EL Rincón de Yanka: LA BIBLIA EN EL MUSEO DEL PRADO

inicio








jueves, 29 de noviembre de 2018

LA BIBLIA EN EL MUSEO DEL PRADO





La Biblia en el Museo del Prado
Un paseo por el Antiguo Testamento de la mano de grandes obras del Museo del Prado.
El arte ha encontrado siempre una fuente inagotable de inspiración en la Biblia. En este libro se presentan y se estudian veintiséis obras del Museo del Prado que tienen como tema personajes y episodios del Antiguo Testamento. Ellas servirán de guía para un recorrido por esa primera parte de la única historia de la salvación consignada en la Escritura. La intención, como subrayó el papa Benedicto XVI, es poner "de manifiesto la relación íntima entre los dos Testamentos, recordando con san Gregorio Magno que todo lo que 'el Antiguo Testamento ha prometido, el Nuevo Testamento lo ha cumplido; lo que aquel anunciaba de manera oculta, este lo proclama abiertamente como presente. Por eso, el Antiguo Testamento es profecía del Nuevo Testamento; y el mejor comentario al Antiguo Testamento es el Nuevo Testamento'" (Verbum Domini 41).


La Biblia es el principal texto religioso de la Iglesia. Está formada por muchos libros y textos compuestos durante un largo período de tiempo, cada uno de ellos escrito por uno o más autores, que reflejan una variedad de formas literarias. Sin embargo, ya que cada uno de estos libros está inspirado por el Espíritu Santo, podemos decir que el autor de la Biblia es también Dios mismo. Desde otra perspectiva, los setenta y tres libros de la Biblia realmente forman un solo libro. Este único libro es Cristo, «porque toda la Escritura divina es Cristo, y toda la Escritura divina se cumple en Cristo» (Catecismo de la Iglesia católica 134). El tema central de toda la Biblia es Cristo. 

La Biblia se divide en dos partes fundamentales, el Antiguo Testamento, que contiene cuarenta y seis libros, redactados antes de la llegada de Cristo, y el Nuevo testamento, que tiene veintisiete libros escritos después de la llegada de Cristo a la tierra. Ambas partes son igualmente importantes para los cristianos (la palabra «testamento» significa «alianza» o «pacto solemne»). El Antiguo Testamento contiene una serie progresiva de alianzas entre Dios y determinadas personas a las que había seleccionado para dirigir a su pueblo. La Iglesia ve estas alianzas, que Dios hizo con Adán, Noé, Abrahán, Moisés y David, como la antesala de lo que culmina en la nueva Alianza con Cristo. 

En el Antiguo Testamento comienza la gran historia del aprendizaje de la fe, que da un giro decisivo en el Nuevo Testamento y que llegará a su meta con el fin del mundo y el retorno de Cristo. Y en esto el Antiguo Testamento es mucho más que un mero preludio del Nuevo. Los mandamientos y las profecías del pueblo de la antigua Alianza y las promesas que se contienen en ellos para todos los hombres no han sido revocados. En los libros de la antigua Alianza se encuentra un tesoro insustituible de oración y sabiduría; especialmente los salmos pertenecen a la oración cotidiana de la Iglesia (Youcat 17). 

Al menos dos siglos antes de la venida de nuestro Señor ya se habían escrito libros que componen el Antiguo Testamento. Sin embargo, entre los eruditos judíos hubo disparidad de opiniones en cuanto a qué libros debía considerarse propiamente como Sagrada Escritura. 
La mayoría de esos libros estaban escritos originalmente en hebreo. Sin embargo, en el siglo II a. C., estos textos fueron traducidos al griego por los judíos que vivían fuera de Palestina. La traducción al griego del Antiguo Testamento, conocida como la Septuaginta o Biblia de los Setenta (LXX), se convirtió en la utilizada por los apóstoles y los primeros cristianos. 
El canon, que constaba de cuarenta y seis libros veterotestamentarios, fue respaldado por varios concilios locales, entre ellos los de Roma (382), Hipona (393) y Cartago (397 y 419), y posteriormente ratificado por Trento (1546).


Nuestro deseo con esta nueva publicación no va más allá de intentar, a través de las grandes obras de las colecciones del Museo del Prado, acercar a personajes, historias y textos de algunos de los protagonistas que pueblan las historias del Antiguo Testamento a profesores, alumnos y amantes de la historia del arte en general. El poder de la imagen de nuevo se nos presentaba como uno de los medios idóneos para introducirnos en el extenso, y en ocasiones complicado, texto del libro sagrado. 

El título de la obra, La Biblia en el Museo del Prado. Personajes del Antiguo Testamento, corresponde a la necesidad de ajustarnos a los temas y personajes que están representados en las colecciones del propio museo. Como consecuencia, en la lista que presentamos echamos en falta algunos de ellos de gran trascendencia, debido a la carencia de cuadros en las que estén presentes. Hemos intentado paliar esa ausencia con algunas otras obras que, aunque también pertenecen al Prado, están ejecutadas con diferente técnicas y soportes, como son los dibujos y grabados, incluso una estampa que forma parte de un libro que se encuentra en la magnífica biblioteca del museo, para de esta forma conseguir nuestro objetivo, que era llegar a estudiar el máximo posible de personajes e historias. 

Esperamos que se comprenda el esfuerzo que ha supuesto para unas historiadoras del arte habernos enfrentado a un proyecto para nosotras de gran importancia, pero que superaba con creces nuestro conocimiento acerca del Antiguo Testamento. Afortunadamente, una vez más Pedro Barrado nos ha ayudado con su aportación de las «Claves bíblicas» a ampliar y esclarecer cada uno de los personajes o libros bíblicos tratados. En todo caso, nuestra intención ha sido reafirmar la necesidad de comprender cómo el Antiguo Testamento prepara a toda la humanidad el camino de Cristo.



Treinta obras maestras del Museo del Prado cuyo tema es Jesús de Nazaret. Treinta obras pertenecientes a grandes artistas como Fra Angélico, Roger van der Weyden, Tiziano o Velázquez, así como diferentes estilos y escuelas pictóricas: Renacimiento italiano, escuela de los primitivos flamencos, escuela veneciana del siglo XVI, Barroco español, etc. Treinta aproximaciones a esas obras que proporcionarán un conocimiento completo de sus aspectos visual y conceptual. Treinta ocasiones para contemplar y disfrutar.
Treinta y siete obras maestras del Museo del Prado cuyo tema es María de Nazaret. Treinta y siete obras pertenecientes a grandes artistas como Murillo, el Greco, Velázquez, Rubens, Zurbarán o Claudio Coello, así como diferentes estilos y escuelas pictóricas: Primitivos Flamencos, manierismo, Barroco, neoclasicismo, etc. Treinta y siete aproximaciones a esas obras que proporcionarán un conocimiento completo de sus aspectos visual y conceptual. Treinta y siete ocasiones para contemplar y disfrutar.

VER+: