EL Rincón de Yanka

inicio








jueves, 5 de mayo de 2016

LOS DICTADORES - LA NEODICTADURA


Los Dictadores
(La NeoDictadura)


Surgen casi siempre de la nada, se empinan de repente a alturas del poder que al común de los mortales les costaría decenas de años escalar y pueden mantenerse en ellas durante períodos que no pocas veces desafían la lógica y la imaginación.

Son los dictadores, especímenes más políticos que humanos que a veces abundan, a veces escasean, y cuyos orígenes pueden rastrearse en el comportamiento entre los primates o del hombre de las cavernas.

Por eso, algunos antropólogos tienden a diagnosticarlos como un signo o mal incurable de la especie, como uno de esos abscesos a los cuales convendría más bien tolerar que extirpar.

Tienen, sin embargo, sus hábitats o áreas de cultivo de preferencia, como pueden ser países o regiones donde cunde la pobreza, la poca o nula rotación social, el congelamiento en las expectativas y esperanzas, las desigualdades e injusticias crónicas y el atraso que consume salud, tiempo y vidas.

Y ahí irrumpen ellos, los dictadores, con sus espadas flamígeras y sus huestes redentoras que prometen corregir en días, semanas o meses, lo que a los simples mortales les gastaría decenas, veintenas de años.

Unas veces pueden ser parcos, severos, austeros, intratables, casi mudos, pero otras sufren de incontinencia verbal, exageran la nota histriónica, derrochan simpatía hasta abrumar a conocidos y extraños y los ha habido que son buenos cantantes, mejores bailarines y hasta excelentes malabaristas que podrían ganarse honradamente la vida entre las sogas de los circos.

A unos y a otros los caracterizan, sin embargo, dos sellos o marcas sin las cuales podría decirse que escapan a la dualización, diferenciación y clasificación que para Jorge Luís Borges son insoslayables si se quiere hacer al mundo “descriptible y comprensible”

La primera es el rechazo a las normas, ya se expresen en mandamientos, constituciones, o leyes; la segunda, un desmedido apego a la violencia que los empuja a comportarse como apocalípticos, desintegrados y desinsertados para los cuales la destrucción, la disolvencia y la corrosión, si no están en los hechos, no hay que descolgarlas nunca de las palabras y los pensamientos… que son sus promotores.

Hombres de espadas, de fusiles, pistolas, granadas, tanques, aviones de combates, helicópteros, lanchas patrulleras, bombas incendiarias, atómicas, nucleares, cárceles, cerrojos, rejas, y de todo cuando al calor de los estallidos, de las explosiones y los fogonazos vuelve al mundo gris, oscuro, sombrío, indiscernible.

Pero sobre todo ilegal, inconstitucional, anormal, o por lo menos un lugar donde la ley, la constitución y la norma “escritas”, son las que imponen las circunstancias que resultan siempre las de él, las del incontrolable, las del dictador.

De ahí que, de haber constituciones, mandamientos, leyes y normas tienen que ser lo suficientemente flexibles, ambiguas y biunívocas para que funcionen como un gatillo, espoleta o detonante de sus arranques, de sus bramidos.

Este imprevisto también determina que se desvivan por el olor y sabor a pueblo, masas, multitudes, ya que si se filtra el contrabando de que la ley es lo que establecen las mayorías, los pueblos, las masas y las multitudes en la calle (todo lo que llaman “El Soberano”), entonces el parlamento y sus legislaciones no son sino fruslerías.

Añagaza que está ligada a otra “carta marcada”, como es la de la llamada “democracia participativa y protagónica” que viene a oponerse y sustituir “a la otra”, a la “formal, representativa y burguesa”, cuyo espíritu desaparece en cuanto se rapa su naturaleza general, imparcial y objetiva, que es lo que la convierte en herramienta eficaz de la justicia e igualdad sociales.

Aquí la ecuación resulta sencilla, pues si se tienen recursos, ya provengan de impuestos, de los despojos vía expropiaciones, o de un producto minero de altísima cotización en los mercados internacionales, pues simplemente se compra “el amor” del pueblo, de las masas y multitudes, suministrándoles lo básíco para sobrevivir, pero sin permitirles que se muevan de su condición de súbditos, de vasallos, de hijos del padre protector.

Esto también se complementa con una prédica o catéquesis, según la cual, el que no acepta ser ayudado, valido y asistido, es un enemigo del pueblo, del régimen, del jefe y caudillo y aliado de quienes luchan por destruirlo.

Y aquí aterrizamos en la estación última del viaje hacia la generación y formación del dictador, como es su rol de dador de libertades, pues las mismas existen, pueden existir, porque en su infinita bondad y sabiduría el dictador permite que individuos, grupos y partidos disfruten de este bien que no es consecuencia del desarrollo, la dinámica o progresos sociales, sino de la voluntad del “Lord Protector”.

Desde luego que estoy hablando de una modalidad renovada, actualizada, y sofisticada de dictadura, como es la que surgió en América Latina después de la “Guerra Fría”, y que en su afán por burlar el cerco de las organizaciones multilaterales que tutelan el estado de derecho y la democracia constitucional, accede al poder a través de procesos electorales, dice que gobierna en nombre de la Constitución y las Leyes, mientras en los hechos va horadando las instituciones, acabando con la independencia de los poderes, negando el contrato social consensuado, la inclusión y la pluralidad y sacando a flote al déspota, al tirano y dictador de siempre.
Daniel Ortega en Nicaragua, Hugo Chávez en Venezuela, Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia son los puntales de esta neodictadura que tiene como directores y maestros de ceremonia a los dictadores más longevos de los tiempos que corren: los hermanos, Fidel y Raúl Castro.
Panas, cofrades, compinches, socios, íntimos de los dictadores que se están cayendo, o aún quedan, en el Medio Oriente; sobre todo de Moamar Gaddafi de Libia, Mahmoud Ahmadinejad de Irán y Bashar Al Assad de Siria; el primero derrocado y perseguido como una bestia salvaje por tropas rebeldes del pueblo libio que lo buscan para que dé cuenta de sus crímenes, el segundo a la espera de un nuevo levantamiento que puede surgir cuando menos se piense y espere y el tercero empeñado en detener a sangre y fuego las olas de protestas que terminarán arrojándolo del poder.

O sea que, alzamientos, protestas, manifestaciones y elecciones no son argumentos suficientes para que estas figuras sedientas de poder y de mando acepten que sus días han concluido y no les queda otro camino que irse a sus casas, al exilio, o a donde sus circunstancias decidan.

Aún más: pueden estar carcomidos por los años, por los embates del tiempo implacable e incontrolable, contar 80, 85, 90 años, e incluso, padecer enfermedades incurables que les recomendarían hacer un alto para dedicarse a su salud y garantizarse una recuperación con calidad de vida; pero no, ahí están, sacándole el juguito a su ego, tratando de demostrar y demostrase que aún pueden, cuando es evidente que lo que les toca es reconocer que son mortales y gobernar contra la biología, o de los informes médicos, es una ilusión aberrante, atroz, inhumana.

Pero el miedo es la pasión dominante en los dictadores, el temor de dar cuentas ante una instancia o tribunal que no se previó, y no conocer que la compasión ante los que nada pueden, ante los desvalidos, es también un rasgo constitutivo de la naturaleza humana.
De Platón a Maquiavelo, de Donoso Cortés a George Orwell se ha tratado de definir al dictador y su dictadura. Yo, sin embargo, me quedo con esta aproximación del novelista italiano, Alberto Moravia: “Una dictadura es un estado en el que todos temen a uno, y uno teme a todos”.


Caudillo - Ricardo Arjona


miércoles, 4 de mayo de 2016

EL HIMNO DE LA VICTORIA POR LA LIBERTAD DE VENEZUELA

EL HIMNO DE LA VICTORIA

Danny Berríos


Él es el hombre que tuvo poder 
en andar sobre el mar, 
¿Quién es el que puede hacer el mar callar? 
Y en el momento que la tempestad 

te quiera hundir, 
Él viene con toda autoridad 
y manda a calmar. 

Él es el hombre que tuvo poder 
de hacer a Israel 
Caminar por entre las aguas del mar Rojo. 
Hizo un camino en medio del mar 
para el pueblo de Israel pasar, 
Y al otro lado con sus pies secos 
pudieron cantar el himno de Victoria. 

Cuando estés frente al mar 
y lo tengas que atravesar, 
Llama a este hombre con Fé, 
solo Él abre el mar. 
Hermano no tengas temor 
si detrás viene Faraón, 
Al otro lado tu pasarás 
y allí tu vas a entonar el himno de victoria. 

Cada vez que el mar Rojo 
tú tengas que pasar, 
Llama siempre a ese hombre que te va a ayudar, 
En la hora más difícil es cuando Él te vé, 
Llama siempre a ese hombre que tiene el poder. 
Si tú pasas por el fuego no te vas a quemar, 
Y si pasas por las aguas no te ahogarás, 

Pasa como Israel que el mar atravesó 
¡ Y en el nombre del Señor, 
el himno de Victoria del otro lado Cantó!


El himno de la Victoria 

VER+:

MEMORIA DE UNA NOCHE 

Y RELEYENDO HOY EL ÉXODO


Soy Libre - Euber Picón



martes, 3 de mayo de 2016

SUSCEPTIBLE NO ES LO MISMO QUE SENSIBLE


SUSCEPTIBLE NO ES LO MISMO 

QUE SENSIBLE


Diferenciar estos dos conceptos, susceptibilidad y sensibilidad, te ayudará a valorar si tienes tus baterías de defensa exageradamente activadas o no.

La susceptibilidad implica un equilibrio psíquico muy frágil: Siempre en guardia y con los mecanismos de defensa en alerta las 24 horas del día, el susceptible carece de autocrítica, sus juicios son siempre negativos y siente pavor a hacer el ridículo en público. Normalmente, tras esa protección se oculta un complejo de inferioridad bastante considerable.

La sensibilidad supone un equilibrio psíquico fuerte: El sensible no se descompone fácilmente a nivel psíquico, con lo que sus mecanismos de defensa poseen una actividad pequeña. Goza de una capacidad extraordinaria para empaparse del valor de la vida sin demasiados temores y sin hacer juicios peyorativos. Se conoce bien, acepta sus cualidades negativas sin miedo al qué dirán y sabe reírse de sí mismo.

"Los susceptibles terminan 
dominando todo y a todos"

"En esta sociedad sabe Dios lo que es 
lo políticamente correcto"
Francisco Arévalo

El humor indiscutíblemente debe ser 
"Políticamente IN-Correcto". 
Yanka

"Tenemos una sociedad susceptible 
a cualquier mariquera. 
Somos gelatina social". 
Yanka

"Creo que la mayoría de las personas 
son más susceptibles de perjudicar a la razón". 
Roger Ebert

Todos conocemos a alguna persona susceptible. Quizás hasta nosotros mismos lo seamos, con o sin conciencia de ello. 

Las personas susceptibles suelen saltar ante cualquier comentario, y piensan constantemente que están hablando de ellas.
Son personas muy frágiles emocionalmente y con baja autoestima teniendo entre otras características, la necesidad irrevocable de ser el centro de atención.
Las personas susceptibles, normalmente, han recibido una educación en la que se les ha exigido mucho. En la que no se premiaban las cosas buenas y positivas, y sí se penalizaban todos los errores cometidos.


Alguien susceptible puede ser alguien quisquilloso pero también es aquella persona muy, muy, pero muy sensible. Le decimos algo que no nos gusta de él o ella, por ejemplo, y llora. Entonces, llegado el caso, nos cuidamos mucho de lo que vamos a comunicar. Sea porque se enojan, se sienten atacados por "nada" o perciben rechazo y desamor en cualquier puesta de límites -por leve y amable que esta sea-, los susceptibles ganan terreno y dominan al mundo.

Efectivamente, llegado el caso, los grupos humanos empiezan a manejarse de acuerdo con los límites que marca el susceptible. 



Como si fueran polvorines que consideran que toda actitud del prójimo es una "chispa" que hace doler, enojar o angustiar, los susceptibles suelen paralizar las reacciones de quienes los rodean, y marcan el terreno con su ánimo, sea éste genuino o fraguado. Pueden ser jefes susceptibles, amigos susceptibles, cónyuges o hijos. 
La energía que roba el susceptible es mucha, pero se compensa cuando la mirada se amplía, se redimensionan las cosas a través del sentido común y se honra aquella frase de Artigas que decía que 'con la verdad, no ofendo ni temo', frase que, bien entendida, será salvavidas para muchos que están perdidos en el laberinto de susceptibilidades propias y ajenas.

Estas personas gozan de una baja autoestima y, por esta razón, tienen la necesidad de ser el centro de atención. Les molestan todos los comentarios y críticas, y tienden a malinterpretar las conversaciones. Tienen un carácter agresivo que no pueden reconocer.
Posiblemente para que este rasgo de susceptibilidad se diese en menor medida, en su educación se debería haber valorado cada uno de los aspectos de su persona, los positivos y los negativos.
Las personas susceptibles, son tan frágiles como el cristal. Con un comentario negativo hacia ellos se podrían derrumbar. A pesar de ello, estas personas suelen estar atentas a todo lo que se dice de ellas, y les pueden molestar cualquier comentario, incluso los hechos por alguien que apenas conocen. Se torturan dándoles vueltas y vueltas a esas críticas hacia su persona.

Las palabras de los demás son muy importantes para ellos, ya que tienen una falta de criterio sobre sí mismos, y éstas, aunque malas, le dan seguridad. Cuando los comentarios que reciben son negativos, no las aceptan porque el enfrentamiento a ellas sería algo demasiado doloroso, ya que tendrían que reconocer sus carencias y limitaciones.
La susceptibilidad suele desarrollarse a partir de una educación muy estricta, donde las cosas positivas no son premiadas y los errores se castigan con dureza. Esta situación hace que la persona se sienta cuestionada en todo momento y en cualquier circunstancia.

La susceptibilidad es una característica de la personalidad que hace que, quien la padece, sea muy sensible a las acciones y comentarios de quienes les rodean. Normalmente estas personas tienen mucho miedo al rechazo o a las burlas y suelen reaccionar de manera agresiva o vengativa contra las personas que no las tratan como ellas se merecen. Carecen de sentido del humor y de tolerancia a las bromas o las críticas.

El mayor problema de las personas susceptibles no es solamente que no sepan aceptar el rechazo o las burlas sino que suelen ver ataques de los demás que realmente sólo están en su imaginación. Su manera de pensar es retorcida, siempre están a la defensiva y buscando cualquier mínima pista que les indique que alguien está intentando hacerles daño. Analizan cada mirada, cada palabra y cada gesto de la gente que está a su alrededor buscando segundas intenciones de las que deben protegerse. Siempre están hipervigilantes y saltan ante la menor provocación, ya sea real o imaginada.


John Cleese ha creado un video con su opinión sobre la actual corriente de corrección política y llevar a la gente entre algodones. "Estoy muy disgustado con la prensa actual, con su vagancia, con su insustancia, con su falta de precisión y con su corrección política. Mi rama, la comedia, es imposible si no se puede poner el dedo en la llaga y decir aquello que nadie más se atreve a decir, pero haciendo un chiste para mejor digerirlo ¿cómo puedo hacerlo si no me dejan llamar a las cosas por su nombre? estamos matando la libertad de expresión".



ADÓNDE MIRAR

Adónde mirar...

Una empresa estaba en una difícil situación, las ventas iban mal, los trabajadores y colaboradores estaban desanimados y la situación financiera del negocio era extremadamente crítica. Era preciso hacer algo para revertir la situación.

Nadie quería asumir responsabilidades. Por el contrario, el personal sentía el desamparo y la rápida extinción de la empresa. Ellos consideraban que alguien debía tomar la iniciativa para revertir la situación.

Un día, cuando los funcionarios y los trabajadores llegaron al trabajo, encontraron en la portería un cartel que decía:

"En el día de ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de nuestra empresa. Usted está invitado a participar de los funerales en el salón de deportes"

Todos sintieron tristeza ante la muerte de un compañero, pero a la vez tuvieron curiosidad por la persona que frenaba el crecimiento de la empresa.

La agitación en el salón de deportes era muy grande por lo que fue preciso llamar a seguridad para organizar a los asistentes. A medida que las personas se aproximaban al féretro, la ansiedad aumentaba. Se preguntaban: ¿Quién será el que entorpecía el progreso de nuestra empresa?

Uno a uno, se aproximaban deseosos de conocer al personaje en cuestión. Pero al acercarse al féretro quedaban pasmados y en absoluto silencio, no lo podían creer, jamás hubiesen imaginado lo que había dentro… ¡Había un espejo!… En él se reflejaba la cara de cada uno de los que lo miraban.

Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento, tú mismo.
Tú eres la única persona que puede perjudicar tu vida.
Cuando tú fallas, no intentes hallar otros culpables.

"Si permites que Dios transforme tu corazón, las derrotas se convertirán en triunfos y las frustraciones en éxitos. Él guiará tu vida y jamás tendrás que depender de tus propios instintos"

Desconozco autoría




Dame tus ojos - Marcela Gándara



lunes, 2 de mayo de 2016

HECHO EN VENEZUELA Y SOLDADO DE LA REPÚBLICA DE JUAN PABLO POSADA






Ya el turpial batió sus alas, y al cielo se alzó.
  Ya no miro el horizonte, 
voy soñando en tres colores, la libertad...
Crece, crece en nuestros corazones, 
el deseo de hacer libre
a esta patria de millones...


Lejos de ti, mi trinchera está lejos de casa,
lucho por ti, por tu llanto y tus esperanzas,
soy de aquellos que no obedecieron
la vil voluntad de la oscuridad.
Estudiante, luz creciente...  imparable... irreverente...
Mi camino es la libertad.
Ser soldado es vivir con el alma encendida,
con deseos de amar o morir.






domingo, 1 de mayo de 2016

MIÑA NAI, MIÑA NAICIÑA, COMO A MIÑA NAI NINGUNHA: TODOS LOS DÍAS SON DÍAS DE MI MADRE

Sobor da súa muda dor

Miña nai, miña naiciña,
como a miña nai ningunha.
Non nos quentou a cariña
coa caloriña da súa.

¿Cómo, sen chorar, chorou?
¿Cómo xemeu sen xemer?
Miña nai morou sen ver
xardíns na súa nenez.

Sen falar, fíxo saber.
Sen dicirnos, amostraba.
E cos seus labres contritos
nos nosos lombos pesaba.

Sobor da súa muda dor
unha lexeira inquedanza,
unha traxedia inminente,
unha pena dexergada.

Toda a vida nunha cesta
fora o xeito da viaxe.
Mais polas cestas escorren
albas, sonos, deuses, mares.

¿Cómo viveu, sen viver?
¿Cómo gritou, se calaba?
Morreu sen voltarse a ver
nas sombras do que deixara.

Miña nai, miña naiciña,
como a miña nai ningunha.
Que nos esfriou a cariña
coas lagrimiñas da súa.




Miña Nai - Luar Na Lubre





MI ORACIÓN DE AGRADECIMIENTO

MI ORACIÓN DE AGRADECIMIENTO

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar este año quiero darte gracias
por todo aquello que recibí de TI.

Gracias:
por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto
fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco:
cuanto hice en este año, el trabajo que
pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos
y lo que con ellas pude construir.

Te presento:
a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo,
el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón:
perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año
y detengo mi vida ante el nuevo calendario
aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,
la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
llevando a todas partes un corazón lleno
de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno
que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,
cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos siempre días de esperanza
y enséñarnos a darnos a los demás. 
 Amén

DESCONOZCO AUTORÍA