EL Rincón de Yanka: noviembre 2019

inicio








CALENDARIO CUARESMAL 2020

CALENDARIO CUARESMAL 2020

sábado, 30 de noviembre de 2019

LA DESLEALTAD DE LA TRAICIÓN: CASO LUIS ENRIQUE 🔪🔪🔪 DIRTY PLAY (JUEGO SUCIO)



Hace poco que fue noticia, en la vuelta del seleccionador oficial de fútbol español, Luis Enrique, cuando informó a los medios que no contaría con su segundo entrenador,  Robert Moreno, que lo estaba supliendo en la máxima responsabilidad, por motivos de la enfermedad y posterior muerte de su hija. El desagradecido le exigió y le impuso sus condiciones a Luis Enrique, y éste expresó el porqué de su decisión: ¡por ser traidor y desleal, con unas ambiciones desmedidas!
Esto nunca ha pasado en el fútbol español. Donde siempre se respetó y se consideró a los que confiaban en uno. Los que habían apostado por ti para conformar un proyecto de trabajo. 
Esta es la consecuencia lógica de un sistema educativo nefasto, donde se han prescindido de la filosofía y de las humanidades; donde los valores brillan por su ausencia; donde el materialismo, el superficialismo, el laicismo, son las que dirigen a nuestra sociedad. Con el apoyo de una telebasura, mercantilista, nauseabunda y bárbara, sin ninguna regulación estatal que proteja a los televidentes o ciudadanos: ANARQUÍA TOTAL.
El que consume tanta BASURA televisada, tanta TELEMIERDA, padecerá del síndrome de Diógenes. Será un pordiosero mental y existencial: UN MIERDA INTEGRAL AISLADO Y SOLITARIO.
Lo inaudito, es la respuesta excusa del impresentable Robert Moreno a los medios: "Me sigo preguntando qué he hecho mal para que Luis Enrique no cuente conmigo".


La deslealtad de la traición

JUEGO SUCIO (DIRTY PLAY)

La deslealtad y la traición son, pues, los actos más graves que hay y por los que la sociedad todavía demuestra una mayor repulsa dada la imprevisibilidad del acto. El traidor actúa cuando su víctima está desprevenida
Uno de los grandes defectos del ser humano es el de la deslealtad. Y esta se pone de manifiesto constantemente en muchas de las esferas de la sociedad. Se produce en las relaciones entre las personas cuando una de estas traiciona la confianza que uno o varios han puesto en ella y realiza un acto que debe ser definido como traición. Porque esta es la forma en que se manifiesta la deslealtad. Además, se pone de manifiesto en distintas esferas privadas, pero en muchas ocasiones en la actividad política, que es una de las esferas de la sociedad donde los responsables públicos en más ocasiones han visto como hasta los propios realizan actos de deslealtad.

Por eso decíamos antes que este es uno de los grandes defectos de la humanidad y uno de los más graves, porque arranca de un acto inicial de la confianza que se deposita en quien luego te traiciona. Y en estos casos la gravedad del acto es mayor que si se tratara de un ataque normal de una persona a otra aunque sea sin razón o motivo. Y esto es así porque en este caso podrá afectarte, obviamente, este daño ocasionado, pero cuando se produce desde una persona en quien habías depositado tu confianza el impacto del daño todavía es mayor, porque moralmente la traición provoca un efecto superior negativo que el ataque de una persona a otra con la quien no hay una relación previa, o aunque exista esta, no parte de una previa relación de confianza depositada por la víctima en la persona que más tarde le traiciona
Muchísimos han sido los ejemplos en la humanidad desde el primero de Judas que traiciono a Jesucristo, como el referente de lo que no se debe hacer en la vida. Te puede hacer daño cualquier persona, pero si este se produce por alguien de tu entorno más cercano el impacto lesivo del daño es infinitamente mayor que si te lo causa alguien ajeno a ti. Y ese entorno puede ser tanto el familiar como el de los amigos o en el grupo profesional.
Así las cosas, si un familiar, un amigo o una persona relacionada contigo profesionalmente te traiciona el daño es mayor, porque por esa relación de confianza que existía las defensas de la posterior víctima están más vulnerables o desprotegidas que cuando se actúa con un tercero, ya que los actos con ajenos siempre están más rodeados del cuidado, la desconfianza, o simplemente de la adopción de una serie de cautelas que no se duelen adoptar con quien está en «tu círculo más cercano».

Fíjese el lector si esta sancionada en derecho la confianza cuando esta es atacada en la relación entre las personas que, incluso, el Código Penal considera una agravante de la responsabilidad criminal en un hecho delictivo el abuso de confianza. Y precisamente por eso, porque la víctima nunca se podrá esperar del autor del hecho un ataque como el causado ante la relación de confianza que puede existir que evita que la víctima se proteja ante quien le ataca, cogiéndole, por ello, desprevenido.

La deslealtad y la traición son, pues, los actos más graves que hay y por los que la sociedad todavía demuestra una mayor repulsa dada la imprevisibilidad del acto. El traidor actúa cuando su víctima esta desprevenida, cuando no se lo espera, y cuando, por ello, está más desprotegido ante lo inesperado del ataque. Y cuando este se produce el daño es tan directo y despiadado que la capacidad de respuesta inmediata es reducida, ya que la víctima tardará en reaccionar, aunque deberá hacerlo con las vías que el ordenamiento jurídico pone en sus manos, ya que los traidores no deben ver impunes sus actos. Precisamente por ello el derecho sanciona más gravemente estas conductas que las normales.

Por todo ello, comentamos que en la sociedad deben rechazarse con mayor contundencia los actos de traición que otros, precisamente por el carácter inesperado para la víctima del ataque, y por el aprovechamiento que siempre supone en la conducta del autor ese abuso de la confianza que se utiliza como medio para la ejecución del acto. De ahí que en el orden penal suponga una agravación de la conducta que conlleva una elevación de la pena. Y ello, por el mayor reproche social y jurídico que debe llevar consigo un acto de traición, una deslealtad, o un acto realizado con abuso de la confianza puesta por una persona en otra. Algo que no se puede ni debe consentir.


VER+:

¿Hasta dónde llega el poder de #ÁngelMaríaVillar, presidente de la #RFEF? #Fútbol #España #Mafia




✏ PETICIÓN PARA FIRMAR: "LOS BANCOS MALTRATAN A NUESTROS MAYORES": UNA ATENCIÓN Y UN RESPETO A LAS PERSONAS QUE NO CONTROLAN LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS


Los bancos maltratan a los mayores

Una vida entera depositando una nómina en el banco y pagando religiosamente la hipoteca merece más respeto y consideración
El trasiego de coches por la avenida, saturados de sol, de humos, de ruidos, forma una cortina espesa que oculta lo que está ocurriendo en la acera de enfrente, en el cajero automático del banco en el que se ha comenzado a congregar una cola de ocho o diez personas que resoplan, miran el reloj y se secan el sudor de la frente. Delante de ellos, una anciana acerca la cara al cristal del cajero, ahueca las manos para intentar ver algo, y comienza a teclear, pero no logra que la máquina le obedezca. Otra vez repite la operación pero nada: el cajero la ignora. El bastón se resbala y cae al suelo. La mujer se desespera, agobiada y confusa, sobre todo cuando escucha murmullos de desaprobación a sus espaldas.

Vuelve la cara hacia atrás y comienza a hablar con el joven que espera el primero en la cola. Alguien más se acerca y un individuo, desde atrás, grita sin consideración: “¡Señora, por favor! Todos tenemos prisa, no puede usted bloquear el cajero…” Si en ese preciso instante se pudiera congelar la escena y elevar el plano más allá de la avenida, lo que sorprendería a todos los protagonistas sería verse reflejados en otras tantas colas, miles de colas parecidas, repartidas por toda España en las que una anciana, un anciano, lucha infructuosamente con cajero automático. Porque lo único que refleja ese instante es la lógica descarnada y cruel de los bancos españoles, que han decidido echar a los viejos de sus oficinas. Ninguna consideración, ningún respeto; sencillamente, las personas mayores se han convertido en un estorbo del que hay que deshacerse. Nadie se moviliza ante esas colas, ni protesta más allá de un rebufo por la espera. Y como los bancos lo saben, ejecutan sus planes sin pestañear.

El fin del mundo bancario ya ha llegado para los viejos. Los viejos, sin que nadie diga nada, se han convertido en personas non gratas en las entidades bancarias. Les molestan y quieren echarlos, los están echando de sus oficinas porque entorpecen los planes de modernización. Solo les falta poner un cartel en la puerta. La foto de un ejecutivo joven con traje gris y corbata roja, con el brazo derecho extendido como una lanza que acaba el dedo índice señalando la calle: “Esta oficina no es para viejos”. El ‘spin off digital’ ha borrado de la faz de la tierra el modelo bancario tradicional y ha transformado las antiguas sucursales bancarias en oficinas frías, desangeladas, deshumanizadas, en las que hasta los buenos días los ofrece una voz metalizada que, en la entrada, reparte los números para distribuir a los clientes por las mesas, catalogados previamente como simples productos financieros.

Para justificar lo que está ocurriendo con la transformación del negocio bancario, lo que podemos evitarnos son las obviedades que todos podemos compartir y que no precisan ni siquiera de debate. Es evidente que, igual que ha ocurrido en otros muchos sectores, el mundo bancario tiene que adaptase a este nuevo modelo de sociedad que solo necesita un móvil para leer un periódico, hacer la compra en el supermercado, reservar las entradas del cine o del teatro, ver un nuevo capítulo de la serie favorita, alquilar un coche y realizar una transferencia para el pago del alquiler de la casa. Eso, claro, además de jugar una partida y contestar a algunas decenas de mensajes.
"Es evidente que el mundo bancario tiene que adaptase a este nuevo modelo de sociedad que solo necesita un móvil para leer un periódico"
La banca tradicional solo puede sobrevivir si se convierte plenamente en banca digital; dentro de poco tiempo que un empleado de banco entregue un fajo de billetes a un cliente nos producirá la misma extrañeza que nos provoca ahora la imagen de un contable, detrás de una ventanilla, con visera y con manguitos. No, no hace falta que nadie explique el carácter arrollador, inexorable, de la modernización de las cosas, de la vida, porque nadie ha podido nunca ponerle puertas al progreso. Los bancos avanzaban, como todos los demás, hacia la progresiva actualización de sus estructuras hasta que la crisis les ha dado un empujón definitivo. Se trataba de adaptarse o morir y, como siempre, eso significa una importante reducción de los costes, con el cierre de miles de oficinas en toda España, reducciones de personal, y transformación completa del negocio tradicional a través de una gran inversión en esta revolución tecnológica.

Pero, ¿y qué pasa con las personas mayores? La humanidad no puede ser ajena a los cambios tecnológicos y eso es lo que está ocurriendo en las oficinas bancarias cuando han decidido cerrar las ventanillas a las personas mayores y obligarlas a entenderse con un cajero automático para sacar el dinero de su pensión, consultar su cartilla de ahorros, o ingresar la mensualidad del alquiler. Si ni siquiera son capaces de manejar un móvil con destreza para llamar por teléfono a sus hijos, cómo se les va a exigir que utilicen la banca online para todas sus operaciones. ¿Que busque la clave de qué? ¿Que utilice la firma electrónica? ¿Que le diga el número secreto de acceso a la web? Una vida entera depositando una nómina en el banco merece más respeto y consideración. Una vida entera pagando religiosamente la hipoteca merece más respeto y consideración.
"Una vida entera depositando una nómina en el banco merece más respeto y consideración"
Los créditos para ayudar a los hijos en el primer negocio que montaron, los recibos del agua, de la luz… La soledad y el aislamiento son las enfermedades sociales de los ancianos en esta era de globalización; todo está más cerca ahora, menos las personas, sobre todo las personas mayores, que están más lejos. Un solo anciano, ofuscado, confundido, delante de un cajero es un grito de protesta por un trato injusto: una sola mujer abrumada, abochornada, en medio de la acera, es un clamor contra un trato degradante. Mañana o pasado, o cuando lleguen los días de cobro de la pensión, detente un momento y, por encima del trasiego de la avenida, contempla la puerta de unas de esas oficinas de plasmas y sonrisas plastificadas… Porque alguien tendrá que exigirle a los bancos que incluyan un apéndice de humanidad en sus beneficios milmillonarios, antes que echar a los viejos de las oficinas como están haciendo.



UNA ATENCIÓN Y UN RESPETO A LAS PERSONAS MAYORES QUE NO CONTROLAN LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS BANCARIOS.

Por sentido común, por alteridad y por sentido comercial.
Los bancos como toda empresa está al servicio de la comunidad, y no a la inversa. Es un servicio de reciprocidad mutua. Además, es un mínimo sentido de civismo y sentido humanitario. Mucha publicidad para la solidaridad pero ninguneando a sus clientes. Cualquier mayor puede ser nuestro padre o abuelo. Y, también, nosotros seremos mayores, y también, dentro de poco, estaremos inadaptados a nuevas tecnologías electrónicas...



VER+:

Hay publicidades que dan risa. Estamos rodeados de puros chistes. Si vas al banco, lees sus posters publicitarios y te partes de la risa:
" SOMOS TU BANCO AMIGO", "EN BBVA EL QUE MANDA ERES TÚ"... Jajaja...
Pues nada, me parece estupendo que la ciudadanía responda a la publicidad engañosa, bien con contrapublicidad, bien interponiendo denuncias a las autoridades como ya os contamos. Porque me parece inaceptable, y un insulto a la inteligencia de la ciudadanía, el uso de la ecología de forma oportunista e hipócrita para limpiar la imagen de uno (”greenwashing“, que dicen en inglés).

viernes, 29 de noviembre de 2019

ALÉGRENSE PORQUE EL DÍA SE LEVANTA: EL ADVIENTO SE VISTE DE VIOLETAS 🎄


Cuatro velas ardían sobre la corona de adviento. Todo estaba quieto. Tan quito, que se podía escuchar como las velas empezaban a hablar. 
La primera vela suspira y dijo: “Yo me llamo Paz. Mi luz brilla, pero los seres humanos no mantienen la paz, ellos no quieren la paz”. Su luz se hacía cada vez más pequeña hasta que se extinguió.
La segunda vela titilaba y dijo: “Yo me llamo Fe. Pero soy superflua. Los seres humanos ya no quieren saber nada de Dios. No tienen más sentido, que siga ardiendo”. Una corriente de aire sopló por el cuarto y la segunda vela se apagó.

En voz baja y muy triste la tercera vela tomó la palabra: “Yo me llamo Amor. Ya no tenga más fuerza para seguir ardiendo. Los seres humanos me dejan de lado. Ellos sólo se ven a si mismos y no a los demás, a aquellos a los que ellos deben amar". Y con una última llamarada también está luz se apagó.
Entonces entró un niño al cuarto. El observó las velas y dijo: “Pero, si, ustedes deben arder y no estar apagadas!”, y el niño empezó a llorar.
En ese momento la cuarta vela tomó la palabra. Ella dijo: “No tengas miedo. Mientras yo arda, podemos prender las otras las otras velas. Yo soy la Esperanza”.
Con un pedacito de madera el niño tomó la luz de esta vela y prendió las luces de las demás otra vez.
POEMA ALEMÁN
Mit einem Streichholz nahm das Kind das Licht von dieser Kerze und zündete die anderen Lichter wieder an.



ALÉGRENSE PORQUE EL DÍA SE LEVANTA...

Alégrense porque el día se levanta
y el sol de la justicia ya se asoma
que destilen los cedros sus aromas
cuando el cielo y sus aves ya le cantan.



Alégrense, el Señor que ya se acerca
y enamora en el perfume de su paso
es príncipe de Paz y con su abrazo
reconstruye en su bondad el alma muerta.

Alégrense que el Señor de los señores
vestido de jazmín y de jacinto
llega envuelto de sol y es el Dios vivo
en que se gozan la luz y los amores.

Esta cerca y exorciza los temores
ilumina la angustia y la tristeza,
Él renueva la vida en su pureza
y descubre del encuentro sus sabores.

Está cerca y reclama tu presencia
para encender en tus ojos la esperanza
anidar en tus entrañas la confianza
y endulzar la amargura de la ausencia.

ESTÁN SOPLANDO YA...

Están soplando ya los vientos nuevos
desde el Oriente el aroma del incienso
y ente mis ojos la vida como un lienzo
que pintas con Amor en tu misterio.

Sopla brisa que refresca desde el mar
y mi rostro acaricia el aire fresco
y es el toque salado y de tus dedos
el sentimiento de vivir y de soñar.

Se que vienes a mi vida porque pasas
y es presencia la luz de la mañana
la claridad de tu cielo que temprana
alegra la jornada en que me abrazas.

Estás vivo y reinas soberano
sobre las nubes serenas a lo lejos
caminas sobre el cielo y el reflejo
de la vida que mana de tus manos.

Vienes nuevamente en este día
y la fuerza de tu Espíritu me eleva
se transforma el invierno en primavera
y en el jardín de la vida es la alegría.

HAY UNA VOZ QUE GRITA...

Hay una voz que grita en el desierto:
-¡Preparen los caminos al Amor!
porque se acerca el día en que el Señor
visitará la morada de los muertos.

En el páramo resuena la trompeta
que anuncia la venida del que llega
a instaurar en la tierra primaveras
que cumplen la promesa del profeta.

Los montes se inclinan a su paso
y la estepa florece en su presencia
pues el frío doloroso de la ausencia
cede el lugar al fuego sin ocaso.

Llega el Señor que bautiza con su vida
y renueva con su paz los corazones
llega el tiempo en que se cantan las canciones
y el Espíritu se dona sin medida.

Porque alumbra un nuevo sol entre los montes
y una mañana se levanta iluminando
el Universo en su Amor se está quemando
y se enciende de su luz el horizonte.

-¡Ven pronto Señor, ven te lo ruego!
y enciende el corazón en tus amores
porque reclaman tu paso hasta las flores
que en su color se revisten de tu fuego.

EN UN DESIERTO...

En un desierto solitario y frío
en el que el alma en su penar se encuentra
cuando tan solo el ansia la alimenta
oye una voz en medio de su olvido.

Es la voz de un amor que se ha perdido
el que en las noches la llenaba de consuelo
el que abría en sus susurros ese cielo
que la envolvía en la tibieza del estío.

Oye la voz de su amor que distraído
ya por las noches del amor transita
es la voz del Amado que la invita
a esperar en su regreso si se ha ido.

Es una voz delicada en su conciencia
como la brisa del aire matutino
como el aroma del trébol del camino
que peregrina constante en su paciencia.

Es la voz que tranquila en la inclemencia
cuando truena solitario el cielo herido
porque el sol en su aventura se ha dormido
y ha perdido el amor su transparencia.

Oye el alma una voz y es como un canto
que melodioso la invade y la levanta
pues es la aurora de la vida que le canta
cuando la luz la envuelve con su manto.


EL PASEO DE LOS TILOS...

El paseo de los tilos y el perfume
de tu presencia suave y soberana
un aroma ingenuo de creación cercana
y el fuego de un Amor que me consume.

El verdor de la vida que florece
y se entrega en el hálito del cielo
la fragancia de tu paso y el consuelo
de un toque misterioso que estremece.

Así deambulo en el camino de la vida
entre hojarascas de Otoños pasajeros
cuando el rubor de un bosque pregonero
me acerca de tu vos la melodía.

Así camino sintiéndote en la ausencia
cuando las sombras de la noche llegan
cuando el silencio de tu Amor me llena
aunque la brisa me traiga tu presencia.

Así te espero aunque el tiempo se eternice
en una espera que es anhelo de tu vida
de la fuente que se dona sin medida
y a los que te esperan confiados pertenece.

FLORECERÁ LA JUSTICIA DESDE EL CIELO...
(Is 45)

Florecerá la justicia desde el cielo
y la tierra otra vez dará su fruto,
el cambiará en fiesta todo el luto
del pobre desterrado y prisionero.

Cubrirá mi nube el horizonte
y mi gloria fecundará tu suelo,
Yo seré tu paz y tu consuelo,
reconstruiré mi ciudad sobre los montes.

El Amor regresará de su destierro
y su manto cubrirá la tierra toda,
será el bálsamo suave de la aurora
que comienza en el mundo que recreo.

La semilla que planto es Vida Nueva
una Alianza que jamás será abolida,
mi fidelidad para siempre sostenida
en la promesa del perdón que la genera.

Él te penetrará como el rocío
que, sereno, en la noche se derrama,
te despertará renovado en la mañana
y en el Sol verás que Yo he vencido.

Volverás a tu tierra, Pueblo mío
pues tu tierra soy Yo que te esperaba,
tu serás el templo que paciente preparaba
y mi gloria será tu rostro vivo.

¡Alégrate y canta la victoria
de la luz, de la paz y la justicia!
Tú serás del mundo la primicia
de la salvación que se hace historia.

EN LA COLINA, MI AMOR, LA CIUDAD SANTA...

En la colina, mi amor, la Ciudad Santa,
la meta de mis sentimientos y mis ansias,
la pasión de mi dolor, la herida que acompaña
el peregrinar por el mundo hacia el Amor.

Y en la ciudad del Amor, el Sol de soles,
el Cordero en su blancura inigualada,
ilumina cielos y tierra con su gracia
y su sangre, hecha de luz, recubre el orbe.

Y la ciudad se esconde en el Cordero
y el Cordero es ciudad amurallada
que se vuelve eucaristía celebrada
en el altar que envuelve el universo.

Y en las olas del Amor del mar que es toda gracia
navega la liturgia que consagra el tiempo,
el canto de los serafines que me trae el viento
y me llena de luz con su fragancia.

Y en el misterio puro del pan que es transformado
se transforma mi vida en tu misterio,
se consuma la historia, se reconstruye el templo,
el tiempo y el espacio ya están resucitados.

AMARTE SEÑOR Y CONTEMPLAR TU ROSTRO...

Amarte Señor y contemplar tu rostro
es encontrar la salvación ansiada,
es, por fin, tener el alma reposada
sobre el pecho amante de su esposo.

Y en experimentar tu Amor eterno
se encuentra ya la tierra prometida,
la ciudad de la paz y la alegría
iluminada por tus ojos tiernos.

Es en Jesús, Emmanuel, Dios con nosotros
que recuperamos el Amor perdido,
en su corazón atravesado y dolorido
se abrió la fuente que nos trae el gozo.

Su vid nueva como lluvia fresca
fecundó de Amor los corazones rotos,
ungió la sequedad, iluminó los rostros
y germinó, en el páramo, su primavera.

Su Espíritu de Amor todo lo llena
y recrea el paraíso en lo profundo.
Él impulsa la historia y nuestro mundo
a la vida que en Ti se vuelve plena.

Él es el anticipo de la gloria contemplada,
luz divina que ilumina tu misterio,
el calor de tu presencia en el invierno
y el canto de los hombres que te alaban.

QUIERO ANUNCIARTE LA ALEGRÍA... (Is. 61,1-11)

Quiero anunciarte la alegría,
el año de gracia del Señor,
el fin de la vergüenza y del dolor,
la esclavitud que para siempre se termina.

Me ha ungido el Señor, el poderoso,
con su Espíritu de paz y de justicia,
yo te doy, en su nombre, la noticia:
la libertad, por fin, será tu gozo.

Él vendará los corazones rotos
y liberará a los oprimidos,
dará la victoria a los cautivos,
su gloria cantarán pueblos remotos.

Restaurará las ciudades desoladas
y las viñas, por fin, darán su fruto,
hoy se termina, Israel, tu luto
y una nueva primavera se prepara.

Hoy consagra el Señor sus sacerdotes,
los ministros de la nueva Alianza,
los que anuncian al mundo la esperanza
de la viña cultivada y de sus brotes.

Y yo me gozaré de su presencia
y exaltaré al Dios de mi esperanza,
se llenará mi boca de alabanza
y amarlo sólo a Él será mi ciencia.

Porque de salvación me ha revestido
con el manto de justicia del esposo,
como la novia, me adorno con el gozo
de contemplar ante mi lo prometido.

Porque en mi tierra ya brota la justicia
y la semilla de una vida nueva,
ha comenzado ya una nueva era
y las naciones gritan la noticia.

EMMANUEL

Brota un retoño del tronco de Jesé,
un descendiente soberano de David,
la raíz poderosa de la nueva vid,
el Dios con nosotros, Emmanuel.

El es signo de fidelidad cumplida,
de la promesa en el tiempo respetada,
de la Palabra, en la historia, contemplada
del Dios manifestado en profecía.

En sus venas corre el Espíritu Divino:
sabiduría, fortaleza, inteligencia,
temor de Dios, piedad y ciencia,
consejo y luz para el camino.

En sus labios la justicia al oprimido,
al débil rectitud en la sentencia,
la verdad que lo envuelve y la clemencia
que levanta el corazón herido.

Reconciliación y paz será su nombre
y el lobo pacerá con el cordero,
el leopardo y el cabrito en el otero,
el novillo, el cachorro, un niño pobre.

La vaca y la osa con sus crías,
el león que come paja con los bueyes,
juega el niño con áspid y serpientes
y nadie se hace daño ni lastima.

El conocimiento de Dios llena la tierra
y el mundo cubre la gloria de su Nombre,
el Emmanuel, es su presencia entre los hombres
y el Paraíso regresa con su primavera.

VOCACIÓN. (Is. 6)

Una brasa ardiente entre mis labios:
tu Palabra cautivante, abrasadora,
la Voz que me convoca y me enamora,
la miel que purifica mi pecado.

Ante mi los Serafines amorosos,
encendidos en el fuego que los nutre,
como antorchas del Amor que los consume,
cantan la gloria del Todopoderoso.

Santo, Santo, Santo y majestuoso,
Señor omnipotente, Amor primero,
liberador poderoso y justiciero,
darte honor y gloria es nuestro gozo.

¿A quién mandaré para que anuncie
a mi pueblo el fin de su pecado?
Que lo quiero arrepentido y rescatado
de la idolatría y la injusticia que lo cubre.

¡Aquí estoy! Mándame si quieres,
ya que mi boca tu brasa la ha cambiado
en un río de fuego cautivado
en el volcán del Amor que lo sostiene.

Mándame y hazme mensajero de tu Reino,
de tu justicia, de tu perdón, de tu ternura,
de tu paternidad, de tu misericordia y tu dulzura,
del Amor que nos convoca y su misterio.

EN UNA NUBE COMO SOL NACIENTE...

En una nube como Sol naciente
tu rostro como luz del mediodía,
estrellas te rodean, los ángeles que admiran
la claridad que de tu cuerpo se desprende.

Te envuelves en el manto de la gloria
con que el Padre te cubrió antes del tiempo,
a tus pies se extiende el firmamento
y la tierra proclama tu victoria.

Eres la paz y la justicia que esperaba,
el juicio que al inocente reivindica,
la verdad que la historia purifica,
la vida que los profetas anunciaban.

Eres el que rescata del olvido la memoria
de los testigos que en tu sangre se envolvieron,
los que anunciando tu Palabra perecieron
y con su muerte proclaman tu victoria.

Ahora vuelves, Señor del universo,
a consumar tu Reino en nuestras vidas.
Tu Espíritu se vuelve nuestro guía
y conduce la historia hacia tu encuentro.

LA VIÑA (Is. 5,1-7)

Déjenme que cante la canción
del Amor de mi amigo por su viña,
la canción del cuidado y del dolor
de no ser correspondido a su medida.

Mi amigo plantó una viña
en un valle de ensueño y de ternura,
era un paraíso de sol y de hermosura,
de armonía, de paz y de justicia.

Con la paciencia que vence el tiempo que devora
despedregó el terreno con cuidado,
de a poco le quitó los yuyos malos
y bendijo la tierra con su sombra.

En una fuente cristalina y pura,
la que brota del Amor de su costado,
le dio de beber entusiasmado
esperando frutos de dulzura.

Y sin embargo, la ingratitud fue su salario,
brotaron en ella sólo frutos de amargura,
uvas agrias de injusticia y de penumbra,
la autosuficiencia ingrata del pecado.

La viña se apoderó del sol que la acunaba
y cerró sus oídos al viento mensajero,
se creyó fuente viva y pozo del otero,
se olvidó que no era la tierra que la alimentaba.

Ingratitud fue su pecado en la ceguera
de mirar complacida sus ramas y sus brotes,
olvidando su origen despreció ser pobre,
rica sólo de sí misma creyó ser primavera.

Escucha lo que haré, viña traidora:
trataré de olvidar tu nombre y tu recuerdo,
cerraré mi fuente, te asolarán los cuervos
el sol se apagará y tus días serán sombra.

Cuando recuperes de mis dones la memoria
y vuelvas a beber de mi fuente agradecida,
cuando supliques por el sol que te da vida
y anheles los rayos de mi gloria...

Cuando tus raíces busquen mi Palabra cada día
y nutras en mi Amor tus sentimientos,
cuando te purifiques en la lluvia del arrepentimiento
y des frutos de dulzura, viña mía...

Entonces contemplarás mi Amor primero,
volveré a bendecirte con mi sombra,
soplará en tus oídos la brisa que me nombra,
yo seré tu viñador y tu mi pueblo.

VOLVERÁS Y ESPERO TU VENIDA...

Volverás y espero tu venida,
a renovar para siempre un mundo viejo,
a superar la realidad que en el espejo
de los días sus misterios escondía.

Volverás, vencedor para siempre de la noche
que se tragó la ilusión de un cielo nuevo,
vencedor de la tiniebla opresora en el anhelo
de la luz que no se extingue y de sus goces.

Volverás sobre una nube transformado
en el sol de un universo renacido
cuando el pecado para siempre suprimido
dará paso a la gracia de un mundo renovado.

Volverás en mi conciencia liberada
de los fantasmas que me alejan de tu fuente,
en la memoria que te quiere aquí presente,
en la inteligencia de tu ser iluminada.

Volverás en un Amor de primavera
que enciende el corazón agradecido
a florecer en el pecho que has herido
con la espina de una rosa mensajera.

Volverás en el mar de las gaviotas,
en los gorriones simples y sus juegos,
en golondrinas, cisnes y jilgueros,
en el cielo que secuestraron las alondras.

Volverás, y el final de los tiempos ya presente
adelanta el calor de tu presencia,
se derrite ante tu rostro el frío de la ausencia,
tu luz todo lo llena y ya me envuelve.

Volverás en los alerces azulados,
en los robles de Amor enrojecidos,
en los abedules de plata, consumidos
en el invierno de la espera, ya brotados.

En el manantial, a la orilla del sendero
serás canto cristalino y encantado,
compañía del camino recobrado,
armonía de mis pasos y mi credo.

En la melancolía de un otoño enrojecido
o en las hojas de un tilo amarillentas,
en la inmensidad desolada de la estepa,
o en el campo tapizado con el trigo.

Simplemente volverás como te has ido
y tu triunfo será la tierra nueva,
consumará tu presencia ya mi espera
en un rayo de tu luz entretejido.

Volverás en el día señalado
a reunir a tu pueblo nuevamente,
desde todas las naciones, de repente,
llegarán con los frutos que has sembrado.

Cantarán del corazón un canto nuevo:
pueblos, razas, lenguas y naciones,
un mundo en alabanza en sus canciones
glorificando tu nombre como un pueblo.

Será tu Iglesia en triunfo y alabanza,
purificada en la sangre del Cordero,
vestida está de luz y el mundo entero
celebra, consumada, su esperanza.


🎄
EL ADVIENTO SE VISTE DE VIOLETAS

Padre Jesús del Castillo


El Adviento se viste de violetas.
Es, en el alma, tensión de espera.
No es aún la cosecha:
es primavera.

El Adviento es hambre de pan,
clamor de profetas;
es mugido en los establos
y cónclave en las estrellas.

El Adviento es llamada en los cielos,
luna que al sueño despierta,
suave temblor de alborada que alerta,
pasos de peregrinos que inquietan.

El Adviento es gravidez
que viene pidiendo urgencias.
Ya están convocados ángeles y reyes,
pastores, pesebre y bueyes…

El Adviento es Ella, es la Virgen bella,
serena, ante el cuenco de pajas que ya se quiebran.
Ya se escucha el «Gloria» en las lejanías.
El Adviento es Ella: ¡Santa María!