EL Rincón de Yanka

inicio








lunes, 16 de julio de 2018

📒 ENSAYO SOBRE EL CATOLICISMO, EL LIBERALISMO Y EL SOCIALISMO DE JUAN DONOSO CORTÉS

Ensayo sobre el catolicismo, 
el liberalismo y el socialismo

Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo (1851) es la obra cumbre del filósofo conservador español Juan Donoso Cortés. Esta obra fue escrita a instancia de Louis Veuillot, amigo de Donoso Cortés. Es una obra de filosofía política y es una apología del dogma católico. La obra afirma la grandeza de la civilización europea cristiana basada en la Divina Providencia y el acatamiento a la doctrina de la Iglesia.
Íntimamente ligado a obras como La ciudad de Dios de San Agustín y Discurso sobre la Historia Universal de Bossuet, el Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo afirma la acción de la Divina Providencia en la historia universal y proclama la doctrina católica como el elemento civilizador supremo de la sociedad humana.
Este Ensayo es uno de los escritos de filosofía política más importantes del siglo XIX,​ y fue muy bien recibido por los movimientos católicos contrarrevolucionarios de la época. El ensayo tuvo mayor impacto, a nivel general, fuera de España que dentro, debido a la división interna y política que existía dentro de las fuerzas católicas contrarrevolucionarias de la época.

La síntesis del Ensayo puede resumirse así:

“El catolicismo es un sistema de civilización completo; tan completo, que en su inmensidad lo abarca todo: la ciencia de Dios, la ciencia del ángel, la ciencia del universo, la ciencia del hombre…Sólo al mundo católico le ha sido dado ofrecer un espectáculo en la tierra reservado antes a los ángeles del cielo: el espectáculo de la ciencia derribada por la humildad ante el acatamiento divino…Por el catolicismo entró el orden en el hombre, y por el hombre en las sociedades humanas. El mundo moral encontró en el día de la redención las leyes que había perdido en el día de la prevaricación y del pecado. El dogma católico fue el criterio de las ciencias, la moral católica el criterio de las acciones, y la caridad el criterio de los afectos. La conciencia humana, salida de su estado caótico, vio claro en las tinieblas interiores, como en las tinieblas exteriores, y conoció la bienaventuranza de la paz perdida, a la luz de esos tres divinos criterios.

El orden pasó del mundo religioso al mundo moral, y del mundo moral al mundo político. El Dios católico, criador y sustentador de todas las cosas, las sujetó al gobierno de su providencia, y las gobernó por sus vicarios...
Bajo su imperio fecundísimo han florecido las ciencias, se han purificado las costumbres, se han perfeccionado las leyes y han crecido con rica y espontánea vegetación todas las grandes instituciones domésticas, políticas y sociales. Ella no ha tenido anatemas sino para los hombres impíos, para los pueblos rebeldes y para los reyes tiranos. Ha defendido la libertad, contra los reyes que aspiraron a convertir la autoridad en tiranía; y la autoridad, contra los pueblos que aspiraron a una emancipación absoluta; y contra todos, los derechos de Dios y la inviolabilidad de sus santos mandamientos...

Las escuelas socialistas, hecha abstracción de las bárbaras muchedumbres que las siguen, y consideradas en sus doctores y maestros, sacan grandes ventajas a la escuela liberal, cabalmente porque se van derechas a todos los grandes problemas y a todas las grandes cuestiones y porque proponen siempre una resolución perentoria y decisiva. El socialismo no es fuerte sino porque es una teología satánica. Las escuelas socialistas, por lo que tienen de teológicas, prevalecerán sobre la liberal por lo que ésta tiene de anti teológica y de escéptica, y por lo que tienen de satánicas, sucumbirán ante la escuela católica, que es a un mismo tiempo teológica y divina. Sus instintos deben estar de acuerdo con nuestras afirmaciones, si se considera que guardan para el catolicismo sus odios, mientras que para el liberalismo no tienen sino desdenes…”. Juan Donoso Cortés



Joaquín Macías, Reinterpretando a Donoso Cortés


domingo, 15 de julio de 2018

OBISPOS DE VENEZUELA: “Llegó la hora de que demos la cara por Venezuela”


Padre Lenín Bastidas irrumpió 
en Rueda de Prensa de los Obispos en Caracas

Demandó que sus cartas no fueron respondidas por el Episcopado y la Nunciatura; pidió un canal humanitario con ayuda del Vaticano; y propone una "toma espiritual" de Venezuela, el 24 de julio
“No podemos esperar más, la gente se muere de hambre, los niños no van a las escuelas, las familias no saben qué hacer. El pueblo tiene que creer en la Iglesia, por eso estamos aquí”, dijo Bastidas mientras sostenía una carta que aseguró fue ignorada por los integrantes de la CEV.
“Lamento tener que irrespetar a la CEV. Traje una carta y me la ignoraron, nunca me dieron respuesta”, apuntó.
El Padre Caminante, indicó que la misión de los curas es procurar la salvación, pues “el pueblo se siente solo, tiene hambre, está desesperado, se muere sin medicamentos”.
“Llegó la hora que demos la cara por Venezuela”: el llamado del padre caminante a la conferencia episcopal venezolana
Eran las 12:10 del mediodía, aproximadamente, de este miércoles 11 de julio de 2018. Un horario estelar para todos los noticieros de las televisoras venezolanas. Todo fluía con normalidad en la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV, durante la acostumbrada convocatoria a los medios y periodistas para dar a conocer la Exhortación al finalizar la asamblea de los obispos, aunque esta vez no ocurrió así.

Apenas el padre Pedro Pablo Aguilar, director de medios de la CEV, agradeció la presencia de los periodistas y mencionó a los obispos que fungirían de voceros: monseñores Alfredo Enrique Torres Rondón, obispo de San Fernando de Apure; Manuel Felipe Díaz Sánchez, arzobispo de Calabozo; y Juan Carlos Bravo, obispo de Acarigua-Araure, ocurrió lo que nadie esperaba: ¡irrumpe el Padre Lenín Bastidas!.


El sacerdote se dio a conocer el 21 de agosto de 2016, cuando inició una caminata desde El Tigre, estado Anzoátegui, y recorrió a pie varios estados hasta llegar a Caracas, teniendo por objetivo la paz y la reconciliación entre venezolanos. Desde entonces es conocido como el “Cura Caminante” que reclama por la violación de los derechos humanos por parte del Gobierno revolucionario que rige en Venezuela.

En esta ocasión vestía una camisa azul de mangas cortas, con cuello clériman y pantalón negro; tenía unos papeles entre manos a los que nerviosamente echó tres veces por tierra. Sin embargo, pudiera decirse que estaba impecablemente presentado para la ocasión mediática de la cual se hizo pronto, muy a pesar de lo programado.

Con todo, ya el protocolo estaba roto y Lenín se abrió paso frente a las cámaras hablando por más de cinco minutos. Aunque los reporteros seguían sus movimientos, su mensaje, una vez más quedó censurado en la Venezuela socialista del Siglo XXI a pesar de estar teñido de tinte religioso. Los obispos, perplejos, escucharon sus palabras.

Lenin dice que ignoraron su carta

“Yo siento mucho tener que interrumpir esto”, dijo Lenín Bastidas de entrada.
“Hace casi dos años comencé a caminar por Venezuela desde El Tigre a Caracas, y traje una carta”, decía mientras el documento caía la primera de tres veces al suelo.

Se conoció que debido a esa protesta en favor del pueblo venezolano fue cambiado de la Diócesis de Barcelona y asumido por la de Valle de la Pascua, siendo enviado a Sabana Grande de Orituco, estado Guárico. Dijo que es el “párroco legítimo” de esa comunidad por nombramiento de monseñor Ramón José Aponte Fernández, su paisano trujillano.
“En aquél tiempo solamente estaba profetizando una crisis humanitaria que hoy se ha acentuado”, expresó el sacerdote refiriéndose a sus denuncias durante la caminata. Por eso, lamentó “tener que irrespetar de esta manera a la Conferencia Episcopal”, aunque alegó: “traje una carta a la CEV, ignoraron mi carta, nunca me dieron una respuesta, y llevé la carta también a la Nunciatura Apostólica y nadie me dio respuesta”.

El pueblo se siente solo. “Yo vengo aquí para decirles que nuestra misión es la salvación de las almas y lamentablemente el pueblo se siente solo. Yo vengo de los pueblos pequeños y lamentablemente el pueblo se siente solo; el pueblo tiene hambre; está desesperado; el pueblo se está muriendo sin medicamentos”.
Según su pensar, en Venezuela aparece un “falso pastor” y “los obispos y sacerdotes nos quedamos callados delante de esto; aparece un político corrupto y lo dejamos quieto que haga y deshaga con el pueblo”. En ese tono les aconsejó: “Yo creo que llegó la hora, señores obispos, con su permiso, disculpen ustedes, que demos la cara”.

El Vaticano y el canal humanitario

Lenín Bastidas dijo que ya basta de documentos. “Los documentos de ustedes son súper especiales, súper hermosos pero el pueblo necesita una respuesta (…) necesitamos urgentemente, aquí en Venezuela, un canal humanitario, pero ya. Llegó la hora de dejar a un lado eso de pedirle permiso al Gobierno para que entre la ayuda humanitaria. Llegó la hora de que la Iglesia católica, que es la verdadera iglesia de Venezuela y del mundo, la iglesia fundada por Jesucristo, de la cara y pida respuestas absolutas”.
Lenín Bastidas asomó que el canal humanitario es una posibilidad para Venezuela si la decisión se toma desde El Vaticano, aunque no explicó cómo funcionaría tal medida.

“Dios les bendiga, señores obispos, perdón por venir aquí, y de verdad, tomen acciones contundentes, entre esas, abran el canal humanitario aunque sea a través del Vaticano, pero no podemos esperar un mes más para que se nos sigan muriendo la gente en los hospitales; muriéndose de hambre; lo niños que ya no van a las escuelas porque no aguantan en las escuelas”, aseguró.

Toma Espiritual de Venezuela

El sacerdote trujillano pidió a los obispos “que una de las acciones que van a tomar en contra de la crisis humanitaria que vive la Nación, se precisamente, “una toma espiritual de Venezuela”. Así, él informó que el 24 de julio, el Día del natalicio de Simón Bolívar, va a tomar la carretera nacional de su parroquia en el estado Guárico.

“Estoy botado por allá, en Sabana de Orituco, pero voy a tomar la carretera”, dijo. “¿Cómo lo voy a hacer?”. “Sin violencia y en oración”, aseguró el presbítero.

Acto seguido pidió a todos los sacerdotes y obispos que piensan como él, y con los que ha hablado, según dijo, “que tomemos acciones contundentes y no permitamos que Nicolás Maduro Moros y sus secuaces, ladrones y corruptos sigan haciendo lo que están haciendo con el país. Nos están dejando morir de hambre”.

Hacia el final de su irrupción tuvo palabras de aliento y solidaridad con los estudiantes y familiares de quienes han fallecido en las protestas de los últimos años. “Hoy se muere un montón de estudiantes y mañana los olvidamos”, dijo. Cerró con una perla para los medios de comunicación, como no se escuchaba en años: “que la historia no les cobre la indiferencia por no decir la verdad por miedo a perder sus intereses”.



sábado, 14 de julio de 2018

⛅ "EL CIELO ES REAL", LA HISTORIA VIVENCIAL DE UN NIÑO DE CUATRO AÑOS

"EL CIELO ES REAL", 
LA HISTORIA DE COLTON BURPO

¿Cómo es el cielo? Sin duda sabemos y creemos en el cielo porque nuestro Jesucristo y toda la revelación cristiana nos habla del fin último de nuestras existencia. Pero… ¿alguien ha vuelto del cielo? Seguramente hemos leído de las experiencias de personas sobre la muerte, pero que tal si un niño de 4 años es quien las tiene. Bueno ésta ha sido la experiencia de Colton Burpo y que después del best seller “El cielo es real” se lanza en una película que nos habla de esta experiencia.

Película que narra una historia ocurrida en 2003, cuando Colton Burpo, un niño de Nebraska, contó a sus padres una serie de experiencias que tuvo cuando tenía 4 años. Se encontraba, a tan corta edad, en un quirófano ya que iba a ser operado de peritonitis. Debido a la gravedad de su estado, los médicos temían por su vida. Bajo los efectos de la anestesia, según relató a sus padres, vivió una experiencia que, aunque sorprendente, no es el único testimonio al respecto que se conoce.

El pequeño Colton estuvo en el Cielo y fue eso lo que contó a Todd Burpo, su padre, un pastor metodista wesleyano (corriente poco dada a visiones y profecías) quien recopiló sus experiencias intentando ver si se ajustaban a lo que conocía de la Biblia. Una de las primeras cosas que le contó fue “Papá, Jesús usó al doctor OŽHolleran para que le ayudara a repararme. Jesús además me dijo que debía ser bueno“.

Posteriormente, la periodista Lynn Vicent colaboró con Todd para publicar un libro con las experiencias de su hijo. Tan sólo en Estados Unidos se vendieron 8 millones de ejemplares. La película, estrenada con notable éxito en aquel país, está previsto que se estrene en España el 19 de junio. Uno puede pensar que se trata de una película más o que es una historia bonita pero que no puede ser verdad. Sin embargo ¿Cual es la experiencia que tuvo el pequeño?

Yo creo que se trata de una vivencia que muestra la realidad de lo que ocurre cuando abandonamos este mundo, prueba que realmente hay vida más allá de la muerte. Lo cual, creo, puede servir para dar esperanza a tantas personas que lo están pasando mal o por el temor a la muerte o porque se ha muerto un ser querido. Por ello creo interesante mostrar, a la luz del candil, lo que vivió Colton.

El niño, como he contado, se encontraba en una operación de apendicitis con tan sólo cuatro años, entre la vida y la muerte. Fue entonces cuando estuvo en el Cielo, viviendo lo que se conoce como una experiencia cercana a la muerte. Sin embargo, no sería hasta 2003, durante un viaje familiar, cuando explicó que mientras se encontraba en el quirófano había recibido la visita de unos ángeles. Todd, su padre, aunque no daba crédito a lo que le contaba su hijo, lo animó a seguir.

Según relató el niño, mientras lo operaban vio a sus padres, que se encontraban en la sala de espera, desconsolados, con temor a perderle. Posteriormente fue dando más detalles de su breve paso por el Cielo, donde entre otros conoció a su bisabuelo Pop, a quien no había podido conocer por llevar muerto más de treinta años. También conoció a una hermana, a quien su madre había perdido durante el segundo mes de embarazo, Colton lo relató así: “Me achuchaba, me besaba… Yo era pequeño y eso no me hacía gracia, pero bueno… Luego se lo conté a mi madre y se puso a llorar“.

El gran éxito vivencial de “El cielo es real”, tanto del libro como de la película, es que vuelve a poner el Cielo en el pensamiento popular. El muy metodista reverendo Burpo en el libro comenta, ante preguntas de amigos católicos, que “Colton vio a María, la Madre de Jesús, arrodillada ante el trono de Dios y otras veces la vio de pie junto a Jesús. Ella lo sigue amando con amor de mamá, dice Colton”. Pero este detalle no aparece en la película. La enseñanza final de "El Cielo es real" afecta a la relación con Dios y con las personas: si el Cielo es real –y esto es la gran revelación- ¿no viviríamos de otra manera en la tierra?

Pero no solo vio a familiares sino que, según cuenta el pequeño Colton, llegó a conocer a Jesucristo, quien “Tiene pelo castaño, barba larga, la tez un poco oscura y la mayor sonrisa que jamás he visto” y la sensación que hay en el Cielo “No es de furia, ni tampoco tristeza, solo sensación de felicidad“. También vio al Arcángel San Gabriel, a San Juan Bautista y a la Vírgen María, además de a una multitud de ángeles, relata: “Vi a Jesús, al Espíritu Santo, muchos ángeles… Y los ángeles me cantaban bonitas canciones”; Jesús es “alto, con barba, cabello castaño oscuro y ojos de un azul muy celeste. Su sonrisa es bellísima. Es muy bondadoso, amor puro. Y monta en un precioso caballo blanco”; los ángeles “se parecen a las personas, pero algo más grandes, con alas… Llevan mensajes de Jesús, protegen a las personas, ¡no paran…! El arcángel Gabriel es un bromista, hace reír a todos. Y el arcángel Miguel lleva una gran espada en llama”. Además el Cielo es, según la experiencia que vivió Colton un lugar lleno de ángeles y de un gran arco iris, además hay muchos animales. Jesús está sentado a la derecha de Dios, tal como enseña la Biblia, y hay una sensación de inmensa paz

El principal mensaje del libro, y de la película, es simple pero profundo: Cristo ama a los niños y siempre hay esperanza para quienes han perdido un ser querido. Creo que es importante el testimonio de Colton Burpo, parecido al de tantas personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte pero a la vez con la diferencia de que se trata de alguien que tan era un niño cuando tuvo esa experiencia, por lo que probablemente cuente con mayor certeza lo que realmente vivió. La película, no obstante, no cuenta todo lo que dice el libro, por lo que para quien esté interesado en profundizar en esta historia quizá creo que es mejor que antes lea el libro.

En definitiva, el testimonio de Colton es una muestra más de que lo que decimos los creyentes, que con la muerte no se termina la vida, es verdad. Habrá quien, en su escepticismo recalcitrante, no se lo crea y dirá “será fruto de la anestesia” y cosas así. Pero claro, si el aborto espontáneo que padeció su madre ocurrió unos años antes del nacimiento de Colton y a este nunca le habían contado esta historia ¿Realmente la anestesia puede hacer algo así? o lo del bisabuelo Pop, a quien tampoco había conocido. Los necios seguirán negando que hay vida después de la muerte. Los que somos creyentes sabemos que si que hay vida tras la muerte. Cada vez hay más testimonios de personas que han tenido estas experiencias cercanas a la muerte, incluso por parte de los médicos y enfermeros que atendieron a estas personas. Creo que es algo positivo que las personas que han tenido estas experiencias cuenten su historia.

Normalmente, quien ha tenido una experiencia de este tipo pierde el miedo a la vida (en realidad no tenemos miedo a la muerte, tenemos miedo a la vida) y tampoco teme morir. Sin embargo hay mucha gente que teme a la vida, que teme la muerte y testimonios como el de Colton pueden serles de gran ayuda. Sí, verdaderamente el Cielo es real. Yo he tenido alguna experiencia más o menos parecida (no tan fuerte) y puedo corroborarlo. Hay vida después de esta vida. Demos esperanza a nuestros amigos y familiares.