EL Rincón de Yanka: noviembre 2018

inicio








viernes, 30 de noviembre de 2018

¿QUÉ ES EL MARXISMO CULTURAL? 💀👿💣



¿QUÉ ES EL MARXISMO CULTURAL?
💀👿👾👽💥💣


El marxismo cultural es la dialéctica marxista fusionada con la teoría freudiana, aplicada a la identidad y la cultura. Como todas las formas del marxismo, se basa en clasificar a las personas en grupos abstractos y luego crear una narrativa de opresión histórica entre ellos. La estrategia de los marxistas es siempre cultivar un grupo victimizado y luego convencer a sus miembros de que se requiere solidaridad contra los opresores. Esto crea resentimiento y odio y es así como las ideologías marxistas cumplen sus objetivos revolucionarios.

El marxismo cultural con el que están infectadas nuestras sociedades es un fenómeno particularmente occidental. Después de la Revolución rusa de 1917, los marxistas en Europa creían que la dictadura del proletariado estaba cerca. Ellos estaban equivocados. La revolución no se extendió. Desesperado, y en una de las prisiones de Mussolini, un joven socialista italiano, Antonio Gramsci, escribió que el problema era la base cristiana de las culturas de Europa occidental. Alentó a los marxistas a desarrollar una quinta columna dentro de estos países para destruir los cimientos de las culturas occidentales. Sólo entonces sería alcanzable el socialismo internacional.

Este llamado a la subversión fue recogido por académicos marxistas en el Instituto de Investigación Social de Frankfurt, Alemania. En el tumultuoso entorno de la Alemania de Weimar, teóricos como Max Horkheimer, Herbert Marcuse, Erich Fromm, Theodor Adorno y Georg Lukacs integraron las teorías de Sigmund Freud con el marxismo clásico para desarrollar los fundamentos de la Teoría Crítica, el deconstruccionismo, el postestructuralismo y el posmodernismo. Conocida como la Escuela de Frankfurt, muchos de estos intelectuales huyeron de la Alemania de Hitler a los Estados Unidos, donde fueron recibidos por los progresistas e intelectuales socialistas. Las teorías de la Escuela de Frankfurt unificaron la vanguardia del movimiento contra-cultural de los años 60 y desde entonces se han extendido a todas las disciplinas en nuestras universidades, colegios y escuelas. Estas teorías, que se obsesionan con la colonización, la subyugación y la opresión, han colonizado la educación superior en el Occidente.

El marxismo siempre está envuelto en una retórica utópica humanitaria. Esto es un engaño. Lo que buscan los marxistas culturales no tiene nada que ver con la verdadera diversidad, la armonía social o la tolerancia universal. No quieren que las razas se lleven bien: lo que ellos buscan es el poder. La solución para las injusticias percibidas que los marxistas culturales han fabricado es la ingeniería social radical. El poder para llevar a cabo esta ingeniería social debe darse, por supuesto, por una élite políticamente correcta, decidida a rehacer la sociedad de manera ideológica ... no sorprendéntemente, con ellos al comando.

Esta es la razón por la cual los marxistas culturales siempre buscan ingresar a los cargos gubernamentales, académicos o influyentes en los medios de comunicación. En el proceso de rehacer la sociedad, como era de esperar, estos marxistas culturales ganan una enorme riqueza, estatus y poder. Así es como erigen sus carreras y amasan sus fortunas en la industria de la "victimización". Es también por eso que el marxismo es tan atractivo para los ambiciosos y sin escrúpulos y las masas de los jóvenes rebeldes.

El marxismo demostró a lo largo del siglo veinte que es el sistema de creencias más letal y destructivo del planeta. Tiene un recuento de cuerpos más allá de toda medida y ha dejado un rastro de quebrantamiento, sufrimiento y desolación dondequiera que se ha afianzado. La ideología marxista destruyó las civilizaciones tradicionales de Europa y Asia hasta que renunciaron a ella en los años noventa. Es en el Occidente que ha vivido en forma híbrida, rozando el tejido de nuestras sociedades. Esa tela no durará para siempre. En palabras del célebre psicólogo clínico, Jordan Peterson, "el marxismo cultural es la nueva piel del marxismo clásico ... y está destruyendo al Occidente".





VER+:



jueves, 29 de noviembre de 2018

LA BIBLIA EN EL MUSEO DEL PRADO





La Biblia en el Museo del Prado
Un paseo por el Antiguo Testamento de la mano de grandes obras del Museo del Prado.
El arte ha encontrado siempre una fuente inagotable de inspiración en la Biblia. En este libro se presentan y se estudian veintiséis obras del Museo del Prado que tienen como tema personajes y episodios del Antiguo Testamento. Ellas servirán de guía para un recorrido por esa primera parte de la única historia de la salvación consignada en la Escritura. La intención, como subrayó el papa Benedicto XVI, es poner "de manifiesto la relación íntima entre los dos Testamentos, recordando con san Gregorio Magno que todo lo que 'el Antiguo Testamento ha prometido, el Nuevo Testamento lo ha cumplido; lo que aquel anunciaba de manera oculta, este lo proclama abiertamente como presente. Por eso, el Antiguo Testamento es profecía del Nuevo Testamento; y el mejor comentario al Antiguo Testamento es el Nuevo Testamento'" (Verbum Domini 41).


La Biblia es el principal texto religioso de la Iglesia. Está formada por muchos libros y textos compuestos durante un largo período de tiempo, cada uno de ellos escrito por uno o más autores, que reflejan una variedad de formas literarias. Sin embargo, ya que cada uno de estos libros está inspirado por el Espíritu Santo, podemos decir que el autor de la Biblia es también Dios mismo. Desde otra perspectiva, los setenta y tres libros de la Biblia realmente forman un solo libro. Este único libro es Cristo, «porque toda la Escritura divina es Cristo, y toda la Escritura divina se cumple en Cristo» (Catecismo de la Iglesia católica 134). El tema central de toda la Biblia es Cristo. 

La Biblia se divide en dos partes fundamentales, el Antiguo Testamento, que contiene cuarenta y seis libros, redactados antes de la llegada de Cristo, y el Nuevo testamento, que tiene veintisiete libros escritos después de la llegada de Cristo a la tierra. Ambas partes son igualmente importantes para los cristianos (la palabra «testamento» significa «alianza» o «pacto solemne»). El Antiguo Testamento contiene una serie progresiva de alianzas entre Dios y determinadas personas a las que había seleccionado para dirigir a su pueblo. La Iglesia ve estas alianzas, que Dios hizo con Adán, Noé, Abrahán, Moisés y David, como la antesala de lo que culmina en la nueva Alianza con Cristo. 

En el Antiguo Testamento comienza la gran historia del aprendizaje de la fe, que da un giro decisivo en el Nuevo Testamento y que llegará a su meta con el fin del mundo y el retorno de Cristo. Y en esto el Antiguo Testamento es mucho más que un mero preludio del Nuevo. Los mandamientos y las profecías del pueblo de la antigua Alianza y las promesas que se contienen en ellos para todos los hombres no han sido revocados. En los libros de la antigua Alianza se encuentra un tesoro insustituible de oración y sabiduría; especialmente los salmos pertenecen a la oración cotidiana de la Iglesia (Youcat 17). 

Al menos dos siglos antes de la venida de nuestro Señor ya se habían escrito libros que componen el Antiguo Testamento. Sin embargo, entre los eruditos judíos hubo disparidad de opiniones en cuanto a qué libros debía considerarse propiamente como Sagrada Escritura. 
La mayoría de esos libros estaban escritos originalmente en hebreo. Sin embargo, en el siglo II a. C., estos textos fueron traducidos al griego por los judíos que vivían fuera de Palestina. La traducción al griego del Antiguo Testamento, conocida como la Septuaginta o Biblia de los Setenta (LXX), se convirtió en la utilizada por los apóstoles y los primeros cristianos. 
El canon, que constaba de cuarenta y seis libros veterotestamentarios, fue respaldado por varios concilios locales, entre ellos los de Roma (382), Hipona (393) y Cartago (397 y 419), y posteriormente ratificado por Trento (1546).


Nuestro deseo con esta nueva publicación no va más allá de intentar, a través de las grandes obras de las colecciones del Museo del Prado, acercar a personajes, historias y textos de algunos de los protagonistas que pueblan las historias del Antiguo Testamento a profesores, alumnos y amantes de la historia del arte en general. El poder de la imagen de nuevo se nos presentaba como uno de los medios idóneos para introducirnos en el extenso, y en ocasiones complicado, texto del libro sagrado. 

El título de la obra, La Biblia en el Museo del Prado. Personajes del Antiguo Testamento, corresponde a la necesidad de ajustarnos a los temas y personajes que están representados en las colecciones del propio museo. Como consecuencia, en la lista que presentamos echamos en falta algunos de ellos de gran trascendencia, debido a la carencia de cuadros en las que estén presentes. Hemos intentado paliar esa ausencia con algunas otras obras que, aunque también pertenecen al Prado, están ejecutadas con diferente técnicas y soportes, como son los dibujos y grabados, incluso una estampa que forma parte de un libro que se encuentra en la magnífica biblioteca del museo, para de esta forma conseguir nuestro objetivo, que era llegar a estudiar el máximo posible de personajes e historias. 

Esperamos que se comprenda el esfuerzo que ha supuesto para unas historiadoras del arte habernos enfrentado a un proyecto para nosotras de gran importancia, pero que superaba con creces nuestro conocimiento acerca del Antiguo Testamento. Afortunadamente, una vez más Pedro Barrado nos ha ayudado con su aportación de las «Claves bíblicas» a ampliar y esclarecer cada uno de los personajes o libros bíblicos tratados. En todo caso, nuestra intención ha sido reafirmar la necesidad de comprender cómo el Antiguo Testamento prepara a toda la humanidad el camino de Cristo.



Treinta obras maestras del Museo del Prado cuyo tema es Jesús de Nazaret. Treinta obras pertenecientes a grandes artistas como Fra Angélico, Roger van der Weyden, Tiziano o Velázquez, así como diferentes estilos y escuelas pictóricas: Renacimiento italiano, escuela de los primitivos flamencos, escuela veneciana del siglo XVI, Barroco español, etc. Treinta aproximaciones a esas obras que proporcionarán un conocimiento completo de sus aspectos visual y conceptual. Treinta ocasiones para contemplar y disfrutar.
Treinta y siete obras maestras del Museo del Prado cuyo tema es María de Nazaret. Treinta y siete obras pertenecientes a grandes artistas como Murillo, el Greco, Velázquez, Rubens, Zurbarán o Claudio Coello, así como diferentes estilos y escuelas pictóricas: Primitivos Flamencos, manierismo, Barroco, neoclasicismo, etc. Treinta y siete aproximaciones a esas obras que proporcionarán un conocimiento completo de sus aspectos visual y conceptual. Treinta y siete ocasiones para contemplar y disfrutar.

VER+:

miércoles, 28 de noviembre de 2018

👦👧 ¡QUE NO TE ENGAÑEN!: 👨 HOMBRE O 👩 MUJER. TODO SOBRE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

¡QUE NO TE ENGAÑEN! 
HOMBRE O MUJER
Todo sobre la ideología de género 


PRÓLOGO
No hace mucho oí en una conferencia decir que los dos grandes problemas de España eran el Relativismo y la Ideología de Género. Cuando a fines del 2015 publiqué un libro titulado “Relativismo e Ideología de Género” me uní, aunque ya había publicado varios artículos sobre el tema, a una serie de personas que en nuestro país y en muchos otros han elevado su voz de alarma ante lo que se nos avecina. Pienso que sigue siendo válido lo que escribí en aquel entonces: “Desde hace algún tiempo, considero que el tema del relativismo y una de sus consecuencias, la ideología de género, son de los problemas más graves de nuestra Sociedad. Suelo preguntar sobre la ideología de género a sacerdotes, médicos, profesionales y otros, y me estoy encontrando con una ignorancia supina”. Hoy, dos años y medio más tarde, es indiscutible que el número de personas que se han enterado de qué va la fiesta, ha crecido, aunque sigan siendo una relativamente pequeña minoría. Pero hay cosas que me preocupan enormemente y que están desgraciadamente en auge, como el miedo. Quienes apoyan la ideología de género son muy poderosos y la gente les tiene miedo. No es que sea una situación de terror como la que pinta la novela “Patria” en Vascongadas en los años de máximo apogeo de los tiros en la nuca, pero sí es una situación de miedo. ¿Miedo a qué? Veamos el texto de la Ley "Protección integral contra la LGTBIfobia y la discriminación por razón de orientación e identidad sexual en la Comunidad de Madrid ", aprobada por los cuatro grandes Partidos y lo entenderemos porque en ella se hacen afirmaciones de este calibre: 

“Artículo 70. Son infracciones muy graves: c) La promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona. Para la comisión de esta infracción será irrelevante el consentimiento prestado por la persona sometida a tales terapias. 
Artículo 72.- Sanciones. 3.- Las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 20.001 hasta 45.000 euros y además podrá imponerse alguna o algunas de las sanciones accesorias siguientes: a) Prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública de la Comunidad Autónoma de Madrid por un período de hasta tres años. b) Inhabilitación temporal por un periodo de hasta tres años para ser titular, la persona física o jurídica, de centros o servicios dedicados a las prestación de servicios públicos. c) Prohibición de contratar con la Administración, sus organismos autónomos o entes públicos por un periodo de hasta tres años”. Es una Ley que recorta los derechos de los médicos, impidiéndoles ejercer su profesión, y de los homosexuales, a quienes no se permite recurrir a tratamientos que están teniendo éxito en otros países. Un amigo mío médico de Madrid me cuenta que cuando habla de este asunto con sus colegas, sencillamente no le creen, por lo que dice: “No discuto con ellos, simplemente les pido el email y les envío la Ley”. Personalmente me pasó algo parecido con un compañero de bachiller. Me dijo que iba a mandar la Ley a un cuñado suyo, buen abogado. A los pocos días recibí la impresión de ese cuñado. Se resumía en una palabra: “Inaudito”. ¿Ahora bien es imaginable que en un país democrático y libre, una Ley como ésta de Madrid haya podido pasar, prácticamente por unanimidad? Lo peor es que no sólo ha pasado, sino que la Ley que ha presentado Podemos al Parlamente español, estas disposiciones antidemocráticas y aberrantes las mantiene y pueden ser Ley para todo el territorio nacional. Este Proyecto de Ley se llama así: “Proposición de Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales”. Esta Ley la presenta Podemos; Ciudadanos y PSOE están de acuerdo y el PP pensaba dejar libertad de voto y por tanto es fácil se apruebe, aunque afortunadamente parece hay bastantes artículos claramente anticonstitucionales. La respuesta del por qué la gente no se atreve a oponerse para mí es sencilla: en España hay mucho miedo, y entre los parlamentarios mucho más, porque el que se mueve no sale en la foto ni va en las próximas listas. 

Y es que como la gente no quiere líos ni problemas se calla, porque en boca cerrada no entran moscas. ¿Para qué me voy a meter en jaleos si puedo pedir otra de gambas? De eso tuve una demostración práctica hace unos días, cuando me quejé a unos sacerdotes que no hablasen y me contestaron que ése no era asunto de ellos, sino de los padres. Mucho me temo que los unos por los otros la casa sin barrer. La nueva Ley señala que cualquier discrepancia sobre esa concepción de la persona se convierte en algo sancionable y perseguible por constituir vejación o discriminación hacia aquellas personas en las cuales el “sexo sentido” no coincida con el genético y morfológico. No nos queda sino preguntarnos donde queda la libertad de opinión y de expresión, derechos humanos fundamentales recogidos en la Constitución. Pero no nos quejemos porque la verdad es que no hemos sabido defender la libertad y la democracia. Como Vds. han podido notar, no he tocado para nada otro de los grandes atropellos, la Educación, en donde se está intentando que sea el Estado y no los padres, los principales educadores. Pero, por supuesto, también hay que hablar de ello. 

Pedro Trevijano



VER+:


Es una respuesta en forma de pregunta que se contesta mucho en Venezuela, cuando se precisa el definirse en los dilemas de las ambigüedades y de los relativismos de la vida.
Es una buena respuesta a los tiempos babilónicos que vivimos, tiempos de crisis (Kairós) de identidades y de fundamentos o esencias: tiempos en el que "todo vale", "da lo mismo", "es mi vida".
Hay una gran confusión, utilizando el argumento de que son los nuevos paradigmas que están emergiendo, que es una nueva época... Cómo si ahora el sol saliera por el oeste y que las leyes se rebajaran a sólo teorías.
Siempre esgrimiendo so pretexto bajo el abstracto y único principio egocentrista y relativista de mi libertad personalista.
Hay crisis de identidad política, nacional, social, profesional, religiosa, familiar, personal y hasta sexual. La pérdida de identidades es la esquizofrenia, el suicidio, el caos...

martes, 27 de noviembre de 2018

QUÉ Y QUÉ NO ES EVANGELIZACIÓN Y DISCIPULADO




La clave de la evangelización, según *Marcel LeJeune, es amar realmente al otro y considerarlo algo más que una plaza a conquistar
es teólogo pastoral.

Acertar en la actitud correcta al evangelizar es tan importante como lo son las personas a quienes queremos anunciar la buena nueva del amor de Dios. Esa actitud es ya en sí misma una evangelización. Así lo sostiene Marcel LeJeune, casado y padre de cinco hijos, presidente del grupo católico de discipulado Catholic Missionary Disciples, que anima la formación de evangelizadores y responsables eclesiales, en colaboración de otras iniciativas de Nueva Evangelización como LifeTeen o Focus on the Family.

En un reciente post en su portal, LeJeune recuerda que "la evangelización es una técnica que debe ser aprendida y practicada", y ofrece una síntesis de su experiencia en 22 puntos de cosas que deben hacerse o no hacerse cuando evangelizamos.

Cosas que sí 

1. Escucha, pero de verdad, a los demás. Es más importante que entiendas realmente de dónde vienen e intentes encontrarles en ese lugar, que encontrar la respuesta perfecta a una cuestión que tal vez nunca les ha inquietado. Si quieres aprender a escuchar mejor, aprende a plantear mejores preguntas.
2. Mantén la calma. Nadie se acercará a Jesús si te alteras y además se nota. Es mejor que pongas pasión en amar a los demás, y no en demostrar que tienes razón.
3. Confía en que Dios actúa en tus carencias, porque eso es todo lo que tenemos que ofrecer. Nadie es perfecto, pero damos lo que tenemos. Dios es el único que puede cambiar el alma de otra persona. Tú eres solo el instrumento para ello… y un instrumento imperfecto. Sin embargo, Dios puede utilizarte si te abres a su gracia.
4. Di la verdad… pero por las razones correctas. La mejor razón para decir la verdad procede de un amor auténtico por la otra persona y por su bien. No lo hagas solo para demostrar que están equivocados.

5. Sé amable. Como dice San Pedro, estad “siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza, pero con dulzura y respeto y manteniendo una buena conciencia” (1 Pe 3, 15-16). Con todo, recuerda que ser amable no significa siempre ser simpático. La amabilidad busca el bien del otro, mientras que ser simpático lo haces por ti.
6. Haz preguntas inteligentes. No solo intentes averiguar qué piensan, intenta conducirles a donde quieres que vayan. Es lo que se denomina “método socrático” de diálogo. Consiste en plantear preguntas con sagacidad para conducir a la otra persona hacia la verdad. Mira el enlace anterior para ver algunos ejemplos.
7. Sé todo lo caritativo que sea posible. Intenta siempre pensar en lo bueno de la otra persona. Es caritativo darle al otro el beneficio de la duda.
8. Construye sobre la fe y la bondad que la persona te manifieste. No nos dedicamos a destruir a los demás, sino a ayudarles a crecer.
9. Pregúntales si tienen alguna intención por la que rezar y luego pregúntales si quieren rezar por ti justo en ese momento y lugar. Rezar con alguien puede ser un testimonio convincente.
10. Invítales a acompañarte en actividades fuera de la iglesia. Si quieres evangelizar, eso significa ser un amigo real de la otra persona. Así pues, quedar a comer puede ser más valioso incluso que invitarles a estudiar la Biblia. Es una prueba de que te preocupas por la persona, no solo por un proyecto.

11. Comparte tu testimonio de cómo impactó Dios en tu vida. Esto es algo que la otra persona no puede rebatir: cómo Dios te ha cambiado. Todos necesitamos ver ejemplos del amor de Dios. Las historias pueden ofrecerlos.
12. Practica la evangelización evangelizando. Eso no necesariamente le sale a uno de forma natural en todas las situaciones. No creas que necesitas que alguien te “entrene” para amar a los demás allí donde estén.
13. ¡Reza! El poder de convertir corazones y vida solo está en Dios. Nosotros mismos debemos acudir continuamente a ese poder.
14. ¡Predica la Buena Nueva! Hay que dar solo unos pocos pasos para predicar el mensaje evangélico de Jesús (aunque puede adoptar muchas formas). He aquí un sencillo marco de referencia que utilizan algunos (y pincha aquí para un post sobre el Evangelio):
-Dios nos creó para que vivamos en relación con Él.
-Los hombres rompieron esa relación rechazando Su amor.
-No podíamos restaurar esa relación por nosotros mismos, así que Dios Padre envió a Jesús a hacerlo en nuestro nombre, a ofrecernos el perdón y a abrir a todos la posibilidad de la salvación.
-Es decisión nuestra aceptar este regalo. Jesús te está ofreciendo ahora ese regalo de Su amor.
Cosas que no

15. No intentes ganar una discusión. En cierta ocasión, el arzobispo Fulton J. Sheen dijo: “Discusión que ganas, alma que pierdes”. Coincido con él.
16. No permitas que la conversación divague de un tema a otro. Quédate con el tema hasta que lo agotes. Si te sales del camino, no dudes en redirigir la conversación al tema original. Por supuesto, si sientes una moción del Espíritu Santo para ir en una dirección distinta, entonces sigue la moción.
17. No te alteres. Puede que bullan tus emociones, pero si permites que un tercero perciba frustración, ira, etc., eso no ayudará. Sentirse entusiasmado, feliz, etc., es algo bueno. Pero no intentes abrumar a los demás.
18. No permitas que el orgullo pueda contigo. Aunque parezca que no tienes respuesta, que sepas que la Iglesia sí la tiene o que necesitan seguir creciendo en conocimiento. La humildad es un don.
19. No hables de lo que desconoces. “No lo sé” es una gran respuesta. Pero dale continuidad invitándoles a volver a quedar y hablar una vez que hayas investigado el asunto.

20. No renuncies a la esperanza. Nuestros tiempos no son siempre los tiempos de Dios. Él es quien manda y la otra persona siempre tiene libre albedrío. Respeta su libertad para decir “no” o “no sabe, no contesta”. Pero nunca pienses que Dios quiere esa conversión menos que tú.
21. No te expliques demasiado. Demasiado de algo bueno sigue siendo demasiado. Muchos creen que el argumento “correcto” y la aproximación “correcta” resolverán el problema y cambiarán la mente de alguien. No caigas en esa trampa.
22. No utilices abiertamente jerga clerical. Intenta explicar y definir tus palabras y frase, incluso aquellas más básicas que podrías suponer que los demás conocen (como fe, esperanza, caridad, gracia, salvación, paz, salvador, oración, etc.)


VER+:

VEINTE IDEAS PARA EVANGELIZAR


Al rector de un seminario le preguntaron si el anciano jardinero, que trabajaba allí iba a Misa. Su respuesta fue "no lo sé". A la segunda pregunta: "¡es cristiano?" volvió a contestar "No lo sé". Entonces el que preguntaba exclamó: "¡Cómo puede usted preparar sacerdotes si no demuestra interés ni siquiera por evangelizar a los que trabajan a su alrededor!"

El Señor nos llama, nos urge a una nueva evangelización, nueva en métodos y eterna en principios que la inspiran. Porque lo que es nuevo pide novedad. Porque los problemas actuales necesitan soluciones actuales.
“El Vino Nuevo necesita odres Nuevos”. Para poder discernir los “Nuevos” signos de los “Nuevos” tiempos en el mundo y dentro de la misma Iglesia.
La “Nueva” evangelización requiere per se una “Nueva” Iglesia, una “Nueva” pastoral.


lunes, 26 de noviembre de 2018

POEMA HUMOR "DONACIÓN DE MIS ÓRGANOS" 👀👄💕👥

DONACIÓN DE MIS ÓRGANOS
FERNANDO JOSÉ NÚÑEZ

Yo me propongo al morir
ciertos órganos donar,
que a enfermos sin porvenir
puedan sus vidas salvar.

Que mis ojos sigan viendo
la belleza de la aurora
y así seguiré viviendo
cuando me llegue la hora.

Si necesitan riñones
tengo un par en buen estado
y dos potentes pulmones,
por que yo nunca he fumado.

Mi corazón donaré
y que otro siga viviendo.
Yo, por lo mucho que amé,
quiero que siga latiendo.

Para un gran necesitado
mi pinga será donada.
Que la use sin cuidado
que esta bien acostumbrada.

Que la ponga a fornicar
y ningún polvo rehúse,
ella no se va a gastar
por más que se lave y use.

Me reservo lengua y boca
porque soy conservador,
sería triste si le toca
a algún viejo mamador.

Y no las voy a donar
pues no se qué sentiría,
si alguien se pone a mamar
con la lengua y boca mías.

El culo, NI MENCIONARLO!!!
pues corre un riesgo mayor.
No me propongo donarlo…
pensarlo me da terror.

¿Qué pasa si un cirujano,
con una aviesa intención
se decide a trasplantarlo
a un paciente maricón?

Pues es un hecho bien cierto,
lo digo! sin vanidad:
Qué triste, ya estando muerto
perder la virginidad!

La perspectiva me aterra,
lo digo sin disimulo.
Tanto cuidarlo en la tierra
y ya muerto… ¿dando el culo?



domingo, 25 de noviembre de 2018

¡VIVA CRISTO REY, SERVIDOR! 🙌



¡VIVA CRISTO REY, SERVIDOR!

Cristo Rey

Por ser Hijo de Dios, Verbo encarnado,
porque en la cruz fue tuya la victoria,
y porque el Padre te vistió de gloria
con la luz del primer resucitado.

Por eso eres, Jesús, Rey coronado,
señor y Pantocrator de la Historia,
libertador de noble ejecutoria,
triunfador de la muerte y del pecado.

Ya sé que no es tu Reino de este mundo,
que es sólo dimensión de algo interior,
-lo más cordial del hombre y más profundo-
donde te haces presente y seductor;
allí donde tu encuentro es más fecundo,
allí donde tu Reino se hace Amor. 

José Luis Martínez SM

Soneto a Cristo Rey

Siguiendo paso a paso tu sendero,
¡Cuán patente se ve tu realeza!
En un pesebre naces, ¡Qué pobreza!

Te acoges a un humilde carpintero.
Más tarde te contemplo prisionero
de la perfidia humana. 

Con certeza pueden poner el INRI 
en tu cabeza
al expirar por mí en el madero.

No te creo más Rey de haber nacido
en los mejores tronos y ensalzado.

Así te creo más: pobre y abatido.
Sufriendo en una cruz por mí, clavado.

Así te creo más, Jesús querido,
Rey de reyes, Señor de lo creado.

Andrés Carballo Real

TU REINO NO ES DE ESTE MUNDO 

Tu reino no es de este mundo,
el nuestro tampoco
aunque nuestras manos se aferren a los cetros
y nuestras cabezas suspiren 
por efímeras coronas de laurel;
tu reino no es de este mundo,
el nuestro tampoco

Eres hijo de hombre,
no de dioses ni de sus nobles descendientes;
por tus manos corre la sangre roja del obrero,
no la sangre azul y pálida 
de los que temen al sol mañanero.
En tu cabeza anida el peso de una fatiga
amasada entre sudor y espinos,
sin lugar para coronas o mitras
que nunca conocieron
el noble sabor de la palabra “sacrificio”.

Tu reino no es de este mundo,
el nuestro tampoco;
por eso lo pedimos cada día
con el ansia del niño
que se aferra al cálido pecho de su madre,
desnudo de cualquier apego,
ebrio de vida y alegría.
Tu reino no es de este mundo;
el nuestro, tampoco.


CRISTO REY DE LA IGLESIA DE JUDIBANA, VENEZUELA


¡VIVA CRISTO REY!


sábado, 24 de noviembre de 2018

EL MAL DEL CLERICALISMO PARA EL PUEBLO DE DIOS ⛪


El clericalismo aleja 
a los laicos, al pueblo


Por desgracia, el clericalismo está muy instalado en las estructuras eclesiásticas: curia romana, obispados, parroquias...
Clericalismo existe cuando no se da participación a los laicos en las decisiones que se adoptan, cuando se margina a la mujer en la iglesia.
Cuando el obispo hace y deshace a su antojo actuando como un señor feudal, más que como un pastor que consulta con los laicos previamente. Cuando no pone en marcha o más bien destruye las pocas instancias algo de verdadera eclesialidad que puedan existir en la diócesis... (sin controlar los consejos de pastoral, reuniones de arciprestazgo...), dejando todas las decisiones en sus propias manos o en un núcleo muy reducido de personas de su confianza, pero sin ninguna participación de sacerdotes y laicos...
El Papa Francisco anima a los jóvenes a que hagan realidad sus sueños. Y es que el clericalismo está demasiado incrustado en las estructuras de la Iglesia y eso será su destrucción.

El Papa recuerda a los obispos de Chile: “Los laicos no son nuestros peones, ni nuestros empleados. No tienen que repetir como «loros» lo que decimos”

Como explica el magisterio de los últimos pontificados, la tentación del “clericalismo” —con un deseo de señorear sobre los laicos—, implica una separación errónea y destructiva del clero, una especie de narcisismo que conduce a la mundanidad espiritual. Aunque parezca una paradoja, en este sentido, el clericalismo y la secularización del clero van de la mano.

En otras ocasiones se observa una tendencia hacia un clericalismo laical, lo que el magisterio ha denominado la “clericalización del laicado”; se trata de una complicidad pecadora: el cura clericaliza y el laico le pide por favor que lo clericalice, porque en el fondo le resulta más cómodo.

El Papa Francisco ha dedicado muchas de sus intervenciones a ambos temas, en continuidad con su magisterio como cardenal-arzobispo de Buenos Aires: «Clericalizar la Iglesia es hipocresía farisaica». «No a la hipocresía. No al clericalismo hipócrita. No a la mundanidad espiritual». «Que Dios nos conceda esta gracia de la cercanía, que nos salva de toda actitud empresarial, mundana, proselitista, clericalista, y nos aproxima al camino de Él: caminar con el santo pueblo fiel de Dios». (Cardenal Jorge Mario Bergoglio s.j., 2-9-2012).
La respuesta a estos desafíos que afectan, entre otras cosas, a la vida de la Iglesia o a la aplicación efectiva de su Doctrina Social, sólo es una: Cristo. Así lo explica el beato Juan Pablo II: el «ministerio [pastoral] debe afrontar con frecuencia la ola de negación del factor religioso, la indiferencia, la crítica y aversión anticlerical o antirreligiosa, además del pluralismo equívoco que corroe el compromiso espiritual o moral». «No obstante todo ello, os repetimos las palabras de Cristo: “No temáis; soy yo”. No temamos. Cristo está con nosotros» (Beato Juan Pablo II, Audiencia general, 24-5-1978).

También el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla, haciéndose eco de las palabras del Papa Francisco, ha abordado la cuestión del clericalismo en su Carta Pastoral La esperanza no defrauda, junto con otras tentaciones contra el discipulado-misionero, como la ideologización del mensaje evangélico o el funcionalismo.
La web del Obispado de Alcalá de Henares, sobre el clericalismo de los clérigos y la clericalización de los laicos, recoge algunos textos, muy iluminadores, del Papa Francisco, así como de los pontificados de Benedicto XVI y del beato Juan Pablo II.

Sobre el clericalismo de los clérigos
Papa Francisco

Cómo debe ser el sacerdote
Nosotros estamos ungidos por el espíritu —fue la reflexión propuesta por el Papa—, y cuando un sacerdote se aleja de Jesucristo en lugar de ser ungido, termina siendo grasoso». Y, destacó, «¡cuánto mal hacen a la Iglesia los sacerdotes grasosos! Quienes ponen la fuerza en las cosas artificiales, en las vanidades», los que tienen «una actitud, un lenguaje remilgado». Y cuántas veces, añadió, «se oye: pero éste es un sacerdote» que se parece a una «mariposa», precisamente «porque siempre está en la vanidad» y «no tiene la relación con Jesucristo: ha perdido la unción, es un grasoso».
«Es hermoso encontrar sacerdotes —destacó el Papa— que han dado la vida como sacerdotes». Sacerdotes de quienes la gente dice: «Sí, tiene un mal genio, tiene esto y aquello, pero es un sacerdote. Y la gente tiene olfato». Por el contrario, si se trata de «sacerdotes, en una palabra, “idólatras”, que en lugar de tener a Jesús tienen pequeños ídolos —algunos son devotos del dios Narciso—, la gente cuando ve esto dice: ¡pobrecitos!». Por lo tanto, es precisamente «la relación con Jesucristo», aseguró el Pontífice, lo que nos salva «de la mundanidad y de la idolatría que nos hace untuosos» y la que nos conserva «en la unción» (Papa Francisco, Cómo debe ser un sacerdote, 11-1-2014).

Papa Francisco
«Debemo extirpar el clericalismo de la Iglesia»

Visita a la Parroquia romana de Santo Tomás Apóstol
«Un párroco sin Consejo pastoral corre el riesgo de llevar la parroquia adelante con un estilo clerical, y debemos extirpar el clericalismo de la Iglesia. El clericalismo hace mal, no deja crecer a la parroquia, no deja crecer a los laicos. El clericalismo confunde la figura del párroco, porque no se sabe si es un cura, un sacerdote o un patrón de empresa, ¿no? En cambio, cuando el párroco cuenta con la ayuda de los Consejos, él es el sacerdote. Decide, ciertamente, porque él tiene el poder de decidir; pero decide escuchando, se hace aconsejar, siente, dialoga… Y ésta es su tarea. ¿Ésta no es democracia, eh? Está claro: porque nosotros terminaremos al contrario, ¿no?, es un poco una anarquía, ¿no? No, no: no es democracia, el Consejo pastoral. Pero es una ayuda grande para el párroco para que pueda llevar adelante el apostolado en la parroquia. Y ésta es su tarea. Den gracias al Señor porque tienen un Consejo pastoral en esta parroquia. Las parroquias sin Consejo pastoral van hasta aquí, y después se detienen allí y terminan en una actitud clerical que no ayuda a nadie. Les agradezco tanto». (Papa Francisco, Visita a la Parroquia romana de Santo Tomás Apóstol, 16-2-2014).

Papa Francisco
Cuando falta la profecía, el clericalismo ocupa su sitio

«Cuando falta la profecía, el clericalismo ocupa su sitio, el rígido esquema de la legalidad que cierra la puerta en la cara al hombre. Por ello la oración para que, en la perspectiva de la Navidad, el espíritu de la profecía se haga sentir en el pueblo». (…)
Así «en el tiempo de Samuel, cuando la Palabra del Señor era rara y las visiones no eran frecuentes, era lo mismo. La legalidad y la autoridad». Y sucedía esto porque «cuando en el pueblo de Dios no hay profecía, el vacío que deja lo ocupa el clericalismo. Es precisamente este clericalismo que pregunta a Jesús: ¿con qué autoridad haces estas cosas, con qué legalidad?». Así, «la memoria de la promesa y la esperanza de seguir adelante se reducen sólo al presente: ni pasado ni futuro y esperanza». Es como si para seguir adelante valiese sólo lo que es «presente», lo que es «legal»».
«El Papa Francisco concluyó su homilía proponiendo «una oración en estos días que nos preparamos para el Nacimiento del Señor». Una oración al Señor para que —invocó— «no falten profetas en tu pueblo. Todos nosotros, bautizados, somos profetas. Señor, que no olvidemos tu promesa; que no nos cansemos de seguir adelante; que no nos cerremos en las legalidades que cierran las puertas. Señor, libera a tu pueblo del espíritu del clericalismo y ayúdale con el espíritu de profecía» (Papa Francisco, 16-12-2013).

Papa Francisco
Entrevista para La Stampa

«Las mujeres en la Iglesia deben ser valorizadas, no “clericalizadas”. Los que piensan en las mujeres cardenales sufren un poco de clericalismo» (Papa Francisco, Entrevista para La Stampa, 10-12-2013).

Papa Francisco
El coloquio con los superiores generales de los institutos de vida consagrada relatado por la Civiltà Cattolica (publicado el L’Osservatore Romano)

«Para evitar los problemas, en algunas casas de formación, los jóvenes aprietan los dientes, tratando de no cometer errores evidentes, de estar sujetos a las reglas muy sonrientes, en espera de que un día se les diga: “Bien, terminaste la formación”. Esto es hipocresía, fruto del clericalismo, que es uno de los males más terribles. Ya lo he dicho a los obispos del Consejo episcopal latinoamericano (CELAM) este verano en Río de Janeiro: Es necesario vencer esta tendencia al clericalismo, también en las casas de formación y en los seminarios.
Yo lo resumo en un consejo que una vez recibí de un joven: “si quieres ir adelante, piensa claramente y habla oscuramente”. Era una clara invitación a la hipocresía. Es necesario evitarla a toda costa».
Entonces, «si el seminario es demasiado grande, es necesario separarlo en comunidades con formadores capaces de seguir realmente a las personas. El diálogo debe ser serio, sin miedo, sincero. Es necesario considerar que el lenguaje de hoy de los jóvenes en formación es distinto de aquél de quienes los han precedido: vivimos un cambio de época. La formación es una obra artesanal, no policíaca. Tenemos que formar el corazón. De otro modo formamos pequeños monstruos. Y después, estos pequeños monstruos forman al pueblo de Dios. Esto realmente me pone la piel de gallina».
«Es necesario siempre pensar en los fieles, en el Pueblo fiel de Dios. Es necesario formar personas que sean testigos de la resurrección de Jesús. El formador tiene que pensar que la persona en formación será llamada a cuidar el Pueblo de Dios. Es necesario siempre pensar en el Pueblo de Dios, dentro de él. Pensemos en aquellos religiosos que tienen el corazón ácido como el vinagre: no fueron hechos para el pueblo. En fin: no tenemos que formar administradores, sino padres, hermanos, compañeros de camino».

El Papa Francisco, en fin, ha querido evidenciar un riesgo mayor: «si un joven que fue invitado a salir de un instituto religioso a causa de problemas de formación y por motivos serios, después es aceptado en un seminario, esto es otro gran problema. No estoy hablando de personas que se reconocen pecadores: todos somos pecadores, pero no todos somos corruptos. Que se acepten a los pecadores, pero no a los corruptos» (Papa Francisco, El coloquio del Papa Francisco con los superiores generales de los institutos de vida consagrada relatado por la Civiltà Cattolica, 29-11-2013).

Papa Francisco
Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium

«Los laicos son simplemente la inmensa mayoría del Pueblo de Dios. A su servicio está la minoría de los ministros ordenados.Ha crecido la conciencia de la identidad y la misión del laico en la Iglesia. Se cuenta con un numeroso laicado, aunque no suficiente, con arraigado sentido de comunidad y una gran fidelidad en el compromiso de la caridad, la catequesis, la celebración de la fe. Pero la toma de conciencia de esta responsabilidad laical que nace del Bautismo y de la Confirmación no se manifiesta de la misma manera en todas partes. En algunos casos porque no se formaron para asumir responsabilidades importantes, en otros por no encontrar espacio en sus Iglesias particulares para poder expresarse y actuar, a raíz de un excesivo clericalismo que los mantiene al margen de las decisiones» (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, Exhortación Apostólica sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual, n. 105, 24-11-2013).

Papa Francisco 
Videomensaje a los participantes en la peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe

«La tentación del clericalismo, que tanto daño hace a la Iglesia en América Latina, es un obstáculo para que se desarrolle la madurez y la responsabilidad cristiana de buena parte del laicado. El clericalismo entraña una postura autorreferencial, una postura de grupo, que empobrece la proyección hacia el encuentro del Señor, que nos hace discípulos, y hacia el encuentro con los hombres que esperan el anuncio. Por ello creo que es importante, urge, formar ministros capaces de proximidad, de encuentro, que sepan enardecer el corazón de la gente, caminar con ellos, entrar en diálogo con sus ilusiones y sus temores. Este trabajo, los obispos no lo pueden delegar. Han de asumirlo como algo fundamental para la vida de la Iglesia sin escatimar esfuerzos, atenciones y acompañamiento. Además, una formación de calidad requiere estructuras sólidas y duraderas, que preparen para afrontar los retos de nuestros días y poder llevar la luz del Evangelio a las diversas situaciones que encontrarán los presbíteros, los consagrados, las consagradas y los laicos en su acción pastoral». (Papa Francisco, Vídeomensaje a los participantes en la peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe [Ciudad de México, 16-19 de noviembre 2013], 16-11-2013).

Seguir leyendo citas sobre el clericalismo en el artículo completo, publicado en la web del obispado de Alcalá de Henares


El clericalismo aleja al pueblo: 
El Papa Francisco en Casa Santa Martha HD (13/12/2016)

VER+:

"...edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo, ...hasta ser morada de Dios en el Espíritu”. Ef 2,20-22"

«La tradición pervive por la fe del pueblo» 
Federico Rico, ABAD
"Las claves para una teología y espiritualidad del laicado: una condición sacramental de servicio, una condición carismática de libertad, un testimonio evangelizador en el mundo, y una presencia eclesial de corresponsabilidad”. S. Pié y Ninot
La Iglesia de la diversidad de miembros singulares, de dones, de ministerios y de obras está dispuesta carismáticamente –según el carisma particular del cristiano- y no con criterios mundanos o de prejuicios humanos. Sino, guiados por el discernimiento carismático de la propia comunidad y por la Institución apostólica.
Qué tiene que ver los criterios del mundo con la Iglesia.
Me explico: que tiene que ver los títulos, las magistraturas, las licenciaturas con los carismas de la Iglesia.

Por qué se utilizan los mismos argumentos de poder, de competencia, de "oposiciones"; de ser el mejor... el más listo, el que tiene más títulos... para desempeñar un servicio, ministerio u obra eclesial que es en sí mismo un don de Dios y no una jerarquía categórica de grados académicos.

Sí, como dice San Pablo -en La 1ª de Corintios-, los carismas son dones -de servicio- que se dan de forma particular, ejecutada y repartida por voluntad del Espíritu Santo, para el bien común de la Iglesia... Éste es el meollo de la cuestión.
Se está hablando de jerarquía de carismas discernida en COMUNIDAD COMO PUEBLO DE DIOS. Ya que, los mismos carismas no se aprenden; SE CON-VIVEN. SON DONES que ni son propios ni nos pertenecen.

Cuando aceptaremos (como dice Pascal) que el Dios de Jesús -y de su religión-, no es el dios de los filósofos, ni de los teólogos intelectualistas, ni de los más inteligentes, ni de los más graduados; que no es tan complicado como se pretende mostrar, que es más simple:
Que es El Dios de Abraham y de Sara; de Isaac y de Rebeca; de Israel y de Raquel; de Jesús y de María: simples obreros, simples pastores...
No quitando importancia a la formación, al estudio... Es importante pero no principal; es necesario pero no imprescindible. Más bien, necesitaremos empaparnos de MISERICORDIA.
Se habla mucho de formación, adoctrinamiento... Pero, no se habla de inspiración, de moción, de ESPÍRITU...
Más experiencia, más con-vivencia comunitaria y menos racionalismo fundamentalista dirigente... Necesitamos embriagarnos de Espíritu para construir y edificarnos juntos.
Tenemos que dar un paso decisivo de una Iglesia clerocéntrica a una Iglesia corresponsable y copartícipe (“Iglesia eclesial”).

Participación eclesial, significa tomar parte en la decisión, en la ejecución, en la elección, en la administración y en la evaluación del modelo eclesial que queremos. Porque si no sabemos qué Iglesia queremos, no vamos a saber qué laicos somos, ni qué presbíteros somos, ni qué consagrados somos. No por casualidad el sínodo de 1985 dijo que la Iglesia era ministerio, comunión y misión. El cardenal Pironio, decía siempre: «es el Pentecostés del siglo XX, tenemos que asumirlo y tenemos que vivirlo, la libertad frente al Vaticano II, consiste exclusivamente en asumirlo, no rechazarlo»

Los carismas que nos han sido donados para el servicio desapercibido y verdaderamente humilde: toda vocación, todo ministerio, toda institución, toda jerarquía es para la misión. Como dice Pablo, “un carisma en la Iglesia es válido siempre y cuando “sirva” para contribuir a la comunión eclesial. Aceptando una LIBERTAD CRÍTICA CONSTRUCTIVA que implica que tod@s en la Iglesia tenemos que someternos a la crítica fraterna de los “otr@s”.
Un obispo, un sacerdote, un laico que no acepta la “crítica” está condenado a equivocarse, por no seguir la voluntad del Señor que no vino a ser servido, sino a servir. Porque, el carisma que más sirve, el carisma más carismático es la humildad verdadera.

VER+:

LA REALIDAD ECLESIAL ACTUAL

Como cristianos adultos, cristianos activos y comprometidos a la causa de Jesús; como cristianos con vocación de servicio, como Pueblo de Dios; queremos presentar nuestros puntos de vista para la construcción eclesial:
¨ Primeramente, no es fácil sacudirse un clericalismo -por culpa de tod@s nosotr@s- de siglos que ha moldeado y configurado la Iglesia y también nuestras diócesis durante muchos siglos y ahora estamos pagando las consecuencias.
Esto no puede seguir así...
No estamos en una época de cambios, no.
Es un cambio de época, una nueva época. No nos resistamos a la realidad que se percibe desde hace varios años. Es un nuevo paradigma (un nuevo modelo de realidad cultural y social y eclesial).

Sabemos que los límites del lenguaje son los límites del mundo y que los límites de nuestro mundo son los límites de nuestro lenguaje. Así lo enseñó Wittgenstein, filósofo austriaco dedicado al estudio del pensamiento y de la representación lógica de los hechos. Entre sus preocupaciones se encuentra el entender hasta dónde se extiende la realidad que podemos representarnos a través del lenguaje, pues cuanto más amplio -y auténtico- sea el lenguaje que se domina, más extensa y verdadera será la realidad que se proyecte.
Todo nuevo paradigma requiere actualizar y renovar el mismo lenguaje:
darle nuevo –verdadero, auténtico, genuino, legítimo- significado a las palabras o definiciones conceptuales. Por ejemplo: los conceptos IGLESIA, CLERO, LAICO, SEGLAR, SAGRADO, PROFANO, ETC. Tienen que acomodarse o re-convertirse a los nuevos tiempos y, re-significar nuevas realidades...
El mismo concepto de CLERO, que en griego significa “suerte” o porción de herencia, designaba y correspondía a la totalidad de la Iglesia (del Pueblo de Dios), del Pueblo afortunado, el Pueblo cuya suerte es Dios; por eso mismo, son “pueblo sacerdotal” (Apoc. 1,6; 1Pe 2,5)
LAICO no significa “profano” en oposición a una “jerarquía sagrada”, sino simplemente miembro del Pueblo de Dios.
Recordemos que la palabra "fanático", viene del latín "fanum", que significa "templo" o "faro" e incluye a los que están en el templo, a los iluminados que estrujan en sus manos la verdad única y no abrigan ni permiten dudas. Para ellos, todos los que actúan fuera del templo, o de la luz, son "pro fanum", de donde viene "profanos": gente que no respeta lo sagrado. Ellos, en cambio, siempre tratan de fanatizar a los que los apoyan.

Los nuevos paradigmas de concepción del mundo que vamos percibiendo y emergiendo y, que van cambiando otros paradigmas como en el eclesial, las definiciones de relación diferenciadora y opuestas como clero-laico; sagrado-seglar; jerarquía-fieles, etc. No tienen sentido opuesto. Tienen relación de pertenecer a la misma unidad, función y complementariedad. O es que, un sacerdote no es miembro del Pueblo de Dios. Esto confunde y no se funda en la realidad.
Como la palabrita SECULARIZACIÓN Y SUS DERIVACIONES:
El término secularización viene de saeculum, SIGLO. Etimológicamente quiere decir que todo lo que pertenece al siglo es secular, que debe ser autopromocionado y respetado como tal. Secularizar significa hacer que el siglo sea lo que es, con todas sus potencias y cualidades. Bueno, históricamente se entendía que la secularización como el polo opuesto de la sacralización; lo secular venía a marcar el mundo opuesto a lo religioso, lo que quedaba fuera de la Iglesia; secularizarse era lo mismo que “pasar de la Iglesia al mundo”. (Esto parece dimensiones de la tercera fase).