EL Rincón de Yanka

inicio








sábado, 16 de febrero de 2019

EL LEGADO DE LA BIBLIA Y DEL CRISTIANISMO 📘

LA INFLUENCIA DE LA BIBLIA

La influencia que La Biblia ha tenido a lo largo de la historia. Permitió el sustento a la sociedad occidental para formar bases de estilos de vida libre y democrática.
El profesor Murdo Macdonald describió la influencia de Cristo en el desarrollo de los sistemas político democrático, las reformas sociales en cultura y arte. Por lo tanto decir que tuvo gran influencia en la cultura occidental, es también afirmar que la Biblia y hubo esa misma influencia y podemos verla de diferentes aspectos.
La Biblia ha tenido influencia en la literatura: La biblia es una gran obra literaria por sí misma. La versión King James de la Biblia es un monumento más grande de la literatura inglesa, y continua siendo tan popular aun 400 años después de haber sido publicada.
La Biblia ha tenido influencia en otros autores: Shakespeare cito directamente o hizo alusión a 42 libros de la Biblia, cierto autor llego a decir que es imposible entender muchos pasajes de las obras de Shakespeare sin algún conocimiento de la Biblia. “Durante más de 1200 años la Biblia ha sido una fuerza activa en la “literatura inglesa”, habiendo modelado el pensamiento de varias gobernaciones de autores a lo largo de la historia. 

La Biblia ha tenido influencia en los idiomas: la versión King James influyó en la vida y el habla de Inglaterra por más de 300 años, afirman que la publicación de esa Biblia fue “hito en la historia” del idioma. Muchas palabras y frases que aparecieron primeramente en el Nuevo Testamento formaron parte del idioma popular con la influencia enorme y debemos recordar que el ingles es el idioma oficial de muchos países.

La Biblia ha tenido influencia en la música: Hay un a capítulo en el libro The Word of the Lor (La Palabra del Señor) que tiene el siguiente título: “¿que hubiera sucedido si nunca hubiera existido la biblia?” el autor de este capitulo. el Dr. W.Graham Scroggie, hace referencia a muchas de las verdaderamente grandes composiciones musicales que son “el patrimonio de pueblos de Europa Occidental”, y nos recuerda que deben su misma excelencia a la Biblia. Algo que es importante mencionar es que los grandes Himnos de la fe Cristiana, todos le deben su existencia e inspiración a las palabras de la Biblia.

La Biblia ha tenido influencia en el arte: con el termino arte mayormente nos referimos a la pintura de los grandes maestros, apreciados en todo el mundo, podemos mencionar “El Cristo resucitado”, ‘’La última cena” de Miguel Ángel y muchas obras renacentistas con una influencia poderosa de las Escrituras.

Si no fuera por la Biblia estas obras nunca hubieran existido y muchas obras importante no solo en el ramo de la pintura sino también en la escultura.
La Biblia ha influenciado las reformas sociales: En los últimos tres siglos las reformas sociales no solo HAN OCURRIDO por medio de política y actos parlamentarios, si no inicialmente por resultados de principios Bíblicos.

A menudo se ha enseñado que el partido laborista ingles le debe su conciencia social al movimiento metodista y ala enseñanzas de la Biblia. Lo mismo podría decirse del movimiento laborista en otros países de la commonwealht. Sea como fuere, sin duda mucho de los reformadores de esta época, quizás la mayoría, cristianos practicantes creyentes en las enseñanzas humanitarias Bíblicas, podemos hacer mención de algunos como:
  • Jhon Howard (1726-1790), reforma carcelaria
  • William Wilberforce (1780-1833), abolición de la esclavitud
  • Elizabeth Fry (1780-1845),,reforma carcelaria
  • El conde de Shaftesbury (1801-1885), reforma das condiciones laborales
  • George Muller (1805-1898), establecimiento de orfanatorios.
  • Florecía Nightingale (1820-1910), reforme de la intención sanitaria.
  • Sir Wilfrid Lawson (1829-1906), reforma del licor y bebidas
  • Thomas Barnardo(1845-1905), hogares para niños abandonados
Creencias y valores bíblicos han sido esparcidos definido y caracterizado la cultura occidental hasta hace muy poco, las instituciones sociales, políticas tales como la democracia parlamentaria, los sistemas legales, la educación gratuita y universal y libertades de expresión de conciencia de reunión y de prensa. Todo puede ser conectado a sus raíces a las enseñanzas y principios bíblicos que surgieron durante la reforma y se establecieron en la Inglaterra y Europa occidental, cultural mente estaría empobrecida si no fuese por el legado que nos ha dejado la SANTA BIBLIA.




viernes, 15 de febrero de 2019

LIBRO "EL ESCRITOFRÉNICO" Y EN LA BÚSQUEDA DEL OTRO POR RAÚL VELASCO




A diferencia de la mayoría de literatura existente sobre la psicosis, en la que se presenta a la misma como una enfermedad crónica e incurable, planteo, basándome en años de investigación y lo que me parece más importante en mi propia experiencia y en la de otras personas que he tenido la suerte de ir conociendo, un itinerario de recuperación y de curación basado en el conocimiento de aquello que nos hace singulares como seres humanos, con grandes dosis de amor y cuidado hacia el otro y hacia nosotros mismos. 
Conocer nuestras capacidades y nuestras limitaciones, escudriñar las causas que nos han llevado a vivir una crisis de extremo sufrimiento mental, saber hasta donde podemos llegar para no recaer, pero dejando abierta la puerta a la curiosidad y la sorpresa, mirar la vida con la humildad que da el saber que únicamente estamos aquí por un tiempo limitado, sin miedo a modificar aquellos pilares de nuestro ego que han sostenido precariamente nuestro imaginario, para poder así cultivar el cuidado y las relaciones humanas con los que nos rodean. 


Pones en la mesa un debate crucial, la existencia de separación o no entre la locura y la cordura y la pregunta de si hay una continuidad entre ambos estados, que vamos combinando dependiendo del momento en el que estamos. ¿Crees que una vez los lectores lean tu libro, podrán olvidar prejuicios y crear un juicio de valor más acertado? 
Espero que sí, es una de las principales motivos por los que me puse a escribir este libro. Cuando se humanizan los padeceres, cuando se despatologiza la locura, los estigmas caen por su propio peso y lo que quedan son historias reales, contextos reales, causas reales que lo han llevado a uno hasta donde está. Dejas de ver el diagnóstico y empiezas a ver a la persona que había detrás. Me parece delirante que se pretenda aislar de lo social, de lo íntimo, del lenguaje y sus construcciones. Al tratar exclusivamente los síntomas en la mayoría de los casos acabas lapidando un problema de índole biográfico, deshistorizando a la persona y sus experiencias, amordazándola simbólicamente, cuando lo que suele necesitar es comprensión y guía. 

El ensayo nos conduce a través de emociones y sentimientos que nos ponen en la piel de Marcos, de una manera efectiva, enseñándonos su mundo y acercándonos a un problema muy común que la mayoría intenta alejar de su lado, ¿Cómo reconstruye los pilares de su vida una persona que sufre un diagnóstico como éste?
Con mucha ayuda, de eso no cabe duda. Pero de la buena. De la honesta, de la comprensiva, de la amorosa, de la laboral, de la existencial, de la económica, de la despatologizante. Aquella ayuda que le sitúe como protagonista de su historia y por tanto responsable de aquello que hace o deja de hacer, me parece que hay pocas tan terapéuticas. Un ejemplo, actualmente vivimos en una sociedad donde la irresponsabilidad esta institucionalizada, desde la política, la judicatura y la gran empresa privada, hasta el individuo de a pie, parece que nadie asuma sus errores y si los asume no vaya a pagar por ello, así es tremendamente difícil salir de la crisis en la que estamos inmersos como Estado. 

Hablemos de la novela, Marcos después de ser diagnosticado esquizofrénico, vaga sin rumbo, sin esencia, haciéndose miles preguntas, con un mundo roto, y con una idea confusa de cómo reconstruirlo. Entonces conoce a Miguel, psicoanalista retirado, ¿Que supone para Marcos su encuentro con Miguel? 
Pretendí que esta relación supusiera un reencuentro simbólico con la figura del padre, para el caso de Marcos, y con la figura del hijo perdido, para Miguel. Lo cierto es que fuera como fuese se establece entre ellos una relación y un vínculo de verdadera amistad y respeto. Se salvan el uno al otro, porque tienen la posibilidad, sin saberlo, de darle al otro la posibilidad de recuperar “aquello” que falta en sus vidas. Si resulta creíble es porque de “aquello” de lo que hablo es algo que pertenece a lo íntimo, a lo emocional, a esa parcela de sentimientos y miedos que vivimos en silencio. 

La escritura como una terapia efectiva, ¿Qué tiene la escritura para ofrecer esa gran fuerza? 
Lo cierto es que el acto literario sirve para fijar ciertas cosas, que hasta el momento en que la escribimos revoloteban por el inconsciente y por tanto sujetas a sus vaivenes, fuera del campo de lo inefable. De esta forma puede que dejen de incordiarnos, porque nos da la seguridad de haber dejado en el papel ciertas señales que si nos sentimos perdidos puedan ayudarnos a volver a casa. Lo que quiero decir es que hay una especie de exorcización en el acto literario, pues al canalizar y plasmar aquello que nos desconcierta y alimenta nuestros miedos, en muchas ocasiones estos decrecen en intensidad o incluso desaparecen.

Colaboras en el proyecto Radio Nicosia, una plataforma que da voz a personas con problemas psíquicos, psicólogos y antropólogos, ¿puedes hablarnos un poco más de este proyecto?
Podría explicarte mucho de Radio Nikosia porque a mi personalmente me cambio la vida, pero intentaré ser breve. Fue la primera radio en España en importar la idea fundacional de Radio La Colifata de Buenos Aires, que en palabras de Alfredo Olivera sería: “Crear lecho para que fluya el río”. Después de 10 años desde nuestros inicios en radio Contrabanda, somos un referente en la lucha contra el estigma y en la recuperación de los saberes profanos de las personas que han sido deshistorizadas por un diagnóstico de salud mental. Personas como Martín Correa, fundador de la radio, y junto al resto de compañeros hacemos un trabajo de arqueologia del self donde la palabra tradicionalmente negada vuelve a tener un lugar en lo social, en la plaza pública, en la ciudad.



EN LA BÚSQUEDA DEL OTRO

“Si bien se mira, todo es narración. Desde la infancia nos vamos configurando al mismo tiempo como emisores y como receptores de historias, y ambas funciones son estrechamente interdependientes, hasta tal punto que nunca un buen narrador creo que deje de tener sus cimientos en un niño curioso, ávido de recoger y de interpretar las historias escuchadas y entrevistas, de completar lo que en ellas hubiera podido quedar confuso, abonándolo con la cosecha de su personal participación. El desarrollo de nuestras aptitudes narrativas depende así, en gran medida, de cómo hayan sabido espolearlas en esa edad primera los buenos narradores de nuestro próximo entorno, encargados de atizar y mantener encendida la llama de la santa curiosidad infantil, y a quienes, de una manera más o menos consciente, hemos envidiado y tomado por modelo". (Carmen Martín Gaite. El cuento de nunca acabar. Del capítulo 8, "El Gato con Botas")

Resulta un tópico relacionar genialidad y locura, creación desbordada, pulsional, sin cauces que puedan contener la fuerza titánica de la pasión y de su culto obsesivo. Locura como temerario abordaje de lo oculto, de aquello que permanece en el interior, en ese terreno delimitado por lo inefable, supurando en forma de síntomas, partiendo el lenguaje en un ejercicio constante de subversión a la vida y a la muerte, a los sentimientos, a las conductas y las normas establecidas en su normalizada arbitrariedad. Locura como atlas de lo ignoto, únicamente porque parecería que no alcanza el lenguaje, porque los significantes se transforman y se elevan hacia universos improbables, abandonando la mundana literalidad y despojándose de sus mundanos ropajes en un afán de ser, de trascender, de revelarse absoluto, porque sólo lo absoluto puede asemejarse con ciertas formas de sufrir.

En este campo, el del sufrimiento, todos los seres humanos tenemos experiencia. El sufrimiento suele ser la asignatura principal en la universidad de la vida, aquello que nos hace aprender de la peor forma y madurar, en ocasiones, hasta pudrirnos. Frente a este hecho se han elaborado las metáforas más peregrinas, al rededor de las cuales se han establecido las disciplinas psicoterapéuticas.

Durante la segunda mitad del siglo XX, abandonadas las metáforas terapeúticas de corriente más psicoanáliticas como la que presentaba al ser humano (con el hombre como modelo) siendo éste producto de una dinámica de fuerzas, que luchaban por la expresión de los impulsos frente a la represión de los mismos, y, superado el mecanicismo cibernético que comparaba el cerebro humano con la CPU de un ordenador, una computadora reprogramable, nos encontramos con el apogeo de una corriente constructivista, donde la realidad es modificada constantemente por el observador y su forma de mirar. Una mirada sobre el sufrimiento que pone el foco en el individuo y en la construcción de su soledad, en las diversas formas de sobrellevar la soledad y el duelo ante las perdidas que conlleva estar vivo y proyectarnos en nuestros deseos.

Obviando el hecho indiscutible de que la injusticia y la desigualdad social-por desgracia cada vez más generalizadas- influyen y en demasiadas ocasiones determinan el desarrollo de los seres humanos, lastrando sus posibilidades de cambio y de evolución según unos cánones de bienestar económico, sanitario y educativo, es en este territorio, donde los hombres y las mujeres construyen su soledad, donde el lenguaje y su uso literario ejercen de puentes que exorcizan el aislamiento y fijan aquello que nos atora, sacudiéndolo fuera del campo de lo no-dicho.

Es por esto que se empezaron a establecer talleres de creación literaria terapéutica, donde se invitaba a los usuarios de los mismos a estructurar narrativas al rededor de su sufrimiento y las causas del mismo. Talleres surcados por una ideología de la enfermedad, que miraban el sufrimiento mental como aquello que había que curar, y que como por arte de magia el acto literario fuera a ayudar a extirpar la úlcera que provocaba la disfunción y el trastorno. Quizás como en la relación que tuvieron el editor Jacques Riviere y el poeta Antolin Artaud, y que ya desarrolló mi querido Martín Correa Urquiza, el pasado lunes, no se trata de curar a la persona, sino de des-enfermarla, de interpelarla, de ubicarla en el lugar de lo normal, de abrazarla, de historizarla, de acompañarla, de cuestionarla, de sufrirla, de generar conjuntamente un espacio que posibilite el pensarse más allá de una identidad exclusivamente enferma. No se trata de curar porque hay formas de ser y estar en el mundo que por mucho que se consideren una enfermedad, no lo son, y si lo son deben ser incurables, como lo son los espíritus irreductibles. Se trata por tanto de salvar a esa persona, de darle nombre y obra, cauces donde contener las mareas de su creatividad. Una identidad que evite la auto-exculpación que conllevan las categorías patológicas, que posibilite un ser, más allá del requiebro y la pirueta, más allá de la fractura, donde reconocerse y ser reconocido en tanto otro, abandonando la perversa deriva del anonimato interior.

Es por ello que la construcción de narrativas debería huir de cualquier espacio clínico, porque si alejas la literatura de la salud, puedes conseguir salud y verdadera literatura, la que surge del alma de forma pulsional, sin ambages, corsés, ni demás condicionantes que talan la libertad expresiva del escritor. Desgraciadamente se ha confundido en demasiadas ocasiones la construcción de narrativas terapéuticas con la construcción literaria. Las distintas disciplinas y escuelas de la ciencia psi defienden una serie de herramientas como método válido de construir un relato que resulte sanador al hacer consciente lo inconsciente o lograr modificar la conducta en lo real, desde el momento en que da explicación y genera en el paciente un fenomeno de Insight. Me resulta cuanto menos curioso como todos estos métodos, que en no pocos casos resultan contradictorios e incluso antagónicos en un plano teórico entre si, son defendidos como el método legítimo del saber, aquella que permite dar explicación a la condición humana y a sus misterios. En mi opinión si se quiere conocer los recovecos del alma humana uno sale ganando si lee la novela del s. XIX, a Dickens, Balzac, Stendhal, Dostoievsky, Tolstoi, Galdos, Victor Hugo, por nombrar unos pocos, quizás, los más relevantes.

Además, de alguna manera, la mayoría de las grandes obras de la literatura abordan la locura de forma directa o indirecta en tanto ésta, la locura, se pudiera entender como la exaltación de las pasiones humanas, el sufrimiento y la angustia, por salirse sus protagonistas de lo considero normal. Incluso me atrevería a decir que no sólo abordan la locura sino su superación. Más allá de que la mayoría de obras se estructuren desde el sentido del viaje. Quiero decir que podría deducirse que la mayoría de argumentos se reducen a la llegada de Pepito a un lugar o la marcha de Menganito en busca de aventuras. En ese viaje o en esa llegada el protagonista ya sea héroe o antihéroe se irá encontrando con aquellas personas y situaciones que le permitirán crecer como persona, pasando en no pocas ocasiones por momentos donde su comportamiento dista mucho de lo sensato, lo saludable y lo socialmente permitido, cuando no se hayen enteramente sumidos en el más absoluto delirio o en la más profunda melancolía.

¿Cuántas veces el protagonista, sobre todo en la tradición del héroe literario es aquel elegido capaz de enfrentrarse a las más duras pruebas, al escarnio, la tortura, los engaños; pruebas que lo sitúan al límite de sus fuerzas y sus capacidades, que en no pocas ocasiones les hacen trastabillar y perder la esperanza? Su condición de héroe se gana precisamente por su capacidad de superar todos esos obstáculos. Quizás el ejemplo más paradigmático de lo que estoy explicando sea el Ulises de Homero, en cuya odisea particular se enfrenta a la muerte y a sus propios miedos, a aquellos monstruos que hubiesen acabado con cualquier otro, y que no son otra cosa que representaciones de aquellos peligros que corría el ser humano de la época y lo alejaba de la sabiduría y la felicidad y, que por otro lado, en la mayoría de los casos, sigue alejando al ser humano actual por mucho que se disfrace con el sofisticado maquillaje de la tecnología y el supuesto progreso. El delirio de Ulises al escuchar el canto de las sirenas, su amnesia al reposar junto a Circe, serían síntomas inducidos por enemigos reales, situados en el campo de lo real, si entendemos el transcurso de una historia como la realidad a la que están sujetas sus personajes, algo muy alejado de la visión biologicista que triunfa hoy en día y que reduce el sufrimiento humano a simples alteraciones de la bioquímica cerebral sin tener en cuenta lo social y lo biográfico. Pero claro, todo esta visión del crecimiento humano no deja de ser producto de la subjetividad de Homero y de lo socialmente establecido en la Grecia del siglo VII a.C.. Ni que decir tiene que si a día de hoy un hombre se va a la guerra, abandonando a su mujer y a su hijo, y no vuelve hasta al cabo de 20 años, cuando al fin regresa a su Ítaca se encontraría con una demanda de divorcio y una más que presumible cornamenta digna de un mamut del pleistoceno.

Por otro lado, sobre las historias de llegadas, por regla general podríamos hablar de un personaje que llega a un lugar y lo transforma o acaba siendo él el que es transformado por el lugar. En no pocas ocasiones tanto el lugar como el protagonista se van transformando simultáneamente. Ejemplos que me vienen ahora mismo a la cabeza serían Robinson Crusoe, Pedro Páramo o Hamlet. Me dentendré brevemente en éste último.

Hamlet vuelve a Elsinor al enterarse de la muerte de su padre. En este caso resuelve volverse loco o fingir su locura como estrategia para vengar el asesinato de su progenitor. Me parece interesante esta historia, entre otras cosas, porque la locura del príncipe de Dinamarca tiene en cuenta la decisión, la voluntad de enloquecer, de abandonarse a la locura, dejándose arrastrar por los lúgubres senderos del rencor y la sed de venganza. Esto contradice o al menos matiza los supuestos mecanismos inconscientes que nos llevan a enloquecer y sobre todo a la tesis dopaminérgica que maniata a los pacientes al suponer que éstos no son capaces de manejar sus propios síntomas. En la misma obra encontramos otro ejemplo de locura. Ofelia, seguramente el personaje más amable de la trama, se quita la vida incapaz de superar el asesinato de su padre en manos de su amado, recordándonos las limitaciones humanas cuando somos estirados en direcciones contrarias por fuerzas opuestas: ama a Hamlet, pero éste mató a su padre, por lo que debe odiarlo; la dicotomía amor-odio impediría por tanto a Ofelia hayar consuelo, un lugar en el mundo que la ampare, un lugar amable donde superar la tristeza generada por el doble duelo que supone la muerte del padre y la perdida de su amado. Ofelia se abandona a su locura hasta morir, porque todas las personas necesitamos de un otro que nos sostenga, que nos sujete en momentos de angustia, que nos permita creer que más allá de la violencia y el tremendo absurdo que resulta la existencia humana, podemos darle un sentido a la misma, aunque éste sea una mera construcción basada en la proyección de nuestro deseo. Al fin y al cabo un hombre o una mujer solos no son nada, son la nada tras la puerta.

Capítulo aparte ocupa la historia del loco más famoso y tierno de la historia de la literatura. Hablo de Don Alonso Quijano. El viaje que emprende el bueno de Don Quijote junto a Sancho es una búsqueda del propio sentido. Como dice el antropólogo Ángel Martínez <>. Cuánta verdad hay en las palabras del Quijote, cuanta sabiduría comparte con su leal Sancho, hasta el punto en que éste último llega a admirar a su amo. Como el científico busca lo común en lo diverso y separa lo esencial de lo superfluo: Sancho Panza busca respuestas sensatas a los disparates de Don Quijote. Y no hay nada más sensato que ante un Quijote cuerdo y moribundo, intentar espolearle con estas palabras:

-¡Ay! -respondió Sancho, llorando-: no se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía. Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizá tras de alguna mata hallaremos a la señora doña Dulcinea desencantada, que no haya más que ver. Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa, diciendo que por haber yo cinchado mal a Rocinante le derribaron; cuanto más, que vuestra merced habrá visto en sus libros de caballerías ser cosa ordinaria derribarse unos caballeros a otros, y el que es vencido hoy ser vencedor mañana.

Estas palabras esconden una doble lectura, como dijo Montalbán: Cuando Sancho propone a Don Quijote continuar la aventura es porque sabe que si Don quijote no existiera también él dejaría de existir. Pero para el tema que nos ocupa lo que da sentido a la vida de ambos son sus locas aventuras, sin ellas la vida deja de ser un lugar habitable, por lo que sólo cabe esperar la muerte. El delirio de don Quijote cumple una función auto-curativa, como diría Freud es un intento de darle cuerpo al deseo, huyendo del malestar y el absurdo de una sociedad abominable. Sin ese delirio que focalizaba el deseo de Alonso Quijano que le daba una identidad, un lugar, un nombre y una narrativa, la existencia de éste se colma de vacío.

La actitud de Sancho resulta llamativa además por lo difícil que resulta imaginar al cuidador de una persona diagnosticada espoleando el delirio. La mayoría de cuidadores toman un papel castrador o paternalista, igual que el mismo Sancho al principio de la obra, demasiado ocupados en mantener el frágil sustento que aguanta sus rutinas) se alarman -porque lo incomprensible está codificado para ser alarmante, peligroso y objeto de temor- ante la imposibilidad de entender de donde vienen estas conductas extrañas, que han erupcionado partiéndolo todo: estructuras, lenguajes, significados, sentimientos, relaciones, etc. En la vida real, esta situación es mucho más hiriente, pues es muy difícil explicar cuales han sido las causas reales que llevan a una persona a perder la cabeza. Ante la falta de explicaciones sólo cabe la incomprensión o la empatía, siendo la segunda muy difícil de encontrar por lo extraño de la experiencia psicótica.

Me gustaría que se entendiera bien lo que estoy intentando decir. Estoy reividicando el derecho a enloquecer sin ser por ello rechazado, estigmatizado, discriminado, castrado o drogado con substancias neurotóxicas de venta en farmacias. No quiero decir tampoco que no necesitemos ayuda durante los peores momentos de una crisis. Simplemente apuntar, más adelante ya desarrollaré un poco más este tema, que la ayuda que se suele dar en occidente se aleja mucho de lo que realmente necesitamos.

Aquello que tenemos en común la mayoría de personas que hemos pasado por una experiencia de extremo sufrimiento mental es el sentirnos profundamente solos. Es una soledad descarnada, hiriente, vertiginosa, que nos sitúa a la deriva en un mundo que nos hace zozobrar al no hayar tabla de salvamento ni cuerda de riel a la que asirnos. En ese marco nos aferramos al delirio y su certeza como si fuera el único pilar capaz de sostener la realidad, para que no caiga sobre nosotros aplastándonos. Como Ulises, como Hamlet, como Ofelia o El Quijote necesitamos poner palabras a todo ese magma, construir una narrativa al rededor de lo que estamos viviendo, que lo haga comprensible, que le de un lugar en este mundo, para así poderlo compartir sin miedo. Porque lo peor de la locura no es su proceso, ni sus síntomas, sino la tremenda dificultad que tenemos en ocasiones las personas para explicar con precisión lo que estamos sintiendo. En cuantas ocasiones sentimos los seres humanos que el lenguaje no alcanza para explicar aquello que nos azora, como de aterrados nos sentimos cuando no sabemos explicar los fenómenos que estamos sintiendo en nuestro interior. No es el delirio, ni la obsesión, ni la mania, ni la más profunda tristeza lo que nos invalida, es el aislamiento social, el rechazo, lo que nos aleja de un otro que nos contempla sumido en la extrañeza.

Es por ello que la literatura resulta una maravillosa forma de fijar todo aquello fuera del campo de lo inefable. Personalmente creo que todo escritor escribe, entre otras cosas, para exorcizar su propia locura. Podría deciros que escribo y ponerme poético, responder que es mi particular forma de volar, religioso y explicaros que al enfrentarme al folio en blanco me gusta jugar a ser dios, biólogo y confesaros que vivo de la palabra de forma parasitaria, analista y contaros como al escribir doy rienda suelta a lo que reprime mi inconsciente, y un largo etcétera. Lo cierto es que si he llegado a ser escritor es porque estoy enganchado desde hace mucho al antiguo arte de contar historias. Esto es así porque desde hace mucho, mucho tiempo, he tenido el privilegio de ser receptor de pequeñas y grandes historias que me han ido moldeando tal y como soy hoy en día.

De niño, mientras devoraba fascinado casi todos los libros, cómics y películas que caían entre mis manos, soñaba que algún día pudiera generar en alguien las mismas inquietudes que conseguían mantenerme atrapado a la historia, hasta el punto de retar -con el riesgo de ser reprendido duramente- las ordenes maternas de apagar la luz e ir a dormir; hasta que acabara el capítulo aquí no se apagaba nada, ni la luz ni mi mirada. Mi obstinación estaba más que justificada. Aquellas historias de supervivientes en islas desiertas, de héroes que se enfrentaban a la muerte por conseguir un beso de su amada, de personas que se transformaban en insecto de la noche a la mañana, eran la compañía más fiel y el consejero más preciso para un chico solitario como yo, con la cabeza llena de sueños y preguntas sobre lo que le rodeaba. Para mí, desear ser escritor era la forma más natural de devolverle a los libros una pequeña parte de aquello que me habían regalado desde bien pequeño.

Ahora mediando la treintena puedo afirmar que el tiempo y tantas lecturas me han aportado oficio, que a falta de un mayor talento o inspiración, me permite resolver ciertos obstáculos que se presentan cuando el flujo de la narración se atora y a uno le entran ganas de abandonar. Como pasa también en la vida uno se las tiene que ingeniar para no dejarse arrastrar por el desánimo, respirar hondo, fumarse un cigarro o tomar un té, dar un paseo, echar un polvo, para distraer a ese mal consejero que todos llevamos dentro y que pretende disuadirnos con dudas y miedos de que persigamos nuestros sueños, mientras decidimos qué camino nos sacara de este entuerto: ¿a la izquierda o a la derecha de esa vieja fuente?

En realidad no hay nada que pase en la vida que no pueda ser narrado, que no pueda adquirir la dimensión epopéyica de una Odisea. Recuerdo que con 4 años un día que mi abuela estaba enferma me envió a comprar una barra de pan solo. Estábamos en un pueblo muy pequeño y todos me conocían, por lo que se podía decir que tenía tantos cuidadores como vecinos. Pero lo cierto es que todo eso a mi me importaba más bien poco. Era un niño confiado y me habían asignado una misión. Por lo que allí fui a la aventura, con mi capa de superman y mi espada de madera en una misión que veía digna del mismísimo Llanero Solitario. Me enfrenté a moscas como aviones, a un perro con fauces infernales y a la mirada sanguinolenta de una hechicera que vivía justo al lado de la panadería y que quiso invitarme a un dulce. Cuando regresé a casa de mi abuela con la barra de pan era un niño feliz. Aquel día comprendí la importancia de tener una misión en la vida, algo que guíe nuestros pasos, una ilusión que nos motive a seguir adelante sin temor.

Este aprendizaje se volvió imprescindible en algunos momentos de mi vida en los que el sufrimiento mental parecía que fuera a hacer zozobrar todo aquello que me había sostenido en el mundo, aunque fuera sujetandome a la fantasía y la imaginación. Curiosamente, ahora que todas aquellas experiencias quedan tan atrás, puedo decir que quizás me ayudó a superar aquellas circunstancias el hecho de que jamás perdí la esperanza de alcanzar mis sueños. Porque incluso cuando la presión de las camisas de fuerza químicas me ahogaban y no me permitían hilar cuatro ideas seguidas, la literatura, el acto ritual de ponerme escribir me permitía reconciliarme con quien realmente era. Alguien que tenía mucho que contar.

En medio de un sistema de salud castrador de voluntades y discursos, la complicidad del folio en blanco me permitía interrogarme con honestidad, a desnudarme ante el espejo de la palabra sin miedos ni ambages. Lo que tenga que salir saldrá. Lo importante, lo verdaderamente importante era y es conseguir detener ese run-run que a veces se me instala en la mente, como si ésta se viera sacudida por una tempestad capaz de hacer naufragar al marinero más experto. En esos momentos, el hecho de fijar con palabras fuera del campo de lo inefable, aquellas emociones que me sacuden consiguen un efecto balsámico. En demasiadas ocasiones lo que realmente nos hace sufrir no es tanto la emoción en sí misma, sino la narración que la acompaña. Por eso es tan importante ser fiel a uno mismo a la hora de construir cualquier relato, y más si se pretende que éste sea leído por terceros y cuartos. Al fin y al cabo en toda narración o poema se esconde la personalidad de una persona que necesita compartir aquello que le ha hecho emocionar. Es esa emoción la que nos hace empatizar con aquello que leemos, es esa emoción la que hace que empaticen con aquello que escribimos. Porque más allá de la validez de una narrativa concreta, todas y cada una de ellas sirven para lo mismo, para sentirnos menos solos, para comprendernos, para consolarnos,

Los profesionales del mundo Psi llevan casi dos siglos buscando esa ecuación que defina el alma humana, y, olvidan -como están demostrando los últimos avances en neurociencia- que el resultado es indeterminado. Que resulta hasta cierto punto absurdo hablar del ser humano como especie, pues si algo nos caracteriza es la singularidad. Podemos hablar de ciertas personas, y de ciertas formas de mirarse y mirarlos, de las multiples maneras que nos aporta el lenguaje de explicar su historia, una historia que ante todo conoce su protagonista, y que por mucho que se vista al observador con los más académicos ropajes, esto es algo innamovible. Como mucho -que no es poco- la mirada del observador puede llegar a modificar la realidad condicionando desde su punto de vista el relato y su construcción, pero esto es más una prueba de la inconsistencia, del vacío, de la permeabilidad hacia distintos discursos, que poseemos las personas, tan ocupadas en encontrar las palabras y los roles que al fin nos identifiquen. La esencia humana se vasa en esa búsqueda de cierto equilibrio -a veces desequilibrado-, caminante no hay camino se hace camino el andarque decía Antonio Machado. Todas las metas, todos los objetivos que nos marquemos como individuos están motivados por la necesidad que tenemos de sostenernos en el abismo del sinsentido, el absurdo cosmogónico de un universo cruel y caótico en el que estamos suspendidos sin causa conocida. Todas nuestras creencias y todas nuestras certezas sólo son una forma más o menos torpe de poner orden en ese enredo sin fin. Hay poetas como el mismo Artaud (Correa Urquiza, 2010) que al mirar cara a cara al sinsentido del que estoy hablando se quedaron para siempre atrapados en una deriva infinitupla (Pessoa, 1921), aferrándose a las viscosas paredes del lenguaje, como única respuesta al caos que percibía. No hay intención de escapar de la trampa de la duda, desde el mismo momento en que no hay con quien compartirla. Hablo de la trampa de la duda, del conflicto con la incertidumbre, del estallido del desasosiego. Porque existimos desde el momento en que un otro piensa en nosotros y no al revés. El teorema cartesiano del cogito, ergo sum, habría que modificarlo por cogitare nos, ergo sum, nos piensan, luego existimos.

De todo lo que podemos tener en común aquellas personas que hemos pasado por una experiencia de grave sufrimiento mental es una profunda experiencia de soledad. Una soledad que nos atrapa en la certeza, que nos inocula el germen del aislamiento al saber que no vamos a ser comprendidos, que por mucho que lo intentemos – cuando lo hacemos- sólo recibimos incomprensión y rechazo, segregación del grupo, exclusión. Es en esos casos cuando la búsqueda de un interlocutor ideal (Martin Gaite, 1978) se vuelve perentoria. Como decía la autora salmantina: "Cuando vivimos, las cosas nos pasan, pero cuando contamos las hacemos pasar”. Al contar nuestra historia estiramos del hilo de la madeja de la misma, hilamos el tapiz que le da forma y contenido, re-cordamos, anudando los distintos hechos y sensaciones, porque a la vez que la contamos a un otro atento nos la contamos a nosotros mismos, le damos un orden. “Un antes y un después que la hacen real. Al fin y al cabo, las cosas nunca son de una manera o de otra; sólo son como nos las contamos. Somos en función de nuestro interlocutor”.

Bajo esta premisa queda clara la responsabilidad del observador como puente hacia la salud o hacia la enfermedad. Como según el enfoque que imponga el observador se puede promover una forma naturalizadora de entender el sufrimiento mental como algo propiamente humano o, por el contrario, formar parte de los engranajes de la patologización de la sociedad. No resulta baladí desde el momento en que el sistema de salud actual, focalizando el problema únicamente en la paliación de síntomas y no en la reestructuración de la subjetividad identitaria, parece más una industria de la enfermedad que un sistema generador de salud. Con naturalizar no me refiero a negar, sino a realizar un acto de no segregación, ni destierro de los espacios más comunes y cotidianos de la comunidad, un acto de responsabilización del propio relato. El sufrimiento mental es vivido por todos y cada uno de los seres humanos en algún momento de sus vidas; la culpa, la melancolía, la tristeza, el duelo, la obsesión, la manía, el delirio, son, básicamente, percances de ser humano, y no en pocas ocasiones percances de ser buena gente. Esta sociedad hipernormativizada, hasta el punto de la normopatía, castiga con la exclusión a aquellas personas que muestran ciertas dificultades para integrar una realidad que agrede de forma cruel a sus individuos. ¿Realmente queremos vivir en un mundo sin sentimientos, ni memoria, sin sueños, ni ilusiones?

Con la perspectiva que nos da la crisis actual, donde la pobreza, la desnutrición, el desamparo, la soledad y la desesperación que se desprende de los desahucios, el paro, el no llegar ni a mitad de mes, la falta de perspectivas, etcétera, la cultura debe ser una herramienta que nos invite a imaginar colectivamente un futuro mejor, que acerque el sufrimiento humano a aquellas personas que no lo han vivido con ese grado de intensidad o desestructuración, que universalice la diferencia, las diferentes diferencias que, en ocasiones, somos y que promueva el encuentro y la colectivización de los cuidados.

Del mismo modo que la ciencia psi tuvo que luchar por desinstalar del dogma y de la certeza a una sociedad oscurantista devota de dios y de María, para aportar una nueva mirada más rigurosa sobre los problemas humanos, hoy es desde el humanismo, desde la flexibilidad, desde la escucha y el acompañamiento, desde la empatía y la comprensión, desde el cuestionamiento y la autocrítica desde donde se puede ayudar a desinstalar a una ciencia que se ha convertido en la nueva religión, desacralizarla para poder acercarla así de nuevo al ser humano y a sus angustias y sus heridas. Ni que decir tiene que un antidepresivo o un ansiolítico no le va a devolver su casa a alguien a quien han desahuciado, ni pondrá un plato en la mesa para que sus hijos o ellos mismos puedan comer. Desgraciadamente se lleva demasiado tiempo asociando sufrimiento mental y patología mental, como si una y otra fueran el mismo fenómeno. No se entiende la problemática mental sin una cierta dosis de sufrimiento, pero sufrir no implica necesariamente que exista un trastorno de base. Se lleva demasiado tiempo diagnosticando con etiquetas psiquiátricas problemas de índole social, económico, sentimental, existencial, familiar, laboral, biográfico, etcétera; reduciendo el problema real a sus consecuencias sintomáticas en la persona afectada, de la que poco importa su historia, su entorno, sus circunstancias; una canallada, en definitiva, cuando toda conducta humana es reducible a la categoría de síntoma, que invita a la confusión al trasladar el foco del sufrimiento de una sociedad enferma al cerebro. Estar desamparado es en realidad el síntoma del fracaso de todos como sociedad al no poder generar colectivamente los recursos necesarios para sostener el sufrimiento de nuestros familiares y vecinos. Es el fracaso del individualismo y el consumismo que nos impide acercarnos a los demás de forma altruista. El hecho de que en el tercer mundo gracias a los lógicas que rigen sus comunidades se recupere el doble de afectados de un brote psicótico (O.M.S., 2010) que en Occidente es una prueba palpable del enorme esperpento que sin querer promovemos al patologizar ese desamparo en una pirueta rocambolesca y execrable. En otras palabras:

"Los problemas colectivos del malestar se convierten en un problema de salud personal, en un conflicto privado. El sufrimiento individual, resultado de una contradicción social, aparece oculto en el momento que este sufrimiento es confinado en un espacio técnico-sanitario, aparentemente neutral. Tanto el neoliberalismo como cierta ideología psiquiátrica y psicológica coinciden en esta tendencia a ocultar los problemas sociales detrás de los sufrimientos personales. Se propugna un reduccionismo psicológico o biológico de fenómenos y realidades que son mucho más complejas y se empañan otras perspectivas que explican mejor y de forma más global el sufrimiento de las personas.” (Hacia una psiquiatría crítica, Alberto Ortiz Lobo. 2013)

El crecimiento por tanto partiría de la conciencia colectiva y de una re-evolución que lleva retrasándose demasiado tiempo. Es desde el encuentro desde donde podemos transformarnos, desde la movilización activa desde donde podemos cambiar las cosas. No hablo únicamente de manifestaciones callejeras, hablo de que la cultura de la transformación invada las consultas, los hogares, las casas, el trato y las relaciones. De que rescatemos a ese niño ávido de historias que olvidamos en el desván de nuestra memoria, y que le preguntemos si quiere ayudarnos a hacer de este un mundo mejor. Porque la conciencia del problema que se nos supone sólo llega desde el conocimiento ideológico, desde la política, desde la salud.

Es increíble como se ha movilizado en una inmensa y corrosiva marea blanca tantísimos trabajadores en defensa de la sanidad pública, como en algunas ciudades se han abierto consultorios gratuitos para inmigrantes, como se han organizado espontáneamente asambleas donde discutir y repensar el futuro de una forma de entender la salud única en el mundo por su universalidad y calidad. Mientras las instituciones políticas hablan de un sistema de salud enfermo y deficitario, tantísimos profesionales han dado muestras de su salud al asociarse, para defenderlo y defenderse, en un acto de responsabilidad y rebelión. Sería maravilloso que este mismo espíritu de construcción colectiva contagie a los profesionales y a los dispositivos de salud mental, y les ayude a abandonar el paternalismo y la coerción Que se empiece a contar con quien se llama pacientes, sin cosificarlos, desde el mutuo compromiso de colaboración. Quizás para eso sólo haga falta generar esos espacios de libertad donde las historias, los relatos de tantas historias, ocupen el lugar de tanta etiqueta desacreditora. Sólo se me ocurre un motivo para no querer escuchar una buena historia, aunque esta parezca descabalgada y haya que jugar a detectives para recomponer las piezas sueltas que nos regalan, y es el hecho de no haber tenido tampoco nadie que haya escuchado la nuestra. Contar nuestra propia historia, compartirla con alguien a quien valoramos, muchas veces es la mejor forma de acercarse a lo que realmente somos, limpiar los estantes de nuestra memoria, allá, en la trastienda de los ojos. Como demuestran tantísimas novelas y poemas es necesario conocerse a uno mismo para poder conocer a los demás. Si no nos conocemos, si sólo nos acercamos al otro a través de la teoría no estaremos promoviendo un mundo más humano, sino como diría Aldous Huxley: Un mundo “feliz”.

Lugo, 6 de noviembre de 2013.
Bibliografía:
  • El cuento de nunca acabar. Carmen Martín Gaite. Ed. Anagrama. Madrid,
  • La rebelión de los saberes profanos. Martín Correa-Urquiza. Textos U.R.V. ,Tarragona 2010.
  • Hacia una psiquiatria crítica. Alberto Lobo Ortiz. Grupo 5. Madrid, 2013.
  • El estigma. La identidad deteriorada. Erving Goffman. Buenos Aires, Amorrortu, 1988.
  • La arqueología del saber. Michael Foucault. Buenos Aires. Amorrortu, 2003.
  • El libro del desasosiego. Alberto Pessoa. Madrid, Acantilado, 2007.
  • El Antiedipo. Capitalismo y esquizofrenia. Deleuze, G.; Guattari, F.: Barcelona, Paidós, 1998.
  • La Odisea. Homero. Alianza Editorial, Madrid, 1997.
  • Has visto alguna vez llorar a un cerezo? Ángel Martínez,
  • El ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes. Alianza Editorial, Madrid, 1995.
  • Pedro Páramo, Juan Rulfo,
  • Hamlet, William Shakespeare, Colección Austral



jueves, 14 de febrero de 2019

📕 LIBRO “26 CRÍMENES Y UNA CRÓNICA. Quién mató a la resistencia en Venezuela”


“26 CRÍMENES Y UNA CRÓNICA 
Quién mató a la resistencia en Venezuela”
un libro contra la indolencia y el olvido


“Es responsabilidad de todos recordar lo que ha ocurrido en Venezuela”, dice Israel Cañizales, padre de Armando Cañizales, el joven violista del Sistema de Orquestas de Venezuela que fue asesinado el 3 de mayo de 2017 mientras protestaba en Caracas contra el régimen de Maduro.

Libro "26 crímenes y una crónica. Quién mató a la resistencia en Venezuela", publicado recientemente por la periodista Carleth Morales Senges, residenciada en Madrid, quien ha decidido hacer este trabajo “para ampararnos de la indolencia y ampararlos del olvido”.

Las protestas masivas que sacudieron las principales ciudades de Venezuela entre abril y julio de 2017 han sido, hasta ahora, las mayores en la historia contemporánea del país, por su duración y por el tamaño de la masa que se lanzó a la calle. En 122 días perdieron la vida 124 personas según el Ministerio Público, 158 según cifras extraoficiales. 
En este libro, la periodista Carleth Morales Senges recoge no sólo las cifras y los hechos, sino las historias de 26 de las víctimas mortales. Sus familiares, muertos en vida, narran con desgarro la memoria de quiénes eran y por qué luchaban. Elaborado con la participación de los periodistas Luis Fernando Herrera y Ashley Flores, es un instrumento de denuncia contra la iniquidad y el olvido.
El libro tiene dos objetivos fundamentales que ha establecido su autora: “Guardar la memoria de nuestros jóvenes caídos en 2017, que no se olviden, que no se olvide su legado, su lucha, quiénes eran. Y luego, a través de la crónica, he querido evidenciar la violación de los DDHH en todos los casos, ya que a un año de las protestas, ninguna de las víctimas tiene sentencia, de hecho ni siquiera la mitad tiene un expediente abierto”, asegura Morales, haciendo honor a la especie de slogan que ha acompañado al libro: “para ampararnos de la indolencia y ampararlos del olvido”.

Prefacio

Venezuela. Lunes 27 de marzo de 20 17. Un ruido destemplado, parecido al que segundos antes de un terremoto se siente bajo los pies, presagia cataclismo. Espeso, denso, indetenible y en progresión, es "algo" que los venezolanos ya sabemos reconocer como antesala a una fractura de nuestro entorno, otra vez dramática, esta vez más mortal.

El gradual movimiento provoca una tensión que acaba con el choque de dos grandes fuerzas, en réplica. Al país le han vuelto a sacudir sus cimientos y, como en todo seísmo, la liberación de energía acumulada se antoja indetenible. Hechos, rumores, titulares y redes sociales contribuyen a enrarecer el ambiente, y lo que en 2014 se reconoció como "resistencia", ha encontrado su epicentro, el nuevo detonante: la reivindicación democrática.

El gradual movimiento: el 22 de marzo, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) y coordinador del Bloque Parlamentario de la Patria, Héctor Rodríguez Castro, interpone ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso de nulidad en contra del acto parlamentario por el que la mayoría opositora había aprobado un proyecto de acuerdo que plasmaba la Carta Democrática como mecanismo de resolución pacifica de conflictos en aras de restituir el orden constitucional en Venezuela.

La tensión: hoy, el TSJ entite su sentencia nlimero 155 en la que adntite el citado recurso, firmada por siete magistrados de la Sala Constitucional, el presidente Juan José Mendoza, el vicepresidente Arcadio Delgado Rosales, Carmen Zuleta de Merchán, Calixto Ortega Ríos, Luis Femando Damiani Bustillos, Lourdes Benicia Suárez Anderson y Federico Sebastián Fuenmayor Gallo.


El choque de fuerzas: a los diputados de la AN se les reduce su inmunidad parlamentaria por "desacato y omisión legislativa continuada por parte de la Asamblea Nacional" y al presidente de la República se le ordena activar el Estado de Excepción para adoptar cualquier medida y evitar un estado de conmoción.

La réplica: el TSJ emite, el 29 de marzo, una segunda sentencia, la 156, en la que "se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, la Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho", una réplica que se extenderá a lo largo de 122 días.

Asimilado el estruendo, Venezuela se da cuenta, y la comunidad internacional también, de que han sido restringidas las funciones del legislativo y de que el judicial y el ejecutivo están facultados para ejercerlas. Salta la alarma del autogolpe. La sacudida se ha producido.
Cuando -en este orden- el presidente de la AN, diputado Julio Borges, califica la acción de "golpe de Estado contra Venezuela", pide "al mundo que nos ayude" y a los medios a "decirlo con todas sus letras"; cuando el secretario de la Orgartización de Estados Americanos, Luis Almagro, responde comparándola con el "Fujimorazo" que Alberto Fujimori consumó contra el congreso en Perú en 1992; cuando la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, sorprende al país en directo para decir que eran evidentes "varias violaciones del orden constitucional y desconocimiento del modelo consagrado en nuestra Constitución"; y cuando el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, aparece en televisión para anunciar la corrección de dichas sentencias, con las 157 y 158, la liberación de energía ­ transformada en rabia -acumulada ya es indetenible. El nuevo detonante se acaba de activar, y con este, la resistencia.

El punto de no retorno y los factores

Caracas. Sábado 1 de abril de 2017. Las calles se llenan de manifestantes que asisten a la "Marcha contra el golpe de Estado". Desde la ''Toma de Venezuela", el 26 de octubre de 2016 para protestar por la suspensión del proceso que permitiría la realización de un referendo revocatorio contra Nicolás Maduro, no ha habido más convocatorias. El centenar de heridos, detenidos, y el policía fallecido durante aquella jornada, han obligado a la MUD (complaciente) a guardar prudencia.
Pero hoy, la reivindicación democrática precisa de inmediata respuesta. El gradual movimiento que ha provocado la sacudida, ha llegado a su punto de no retomo y cada uno de los factores que lo han provocado jugará, a partir de este momento, un papel protagónico: la AN sesiona de manera especial en la plaza Brión de Chacaíto y la MUD llama a continuar hacia la Defensoría del Pueblo para exigirle a su titular que rechace las sentencias del TSJ. Los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) impiden que los manifestantes cumplan su ruta y el Foro Penal registra los primeros heridos. El presidente Nicolás Maduro y la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, se reúnen para "resolver hoy mismo el impasse que ha surgido entre el Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Justicia". El choque de fuerzas de la jornada de hoy marcará el inicio del que será uno de los capítulos más dolorosos de la historia reciente de Venezuela.

124 muertos según el Ministerio Público, 136 según el Foro Penal, 158 según las estadísticas extraoficiales reflejadas por los medios de comunicación y 167 según el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, es la inexorable devastación que dejará el ya declarado terremoto. Resistían, como todos los venezolanos, explicita o implícitamente, a una crisis devenida insoslayable. Las siguientes páginas describirán con agudo dolor la crónica, y sus dolientes, muertos en vida, narrarán con desgarro la memoria de estos 122 días. Hurgaremos en los entresijos de un Estado cada vez más degradado, incapaz de obrar justicia, la respuesta a la inevitable pregunta: ¿quien mató a la resistencia en Venezuela?




               
LISTA DE ASESINADOS POR EL RÉGIMEN CASTROCHAVISTA DE CUBAZUELA 
(ANTES VENEZUELA) EN MANIFESTACIONES DE PROTESTA 2014 y 2017



VER+: