EL Rincón de Yanka: 📕 LAS AVENTURAS DE JUAN PLANCHARD, LA VIDA DE UN BOLICHICO "ROBOLUCIONARIO"

inicio








viernes, 30 de junio de 2017

📕 LAS AVENTURAS DE JUAN PLANCHARD, LA VIDA DE UN BOLICHICO "ROBOLUCIONARIO"

Jonathan Jakubowicz:
“Tenía que contar la vida 
de los millonarios chavistas 
en Hollywood” 🚽

"Las Aventuras de Juan Planchard, un "Boliburgués" es un viaje a lo más profundo del robo a Venezuela, el asalto más grande de la historia. La oligarquía bolivariana se revela en su esencia y pasión por el sexo, las drogas y la revolución. Aventura, acción, suspenso, drama, comedia; todos los géneros convergen en esta historia trepidante y sorprendente, con un final completamente inesperado que promete una saga literaria de varias entregas. Provocativa y provocadora, "Las Aventuras de Juan Planchard" es un texto necesario que moverá conciencias y divertirá a todos aquellos que se atrevan a bucear sus páginas.

Lo que pasó en Venezuela es algo único. Venderle al mundo que se lucha por los pobres mientras se compran propiedades en Manhattan es una de las vainas más radicales que existen. Es reírse en la cara de la gente y de la historia. Es aprovecharse de la desinformación. 
Hay chavistas sin dinero que aún creen que los reportes sobre billones de dólares escondidos en bancos internacionales son mentira. No pueden soportar que se hayan burlado de ellos en su propia cara.

El objetivo principal de su historia es hacerle entender a los venezolanos y al mundo, que mientras el 90% del país pasa su día haciendo colas para comprar comida, existe una docena de multimillonarios alrededor del mundo, (venezolanos of course) quienes con el mayor descaro se rumbean el dinero de toda Venezuela.
En el libro se habla de orgías, diamantes, aviones, carros, guisos, balas, escoltas y dólares, DEMASIADOS dólares obtenidos de la manera más corrupta y descarada; expuestos en la novela para demostrar el acto de inmoralidad y robo más grande en la historia de Venezuela.



IDENTIFÍQUESE 

Mi nombre es Juan Planchard, tengo veintinueve años y cinco millones de dólares en mi cuenta. Tengo una casa en La Lagunita, una en Madrid, y un apartamento en Nueva York. Soy dueño de una vendepaga en el Hotel Palms de Las Vegas. Comparto un avión privado con el testaferro de un pana, y estoy convencido de que todas las decisiones que tomé durante la revolución bolivariana fueron correctas y serán agradecidas por mi descendencia. 

Confieso que me tomó un tiempo darme cuenta. Yo también pensaba que el bien común era el bien moral, y el bien de pocos era el mal absoluto. Pero me cansé de pelar bola y puse atención: 

El país más rico del mundo eligió al Comandante, un carajo que solo cree en la fidelidad, y te deja hacer lo que quieras con tal deque no hagas nada contra él. 

¿Por qué me voy a poner yo a pelear con el único tipo en la historia contemporánea que ha logrado controlar al ejército y calmar al tradicionalmente rabioso pueblo de Venezuela? 

¿Quién soy yo para decirle a los pobres que se equivocan al creer en el que llaman su líder? 

Nadie. 

Pensar que la mayoría se equivoca es subestimar al pueblo. El pueblo nunca se equivoca. Si pasa más de una década enamorado de un tipo, es porque el tipo le gusta. Uno se debe adaptar, y adaptarse implica echarle bola dentro de las reglas del juego. Como Kevin Costner en “Los intocables”, que persigue a Al Capone por traficar caña y al escuchar que van a legalizar el alcohol decide tomarse un trago. Así decidí hacer yo: si la vaina es guisando, pues hay que guisar. 

El billete lo he hecho principalmente con Cadivi, como todo tipo medianamente inteligente que haya vivido en la primera década del siglo XXI en la tierra de Bolívar. Si no eres venezolano, te lo explico: el gobierno socialista bolivariano estableció un control de cambio de dólares en Venezuela. Este control produjo dos tipos de cambio, uno legal y otro real. En los últimos años (estamos a finales del 2011) el dólar real vale el doble o más que el legal. Solo tienes que conseguir dólares legales y venderlos por el precio real para hacer al menos dos dólares por cada dólar invertido. 

Conseguir dólares legales es fácil, basta con tener contactos en el gobierno. Esa es la manera a través de la cual se enriqueció todo el que quiso y supo hacerlo. Cero riesgos. Todo pa’l bolsillo, todo bolivarianamente legal. Es una especie de asalto al país, pero un asalto por voluntad popular deja de ser un asalto y se convierte en una filosofía colectiva, una cultura. Y eso el que no lo entendió fue porque no quiso. 

Tengo panas que andan en aquello de la venta de armas y ya van por ochenta palos verdes. Pero eso es demasiado peo. Las armas tienen serial, y si una de las tuyas termina en manos de la FARC o de Hezbollah, te pueden cerrar la puerta al imperio, y eso sí no me lo mamo. Yo con cinco millones tengo. La vaina está demasiado peligrosa en Caracas. Prefiero pasar mi tiempo en Estados Unidos, aprovechando la crisis del capitalismo para conseguir las vainas a mitad de precio. 

No es paja, todo está a mitad de precio. Desde apartamentos en Manhattan hasta culitos impresionantes que tienen el bollo catire…jevas de Playboy por un pelín de cash... Ocho mil bolos fuertes la noche. Seis lucas verdes por una semana… Niñas de su casa, que en Venezuela sencillamente no consigues. Puede que ganemos los Miss Universo pero dejémonos de paja: casi todas las venezolanas son unas podridas. Todo el que ha viajado al exterior sabe de lo que estoy hablando. El que dice que las venezolanas son las mejores jevas del mundo es como el que dice que Venezuela es el mejor país del mundo: simplemente está desinformado. Y que se me arreche el que sea, me sabe a mierda. Ya tengo mis reales y si no puedo volver más a ese chaborreo, pues no vuelvo.