepto que hay que discutir ni profundizar teóricamente, sino una acción evangelizadora que hay que emprender con prontitud. En este campo no hay que seguir el itinerario escolástico “de la teoría a la práctica”, porque nunca vamos a comenzar, sino “de la práctica a la teoría”.

Cuatro años antes que Pablo VI escribiese la Evangelii Nuntiandi, emprendimos un derrotero por caminos inéditos de evangelización kerygmática. No había puntos de referencia ni antecedentes en cuanto el kerygma o Primer Anuncio. Recuerdo que en un Retiro sacerdotal pregunté a los asistentes si conocían el kerygma, y si ya lo habían recibido. Y un profesor del seminario respondió aludiendo a los doce discípulos de Éfeso: ¡Ni siquiera sabíamos que existía el kerygma!

Para que haya Nueva Evangelización, es preciso deducir con lógica que si la Primera Evangelización fue fruto de la irrupción del Espíritu Santo, la Nueva Evangelización será consecuencia de un Nuevo Pentecostés, como lo preveía proféticamente el Papa Juan XXIII. La Ruaj divina es viento huracanado que nos desinstala, y no aire acondicionado para alimentar nuestra rutina.
El Espíritu Santo es el protagonista de esta Nueva Evangelización, pero junto con Él, se precisan nuevos evangelizadores, sin excluir a los tradicionales, siempre y cuando dejen la inercia de lanzar rutinariamente la red hacia el mismo lado de la barca y estén dispuestos a romper paradigmas para abrir nuevos horizontes con métodos inéditos.

Para saber si necesitamos o no una Nueva Evangelización, hay que plantearnos con objetividad aquella pregunta de Jesús a los pescadores del mar de Galilea que se habían fatigado toda la noche: ¿Tienen pescados?
Partiendo de nuestra respuesta, y no de ninguna otra cosa, debemos decidir si conviene arriesgarnos a echar la red del otro lado, aplicando un principio que tal vez Jesús aprendió de su misma madre: “No romper un vestido nuevo para remendar un vestido viejo” (Lc 5,36). Por lo tanto, no se trata de remendar, sino de hacer algo nuevo.

Por otra parate, si “los Apóstoles daban testimonio de la resurrección de Jesús con gran poder” (Hech 4,33), ese también debe ser nuestro cometido, ya que “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre” (Heb 13,8). No sólo hay que evangelizar, ni siquiera evangelizar con poder, sino evangelizar con gran poder. ¿Dónde radica este secreto?

“No me avergüenzo del Evangelio de Cristo, que es dynamis – fuerza de Dios-, para la salvación de todo el que cree.” (Rom 1,16).

El problema principal de la Iglesia no es que no evangelicemos, sino que “evangelizan” quienes no están evangelizados.

La Nueva Evangelización no es un concepto para discutir o profundizar, sino una acción desafiante que urge emprender, porque “el Amor de Cristo nos apremia” (2Cor 5,14a).








sábado, 13 de diciembre de 2014

EPIGENÉTICA Y NEUROCIENCIA




Epigenética en neurociencias


La neuroepigenética es actualmente un campo en ebullición, un hervidero de ideas y teorías de gran interés en la comunidad científica. La experiencia ambiental regula mecanismos epigenéticos en el sistema nervioso central que desencadenan cambios duraderos en la función neuronal. Entender dichos mecanismos contribuirá a descubrir nuevos biomarcadores y a generar terapias más eficaces contra enfermedades devastadoras para la sociedad actual.

Watson y Crick descifran en 1953 la estructura en doble hélice del ácido desoxirribonucleico (DNA) y con ello ganan el premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1962 junto con Maurice Wilkins. Esto produce una revolución en el campo de la biología molecular y la genética que se prolongará por varias décadas y cuyo colofón es la publicación de la primera versión del genoma humano en el año 2001 por parte del Proyecto del Genoma Humano y Celera Genomics. Hace poco más de una década se creía que esto había solucionado todos los problemas de la raza humana, que teníamos la cura para todas las enfermedades, se patentaban hasta los genes,… básicamente creímos que habíamos conseguido el Santo Grial. Sin embargo, como veremos a continuación, nada más lejos de la realidad; eso solo sería el principio de una nueva revolución con la explosión de uno de los campos más excitantes de la ciencia moderna: la epigenética.


La epigenética (del griego epi, en o sobre, y –genética), término acuñado por Conrad Hal Waddington en 1953 (fig. 1), es la ciencia que estudia el conjunto de procesos químicos que modifican la actividad del DNA pero sin alterar su secuencia. Hoy en día está claro que hay una interacción dinámica entre los genes y el ambiente, un interfaz a escala mecanística claramente delineado y bioquímicamente impulsado. A ese interfaz mecanístico se le llama epigenética.

El genoma contiene toda la información genética de un individuo. Cada una de nuestras células contiene el DNA o la clave de la vida. El DNA se compacta en el diminuto núcleo celular gracias a unas proteínas llamadas histonas , las cuales participan activamente en los procesos de condensación y decondensación de la cromatina asociados con la inhibición o activación de la expresión génica, respectivamente. La información contenida en el DNA de nuestros genes debe transferirse hacia la secuencia de proteína que realizará una función determinada en el organismo. Primero esa secuencia de DNA se transcribea RNA mensajero que mantiene la información del DNA. Luego ese RNA mensajero es convertido en una proteína con la ayuda de los ribosomas a través del proceso que se denomina traducción.

Así, «DNA®mRNA®proteína» con alguna modificación es la base del dogma de la biología molecular moderna. Como veremos, esta secuencia de eventos que debe funcionar de una manera precisa y orquestada puede verse alterada de manera positiva o negativa por diversos factores. Por ejemplo, cambios en el ambiente interno en el que ocurren tales procesos moleculares (ej. nicho celular, cambios hormonales, alteraciones sinápticas, etc.) o también cambios en el ambiente externo en el que vive el organismo en cuestión (ej. condiciones climáticas, dieta, tabaquismo, actividad física, estrés, etc.) pueden alterar la correcta expresión génica y con ello alterar el devenir del individuo.

«La epigenética es la ciencia que estudia el conjunto de procesos químicos que modifican la actividad del DNA sin alterar su secuencia» (C.H. Waddington, 1953)

La epigenética estudia y da explicación a estas interacciones entre el genoma y el ambiente (o nature vs nurture). El ser humano o cualquier otro ser vivo nace, crece, se reproduce y muere, todo ello en constante interacción con el ambiente en el que vive. La interacción de nuestro DNA (genoma) con el ambiente que nos rodea está definido por la distinta regulación de ese DNA (epigenoma). La epigenética explica, por ejemplo, por qué una célula somática sanguínea (ej. linfocito) al ponerla en un medio ácido se convierte en una célula madre pluripotente, por qué se producen o activan ciertos tipos de cánceres o por qué desarrollamos deterioro cognitivo asociado al envejecimiento.

Desde que Santiago Ramón y Cajal pronunció su «doctrina de la neurona» que marca el inicio de la neurociencia moderna ya hace más de cien años, el cerebro aún sigue siendo un mundo lleno de misterios. Aún no sabemos realmente qué es la memoria ni dónde se almacenan nuestros recuerdos, no sabemos ni las causas ni cómo curar la mayoría de trastornos psiquiátricos y enfermedades neurodegenerativas…, y todo se complica aún más en cuanto nos adentramos en la neuroepigenética.

La neuroepigenética es actualmente un campo en ebullición, un hervidero de ideas y teorías, de gran interés en la comunidad científica. Está cada vez más claro que la experiencia ambiental regula mecanismos epigenéticos en el SNC. Los cambios epigenéticos conllevan alteraciones en la expresión génica en las células del SNC y esto desencadena cambios en la función neuronal que son duraderos y en algunos casos perpetuos. Entender dichos mecanismos en patologías relacionadas con el SNC ayudaría a descubrir, por ejemplo, nuevos biomarcadores y a generar terapias más eficaces que palien o curen dichas enfermedades tan devastadoras para la sociedad actual. El cuadro de esta página lo ilustra con tres ejemplos científicos recientes.

La neuroepigenética: realidad y aplicaciones

■ El primer estudio realizado por el grupo del Prof. André Fischer (DZNE-Goettingen, Alemania) demostró usando el cerebro de ratón que el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento, el cual está aumentando dramáticamente en la sociedad actual debido a la mayor esperanza de vida, se asocia con la disminución de la acetilación en la histona 4 lisina 12 (H4K12), una alteración epigenética específica. Cada vez está más claro que las variaciones de nuestro epigenoma a lo largo de la vida de cada uno será responsable de dichos cambios en la expresión génica. Muchas enfermedades asociadas al envejecimientopodrían tener su origen en estas alteraciones epigenéticas asociadas a la vejez.

■ El grupo del científico español Prof. Ángel Barco (Instituto de Neurociencias, Alicante)publicó recientemente un estudio en el que se muestra el papel de los inhibidores de histona deacetilasas (HDACi) en la expresión génica del hipocampo de ratón, una región esencial para la formación de la memoria. Estas sustancias se están estudiando a escala mundial como terapias potenciales para el tratamiento, por ejemplo, de enfermedades tales como la enfermedad de Alzheimer.

■ Otro estudio que cuenta con la presencia de Manel Esteller (director del IBIDELL, Barcelona) , mundialmente reconocido en el campo de la epigenética del cáncer, ha demostrado tanto en cerebros de ratón como en humanos, que los cambios típicos observados durante la adolescencia podrían tener también origen de explicación epigenética. Los adolescentes tienen conductas con altibajos, muy variables, hasta que pasados unos años se asientan y –digámoslo así– maduran . Según este estudio, la metilación del DNA, el mecanismo epigenético por excelencia, parece totalmente descontrolado durante la edad adolescente. Esto afectaría a la expresión de genes relacionados con la conducta del adolescente, la cual está también sin control como bien sabemos, y a su vez podría influir en la aparición de enfermedades tales como laesquizofrenia o depresión, por poner algún ejemplo.


En resumen, lo descrito anteriormente pone de manifiesto la importancia de la epigenética como ciencia moderna, en especial cuando nos referimos a un órgano tan plástico y dinámico como el cerebro humano en el cual reside la esencia humana. Así, entender dichos mecanismos ayudaría a explicar, prevenir, diagnosticar y tratar un gran número de enfermedades asociadas al SNC.



A menudo se atribuye a Conrad Waddington (1905-1975) la acuñación del término “epigenética” en el año 1942 como “la rama de la biología que estudia las interacciones causales entre los genes y sus productos que dan lugar al fenotipo”. Las primeras apariciones de la epigenética en la literatura datan de mediados del siglo XIX, aunque los orígenes del concepto pueden encontrarse ya en Aristóteles (384-322 AC). Aristóteles creía en la epigénesis: el desarrollo de la forma orgánica del individuo a partir de materia amorfa. Esta controvertida creencia fue el principal argumento en contra de la hipótesis que mantenía que nos desarrollamos a partir de cuerpos minúsculos completamente formados. Incluso hoy día, aún no existe un consenso universal acerca de hasta qué punto estamos preprogramados o modelados por el ambiente. El campo de la epigenética ha surgido como un puente entre las influencias genéticas y ambientales . En el siglo XXI, la definición más comúnmente encontrada del término epigenética es “el estudio de cambios heredables en la función génica que se producen sin un cambio en la secuencia del ADN”. Pero, ¿qué tienen que decir los científicos que investigan dentro de este campo en rápida expansión?
”La epigenética siempre ha sido todas las cosas extrañas y maravillosas que no pueden ser explicadas por la genética”. 
Denise Barlow (Viena, Austria)

“El ADN no es más que una cinta que almacena información, pero no hay manera de sacar provecho de esta información sin un aparato para su reproducción. La epigenética se interesa por el reproductor de cintas”. 
Bryan Turner (Birmingham, RU)

“Recurriendo a un símil informático, yo diría que el disco duro es como el ADN, y los programas de software son como elepigenoma. Es posible acceder a cierta información del disco duro con la utilización de los programas del ordenador. Pero existen ciertas áreas protegidas por contraseñas y otras no (abiertas). Yo diría que estamos intentando entender por qué existen contraseñas para ciertas regiones y por qué otras regiones están abiertas“. 
Jörn Walter (Saarland, Alemania)

“Existen cerca de 2 metros de ADN en el interior de un núcleode unas pocas micras. Estamos intentando entender los mecanismos que permiten el acceso al ADN dado el minúsculo volumen del núcleo”. 
Gunter Reuter (Halle, Alemania)

“La gestión de la información dentro del núcleo se traduce en que parte de la información genética se encuentra apiñada dentro del genoma, mientras que, por otro lado, existe información que necesita estar disponible y activa de forma continua, como los llamados genes de mantenimiento (housekeeping), por ejemplo. Por tanto, la epigenética puede compararse a la gestión de los papeles en una casa: no es razonable almacenar en un lugar poco accesible aquello que se va a necesitar muy a menudo, pero los viejos documentos del colegio pueden quedarse guardados en cajas en el trastero”. 
Peter Becker (Munich, Alemania)

“La diferencia entre genética y epigenética probablemente puede compararse con la diferencia que existe entre escribir y leer un libro. Una vez que el libro ha sido escrito, el texto (los genes o la información almacenada en el ADN) será el mismo en todas las copias que se distribuyan entre los lectores. Sin embargo, cada lector podría interpretar la historia del libro de una forma ligeramente diferente, con sus diferentes emociones y proyecciones que pueden ir cambiando a medida que se desarrollan los capítulos. De una forma muy similar, la epigenética permitiría diferentes interpretaciones de un molde fijo (el libro o código genético) y resultaría en diferentes lecturas, dependiendo de las condiciones variables en las que se interprete el molde”. 
Thomas Jenuwein (Viena, Austria)






viernes, 12 de diciembre de 2014

UNA CARTA ESCRITA HACE VEINTE AÑOS A SU YO FUTURO DEVUELTA POR SU MAESTRO



Bruce Farrer

Un profesor envía a sus alumnos cartas 
que escribieron 20 años atrás

Fue sólo hace unas décadas, cuando la única manera de enviar un mensaje a alguien era con una carta. Durante años, el profesor de secundaria Bruce Farrer ha estado dando a sus alumnos la misma tarea. Escribirle a su yo futuro una carta que él entregaría 20 años después. La mayoría de los niños se olvidó completamente de la tarea a medida que la vida avanzaba.


Pero como se explica en el video, Bruce nunca perdió las cartas y se hizo cargo personalmente de hacérselas llegar muchos años después.







jueves, 11 de diciembre de 2014

SER "GALILEO" DE FÉLIX GRACIA



     





Indalo de Almería

Ser “galileo” es algo innato, más que genético. Naces con ello y no te abandona jamás, aunque a veces se muestre ausente.Hubo un tiempo en que los seres humanos veían con los ojos del corazón, alcanzando con su mirada una profundidad tal que no se puede medir, porque sucede en el intangible territorio del alma. Eran pioneros, sembradores; no se adentraron en tan vasto territorio con el objetivo de descubir, sino para plantar la semilla  de un sentimiento y de una ética a él asociada; de una manera de  ser y de vivir. Se llamaron a sí mismos arios,que significa noble,  recto, digno. Y han transcurrido siete mil años desde entonces.


Sí, hubo un tiempo en que los seres humanos eran arios, no porque hubieran nacido en un determinado lugar, sino porque eran y se comportaban de una determinada manera. Las religiones no habían nacido aun, pero ellos ya practicaban una basada en el sentimiento compasivo hacia todo lo viviente, y en una decidida actitud benevolente frente a la vida; sentir en y con el otro, desde el ejercicio y la búsqueda de la bondad en todo pensamiento, palabra y acción, en definitiva. Eso significaba ser ario.

Han transcurrido varios milenios y aquellos pioneros humanos desaparecieron, pero no así el “ser ario”, que prevalecerá eternamente porque es una potencialidad del alma. En cada época, en cada instante y en cada niño que nazca, estará sembrada aquella semilla, conteniendo en su seno el vigor intacto de una manera de ser y de vivir inspirada desde lo más hermoso y edificante de nuestro corazón. No importa que nadie lo recuerde, no importa que hayamos construido un mundo tan diferente de aquel sueño, no importa cuánto nos hayamos alejado de aquella ética; lo que importa es que la semilla sigue viva y con todo su potencial, y que reside en cada persona.

El tiempo ha borrado los nombres, y ya nadie se autodenomina ario. Pero aquellos que han descubierto a Jesús en sus vidas, los que le conocen, los que han oído su voz y le siguen, los galileos de entonces y de siempre…, representan a aquel ideal resucitado.

Viven entre nosotros y son la esperanza del mundo.




VER+:


martes, 9 de diciembre de 2014

LLAMAMIENTO CRISTIANO, ECUMÉNICO, A LA HONRADEZ Y A LA ESPERANZA FRENTE A LA CORRUPCIÓN





DEBEMOS DECLARAR
A LA CORRUPCIÓN como
CRIMEN
DE LESA HUMANIDAD

************************************
"Un Estado que no se rigiera según la justicia
se reduciría a una gran banda de ladrones".
 San Agustín de Hipona

LLAMAMIENTO CRISTIANO A LA HONRADEZ 
Y A LA ESPERANZA FRENTE A LA CORRUPCIÓN

Los representantes de las iglesias, comunidades e instituciones eclesiales que firmamos esta declaración en el Día Internacional contra la Corrupción queremos hacer un llamamiento en favor de la Esperanza, la Justicia y el Amor fraterno, a través del ejercicio de la transparencia y la regeneración de la vida pública, frente a la percepción de impunidad que campa en nuestra sociedad y la creciente pérdida de confianza en las relaciones sociales.

Somos conscientes del problema mundial en que se ha convertido la corrupción. Observamos escandalizados como día a día una minoría de entidades y personas alcanzan impunemente grandes riquezas y poder, gracias a prácticas ilícitas y corruptas que se unen a diversos delitos de narcotráfico, cohecho, malversación de fondos, evasión fiscal, tráfico de personas e influencias e incluso la muerte de inocentes...

Mientras tanto, el pueblo asume la mayoría de las cargas fiscales y económicas, sufre recortes en las políticas sociales y degradación de las condiciones laborales. Como consecuencia de lo anterior, aumenta escandalosamente la desigualdad, la pobreza, la exclusión social, los conflictos violentos, los suicidios... Todo ello se manifiesta en el deterioro de la convivencia y la cohesión social, así como la propia sostenibilidad del planeta.

No podemos guardar silencio o ser pasivos

¿Podemos quedarnos callados ante los más de 1.700 casos abiertos de corrupción en España y ante la percepción ciudadana de impunidad de los presuntos culpables? La lentitud de la justicia incita al pueblo a seguir el ejemplo de los corruptos. Es necesario dotar al poder judicial de mayores recursos e independencia del poder político y de una Ley contra la Corrupción. Hay que crear organismos independientes del poder político que coordinen y controlen a las instituciones gubernamentales y las relaciones empresariales entre el sector público y el sector privado.

Sería suficiente seguir las indicaciones que desde Transparencia Internacional, la Camara Internacional de Comercio, el Pacto Mundial de Naciones Unidas, el Centro Global de Lucha contra la Corrupción en la Infraestructura (GIACC), El Portal Anti Corrupción para los Negocios y otros muchos organismos ofrecen continuamente, pero que no encuentran suficiente acogida en el poder legislativo, político y judicial del Estado.

Aún hay tiempo para cambiar. Nuestra sociedad sigue manteniendo valores cristianos, éticos y morales que sostienen a la inmensa mayoría de la ciudadanía, especialmente a las familias. Los cuerpos de seguridad siguen desarrollando su labor de forma admirable, y hay una clara conciencia colectiva de que el sistema debe cambiar, regenerando la vida política y la participación ciudadana, devolviéndole el sentido de "servicio" para el pueblo en vez de "servirse" de los votos del pueblo.

Nuestro compromiso cristiano

La corrupción es una tentación antigua y globalizada que lamentablemente también hemos de reconocer presente en nuestras iglesias. Como cristianos nos enfrentamos a ella desde la confianza en Dios, en el amor al prójimo y siguiendo los valores evangélicos que nos ayudan a vivir en justicia y armonía. Cristianos y cristianas de todo el mundo, sumados a gentes de buena voluntad, participan en campañas internacionales y declaraciones contra la corrupción por todo el planeta. Las campañas cristianas locales y las mundiales como "Al descubierto" demuestran que millones de personas luchan por vivir en armonía con la imagen del Reino de Dios y su Justicia, frente a la falta de voluntad política y la crisis de valores.

Nos comprometemos a vivir y anunciar el Evangelio, desde la coherencia, vigilando continuamente nuestras prácticas y estructuras, solicitando de Dios Padre la humildad, la sabiduría del discernimiento, el valor de la autocrítica y la corrección fraterna y llevando los valores cristianos a la sociedad y a la política. Esos valores son los principios culturales de Europa, buscan el Bien Común y son la clave para conseguir una sociedad más equitativa y responsable, como corresponde al plan de Dios sobre la humanidad.


Unidos para regenerar la vida pública

Convocamos a todos los partidos políticos a recuperar la cultura del diálogo y de la colaboración, para caminar hacia donde nuestro país realmente necesita y no hacia donde quieren los mercados o los lobbies empresariales y financieros. Debemos derrocar la tentación del "dinero" y recuperar el orden de las ideas, situando al frente los Derechos Humanos y la sostenibilidad de la Creación. Solicitamos cambios legislativos que permitan la independencia real entre los tres poderes del Estado y el nombramiento de sus cargos, cambios que favorezcan la participación ciudadana en la toma de decisiones importantes para el país, regenerando la salud democrática.

Pedimos que se promueva la educación en los valores éticos propios de nuestra riqueza y diversidad cultural, así como de la filosofía, para dotar a los jóvenes de pensamiento crítico y espiritual. Para sembrar la esperanza y que el cambio sea posible y sostenible desde la convivencia cívica y la honradez.

Pedimos la colaboración de toda la ciudadanía, para no seguir el ejemplo de los corruptos y seguir el camino que conduce a la vida y no a la muerte. Hay que sanar el tejido social desde el asociacionismo, la ciudadanía activa y participativa. Es urgente promover una ciudadanía justa y formada que sepa pedir responsabilidades y no se conforme con seguir al partido de siempre.

¡No abandonemos nunca nuestros valores y caminemos siempre por el sendero de la verdad y la vida en nuestra peregrinación hacia Dios!

Convocan y firman por orden de adhesión: Comisión General de Justicia y Paz España + Iglesia Anglicana de San Jorge Madrid + Iglesia Evangélica Española + Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Madrid + Conferencia Española de religiosos- CONFER + Movimiento Focolares Madrid + Comunidades ADSIS + Misioneras de la Unidad + Manos Unidas. Delegación de Madrid + Iglesia Antigua Hispánica + Comunidad Evangélica de Habla Alemana Madrid + Diaconía + Sociedad Bíblica +Caritas Española +Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal (Patriarcado Ecuménico de Constantinopla) + Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal + Parroquia Ortodoxa Rusa de Santa María Magdalena. Patriarcado de Moscú + Equipos de Pastoral Obrera (EPPO) de Madrid + Parroquia de San Pablo Madrid +Asociación Puente de Esperanza Madrid + Institución Javeriana + Foro de Curas de Madrid +Parroquia de Santa Mª del Buen Aire de Madrid +Comisión JUSTICIA, PAZ, INTEGRACIÓN DE LA CREACIÓN (JPIC) de las hermanitas de la Asunción +Profesores cristian@s de la educación pública +Centro de Reflexión Alberto Hurtado + Cristianos Socialistas del PSM-PSOE+ Asociación Ecuménica Internacional.

VER+:
¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA CORRUPCIÓN?

VER+:


lunes, 8 de diciembre de 2014

COMUNICACIÓN REAL O VIRTUAL, PERSONADA O MEDIÁTICA




Usamos los medios, o somos nosotros 
sus medios, y no los fines...

NO ES LO MISMO ESTAR COMUNICADO 
QUE ESTAR JUNTOS SENSORIALMENTE 
(Con los cinco sentidos)


Estas aplicaciones de medios digitales han sustituido la necesidad de la cercanía real -no virtual-, viva y directa, de mantener una conversación en persona, presencial, con nuestros amigos o familiares que tenemos cerca, una conversación física, mirando a los ojos.



¿El vértigo o la lentitud? 



Nos publicitan sobre la necesitad de estar dependiéntemente hipercomunicados tecnológicamente y virtualmente, 
aunque física y personalmente estamos cada vez más aislados y cerrados...

Vivimos inmersos en un mundo hipercomunicado. Los medios de comunicación se presentan en nuestros hogares y la sensación que nos da poder acceder a la información en tiempo real es la multiplicación y ampliación de nuestro espacio físico hacia un espacio virtual. De esta forma se pierden los límites del trabajo ,por lo que, al estar siempre conectados traemos la oficina a casa.Vida privada y vida pública se desdibujan cuando el celular suena y ,al mismo tiempo, la velocidad con la que tenemos acceso a la información influye en nuestras prácticas sociales o formas de relacionarnos.Según Scott Lash estamos en la era de la información, así el orden global de la información es una cultura tecnológica donde las máquinas median nuestras relaciones a distancia volviéndolas no sólo inmediatas ,sino también, efímeras. En su libroCrítica de la información sostiene que la velocidad de las comunicaciones ha roto la linealidad del tiempo pensado como sucesión de causas y efectos ,para ser concebido, en términos de simultaneidad y contingencia. Las máquinas (PCs, celulares, internet, Tv, etc..) transmiten cultura a través de las comunicaciones por lo que toda nuestra vida está siendo modificada por ellas.

Ante tanta velocidad en nuestra vida contemporánea parece resurgir una forma alternativa para absorber estos cambios a través del Movimiento Slow o Sociedad por la desaceleración del tiempo,contando ya con miles de adeptos en toda Europa.

Surgió en Italia primeramente bajo el nombre de Slow Food como una forma de repudiar la comida rápida de los Mc Donals y promoviendo la comida artesanal y su disfrute. Posteriormente esta idea se trasladó a otros ámbitos de la vida cotidiana buscando ciudades con menos estrés, educación con menos exigencias y hasta una mejor forma de disfrutar del sexo y del trabajo.

Carl Honoré, periodista canadiense, se sintió motivado para escribir 
Elogio de la lentitud, cuando leyó en un diario, que habían salido versiones de cuentos infantiles comprimidas en un minuto. Desde allí se propuso “investigar el precio de la velocidad y las perspectivas de hacer las cosas más despacio en un mundo obsesionado por ir más rápido”. Para ello investigó el movimiento Slow y sus efectos en la vida de muchos de sus adeptos, a la vez que, trata de explicar su incidencia política cuando dicen intentar encontrar “el corazón de lo humano en la era del chip de silicio”; posición diferente de los movimientos anti-globalización porque no tratan de destruir el capitalismo sino de darle un rostro más humano.
Las exigencias de la vida contemporánea son muchas y el tiempo poco, ante ello, la tecnología sigue intentando hacernos la vida un poco más fácil, por lo que científicos de Singapurtrabajan en pijamas electrónicos para que los padres puedan acariciar a sus hijos a través del ciberespacio cuando estén ausentes.

Las nuevas tecnologías y la velocidad de los cambios que traen aparejados son una permanente grieta, ante la que intentamos saltar hacia delante dejándonos llevar por la vorágine o retraernos hacia atrás, sobre nosotros mismos y nuestra historia, para averiguar de qué forma elegiremos atravesarla si es que fuera posible sustraernos a ella.



A medida de que el tiempo transcurre, los avances tecnológicos son cada vez más rápidos y dinámicos; los productos tecnológicos de hoy se volverán obsoletos en menos de un año. La mayoría de productos se crean para agilizar la comunicación entre personas, comunidades, etc. Hoy en día vivimos en un mundo globalizado donde se puede mantener contacto con una persona que se ubica en otro lado del mundo con solo prender tu teléfono celular gracias a la tecnología, pero aunque estos medios se hayan creado con el fin de facilitarle la vida las personas, también han traído consigo ciertos problemas.

Las personas están perdiendo el contacto personal y solo se concentran en su mundo cibernético, esto lo podemos observar en cualquier centro comercial, restaurante o reunión familiar, donde cada uno está más preocupado por mantener contacto con otras personas, en vez de enriquecer las relaciones con la gente que tiene presente. Podemos darnos cuenta que existe un grave problema con respectos a la comunicación interpersonal cara a cara, ya que las personas están poniendo por encima de eso, a las comunicaciones electrónicas las cuales no cuentan con el sentido del tacto personal.

En este informe investigaremos sobre las causas sociales y psicológicas del problema, además de proponer ciertas soluciones para el problema y los métodos de como poder aplicarlos hoy en día. De esta manera se va a poder recuperar esa costumbre de sociedad personal, no de una sociedad que se concentra en lo que pasa en la red, sino por lo más importante, lo que tiene enfrente, la familia y amigos.



VER+:LA PALABRA COMO LENGUAJE DEL ALMA


...La palabra nace en los labios del corazón –en diálogos compartidos- y muere en combate egoísta. La lengua como plática, propia del entendimiento, ha de declararse oficial en la Tierra antes de que nos entierren – los Luciferes- la voz gozosa de la libertad. Todas las personas tienen el deber de utilizarla para el consenso y el derecho a usarla para no marchitar el jardín de un mundo del que todos somos remadores –y rimadores- hasta que la arena no duerma entre los mares del cielo.

La riqueza de este planetario está en lo que el ser humano no ve, ni vive, en las distintas modalidades lingüísticas que habitan en el suelo terrícola; toda una atmósfera de vida que ha de ser objeto de amor ante las maravillas poéticas de lo que se puede llamar el mundo inmensamente pequeño del átomo y el mundo inmensamente grande del cosmos. El Creador, que crea el mundo visible, es el dador, y el mortal es el que recibe el don. Y en ese espacio, la capital ha de ser el Estado de Buena Esperanza, que radica –sin radicalismos- en la villa de los Poetas, bajo el aire libre de la palabra; aquella que es una llamada a la conciencia de vivir, a la vida que no conoce de dueños...