EL Rincón de Yanka: SIGUE SIN CREER EN EL MALIGNO. ÉL SIGUE ACTUANDO POR MEDIO DE LAS IMPERSONALES "MAMMONICAS" AGENCIAS CALIFICADORAS CREDITICIAS

inicio








miércoles, 16 de noviembre de 2011

SIGUE SIN CREER EN EL MALIGNO. ÉL SIGUE ACTUANDO POR MEDIO DE LAS IMPERSONALES "MAMMONICAS" AGENCIAS CALIFICADORAS CREDITICIAS







Evelyn de Morgan
The worship of mammon (El culto de Mammón) 1909





Mientras El Salvador, El Santo Benigno Jesucristo es Palabra Humanada, el maligno deshumanizador  es un  número  de tres dígitos representado como MAMMON.

Hay muchos teólogos  y hasta sacerdotes que predican la no existencia del maligno. Es decir, que no creen en el jefe de los anónimos y desconocidos agentes calificadores del crédito que como siempre actúa desde el libro del génesis seduciendo a los seres humanos con promesas de libertad, de poder, de calidad de vida, de sueños… Primero te ofrecen los créditos y después te desahucian con opresión y represión…

Las "Mammonicas" Empresas de rating

Aunque hay más de 74 agencias de rating en el mundo el mercado está controlado por tres grandes compañías neoyorquinas que dominan aproximadamente el 90% del mercado por lo que su funcionamiento es casi como un oligopolio. Aunque cada una tiene su propio sistema de calificaciones, éstos son muy similares.




Las principales agencias de calificación crediticia son las siguientes:

Estados Unidos
• Standard & Poor's - Estados Unidos
• Moody's - Moody's Investors Service - Estados Unidos
• Fitch - Fitch Ratings - Estados Unidos - Reino Unido
China
• Dagong Global Credit Rating - China


*****************************

 

Ya lo decía la biblia (lee si quieres):

GÉNESIS : 3
La tentación y el pecado del hombre

1 La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho, y dijo a la mujer: "¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?".

2 La mujer le respondió: "Podemos comer los frutos de todos los árboles del jardín. 3 Pero respecto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: ‘No coman de él ni lo toquen, porque de lo contrario quedarán sujetos a la muerte’".

4 La serpiente dijo a la mujer: "No, no morirán. 5 Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal".

6 Cuando la mujer vio que el árbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió; luego se lo dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió.

7 Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos. Por eso se hicieron unos taparrabos, entretejiendo hojas de higuera.

8 Al oír la voz del Señor Dios que se paseaba por el jardín, a la hora en que sopla la brisa, se ocultaron de él, entre los árboles del jardín. 9 Pero el Señor Dios llamó al hombre y le dijo:

"¿Dónde estás?".

10 "Oí tus pasos por el jardín, respondió él, y tuve miedo porque estaba desnudo. Por eso me escondí".

11 Él replicó: "¿Y quién te dijo que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol que yo te prohibí?".

12 El hombre respondió: "La mujer que pusiste a mi lado me dio el fruto y yo comí de él". 13 El Señor Dios dijo a la mujer: "¿Cómo hiciste semejante cosa?". La mujer respondió: "La serpiente me sedujo y comí".

La maldición de la serpiente

14 Y el Señor Dios dijo a la serpiente:
"Por haber hecho esto maldita seas entre todos los animales domésticos
y entre todos los animales del campo
.Te arrastrarás sobre tu vientre,
y comerás polvo todos los días de tu vida.

15 Pondré enemistad entre ti y la mujer,
entre tu linaje y el suyo.
Él te aplastará la cabeza
y tú le acecharás el talón".

El castigo de la mujer

16 Y el Señor Dios dijo a la mujer:
"Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor.
Sentirás atracción por tu marido,
y él te dominará".

El castigo del hombre

17 Y dijo al hombre:
"Porque hiciste caso a tu mujer y comiste del árbol que yo te prohibí, maldito sea el suelo por tu culpa. Con fatiga sacarás de él tu alimento todos los días de tu vida.

18 Él te producirá cardos y espinas y comerás la hierba del campo.19 Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la terra, de donde fuiste sacado.¡Porque eres polvo y al polvo volverás!".

20 El hombre dio a su mujer el nombre de Eva, por ser ella la madre de todos los vivientes. 21 El Señor Dios hizo al hombre y a su mujer unas túnicas de pieles y los vistió.

22 Después el Señor Dios dijo: "El hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que ahora extienda su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre".

23 Entonces expulsó al hombre del jardín de Edén, para que trabajara la tierra de la que había sido sacado. 24 Y después de expulsar al hombre, puso al oriente del jardín de Edén a los querubines  y la llama de la espada zigzagueante, para custodiar el acceso al árbol de la vida.