EL Rincón de Yanka: enero 2010

inicio

#GALICIANOARDELAQUEMAN

#GALICIANOARDELAQUEMAN








viernes, 29 de enero de 2010

ECHA LAS REDES

ECHA LAS REDES


Y es tanto el peso de amor que recogemos

que la red no se rompe a pesar de estar cargada
de ciento cincuenta esperanzas

Desde que Tú te fuiste
no hemos pescado nada.
Llevamos veinte siglos
echando inútilmente
las redes de la vida,
y entre sus mallas
sólo pescamos el vacío.

Vamos quemando horas
y el alma sigue seca.
Nos hemos vuelto estériles
lo mismo que una tierra
cubierta de hormigón.
¿Estaremos ya muertos?
¿Desde hace cuántos años no nos hemos reído?
¿Quién recuerda la última vez que amamos?

Y una tarde Tú vuelves y nos dices:
«Echa la red a tu derecha,
atrévete de nuevo a confiar,
abre tu alma,
saca del viejo cofre
las nuevas esperanzas,
dale cuerda al corazón,
levántate y camina».

Y lo hacemos sólo por darte gusto.
Y, de repente, nuestras redes rebosan alegría,
nos resucita el gozo
y es tanto el peso de amor que recogemos
que la red se nos rompe cargada
de ciento cincuenta esperanzas.

¡Ah, Tú, fecundador de almas:
llégate a nuestra orilla,
camina sobre el agua
de nuestra indiferencia,
devuélvenos, Señor, a tu alegría
José Luis Martín Descalzo

jueves, 28 de enero de 2010

UNA CANCIÓN POR HAITI






Elevo una canción y una oración
en medio del desastre y del dolor.
Si no lo hago yo, quién lo va hacer por mí.
De qué sirve un corazón, de qué me sirve,
si no late por Haití.
...Y se levantará Haití de sus ruinas.



miércoles, 27 de enero de 2010

AVATAR I SEE YOU (YO TE VEO) LEONA LEWIS








COMO PREPARAR UNA BUENA BARBACOA


Nivel de dificultad: 3


Una vez que un hombre se ha decidido a hacer una barbacoa, hay una serie de acciones encadenadas que se ponen en marcha. . . .

1) La mujer compra la comida.

2) La mujer hace la ensalada, prepara la verdura y el postre.

3) La mujer prepara la carne para la barbacoa, la pone en una bandeja junto con los utensilios necesarios y la lleva al exterior, donde el hombre ya se encuentra sentado ante la barbacoa con una cerveza en la mano.

Ahora el punto culminante de la actividad.

4) EL HOMBRE PONE LA CARNE EN LA PARRILLA DE LA
BARBACOA.

5) Siguen más actividades rutinarias: la mujer lleva los platos y cubiertos al exterior.

6) La mujer informa al hombre que la carne se está quemando.


7) Él le agradece esta información vital y aprovecha para pedirle otra cervecita mientras se ocupa de la emergencia.

Y ahora. . . otro momento culminante!!!!!

8) EL HOMBRE RETIRA LA CARNE DE LA BARBACOA Y SE LA DA A LA MUJER.

9) Más trabajos rutinarios: la mujer coloca los platos, la ensalada, el pan, los cubiertos, las servilletas y las salsas y lleva todo a la mesa.

10) Después de la comida, la mujer quita la mesa, friega los platos y. . . otro momento importante!!! :

11) TODOS FELICITAN AL HOMBRE POR SUS DOTES CULINARIAS Y LE AGRADECEN LA ESPLENDIDA COMIDA.

12) El hombre pregunta a su mujer qué le ha parecido el no tener que cocinar. Cuando ve que ella se mosquea, llega a la conclusión de que no hay manera de entender a las mujeres.



martes, 26 de enero de 2010

HIMNO NACIONAL DE HAITI


HIMNO NACIONAL DE HAITI

La Dessalinienne (Ladesalinyèn en criollo haitiano)
es el himno nacional de Haití.

Fue compuesto en 1904, para conmemorar
el centenario de la independencia.
Los autores fueron dos haitianos, Justin Lhérisson (letra) y Nicolas Geffrard (música).



***************************************
Por el país,
Por nuestros ancestros,
Caminemos unidos (bis)
En fila; traidores, ninguno
De la tierra seamos dueños únicos
Caminemos unidos (bis)
Por el país,
Por nuestros ancestros.

Por los antepasados,
Por la patria
Labremos, felices;
Cuando el campo crece,
el alma se engrandece.
Labremos, felices
Por los antepasados
Por la patria.

Por el país
y por nuestros padres,
tengamos hijos
libres, fuertes y prósperos.
Siempre seremos hermanos,
Tengamos hijos
Por el país
y por nuestros padres.

Por los antepasados,
Por la patria,
¡Oh, Dios de los valientes!
bajo tu guardia infinita
Toma nuestros derechos, nuestra vida,
¡Oh, Dios de los valientes!
Por los antepasados,
Por la patria.

Por la bandera,
Por la patria,
Morir es bello (bis)
De nuestro pasado, recibimos llamada:
"Tened el alma curtida".
Morir es bello (bis)
¡Por la bandera,
Por la patria!
.

ESCUCHE AQUÍ:




HAITI CHERIE (MI HAITI QUERIDO)


ARTISTAS HAITIANOS



ROBERT LUXAMA



Jacques E. Gourgues










sábado, 23 de enero de 2010

VER PARA CREER



El poder de la televisión está más que demostrado, y eso lo sabe tan bien la publicidad como los políticos. La televisión nos hizo videntes, nos mostró lo que imaginábamos por la radio, que aunque tuviera una gran fuerza, no podía aportar pruebas visibles. Y el cine era cine. La televisión nos elige el coche, el perfume, la casa, la ropa, la comida, porque la televisión sabe que lo que entra por los ojos se queda dentro con la doble fuerza del sonido y de la imagen.

Cuando no existía la televisión, todo lo lejano era como casarse por poderes con alguien de quien sólo teníamos una referencia epistolar o, como mucho, fotográfica. La televisión vino a dejarnos en la salita la vida que ocurría muy lejos de nosotros.

Hoy, esa fuerza de la imagen la utilizan para todo, ya sea para tratar de convencer a un pueblo de una determinada tendencia política, o para hacerlo partícipe de acontecimientos deportivos, o para meterlo de lleno en una tragedia que ocurre a miles de kilómetros. Y la misma fuerza que tiene una marca de perfume, la misma fuerza que tienen las imágenes de una nevada, tiene la tragedia servida en tiempo real. Recordemos algunos sucesos que nos han marcado, ya sea la imagen de aquella niña en un pozo a la que iba subiéndole el nivel del agua hasta que la ahogó, porque su cuerpo estaba atrapado y tratar de rescatarla hubiera supuesto acelerarle la muerte, ya las imágenes de las Torres Gemelas, aquella belleza del espanto de aquel mediodía de septiembre en Nueva York.

El terremoto de Haití ocurre todos los días, a todas las horas, en el salón de nuestra casa. Es una tragedia que no tenemos que imaginarla, porque la vemos. Será por eso por lo que aquellas huchas del Domund que tenían en relieve rostros de niños cobrizos, negros o amarillos, no tenían la fuerza de convicción que tiene la televisión. Y quizá por eso todo el mundo está con Haití: hermandades, asociaciones, ayuntamientos, colegios, futbolistas, toreros… Todo el mundo con Haití. Es la fuerza de la televisión.

Si nos televisaran todos los días el hambre cercana, la miseria cercana en la que viven miles de niños, las huchas sonarían llenas de nuestra caridad y nos desviviríamos por acarrear ropa y comida. Necesitamos ver para creer. Y sobre todo, para movernos.


Hay veces que la pobreza necesita el temblor asesino de un terremoto para que sepamos dónde está. Y entonces —sólo entonces— vamos a socorrerla.


ANTONIO GARCÍA BARBEITO





PERIODISTAS EN HAITÍ: ¿PARA HACER QUÉ?



Decenas de enviados especiales de medios de comunicación de todo el mundo se encuentran en Haití. ¿Qué tipo de cobertura están realizando? ¿Cuál debería ser su papel en estas situaciones, más allá de describir el desastre?
.

Estos días estamos asistiendo a un despliegue masivo de periodistas en Haití. ¿De qué nos informan?

En general, en los medios predominan las crónicas y descripciones de lo que ven los ojos de las y los enviados especiales: muertos, escombros, caos, violencia, urgencia …
.

Tanto el contenido de estas piezas como el tratamiento que reciben en las redacciones resulta a menudo discutible: escuchamos en la radio crónicas con fondo musical que acentúa el dramatismo de la situación, leemos artículos donde descripciones de la violencia, el caos y la impotencia para hacer frente a las catástrofes naturales no hacen más que alimentar mitos que dificultan su comprensión …

¿Debe ser ésta la tarea principal de los y las periodistas en situaciones como ésta? ¿Transmitir su máxima crudeza?

Todavía muchas portadas y especiales de diarios digitales mantienen retratos en primer plano de las primeras víctimas del terremoto, mirando aturdidas a la cámara, rostros quemados, cuerpos aplastados, sin aire… ¿Dónde queda el respeto al sufrimiento y la intimidad de las víctimas? ¿Se mostrarían las mismas imágenes si el desastre se hubiera producido a pocos quilómetros de aquí?
.

El uso de herramientas en la red como Twitter, gracias a su capacidad para enviar mensajes cortos a gran velocidad, han permitido a ONG, testigos del terremoto, periodistas y ciudadanía seguir los acontecimientos de Haití casi al minuto. Sin duda, herramientas como ésta han ayudado mucho, por ejemplo a mapear el alcance de la tragedia y a movilizar la solidaridad de la ciudadanía. A la vez, sin embargo, nos preguntamos si su misma naturaleza (inmediatez y brevedad) no hace que se pueda perpetuar la reducción de un fenómeno complejo que requiere mucha información de contexto en una suma de primeras impresiones donde reinan la violencia, el caos y la desesperanza.
.

Las ONG por su parte, se apresuran a dar ese contexto sobre la historia de injusticias del país y sobre la labor de los proyectos que allí se desarrollan desde hace años, pero el eco que encuentran en los grandes medios es secundario, en cualquier caso supeditado a lo realmente relevante: la crueldad del drama en todas sus dimensiones.
.

¿Cómo podría ayudar el periodismo en la gestión de riesgos generados por desastres de esta magnitud? En los países más propensos a sufrir este tipo de catástrofes naturales, los periodistas son considerados un colectivo necesario para prevenirlos o, en caso de no ser posible, para gestionar la emergencia. Se han editado manuales, como Periodistas para la gestión del riesgo de desastres en Guatemala, donde se dan pistas sobre cómo el tratamiento de la información puede ayudar a las comunidades en las tareas de prevención y reconstrucción. ¿Convendría que los y las profesionales del periodismo de nuestro país dispusieran de un documento de estas características para una mejor cobertura de acontecimientos como el de Haití?
.

De momento, Reporteros Sin Fronteras ya ha dado a conocer de qué manera puede contribuir el periodismo a mejorar la situación en la el país.

Para la reflexión final quedan las palabras de un ciudadano haitiano al enviado especial de El País, Pablo Ordaz:
.

“¿Van a contar ustedes cómo estamos?”, explica Bertrand, un joven que busca cadáveres en las ruinas de una escuela infantil.


 “¿De verdad que lo van a contar?”, Insiste con una buena ración de escepticismo, “¿o se irán de aquí en cuanto ya tengan suficientes fotos?”






viernes, 22 de enero de 2010

BIENAVENTURADO ERES PEREGRINO Y ROMERO SÓLO

BIENAVENTURADO ERES PEREGRINO

Bienaventurado eres peregrino,
si descubres que el camino
te abre los ojos a lo que no se ve.

Bienaventurado cuando contemplas
el camino y lo descubres
lleno de nombres y de amaneceres.

Bienaventurado eres
cuando te faltan palabras para agradecer
todo cuanto te sorprende
en cada recodo del camino

Bienaventurado eres
porque has descubierto
que el auténtico camino
comienza cuando se acaba…

Bienaventurado eres
si tu mochila se ha vaciado de cosas
y tu corazón no sabe
donde colgar tantas emociones.

Bienaventurado eres
si descubres que un paso atrás
para ayudar a otro vale más
que uno hacia delante
sin mirar a tu lado.

Bienaventurado eres
si buscas la Verdad
y haces de tu Camino una Vida
y de tu Vida un camino
en busca de quien es
el Camino, la Verdad y la Vida.

Bienaventurado eres si descubres
que el camino tiene mucho de silencio
y el silencio de oración
y la oración de encuentro
con el Padre que siempre te acompaña
que te Ama y que te espera.

Autoría desconocida



ROMERO SÓLO

Ser en la vida romero, romero sólo,
que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
Ser en la vida romero, romero…, sólo romero.
Que no hagan callo las cosas
ni en el alma ni en el cuerpo,
pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.
Sensibles a todo viento y bajo todos los cielos,
poetas, nunca cantemos la vida de un mismo pueblo
ni la flor de un solo huerto.
Que sean todos los pueblos
y todos los huertos nuestros.


León Felipe







jueves, 14 de enero de 2010

LOS COMERCIOS (LAS TIENDAS) DESAPARECIDO/AS

EL COMERCIO ESPECIALIZADO Y MAYORITARIO
DA LUZ, SERVICIO, VIDA Y AHORRO
A LAS CALLES DE LOS BARRIOS

DESTRUYEN EL COMERCIO MAYORITARIO PARA QUE NO HAYA COMPETENCIA  POR EL OLIGOPOLIO
.


Cada vez que doy un paseo veo más tiendas cerradas. Algunas, las de toda la vida, habían sobrevivido a guerras y conmociones diversas. Eran parte del paisaje. De pronto, el escaparate vacío, el rótulo desapercido de la fachada, me dejan aturdido, como ocurre con las muerte súbitas o las desgracias inesperadas. Es una sensación de pérdida irreparable, aunque sólo haya echado vistazos al escaparate, sin entrar nunca. Otras de esas tiendas son negocios recientes: comercios abiertos hace un par de años, e incluso pocos meses; primero, los trabajos que precedían a la apertura, y después la inauguración, todo flamante, dueños y dependientes a la expectativa, esperanzados. Ahora paso por delante y advierto que los cristales están cubiertos y la puerta cerrada. Y me estremezco contagiado de la desilusión, la derrota que trasmite ese triste cristal pegado al cristal con las palabras se alquila o se traspasa.

En lo que va de año, la relación es como de una lista de bajas depués de un combate sangriento. Entre las que conozco hay una parafarmacia, dos tiendas de complementos, una de música clásica, una estupenda tienda de vinos, una ferretería, una tienda de historietas, tres de regalos, dos de muebles, cuatro anticuarios, una librería, dos buenas panaderías, una galería de arte, una sombrerería, una mercería e innumerables tiendas de ropa. También -ésa fue un golpe duro, por lo simbólico- una juguetería grande y bien surtida. Me gustaba entrar en ella, recobrando la vieja sensación que, quienes fuimos niños cuando no había televisión, ni videoconsola, ni nos habíamos vuelto todos -críos incluidos- completamente cibergilipollas, conservamos del tiempo en que una juguetería con sus muñecas, trenes, soldados, escopetas, cocinitas, caballos de cartón, disfraces de torero y juegos reunidos Geyper, era el lugar más fascinante del mundo.
.
Ahora hablamos de crisis cada día. Hasta los putos políticos y las putas políticas -que no es lo mismo que políticas putas, ahórrenme las putas cartas lo hacen con la misma impavidez con que antes afirmaban lo contrario. En todo caso, una cosa es manejar estadísticas; y otra, pisar la calle y haber conocido esas tiendas una por una, recordando los rostros de propietarios y dependientes, su desasosiego en los últimos tiempos, la esperanza, menor cada día, de que alguien se parase ante el escaparate, se animara y entrase a comprar, sabiendo que de ese acto dependían el bienestar, el futuro, la familia. Haber presenciado tanta angustia diaria, la ausencia de clientes, el miedo a que tál o cúal crédito no llegara, o a no tener con qué pagarlo. El saberse condenados y sin esperanza mientras, en las tiendas desiertas que con tanta ilusión abrieron, languidecían su trabajo y sus ahorros. Morían tantos sueños.
.
Eso es lo peor, a mi juicio. Lo imperdonable. Todas esas ilusiones deshechas, trituradas por políticos golfos y sindicalistas sobornados que todavía hablan de clase empresarial como si todos los empresarios españoles tuvieran yate en Cerdeña y cuenta en las islas Caimán. Ignorando las ilusiones deshechas de tanta gente con ideas y fuerza, que arriegó, peleó para salir adelante, y se vio arrastrada sin remedio por la tragedia económica de los últimos tiempos y también por la irresponsabilidad criminal de quienes tuvieron la obligación de prevenirlo y no quisieron, y ahora tienen el deber de solucionarlo, pero ni pueden ni saben. De esa gentuza encantada consigo misma que no sólo carece de eficacia y voluntad, sino que sigue impasible como don Tancredo, procurando ni parpadear ante los cuernos del toro que corretea llevándose a todo cristo por delante. Un Gobierno cínico, demagogo, embustero hasta el disparate. Una oposición cutre, patética, tan corrupta y culpable de enjuagues ladrilleros que trajeron estos fangos, que resulta difícil imaginar que unas simples urnas cambien las cosas. Sentenciándonos, entre unos y otros, a ser un país sin tejido industrial ni empresarial, sin clase media, condenado al dinero negro, al subsidio laboral con trabajo paralelo encubierto y a la economía clandestina. Con mucho Berlusconi en el horizonte. Un rebaño analfabeto, sumiso, de albañiles, putas y camareros, donde los únicos que de verdad van a estar a gusto, sinvergüenzas aparte, serán los jubilados guiris, los mafiosos nacionales e importados, y los hooligans de viaje y tres noches de hotel, borrachera y vómito incluidos, por veinticinco euros. Para entonces, los responsables del desastre se habrán retirado confortablemente al cobijo de sus partidos, de sus varios sueldos oficiales, de sus pingües jubilaciones por los servicios prestados a sí mismos. A dar conferencias a Nueva York sobre cómo nos reventaron a todos, dejando el paisaje lleno de tiendas cerradas y de vidas con el rótulo se traspasa. Así que malditos sean su sangre y todos sus muertos. En otros tiempos, al menos tenías la esperanza de verlos colgados de una farola.


ARTURO PÉREZ-REVERTE
XLSemanal
11 de Octubre de 2009
 



"La verdad es que no deja de tener su retorcida gracia, aunque sea siniestra. Paseo por París viendo escaparates de librerías y viejos comercios que se mantienen, y pienso inevitablemente en la desertificación comercial de Madrid y en el estúpido relaxing cup of café con leche de aquella alcaldesa por fin desaparecida, o en el bajuno concepto que de la palabra cultura tiene la que manda ahora. Y me pregunto si alguna vez habrán oído hablar, ellas o sus colaboradores, de cosas como el proyecto Vital Quartier, por ejemplo, que desde hace años se ocupa en París de mantener vivo el comercio tradicional que anima los barrios principales, facilitando sus alquileres, rehabilitaciones y rebaja de impuestos, favoreciendo que los pequeños negocios subsistan, humanicen las calles y animen en torno otros espacios comerciales gratos al ciudadano, complementándolo todo con una política de salubridad, higiene y seguridad callejera. Un esfuerzo al que se destina dinero, imaginación y buena voluntad en vez de desidia y burdo afán recaudatorio, y que ya ha logrado tener tres centenares de tiendas tradicionales, de diversas actividades, protegidas en seis de los principales barrios de París".

Por supuesto, y también a diferencia de Madrid, donde hasta la magnífica Cuesta Moyano y sus librerías se ven olvidadas y maltratadas por el Ayuntamiento, uno de los sectores donde más cuidado ha puesto el plan parisino de apoyo al comercio tradicional es el de las librerías. Sólo a eso, a defender la existencia del comercio cultural que ennoblece el centro de la ciudad y mantiene su carácter, la alcaldía de París acaba de destinar una ayuda complementaria de dos millones de euros, amén de exenciones fiscales si una librería dedica a salarios el 12% de su facturación, así como subvenciones por promoción de libros de fondo -no torpes novedades de aquí te pillo y aquí te mato-, pagos de alquiler a la mitad del precio del mercado y créditos con dos años de carencia. Y ahora piensen ustedes en Madrid, aprieten los dientes y hagan, como yo, un esfuerzo para no blasfemar en arameo y que se los lleve el diablo" .