EL Rincón de Yanka: agosto 2018

inicio








viernes, 31 de agosto de 2018

🐃 LEYENDA ARIKARA (TANISH): LOS PÁJAROS DE FUEGO Y EL MONSTRUO DE LAS AGUAS

ARIKARA (TANISH)
🐃
La Creación   Nesaru, el Gran Espíritu del cielo, a veces llamado el Gran Misterio, fue el maestro de toda la creación.Bajo el cielo, en una enorme masa de agua, dos patos nadaban eternamente. Nesaru los convirtió en dos hermanos: el Hombre-lobo y el Hombre-afortunado, los hizo saltar a tierra firme, donde Hombre-lobo creó las Grandes Llanuras y Hombre-afortunado las colinas y montañas.Encontraron dos arañas a las que enseñaron como reproducir, entonces ellas crearon a los seres humanos y muchos tipos de plantas y animales; también una raza de "Gigantes del mal". Entonces Nesaru, produjo una gran inundación que destruyó a los gigantes, sin dañar a los nuevos hombres.

Arikara


En contra de lo que parece por la mayoría de películas, no todos los aborígenes eran cazadores trashumantes ni vivían en tipis o tiendas de pieles. Muchos, como los propios pawnee y los arikaras, además de sus vecinos, los mandans, hidatsas, cuervos y caddos, eran sedentarios o seminómadas. Cultivaban maíz y vivían en cabañas de madera y tierra. La mayoría de ellos fueron diezmados por los sioux antes de la colonización de los blancos. Los pawnee y los arikaras se vengaron a su vez ayudando al Ejército en las campañas contra los lakotas Nube Roja, Toro Sentado y Caballo Loco. Sólo Custer llegó a tener 40 exploradores arikaras en el 7º de Caballería.


Los sioux envidiaban dos codiciadas posesiones de aquellos a quienes despectivamente llamaban “comedores de barro”: los caballos y las armas de fuego. Las tribus originarias del Misuri conseguían estas riquezas gracias a sus trueques con los tramperos, que llegaron a sus tierras en busca de castores. Entre el siglo XVIII y el XIX Europa importó toneladas y toneladas de pieles de este animal, que padeció una suerte similar a la de los bisontes. Hasta los zares tenían gorros de castor. Pero este comercio fue en realidad el germen de la Némesis para todos los indios: el encuentro con los blancos se convirtió a la larga en un encontronazo. Iñárritu refleja el comienzo de ese ocaso, cuando las balsas de las compañías comerciales remontaban el Misuri y los tramperos permanecían meses en las Rocosas, cazando, negociando o masacrando a los indios, que a veces se aliaban con los francocanadienses para luchar contra otros blancos o contra tribus enemigas.
Los arikara (también sahnish, arikaree o ree) son una tribu aborigen que habla una de las lenguas caddoanas (hoka-sioux), cuyo nombre proviene del pawnee «pariki» (cuerno), pero que se hacían llamar «tanish» (los hombres). Vivían en el curso superior del río Misuri, entre el río Cheyenne (Dakota del Sur) y Fort Berthold (Dakota del Norte). Actualmente comparten la reserva de Fort Berthold con los hidatsa y los mandan.
Hacia 1700 eran unas 4.000, posiblemente junto con omaha y mandan, ya que la expedición de Lewis y Clark en 1804 los cifró en 2.600, pero quedaron reducidos a 700 en 1860 y a 682 en 1950. Aumentaron a un millar en 1980, de los cuales 200 hablaban su lengua caddo, y posiblemente eran unos 2.000 en 1990.

Costumbres
Se les consideraba expertos cultivadores de maíz, con el cual comerciaban para obtener carne y mantas. También cultivaban guisantes, calabazas, tabaco y girasol, trabajo encargado a las mujeres, mientras que los hombres cazaban uapitíes, ciervos y búfalos. Asimilaron algunos elementos de las civilizaciones de las llanuras, pero eran sedentarios y conocidos como «comedores de maíz».
Vivían en ciudades semipermanentes de casas cubiertas de tierra y llevaban gorros de piel de nutria. Las actividades del poblado eran controladas con referencia a una maza sagrada que estaba en manos de un sacerdote. Este oficio y el cargo de caudillo tendía a mantenerse en posesión de unas pocas y primordiales familias.
Los cargos más modestos se asociaban con la organización militar, la danza y las sociedades curativas, como la Hermandad del Bisonte. Junto con otras tribus de la llanura, practicaban la autotortura como prueba de virilidad en ceremonias tribales de la danza solar.

Historia
Su pasado, como el de las otras tribus caddo, se relaciona con la cultura de los Mount Builders del curso bajo del río Misisipi. Se separaron de los skidi pawnee en el siglo XVIII, y emigraron hacia el Norte, a la región del curso superior del río Misuri, junto con los mandan e hidatsa. En 1804, les visitó la expedición de Lewis y Clark, después de que por la Compra de Louisiana de 1803 su territorio pasara a soberanía de los EEUU.
Fueron un obstáculo para la colonización blanca. Una lucha contra los comerciantes que acabó con la muerte de 13 de ellos a manos de Pawnee y a Arikara en 1823, y que dio como resultado la primera campaña norteamericana contra los indios. Además de la guerra, una epidemia de viruela en 1831 les redujo notablemente.
Por este motivo, en 1851 fueron al río Heart, y en 1860, junto con hidatses y mandans, a Fort Berthold, donde se federaron en 1870 y donde en 1885 fueron diseminados en granjas individuales. En 1950, la construcción de la presa Garrison y el hecho de encontrar petróleo en Willinston Basin les forzó a buscar un nuevo hogar.

Bibliografía
Campbell, Lyle. (1997). American Indian languages: The historical linguistics of Native America. New York: Oxford University Press. ISBN 0-19-509427-1.
Mithun, Marianne. (1999). The languages of Native North America. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0-521-23228-7 (hbk); ISBN 0-521-29875-X.


Los pájaros de fuego y el monstruo de las aguas 
Leyenda de la tribu de los arikara 

En un lugar agradable, allí donde la grulla se yergue entre las cañas, vivía en otros tiempos un valiente dotado de dones sobrenaturales. Un genio bueno le había regalado cuatro flechas mágicas: una negra, una roja, una amarilla y una blanca. Esas flechas terapéuticas* daban siempre en el blanco a cualquier distancia. El buen cazador, que era también un valioso guerrero, no empleaba normalmente más que la flecha blanca y amarilla. Un día mato un ciervo.

Encendió un fuego y cocinó una pata del animal. Después de comer , se tumbó para dormir un rato. Mientras dormía, dos Pájaros de Fuego salieron de las nubes y le llevaron lejos hacia el Oeste. Le depositaron en la cumbre de una elevada montaña. Al despertar, el valiente se dijo que nunca había estado en aquella tierra. Quiso descender al valle pero no encontró sino precipicios y paredes abruptas. Repentinamente, se produjo un ruido de huracán y la montaña se estremeció...

Era el jefe de los Pájaros de Fuego que volaba hacia él. Sé posó a su lado y el dijo: - No temas. No te deseo mal alguno. Quédate entre nosotros y seré tu abuelo. Eres un cazador valeroso y, según parece, tienes unas flechas muy buenas. ¡En breve tengo que librar una dura batalla y tu me ayudarás!

El valiente, encantado y satisfecho, preguntó qué tendría que hacer. El pájaro explicó: - Sabrás que a los Pájaros de Fuego les corresponde luchar contra los Espíritus de las Tinieblas, tú tendrás que combatir junto a nosotros. Mi familia y yo vivimos desde siempre en la cima de esta montaña, pero nos es imposible criar a nuestros pequeños.

Todos los años surge un monstruo de las profundidades del lago y viene a devorarlos. El Monstruo de las Aguas tiene dos cabezas y todo el cuerpo recubierto por gruesas conchas de sílex, por lo que nuestras flechas-relámpago no le hacen ningún daño. ¡Ayúdanos a matar a ese monstruo y te convertirás en hermano de todos los pájaros de la tierra y ellos te protegerán! El Pájaro de Fuego condujo al valiente a su nido mostrándole sus seis crías que piaban de hambre. -Mira, todavía son pequeños, pero en cuanto les salgan las plumas el monstruo vendrá a comérselos.

El valiente tomó un puñado de granos de maíz de su cinturón y se los ofreció a los hambrientos. A partir de entonces llevaba a los pequeños Pájaros de Fuego toda la caza que mataba. Un día el padre y la madre de los pajarillos le dijeron: -Eres muy amable con tus jóvenes parientes. Se acerca el momento de la venida del Monstruo de las Aguas. Vamos a apostarnos en esta montaña; desde abajo podremos vigilarle mejor. A la salida del sol del segundo día una terrible tempestad anunció la llegada del monstruo. Las aguas del lago empezaron a hervir y les envolvieron espesas nubes de vapor. A continuación aparecieron dos enormes bolas redondas, escamosas y horribles. ¡Eran las dos cabezas del monstruo! Cuando las cabezas se pusieron a escalar el flanco de la montaña, los Pájaros de Fuego se echaron en picado sobre ellas entre un ruido atronador. Los ojos de los Pájaros de Fuego lanzaban chispas. Golpearon al monstruo mientras crepitaban miles de destellos. ...Pero nada consiguió hacer mella en la corona del Monstruo de las Aguas que continuó trepando y llegó al borde del nido. Los Pájaros de Fuego, alarmados, gritaron al valiente: -¡Tira ahora si quieres ayudarnos! El piel roja sacó su flecha negra del carcaj y la colocó en el arco. Esperó a que se abriera una fauces roja y , en el momento en que iba a tragarse a un pajarillo, disparó a la garganta.

- Toma -gritó-. ¡A ver si tragas esta medicina! Se oyó un crujido terrible. La repugnante cabeza voló hecha pedazos pues, en realidad, la flecha negra era un arce del bosque. Pero ya la segunda cabeza se aproximaba al nido. El valiente disparó su flecha roja rugiendo: -¡Ahí va otra medicina que te va a gustar!
La segunda cabeza explotó como la primera, pues la flecha roja era un gran pino de la montaña. El cuerpo del Monstruo de las Aguas cayó rodando por la pared rocosa con un ruido atronador y desapareció en el lago. Entonces empezaron a llegar millares de pájaros de los cuatro rincones del mundo. Revoloteaban para demostrar su alegría. El jefe de los Pájaros de Fuego dijo: -Has salvado a nuestros pequeños. De ahora en adelante todos los que están aquí te protegerán ante el peligro.

¿Quieres que volvamos a llevarte a tu país? El piel roja reflexionó un instante y declaro: -¡No! Prefiero seguir matando monstruos. Desde ese día el valiente se dedica a recorrer la tierra. Con sus cuatro flechas mágicas combate a los Espíritus de las Tinieblas y los indios pueden dormir en paz.





Indian Paint (Arikara)


jueves, 30 de agosto de 2018

💥 ESPAÑICIDIO E HISPANICIDIO: PLANES PARA DESTRUIR ESPAÑA Y LA HISPANIDAD (DELITO DE LESA PATRIA)

 
 
PLANES PARA DESTRUIR ESPAÑA Y LA HISPANIDAD. CONTRAPLAN



Editada electrónicamente, por primera vez, en base a escritos ocultos para el público general, a lo que se agregan algunas consideraciones acerca de la defensa de la nación Española y de toda la Hispanidad.

INTRODUCCIÓN

Cuando la nación se dirige a su propia destrucción, es momento de enfrentarse al enemigo. Pero, ¿cómo enfrentarse a quien no se conoce? 

Porque la Historia no sólo la escriben los vencedores, sino millones de internautas. Pero no es menos cierto que la difunden los vencedores, con sus medios de comunicación y sus redes sociales, y por tanto, el gran público sólo conoce el apestoso fruto de su propaganda.

No son los amigos, amigos porque lo declaran. Ni son los amigos que nos engañan, menos letales que los enemigos declarados, sino que lo son más. 

Es preciso conocer las bases en las que las naciones fundamentan su poder, para conocerlas. Los imperios se construyen sobre esas bases, y conservan la esencia que los hizo grandes. Conociendo esos fundamentos, y el espíritu que les mueve, desvelando sus intereses y cómo lograron alcanzarlos, se conoce al enemigo.

El Imperio Hispano del siglo XV fue destruido y conquistado por el Imperio Anglo a principios del siglo XIX, imperio que cada día aumenta su poder en su actual formato Anglo-americano.

España ha sufrido 200 años de mutilación, territorio tras territorio ha sido desmembrado en inmenso dolor para el mismo cuerpo. Jamás hubo colonias en las Españas, sino provincias de una única nación. Jamás hubo procesos independentistas, sino traición y secesión, no por la libertad, sino para someterse a tratados comerciales de empresas de ese imperio anglo-americano depredador.

Las bases de ese imperio son eminentemente comerciales, imponiendo acuerdos abusivos en beneficio de sus empresas y promoviendo bloqueos, golpes de Estado, secesiones y guerras contra las naciones que se les resistan.

Y para preparar la siguiente acción de conquista comercial, el enemigo, haciéndose pasar por amigo, inyecta otra dosis de propaganda y manipulación contra la unidad de la sociedad, porque lo realmente importante es matar el espíritu de la nación y así evitar su recomposición.

Nada se entiende sin perspectiva histórica, echemos la mirada atrás a 1711, los planes contra España desde entonces han sido ejecutados para mutilar los territorios de ultramar, y continúan para terminar de destruir la nación secesionando Cataluña, y provocando tanta sangre como sea necesario, apoyando a ambos bandos directa o indirectamente una vez comience la espiral de violencia. 

Desde 1711 han cambiado los ejércitos y las armas, pero no ha cambiado la estrategia ni el objetivo. En la táctica de la secesión, se apoya a los traidores a la nación, se somete a las poblaciones a una intensa propaganda de Historia falsificada y tras la secesión se imponen acuerdos comerciales neocoloniales como en los tratados comerciales ingleses de 1825 en Hispanoamérica.

Esta táctica de sometimiento por secesión ha evolucionado y se ha perfeccionado en España con el apoyo sin límites de propaganda secesionista, tanto nacional como internacional, se sustituyen los ejércitos por los medios de propaganda como arma más poderosa.

Tras Franco, la tutela Anglo-americana de la Transición Democrática española, instauró una falsa democracia con la semilla de la secesión en su modelo territorial y de propaganda anti-nación, en la educación y los medios de comunicación. Sólo hacía falta una generación para que, lo que antes se conseguía secesionar por guerras, se logre por el apoyo de gran parte de sus ciudadanos y de la opinión pública mundial, finalizando con el previsible reconocimiento internacional de la República de Cataluña e inmediata firma de acuerdos comerciales de sometimiento.

¿Cómo se explica que la opinión pública mundial tome ahora partido por la secesión catalana? No se trata de la habilidad de los catalanes en la difusión de la información, ni se trata de la torpeza del gobierno a la hora de gestionar la crisis. Ni catalanes, ni españoles deciden lo que los medios de comunicación internacionales publican, ni deciden el enfoque que sus analistas y redactores dan a la noticia. El hecho innegable, es que el enfoque de manipulación de masas ha conseguido el objetivo, que los enemigos de España deseaban: una opinión pública mundial a favor de la secesión de un territorio fundamental de la nación.

Pero no todo está perdido, el nudo gordiano se desata Cortandolo, y se presenta un ContraPlan con el que llamamos a los ciudadanos de todas las naciones, porque ¿quién duda de que el mundo bajo el imperio anglo-americano se ha convertido en un inmenso mercado, donde todo se ha supeditado al dios oro? Y si las relaciones comerciales son el único objetivo de la Humanidad, y sus élites ocultas tras falsas democracias, se imponen a toda autoridad intelectual, moral y espiritual ¿quién será capaz de acabar con este horror? Y si las reglas del comercio, diseñadas por los poderosos impiden toda justicia y sólo aumentan la inequidad en una orgía de codicia ¿quién protegerá a la Humanidad?
Destrucción de España

¿Quien podrá negar que se escribe en Cataluña el último capítulo de la destrucción de España? 

En la instauración de las democracias de todas las naciones, el Imperio Anglo-americano, siempre aparece como su máximo defensor. 

Nada más lejos de la realidad, apoyando en la sombra golpes de estado, asesinatos, atentados de falsa bandera, dictadores. Y después tutelando los procesos de transición que imponen falsas democracias, partidocracias de corrupción que sientan las bases de la secesión, como en España, con modelos regionales que disponen a los ciudadanos del territorio contra la nación. 

Estas mal llamadas democracias, son apoyadas por poblaciones fácilmente manipulables por los medios de comunicación. 

Al votante se le presentan partidos que nada pueden hacer por representar sus intereses, porque o bien esos partidos defienden de forma oculta los intereses comerciales del Imperio Anglo-americano, o en caso de resistirse se les retira el apoyo en los medios, perdiendo sus votantes. 

En estas falsas Democracias, como la española, sin separación de poderes y sin representatividad de los ciudadanos, la soberanía de las naciones no existe. 

Por último, una inmensa deuda promovida por el imperio, se convierte en el látigo definitivo con el que esclavizar a millones de ciudadanos, y si fuera necesario hundir a la nación en los mercados para acabar con todo movimiento político que se rebele.

Todo hace sospechar que los políticos españoles han recibido órdenes de profundizar durante los cuarenta años de falsa democracia en la estrategia de secesión, que ahora se ejecuta.

¿Por que no se persigue la extradición de Puigdemont y diputados en rebelión desde Flandes por todos los medios posibles? Por el mismo motivo que se financian desde España los medios de propaganda secesionista, por el mismo motivo que se permite una educación de los jóvenes en la antihispanidad, por el mismo motivo que en la transición apadrinada por los anglo-americanos se sembró la semilla de la secesión con el Estado corrupto central y de autonomías.

¿Por que la opinión pública mundial, fuera de Europa, tiene simpatía por la secesión catalana? No es porque el gobierno español no sepa manejar la comunicación, ni porque los secesionistas la manejen magistralmente, ya que los medios globales angloamericanos no obedecen al gobierno español, ni a los secesionistas catalanes.

La estrategia de secesión catalana, está por tanto inducida, como la hispanoamericana. Pero el plan de secesión ha evolucionado enormemente, desde los planes de 1711 y 1800, ya que se ha sustituido completamente el aspecto militar por la propaganda.

Aunque se señale a Rusia como actor fundamental de la propaganda, para salvaguardar la imagen angloamericana, sus medios de difusión son extremadamente limitados y desprestigiados en occidente, por lo tanto la realidad es muy distinta.

Son incontables las noticias en la CNN, BBC, y cientos de medios globales donde se justifican actuaciones secesionistas y se condenan las acciones de mantenimiento de la integridad de la nación, ante una rebelión secesionista sin precedentes.

La propaganda para manipular la opinión pública mundial es muy sutil, pero sus efectos son evidentes, y tienen como objetivo el apoyo social ante el reconocimiento internacional de la República catalana llegado el momento.

Sirva al lector pro-secesionista esta lección de Historia, para reconocer la estrategia de secesión y despertar ante la trampa y la promesa de un futuro de prosperidad rompiendo España, como le fue prometido a cada uno de los territorios secesionados y arrasados de Hispanoamérica.

No justifica este texto al régimen criminal de falsa democracia del 78, ni la unidad monolítica de la nación, sino todo lo contrario para entender su supervivencia ligada a la unión en la diversidad del resto de las Españas secesionadas.

La Humanidad camina hacia un oscuro futuro de esclavitud y manipulación a manos de un reducidísimo número de superbillonarios dirigiendo los destinos de las naciones.

Y este texto jamás pretendería señalar a los ciudadanos del Imperio anglo-americano como enemigos del mundo, sino que les busca como aliados para dejar de ser actores fundamentales en el soporte de acciones bárbaras y criminales de sus gobiernos, ejércitos y agencias de inteligencia.

La Historia se dirige a su última guerra, y este texto es un último grito de auxilio para volver la vista atrás quizás al nacimiento de nuestra civilización cristiana, donde hubo un enfrentamiento al Imperio en hostilidad total a toda jerarquía, pero sin violencia, dispuestos al mayor de los sacrificios por la Verdad, la Libertad y el Amor entre todos los hombres.



Somos hombres y mujeres demócratas, que dolidos ante la decadencia, la injusticia y la falta de democracia, hemos decidido unir nuestros esfuerzos para ayudar a la sociedad a que despierte e instaure una verdadera Democracia.Estamos en una sociedad dividida y enfrentada por los intereses de los políticos, que han infectado con su corrupción moral e intelectual a la ciudadanía, y hay que actuar.

Nosotros hablamos con una única voz, unidos sin etiquetas de derechas o izquierdas, denunciando que no vivimos en una Democracia sino en una farsa sostenida por los poderes económicos y políticos gracias a los medios de comunicación. Medios que han preferido apoyar la manipulación y así evitar desaparecer, gracias a que esos mismos poderes compran su publicidad y financian sus deudas.

Sabemos que han creado un Estado monstruoso que nadie se atreve a denunciar, porque todas y cada una de las instituciones y sus integrantes se arruinarían sin contratos o subvenciones estatales; una descomunal red clientelar de políticos y otros puestos públicos y privados defendiendo a ese monstruo y a sus partidos.

Constatamos que los ciudadanos están desamparados porque no pueden elegir representantes que defiendan sus intereses, sino que sólo pueden votar cada cuatro años y sólo a políticos de listas decididas por el jefe del partido, obligados a defender el interés del partido para no ser expulsados de esas listas. Como resultado, cualquier político honrado es corrompido o expulsado.

Nosotros afirmamos que no hay regeneración posible porque el ciudadano ha sido excluído del sistema. Vivimos una falsa democracia de corrupción, donde no hay Justicia independiente, los jueces son elegidos por los partidos y los ciudadanos no pueden elegir a su Presidente; y mucho menos convocar referéndum, ni revocar mandatos.

Estamos convencidos de que con Democracia, la nación protagonizaría un profundo avance en todos los ámbitos: en la igualdad de derechos, obligaciones y oportunidades, en una economía que no descarte a nadie, en una educación y sanidad de calidad y en el desarrollo económico en armonía con el ecosistema. Todos juntos los territorios avanzarían en armonía para alcanzar los objetivos comunes al prevalecer el interés del ciudadano al interés de los partidos.

Somos hombres y mujeres libres en rebeldía contra la corrupción de los poderes políticos y económicos que están destruyendo la nación, contra los impuestos desproporcionados e injustos; y nos resistiremos a que las deudas de bancos y empresas sigan transformándose en una inmensa deuda pública. Nos declaramos en frontal oposición a todo el que perpetúa este horror ocupando escaños de la falsa democracia, que está destruyendo el espíritu de nuestros jóvenes con una educación miserable.

Por estos motivos hacemos un llamamiento a todo ciudadano libre y especialmente a la intelectualidad, a los escritores, artistas, comunicadores, políticos honrados, para agitar las conciencias y unirse como Sociedad Civil; y así conquistar la Democracia que la nación necesita para regenerarse y resurgir.

by Yanka on Scribd

En defensa de España. 
Desmontando mitos y leyendas negras

Este es un libro que nos resulta difícil imaginar que saliera de la pluma de un típico historiador español. Solo lo podemos concebir como obra de un hispanista, esto es, un enamorado de España. Los españoles, con esa pulsión tan cainita y autodestructiva, que no está en nuestro ADN sino en nuestro sustrato histórico-cultural, difícilmente escribiríamos una sinopsis de la trayectoria de nuestro país con un título tan desenvuelto como En defensa de España y un subtítulo tan poco acomplejado como Desmontando mitos y leyendas negras. Más aún, las primeras frases de la primera página describen una historia y un país de “singular riqueza” hasta el punto de que, si usamos términos comparativos, ningún otro “tiene una historia tan rica en sus imágenes ni tan abundante en conceptos, mitos y leyendas”.

¿Estamos ante el viejo enfoque de la excepcionalidad hispana, para lo bueno o para lo malo? No. Payne (Denton, Texas, 1934) deja bien claro que buena parte de las acuñaciones internas y externas sobre España “son tópicos esencialmente falsos” pero hay otros muchos rasgos, “procesos o logros históricos enormemente complejos” que suponen un reto para la comprensión del historiador. Para Payne, la obligación de este es despojarse de prejuicios, tarea nada fácil cuando la “envidia y desconocimiento” enturbian desde hace siglos la comprensión cabal del país y sus habitantes. A una feroz leyenda negra le sucede el desprecio ilustrado para desembocar en la ambivalente y longeva estampa romántica que reverdece luego en la mitología de la guerra civil y que el franquismo alimentará pro domo sua (la diferencia española).

Los estereotipos son tan poderosos y persistentes, subraya Payne con ironía, que en el ámbito inglés el epítome de la represión sigue siendo el Santo Oficio... “incluso después de haber pasado por el siglo de Auschwitz y del Gulag”. Algo de esto se le podía aplicar al propio autor, estigmatizado desde hace varios lustros en los ambientes progresistas por su interpretación del fracaso de la República, la guerra y el franquismo.

El otrora venerado hispanista, autor de una ejemplar síntesis sobre el poder militar e innumerables obras sobre la Falange y el fascismo, es ahora despreciado como ultraderechista confeso. Las acusaciones ad hominem y el tono bronco de nuestras controversias, incluso las pretendidamente científicas, delatan la ausencia de una tradición de tolerancia y fair play.

Tanto es así que, a estas alturas y aunque resulte cansino, resulta necesario explicitar que las estimaciones anteriores no implican, ni mucho menos, suscribir las tesis de Payne. Pero tampoco dar por buenas las imputaciones y tergiversaciones sobre su persona y su obra. En concreto, este libro, ganador del premio Espasa de ensayo, no añade nada a la brillante obra investigadora de Payne por la sencilla razón de que es una breve y bastante elemental introducción a la historia de España. A pesar de que tiene notas a pie de página y una relación bibliográfica final, no es un libro dirigido a los historiadores o los especialistas sino al gran público. El conjunto acusa un gran desequilibrio entre las diversas épocas. Tras una atractiva introducción sobre “mitos y leyendas” de un “país exótico”, la historia antigua, media y moderna se despachan en los cinco capítulos iniciales. El siglo XIX y la primera parte del XX se abordan de modo sucinto en el capítulo 6. 

Todo lo que sigue (siete capítulos, más de la mitad del volumen) está dedicado al período que va de la Dictadura de Primo hasta la actualidad. Ni qué decir tiene que el lector encontrará en las páginas dedicadas a los hechos más conflictivos y controvertidos del XX las valoraciones de Payne sobre la crisis republicana, la contienda civil y el franquismo que tanto aplauden unos como incomodan a otros. No es este el lugar más apropiado para mayores honduras, pues Payne traza las grandes líneas del devenir hispano atendiendo a lo fundamental, prescindiendo en general de matizaciones y polémicas eruditas. Su libro privilegia la escritura clara y didáctica y se puede leer en una tarde. Aunque la historia académica y oficial suele despreciar este tipo de volúmenes y a quienes los hacen, se trata de una divulgación digna y necesaria en una sociedad como la que vivimos.



VER+:












Entrevista a Stanley G. Payne

miércoles, 29 de agosto de 2018

🐑🐑🐑 ¿Cómo nacen las dictaduras y los fanatismos? ¿CÓMO FUE POSIBLE QUE LOS ALEMANES SIGUIERAN A HITLER E HICIERAN TANTAS ATROCIDADES TAN FÁCILMENTE?



¿Cómo nacen las dictaduras?

¿CÓMO FUE POSIBLE QUE LOS ALEMANES SIGUIERAN A HITLER E HICIERAN TANTAS ATROCIDADES TAN FÁCILMENTE? 


¿De qué manera una sociedad tan sofisticada como la alemana fue capaz de respaldar las atrocidades cometidas por el régimen nazi? Es imposible exentar al pueblo de la responsabilidad, argumentando que nadie sabía lo que pasaba. La gran mayoría lo sabía, sí, y pruebas de esto no faltan. Entiende por qué la sociedad alemana, que produce tantos filósofos y artistas, apoyó la locura de Hitler y sus secuaces.

Una prueba de que la sociedad sabía lo que pasaba es la inauguración de Dachau, el primer campo de concentración construido por los nazis, anunciada en 1933 en una entrevista colectiva. O sea, es imposible escudarse en el hecho de que el régimen ocultaba los hechos y mantenía a la sociedad ignorante sobre los crímenes que se estaban llevando a cabo.

“Tan solo en el estado de Hessen existían más de 600 campos, con un promedio de un campo por cada 15 km cuadrados”, afirma el historiador estadounidense Daniel J. Goldhagen, autor del libro Los verdugos voluntarios de Hitler. “Y Berlín, la capital del Reich, tenía 645 campos dedicados de forma exclusiva al trabajo forzado”. Una red de este calibre no existiría sin la venia de la sociedad – pasando por el burócrata que declaraba las sentencias de muerte, el maquinista del tren que transportaba prisioneros o la manicurista que delataba a sus clientes “sospechosos” con la Gestapo – la policía secreta del Reich. La explicación para este fenómeno puede resumirse en 7 motivos:

7 – El Tratado de Versalles

El acuerdo de paz que fungió como punto final para la Primera Guerra Mundial forzó a los alemanes a asumir todos los costos del conflicto. Al firmarlo, en 1919, el país tuvo que ceder el 13% de su territorio, 75% de sus reservas de hierro y 26% de las de carbón, además de todas las colonias. Los alemanes no se imaginaban unas condiciones tan rigurosas y se sintieron humillados.
“La incapacidad psicológica alemana para aceptar la derrota y las indemnizaciones originó un terreno extremadamente fértil para el crecimiento de un nacionalismo radical, donde el nazismo sería su manifestación más extrema”, asegura el historiador argentino Andrés Reggiani.

6 – Sentimiento nacional

Desde el siglo XIX, los sucesivos líderes alemanes habían promovido un ardiente nacionalismo entre el pueblo. El primero de ellos fue el canciller prusiano Otto von Bismarck, que inventó la identidad alemana, unificó Alemania y fundó el 2º Reich.
Adolf Hitler siguió los mismos ideales, convenciendo a las masas de que Alemania estaba amenazada por enemigos internacionales poderosos. “El Führer evocaba a la figura mística de Federico I Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (el 1° Reich, de 962 a 1806)”, dice la historiadora alemana Marlis Steinert, biógrafa de Hitler. “Quería expandir el territorio y prometía que el 3º Reich les traería de vuelta su pasado como gran potencia”.

5 – La aversión a la democracia

Los alemanes nunca aceptaron la República de Weimar (1919-1933), el régimen democrático que sustituyó al imperio tras la Gran Guerra. Casi de inmediato, sus representantes fueron responsabilizados por las humillantes condiciones impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles. El Partido Social Demócrata intentó mantener la democracia, pero no tenía apoyo. “Todas las demás fuerzas políticas eran favorables con un Estado autoritario, asegura Steinert.
Los nazis aprovecharon esto para convencer a la población de que la democracia era desestabilizadora. “Muchos alemanes anhelaban el regreso de un líder a la altura de Bismarck”, asegura el historiador Robert Gellarely. “En Hitler vieron a un hombre capaz de tomar las riendas del país para restaurar el orden”.

4 – La política económica

El pago de las indemnizaciones impuestas por el Tratado de Versalles y la Gran Depresión dio pie a un estado de agitación en toda Alemania. El índice de desempleo alcanzaba casi el 30%. Hitler encontró en esta situación una gran oportunidad. Por eso, una vez que llegó al poder en 1933, adoptó una política de incentivo a la industria basada en la producción de bienes de consumo y en mejoras de la calidad de vida para las clases más desfavorecidas.
Con estas oportunidades nacieron productos como el icónico modelo Escarabajo de la Volkswagen (“el auto del pueblo”). “Cuando veían hacia atrás, los alemanes solo encontraban crisis”, dice Gellately. “Hitler les regresó el empleo e hizo que las cosas volvieran a funcionar”.

3 – El carisma de Hitler

El nazismo no habría llegado a tanto sin el liderazgo carismático de Hitler, un sujeto que embobecía a las multitudes en sus mítines y con un poder de convencimiento difícil de igualar. “En el podio, encarnaba el mito del ‘cuerpo’ de Alemania, cuyo sistema circulatorio eran las masas que aplaudían con devoción”, filosofa el cineasta Peter Cohen en el documental The Architecture of Doom.
Ese carácter mesiánico de Hitler fue bien explorado por su ministro de propaganda, Joseph Goebbels, que controlaba los medios de comunicación alemanes. Todo giraba en torno a la fuerte personalidad del Führer.

2 – El terror

El temor hacia los órganos de represión ayudó a mantener el silencio de la sociedad alemana ante las atrocidades cometidas por el régimen nazi. Pero el clima de terror no siempre fue generalizado. Al comienzo, la mayoría de los ciudadanos no se sentía amenazada e incluso colaboraba en la persecución de judíos y comunistas. “La Gestapo no habría sido tan eficiente sin la ayuda de los ciudadanos”, dice el historiador Eric A. Johnson, autor de Nazi Terror. “Entre 1933 y 1939, 41% de los procesos contra judíos en la ciudad de Krefeld fueron motivados por denuncias civiles”.
En otras ciudades pasó lo mismo. “Es decir, en los primeros años el control nazi no inspiró temor, sino confianza. A Hitler le preocupaba el apoyo popular y construyó una dictadura basada en el consenso. Era tan importante la opinión del pueblo que reculó cuando la población salió a las calles para manifestarse contra la retirada de crucifijos de las escuelas y contra el programa de eutanasia. El terror se generalizó con el inicio de la guerra, cuando el nazismo mostró su lado más cruel”.

1 – El racismo

Hitler se valió de un antisemitismo arraigado desde hacía siglos en Europa. La cristiandad medieval había difundido el mito de que los judíos eran aliados del diablo, no tenían patria y querían dominar el mundo. Pero esta discriminación fue moldeada según los propósitos que perseguía el Führer durante el régimen nazi: dejó de tener una base religiosa para asumir un carácter racial. Así, la naturaleza “degradante” de los judíos empezó a ser entendida como inmutable, ya no era suficiente con convertirlos.
La propaganda del régimen enseñaba que encerrar y asesinar a los judíos, así como a los gitanos y otras “razas parasitarias”, eran medidas de saneamiento, como quien extermina ratas y bacterias. La población le compró la idea a Hitler. “Movidos por el antisemitismo”, dice el historiador Daniel J. Goldhagen, “los perpetradores del nazismo estaban convencidos de que poner fin a los judíos era justo, correcto y necesario”.




Así nacen las dictaduras


Como funciona el fanatismo en el cerebro
 🐑🐑🐑
Disonancia cognitiva, neuronas atrofiadas por repetir una mentira para amoldar la realidad a su conveniencia, el fanático en verdad cree lo que dice por más pruebas que le des en contra.

martes, 28 de agosto de 2018

SOY DE AQUÍ, DE VENEZUELA

Soy de aquí

Soy de la generación
del trompo y del gurrufío,
de jugar chapita en trío
y al policía y ladrón.
De ver jugar al avión,
escondido, ere y librada,
de jugar metra y coleada
sin temor ni desencuentros.
Por eso es que en mis adentros
llevo esta tierra grabada.

Soy de la generación
de bailar chimichimitos
y el coro de tamboritos
cantar con gran emoción.
Soy de vieja tradición
de folclor que no repite,
del guarandol y el carite,
sebucán y burriquita.
Por eso tierra bendita
no hay poder que me la quite.

Soy de la generación
de los sancochos en río,
de beber coco bien frío
y guarapo e' papelón.
Del mondongo y pabellón,
del queso blanco llanero,
de la arepita con suero,
y la gran reina pepeada.
Por eso a mi tierra amada
la defiendo con esmero.

Soy de la generación
de la alpargata llanera,
de la pulcra guayabera
planchada con almidón.
Soy la cuerda del bordón
soy gallo de fina espuela,
con la vida como escuela
y el universo en mi llano.
Por eso te digo hermano:
¡No hay como mi Venezuela!

Miguel Ángel Silva



SOY DE AQUÍ - BENITO CABRERA


domingo, 26 de agosto de 2018

👪 LIBRO "ENCUENTROS". REFLEXIONES Y PARÁBOLAS


ENCUENTROS

REFLEXIONES Y PARÁBOLAS


El encuentro y el diálogo como forma de vida y de crecimiento
Un libro que reúne reflexiones, parábolas y citas memorables para explicar el impacto que supone en cada vida singular el encuentro con los demás y el motivo por el que cada ser humano es, aquí y ahora, un presente imprescindible. Encuentros con nuestro cuerpo, con el interior del propio ser, con nuestro carácter y con la naturaleza. 
La autora, con esta obra, parte de la convicción de que cada vida es singular y está edificada sobre los encuentros que va teniendo con los demás en su día a día. El dibujo de nuestra vida es original, único e imprevisible y se enriquece con nuevas personas y experiencias, y, ya sea a solas o no, cada encuentro ayudará a trazar nuevos senderos y cimientos sólidos donde edificar la esperanza.
«La vida solo tiene una dirección: hacia delante. Y el presente es el lugar donde se halla la ruta». 
A través de parábolas, reflexiones y citas memorables, Carmen Guaita nos invita a considerar el impacto que supone en cada vida singular el encuentro con los demás y el motivo por el que cada ser humano es, aquí y ahora, un presente imprescindible. Porque la vida es encuentro.


"La vida, no el mundo, 
es el supremo bien del hombre” 
 Hannah Arendt


Yo creo que completamente, que la vida del hombre está hecha de principio a fin de los encuentros. De hecho, el ser humano nace desvalido, tiene que encontrarse con alguien que lo cuide, alguien que lo quiera. Y a partir de ahí, toda nuestra vida está hecha... Cada mañana que despertamos es para recibir una interacción con los demás y para enriquecerte, modificar tu vida con ella.

Sinceramente, creo que somos los encuentros que hemos tenido en la vida. Incluso con nosotros mismos. El encuentro fundamental, el encuentro apelador al que todos los demás encuentros te deben llevar, creo yo que es, ese encuentro interior de: "¿Quién soy yo? ¿Cómo quiero vivir?".

Ayer, precisamente, leía un libro de filosofía, que decía que el ser humano es el único ser vivo que tiene que estar constantemente decidiendo cómo quiere vivir. Y en ese reto de la libertad y de construirte a uno mismo está el encuentro contigo, claro. Que también tenemos que propiciarlo, porque puede parecer paradójico,pero a veces nos resulta mucho más fácil encontrarnos con los demás que propiciar ese encuentro, serio, me refiero, con nosotros mismos. Con la interioridad. Y sin embargo, es una demanda que tenemos. Yo estoy convencida de que esta demanda que tenemos ahora mismo, en una sociedad tan rápida, tan agónica como la nuestra, que nos lleva a una velocidad tan grande, esa necesidad que estamos teniendo de la meditación, de técnicas de yoga, cuando se habla del "mindfulness", es decir, la consciencia de uno mismo,lo que estamos es clamando por la vida interior. 
Nuestras tatarabuelas lo llamaban examen de conciencia. Claro. Yo creo que hay que hacerlo a diario. En este libro, y además me ha encantado ese planteamiento, vas desgajando esos encuentros, como decimos, con los demás, por supuesto, con nosotros mismos, con Dios, encuentros con la vida, encuentros con la muerte, que al fin y al cabo es la vida. 

El encuentro con nosotros de niños, el encuentro con nuestra madurez, el encuentro con nuestra edad adulta, con la vejez, con la muerte. Todo ese proceso del que venimos, y al que vamos. 
Hay una cita del filósofo Kierkegaard que habla precisamente de esto, "El presente no es la medida del tiempo, el presente es el instante donde el tiempo se encuentra con lo eterno".
Yo creo que si pensamos bien lo que significa esta frase,el momento que nosotros vivimos es un encuentro entre el tiempo tasado de nuestra vida y la eternidad. Por eso nuestra vida se desarrolla...Por eso tenemos que ser conscientes de nuestra vida,y de cómo se desarrolla en momentos presentes.

Y el gran encuentro, que es el encuentro con uno mismo, yo estoy en proceso, como todo ser humano, pero también el encuentro con la trascendencia. Ese privilegio de pensar que hay un Padre que me conoce y me distingue entre todos los seres humanos, al cual yo me puedo dirigir, pedir ayuda, y recibir ayuda, es un encuentro maravilloso, la verdad, la fe es también un gran encuentro.


Introducción 

El poeta Pablo Neruda cuenta en sus memorias que en el año 1949 se vio obligado a huir de Chile, su país natal, y hubo de cruzar los Andes para llegar a la Argentina. Hizo aquel tremendo viaje a caballo, acompañado por un grupo de guías. Atravesaron túneles de piedra y desfiladeros salvajes, vadearon ríos helados y tuvieron que rodear enormes peñascos. Una mañana, súbitamente, llegaron a una pradera «acurrucada en el regazo de las montañas». La atravesaba un riachuelo de agua clara, la pintaban de colores miles de flores silvestres y estaba enmarcada por un cielo intensamente azul. Allí se detuvieron. En el centro de aquel círculo mágico se hallaba la enorme calavera de un buey. Neruda observó asombrado cómo los guías que lo acompañaban dejaban monedas y algunos alimentos en los agujeros de hueso, como una ofrenda de pan y auxilio para los viajeros que llegaran allí después que ellos. Al terminar, danzaron alrededor de la calavera abandonada «repasando la huella circular dejada por tantos bailes de otros que por allí cruzaron», y Neruda comprendió «que había una solicitud, una petición y una respuesta aún en las más lejanas y apartadas regiones de este mundo». Comprendió que el ser humano necesita pan, auxilio y encuentros. 
*** 
Hace muchos años *, mis hijos, mi marido y yo acudimos a un estreno de cine. Nos había invitado el protagonista principal, uno de los mejores actores españoles, que era –y sigue siendo– amigo nuestro. La película se llamaba La casa de mi padre. La encontramos cargada de valores y nos gustó muchísimo.
Cuando regresábamos a casa íbamos charlando sin parar, encantados. Sobre todo, los chicos. El más joven de los dos, con su talante de sabio y su curiosidad por todo, decía: «Es una película muy buena. Se entiende perfectamente que el conflicto es un desencuentro, ya no me lo tienen que explicar». 

El mayor estaba muy emocionado por haber compartido algún rato con aquel gran artista. Yo notaba que tenía ganas de contarme algo y, cuando se acostó, me acerqué a su dormitorio. Entonces él me dijo esto que escribo sin añadir retórica: «Mamá, le he dicho a nuestro amigo que él me había cambiado la vida y puede pensar que soy un exagerado, pero no exagero nada. 

Yo tengo una teoría sobre la vida, y como soy tan visual y todo lo veo en imágenes y en colores mientras lo pienso, es una teoría gráfica. Pienso que la vida es una línea pero no una línea ya trazada sobre la que andamos, sino una línea que nosotros mismos vamos trazando mientras vivimos, como si tuviéramos siempre en la mano un lápiz. 

Cada persona que se cruza con nosotros, aunque sea un niño que nos ha mirado una mañana, mueve la línea un poquito, la desplaza unos milímetros porque ha entrado en nuestra vida. Y así la línea va formando rectas, curvas, subidas o bajadas, picachos y espirales, unas veces da vueltas para volver al mismo punto, otras, se estira muchísimo hacia el horizonte, o se quiebra y luego se recompone. Y él, desde que ha entrado en mi vida, ha movido mi lápiz con experiencias insólitas, me ha hecho pensar, me ha dado grandes oportunidades de aprender que nunca me hubierais podido dar vosotros o conseguir yo solo, y está formando en mi línea un dibujo completo. Por eso le di las gracias». 

Aquella noche, insomne y emocionada, comprendí que mis hijos ponían en palabras un aspecto esencial del ser humano: cada vida singular está edificada sobre los encuentros con los demás. Y aquella noche fue para mí también un bello encuentro con ellos, en el cual tuve acceso a su visión del mundo y comprendí que eran mayores ya, bellos por dentro y reflexivos. 

*** 
El dibujo de nuestra vida es original, único, armónico, significativo, imprevisible. Nunca es banal ni absurdo. Siempre está abierto y se enriquece con nuevas formas y colores, con nuevas personas dispuestas a mover el lápiz. Como se desarrolla en un espacio y un tiempo determinados, entre seres singulares y a partir de hechos concretos, necesitamos el encuentro de persona a persona. Y esto es así, aunque a veces nos recorra el escalofrío del momento insociable y anhelemos la soledad que permite reconstruir las vivencias; aunque nos sumerjamos de vez en cuando en el anonimato de la multitud y nos guste ser bañistas a plena piel en una playa atestada o hinchas que corean la misma consigna en un estadio de fútbol.

Ya sea en la construcción a solas de nuestra singularidad, ya sea saliendo a conocer experiencias por los caminos del otro, cada encuentro ayudará a nuestro lápiz a trazar nuevos senderos, cimientos sólidos donde edificar la esperanza. Porque la vida es el encuentro. 
* He contado ya parcialmente esta anécdota familiar en el libro "La flor de la esperanza". Sin embargo es aquí, en Encuentros, donde adquiere su verdadero significado.
VER+:


EDUCAR
Educar es una de las experiencias más transformadoras y bellas de la vida, pero también es un compromiso con la vida misma. En lo bueno y lo malo, en la riqueza y la pobreza, en la salud y la enfermedad somos el padre o la madre, la profesora o el maestro de otro ser humano. Por tanto, estamos para siempre vinculados a él. En cierto sentido, nos hacemos eternos a través de las personas a cuya educación contribuimos.
Educar es transmitir el modo de empleo de la vida, dar a conocer las posibilidades de la inteligencia humana, pero también del alma —los sentimientos— y del espíritu —la capacidad de juzgar, ejercer la fuerza de voluntad y decidir libremente—.
La clave de la educación está en ayudar a nuestros hijos o alumnos a ser felices y capaces de hacer felices a los demás. El proceso equivale a mostrarles un camino, proveerles de buenas botas, cogerles de la mano los primeros tramos y apartarse después para que puedan hacer camino al andar. Las herramientas con las que se educa son el amor y el sentido común, y los ingredientes que forman parte del modo de empleo de la vida son, sin duda alguna, los valores.

VALORES
Sin embargo, es difícil explicar exactamente qué entendemos por valores. En términos económicos, el valor está ligado al precio y así podemos establecer que lo más valioso es lo más caro. Pero esto no es suficiente. ¿Cuánto pagaríamos por una familia unida o por un amigo leal? Es evidente que los asuntos propiamente humanos se desarrollan en otro terreno.
Los valores existen. Son cualidades positivas, reales y no relativas, y tienen por ello una dimensión objetiva. Pero es muy importante tener en cuenta que son relacionales, es decir, nosotros los captamos o no —los valoramos— en una dimensión subjetiva que es esencial también. Son como las cualidades de un gran vino, que permanecen ocultas mientras no lo pruebe quien las sabe apreciar. O como el arpa de la rima de Bécquer, cuyas notas esperan la mano que sabe arrancarlas.

ÉTICA
Desde que los antiguos griegos propusieron el concepto Êthos para definir el carácter, el ‘sentido ético’ se considera parte esencial del hombre. La ética constituye y fundamenta nuestra personalidad, nuestros hábitos, nuestra predisposición para elegir en un sentido o en otro.
En el transcurso de la vida vamos formando nuestro carácter —es decir, somos cada vez más éticos—, y debemos construir, a partir de la educación recibida y con el esfuerzo propio, una manera de ser que nos permita avanzar con la moral alta y no desmoralizados. Altos de moral, es decir, controlando las circunstancias, dueños de nuestra vida, con los pies firmes y la frente alta. Con la moral del Alcoyano, si es que alguien recuerda esa vieja expresión. Forjar un buen carácter a partir de la herencia genética, la educación y la capacidad para superar ambas es, de hecho, la tarea de cada vida.
En esta dimensión resultan imprescindibles los valores positivos, las virtudes, aquello que los antiguos griegos llamaban la areté: una ‘manera buena de ser’. Poner en práctica las virtudes ayuda a realizarse como ser humano y ajusta la convivencia con los demás. Quien se mueve en una escala de valores positiva está apropiado de sí, es dueño de su vida, libre.

VIRTUDES
Y esto es así porque las virtudes —que recibimos después de haberlas ejercitado, como nos recuerda Aristóteles— nos permiten empoderarnos, una bella y antigua palabra castellana que significa ‘dar poder a las propias capacidades’, el objetivo de una buena educación. Por eso, educar en valores es ‘educar’,sencillamente. Debemos mostrar cuáles son los valores buenos porque para captarlos es necesario estimarlos, comprender su jerarquía y distinguirlos de los deseos y las preferencias. Debemos enseñar a valorar lo que verdaderamente sirve para vivir.
Sin embargo, tenemos que educar en una sociedad que busca la felicidad en el bienestar y no comprende que el sentido de las cosas importa aún más que la felicidad. 
Decía Heidegger: Ninguna época acumuló tantos y tan ricos conocimientos sobre el hombre como la nuestra. Ninguna época logró que este saber fuera tan rápida y cómodamente accesible. Y no obstante, ninguna época supo menos qué es el hombre.