EL Rincón de Yanka

inicio








domingo, 30 de abril de 2017

QUERIDA VENEZUELA: SOMOS TODOS PARA LIBERARTE




QUERIDA VENEZUELA 🇻🇪

Querida Venezuela, creo, creo que estás lista para un cambio. Han sido largos años y, realmente los cambios son buenos. Nunca pensaste que habrían de lastimarte tanto, verdad. Que ibas a sufrir las traiciones del pasado, los sinsabores, las divisiones, el odio entre tus hijos. Desafortunadamente mi querida Venezuela, así somos los seres humanos; la ansía de poder, la fortuna, de reconocimiento de grandeza, nos corroe el alma, nos infecta, nos enferma el espíritu, y nos ciega de tal manera que no permite que veamos la grandeza de la Tierra libre y apreciemos el sacrificio de los héroes que dieron su vida por esa libertad. 

Querida Venezuela, sé que nunca pensaste en que verías invadido nuevamente tu suelo, mancillada tu soberanía, humillados a tus hijos ante el extranjero que se alza con la venia de los traidores. No desmayes, Venezuela querida. No te rindas. Tu pasado está lleno de triunfos. Tengo fe en que una vez más saldrás victoriosa porque eres fuerte, imbatible. 

Querida Venezuela, sé que deseas ese cambio; sé que a pesar de lo lastimada que estás, no pierdes la esperanza; esperanza de unidad, de paz, de tranquilidad, de progreso, de futuro para las nuevas generaciones. ¿Y sabes por qué? Porque Venezuela no es solo una persona, no es una ilusión, un recuerdo ni una consigna política. 

Venezuela, queridos compatriotas, SOMOS TODOS. 

RODOLFO CARDENAS



VENEZUELA SOMOS TODOS




🚶 PEREGRINAJE HASTA CARAVACA DE LA CRUZ: LA QUINTA CIUDAD SAGRADA DEL MUNDO

El peregrinaje hasta 
La quinta ciudad sagrada del mundo 🚶

El día 9 de enero de 1998, la Santa Sede concedió en torno a la devoción a la Vera Cruz la celebración de un Año Jubilar a Perpetuidad. Entre las causas que motivaron esta concesión cabe destacar un hecho religioso, cuya trascendencia se remonta años atrás en la historia de España, de la Región de Murcia y de esta ciudad: la presencia de la Stma. y Vera Cruz en estas tierras desde el siglo XIII, cuyo origen oriental es harto comprobado y donde la tradición religiosa y la fe cristiana considera depositadas tres astillas del Lignum Crucis en que murió Jesucristo.
LA CIUDAD DE CARAVACA DE LA CRUZ CELEBRA EN 2017 UN NUEVO AÑO JUBILAR, QUE COMENZÓ EL 8 DE ENERO 2017 Y SE CLAUSURARÁ EL 7 DE ENERO DE 2018.
Para ganar las indulgencias plenarias, el peregrino debe participar en una celebración en la Basílica Menor-Santuario de la Vera Cruz, con la devoción e intención de ganar el jubileo y orar por las intenciones del Papa. Además, debe recibir confesión sacramental y comunión eucarística, bien en el santuario o unos días antes o después de la peregrinación en otra iglesia.

Estas serían las condiciones para ganar las indulgencias plenarias que establece la Penitenciaría Apostólica para este jubilar. Pero Caravaca quiere ofrecer más cosas. Por este motivo los párrocos y comunidades religiosas brindan al peregrino más opciones en su camino hacia la Cruz de Cristo.

Los que lo deseen pueden realizar la Estación Jubilar en la Parroquia de El Salvador, a las 11:30 horas. Allí también podrán contemplar la reliquia de sangre de San Juan Pablo II, quien siendo Papa concedió el jubileo a perpetuidad al Santuario de la Vera Cruz de Caravaca. Es allí, donde se inicia todos los días de la semana el Acto de Peregrinación, siendo los peregrinos recibidos con un breve rito de introducción a la Liturgia Jubilar y siendo bendecidos para partir en procesión hacia el Santuario de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, donde serán acogidos por el capellán del Santuario o el sacerdote designado para celebrar la eucaristía. Tras una breve explicación del sentido de la Cruz, su importancia y su trayectoria histórica dará inicio la Santa Misa con la exposición solemne de la Cruz y Bendición, pues en todas las celebraciones, al final de las mismas, la Cruz se expondrá en el altar para su veneración, rezándose las preces jubilares, impartiéndose la bendición con la Sagrada Reliquia, que posteriormente se dará a besar a todos los fieles.

Guía para realizar el Camino de Levante desde Orihuela

La diócesis de Orihuela-Alicante y los máximos responsables del Año Jubilar de Caravaca de la Cruz (Murcia) se han unido para dar a conocer el Camino de la Vera Cruz para el que ya se han acreditado miles de peregrinos. Y es que Orihuela ha sido escogida en esta ocasión como el punto de partida, el “KM 0”, del itinerario oficial llamado Camino de Levante.

La quinta ciudad sagrada del mundo, Caravaca de la Cruz alberga desde el siglo XIII una de las astillas del Lignum Crucis en que murió Jesucristo. Este hecho le ha convertido en lugar de peregrinación multitudinaria sobre todo desde que el papa Juan Pablo II le concediera el Jubileo in Perpetuum como Jerusalem, Roma, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana.

Desde Orihuela han empezado ya a caminar muchos peregrinos. De hecho esta mañana el propio obispo diocesano entregaba la credencial número 2.000 a un peregrino en las puertas de la Catedral. En este sentido, monseñor Murgui ha destacado la importancia de las peregrinaciones en nuestro país, “un signo muy representativo de nuestra cultura”. Espero que este Camino de Levante que han acuñado los amigos y hermanos de Caravaca de la Cruz sea realmente una profecía, un anuncio de lo que yo deseo como cristiano para los hombres y mujeres de hoy. Gente que encuentra sentido, que disfruta en el camino, que tiene punto de partida y sobre todo que tiene meta” ha añadido.

Orihuela - Murcia: el río Segura te guía en el camino: Consta de 24 kilómetros y parte de Orihuela con destino a la ciudad de Murcia. Son seis horas andando o dos horas y media en bicicleta y tiene fama de ser uno de los que más disfrutan tanto peregrinos como senderistas con el río Segura de guía.

Murcia - Alguazas: un paseo por la huerta de Murcia: Lo más significativo de este segundo tramo de 26 km es que discurre por gran parte de la huerta murciana. Es de 6,5 horas de caminata y 2,5 horas en bicicleta.

Alguazas- Mula: tierra de castillos y badlands: En esta tercera etapa que consta también de 26 km el peregrino conocerá los llamados badlands, un paisaje muy característico de la zona debido a la erosión del agua.

Mula- Bullas: entre paisajes y viñedos: Dejando atrás Mula, la cuarta etapa lleva al peregrino hasta Bullas entre viñedos. Se trata de un tramo de 21 kilómetros donde poder disfrutar del entorno natural del noroeste.

Bullas- Caravaca: fin del camino, el Santuario de la Vera Cruz: La última etapa que lleva a la meta es el tramo más montañoso.






CARAVACA DE LA CRUZ - AÑO JUBILAR 2017

sábado, 29 de abril de 2017

CAMINO LEBANIEGO: 2017 AÑO JUBILAR


ABIERTA LA PUERTA DEL PERDÓN

AÑO JUBILAR LEBANIEGO


Es posible que a mediados del siglo VIII, una vez consolidada la Reconquista en la zona de Liébana, se trajesen aquí los restos del obispo Toribio de Astorga y las reliquias del Lignum Crucis -que según la tradición él había traído de Jerusalén- para depositarlas en un lugar seguro como era este monasterio, que ya había adquirido mucho prestigio en el territorio cristiano.

Es importante diferenciar entre Santo Toribio de Palencia, el monje fundador del Monasterio y Santo Toribio de Astorga, el Obispo cuyos restos fueron trasladados al monasterio de Santo Toribio para su protección de la invasión musulmana.
Santo Toribio de Palencia, fue un monje del siglo VI, que llegó a Liébana con la intención de vivir una vida sencilla, en conexión con la naturaleza y con Dios. Este monje, junto a sus compañeros construyó un oratorio que posteriormente se convertiría en templo de estilo románico en honor a San Martin de Turieno o,lo que es lo mismo, al monje francés San Martin de Tours. Fueron, así, los monjes de esta orden, los primeros pobladores del que se convertiría en un momento dado, en el principal centro de peregrinación de toda Europa.

Santo Toribio de Astorga, fue un obispo que, de joven, estuvo en Jerusalén custodiando las reliquias de Jesucristo y que obtuvo permiso del Papa de la época para trasladar el brazo izquierdo de la Cruz de Cristo hasta Astorga. Esta reliquia así como sus restos, una vez muerto, eran de enorme valor para la cristiandad. Es por ello que todo se trasladó hasta Liébana ante el inminente avance de la invasión de los musulmanes.

Es en este siglo VIII, cuando el monasterio está en su mayor auge: con una reliquia única en el mundo, el trozo más grande de la Cruz de Cristo; con unos restos de un santo al que se le atribuían milagros; y con un fraile benedictino, Beato de Liébana, que escribe, en este siglo, los Comentarios del Apocalipsis y el O Dei Verbum conviertiéndose en el primer ideólogo de la Reconquista, aún España no existía como nación, ni Asturias ni Cantabria eran regiones tal y como las conocemos hoy. Nos encontramos, en ésta época, en el reino de las Asturias de Santillana.
Con el tiempo, el monasterio pasa de ser ocupado por los benedictinos a pertenecer a la orden de los franciscanos, sus actuales moradores, ya que los frailes de esta orden, son, a partir de un momento en la historia, los custodios de todas las reliquias del mundo cristiano.
El monasterio cuenta con una Iglesia que se construyó en 1256 con el apoyo económico de los fieles y sigue las directrices del gótico monástico de influencia cisterciense.

En la Iglesia se pueden contemplar:
La puerta del perdón, de estilo románico, que se abre tras los golpes de un martillo cada Año Jubilar.
La estatua yacente de Santo Toribio de Astorga en madera, de tradición gótica, anterior al siglo XIV.
La capilla, barroca, del siglo XVIII, que alberga al Lignum Crucis.
El claustro del monasterio de estilo herreriano, alberga una exposición con las miniaturas que acompañaban los comentarios del Apocalipsis del Beato de Liébana. También alberga el martillo con el que se llama tres veces para abrir la Puerta del Perdón.
Junto al Monasterio de Santo Toribio se encuentra el albergue de peregrinos que aloja a grupos de peregrinos como complemento al albergue de peregrinos de Potes.
La accidentada orografía de los Picos de Europa y de la cordillera Cantábrica delimitan geográficamente el valle de Liébana y condicionan el acceso a Santo Toribio desde las comunidades vecinas de Asturias, Castilla y León. Pese a ello, existen abundantes referencias históricas que avalan la existencia de cuatro vías principales de peregrinación al monasterio de Santo Toribio. Señalizadas recientemente como PR (rutas de pequeño recorrido) dentro de la red de senderos de Liébana, estos caminos discurren por diferentes trazados según la zona de procedencia.

El Camino Lebaniego discurre entre San Vicente de la Barquera y el monasterio de Santo Toribio, atravesando los municipios de San Vicente de la Barquera, Val de San Vicente, Herrerías, Lamasón, Peñarrubia, Cillórigo, Potes y Camaleño. Ofrece al peregrino un recorrido por parajes naturales de gran belleza jalonados de ejemplos capitales del patrimonio arquitectónico de Cantabria. Permite igualmente unir los Caminos Norte (o de la Costa) y Francés del Camino de Santiago a partir de las rutas leonesa y palentina que recuerdan los lazos históricos de la diócesis de Liébana con los reinos de León y Castilla. El Camino Lebaniego posee una credencial específica y un documento acreditativo de la peregrinación, llamado la Lebaniega. Son muchos los peregrinos que dirigen sus pasos hacia Santo Toribio, enlazando después los dos caminos de Santiago con el fin de ganar ambos jubileos.


Desde la Edad Media, los “crucenos” o “cruceros”, peregrinos que querían llegar hasta la Cruz custodiada en Santo Toribio de Liébana, peregrinaban por el Camino Lebaniego hasta llegar al monasterio también para adorar los restos del Santo Toribio de Astorga. A la Cruz y a los restos del Santo se le atribuían propiedades curativas y milagrosas.

Toda reliquia o vestigio religioso vinculado a un lugar santo de relevancia, en el mundo cristiano está ligado a un Camino de Peregrinación. Y, en esto, Cantabria ocupa un lugar destacado por su peculiaridad: Cantabria es la única región del mundo cristiano que cuenta con DOS CAMINOS DE PEREGRINACIÓN.

Por un lado, por Cantabria transcurre la parte del Camino de Santiago que se conoce como Camino del Norte y que va desde Ontón hasta Unquera, pasando por Castro Urdiales, Laredo, Santoña, Santander, Santillana del Mar, Comillas,y San Vicente de la Barquera. Son 9 etapas que enlazan, al principio, con última del País Vasco, Portugalete-Pobeña-Ontón-Castro Urdiales y, al final, con la primera de Asturias, la etapa Unquera-Llanes.

En estos momentos, este camino, el Camino del Norte, está en auge por la espectacular belleza de sus paisajes. Junto al Camino Primitivo, que va desde Oviedo a Santiago de Compostela, pasando por Lugo, este Camino, el del Norte, que se inicia en Irún, podría ser considerado el primer camino que utilizaran los peregrinos para llegar hasta la tumba del Apóstol, la más antigua de las rutas de peregrinación jacobeas.

Por otro lado, Cantabria cuenta con su propio Camino de Peregrinación con destino santo jubilar, el Camino Lebaniego, que se separa del Camino del Norte, en Muñorrodero, a 12 km. de San Vicente de la Barquera, y llega hasta Santo Toribio de Liébana. Desde la Edad Media está registrada la afluencia de peregrinos al Monasterio Santo Toribio de Liébana, donde descansaban los restos del Santo, al que se le otorgaban propiedades curativas y milagrosas. Allí se acudía, igualmente a adorar al Lignum Crucis, por eso a los peregrinos del Camino Lebaniego se les conocía como “crucenos”, "Peregrinos de la Cruz”, los que llegaban a adorar a la Cruz. En el oficio religioso se les acoge todavía hoy con estos versos cantados:

“Peregrinos de la Cruz 
ya en la Puerta del Perdón,
Venimos con alegría 
al encuentro del Señor”

El Camino Lebaniego junto con la Ruta Vadiniense hacían de pasarela entre el Camino del Norte y el Camino Francés, en Mansilla de la Mulas, para llegar a Santiago de Compostela. Históricamente tenía mucho sentido que los peregrinos que llegaran hasta Santo Toribio continuaran Camino hasta el lugar de descanso del Apóstol.

Ambos caminos de peregrinación han sido declarados recientemente Patrimonio de la Humanidad Unesco.

En el presente, para realizar el Camino Lebaniego te recomendamos llevar: