EL Rincón de Yanka: ECHANDO A DIOS DE TODAS PARTES Y CÓMO FORMAR DELINCUENTES Y MALANDROS

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

jueves, 3 de noviembre de 2016

ECHANDO A DIOS DE TODAS PARTES Y CÓMO FORMAR DELINCUENTES Y MALANDROS

Hace más de cincuenta años que la Corte Suprema de Estados Unidos declaró que una oración oficial en las escuelas era algo inconstitucional. ¿Cómo han ido las escuelas desde entonces? Los hechos hablan por sí mismos.

El 25 de junio de 1962 la Corte Suprema de Justicia decretó el fallo, el primero de una serie de decisiones que parecían descartar Dios y la Biblia en nuestras escuelas públicas. El caso, conocido como Engel v Vitale, 370 EE.UU. 421 (1962), fue un hito del Tribunal Supremo de Estados Unidos que determinó que es inconstitucional que los funcionarios estatales hagan una oración oficial de la escuela y fomenten su rezo en las escuelas públicas.

El caso había sido presentado por las familias de los estudiantes de escuelas públicas de New Hyde Park, Nueva York, quienes se quejaron de que la oración voluntaria a “Dios Todopoderoso” contradecía sus creencias religiosas. En ese momento contaron con el apoyo de grupos opuestos a la oración en las escuelas rabínicas, incluidas las organizaciones de la cultura ética, y las organizaciones judías. La oración en cuestión era:

Dios Todopoderoso, reconocemos nuestra dependencia de Ti, y te pedimos tus bendiciones sobre nosotros, nuestros padres, nuestros maestros y nuestro país. Amén.

Para ese entonces el Juez Hugo Black escribió la decisión, diciendo: “una unión de gobierno y religión tiende a destruir el gobierno y a degradar la religión.” Estoy de acuerdo con esa afirmación, pero no con su decisión.

El Juez Potter Stewart, el único disidente, escribió: “Por el contrario, creo que negar el deseo de estos niños en edad escolar a participar en recitar esta oración es negarles la oportunidad de participar en la herencia espiritual de nuestra nación.” Como veremos, el patrimonio es bastante considerable.

Al año siguiente, el alto tribunal dijo que no se puede leer la Biblia en las escuelas –con fines de devoción-, pero dijo explícitamente que el objetivo de “estudio de la Biblia o de la religión” se va a permitir en las escuelas. Sin embargo, muchas escuelas finalmente sacaron la Biblia por completo.

Engel se convirtió en la base de varias decisiones posteriores que limitan al gobierno a dirigir la oración en la escuela. Por ejemplo, en Wallace v Jaffree (1985), el Tribunal Supremo dictaminó que la ley de Alabama que permite un minuto para la oración o la meditación era inconstitucional. En Lee v Weisman (1992), el tribunal prohibió al clero dirigir la oración en las altas ceremonias de graduación de secundaria. Lee v Weisman, a su vez, sirvió de base para el Distrito Escolar Independiente de Santa Fe contra Doe (2000), en el cual la Corte extendió la prohibición en las escuelas sancionando a los estudiantes de escuela superior que oraban en los juegos de fútbol.

Irónicamente, cuando George Washington juró su cargo, dijo que “sería particularmente inadecuado omitir en este primer acto oficial mis fervientes súplicas a ese Ser Todopoderoso que reina sobre el universo.”

Nuestra Constitución, firmado “en el año de nuestro Señor” (refiriéndose a Jesús), se basa en la Declaración de Independencia, que dice que los derechos vienen del Creador.

El presidente Eisenhower dijo en 1955: “Sin Dios, no puede haber ninguna forma de gobierno estadounidense, ni un estilo de vida americano Reconocimiento del Ser Supremo es el primero -. El más básico -. Expresión de americanismo”.
Su sucesor, John F. Kennedy, dijo: “Los derechos del hombre no provienen de la generosidad del Estado, sino de la mano de Dios”.
Pero hoy en día, Estados Unidos tiene amnesia, y el caso de oración en la escuela es parte de ese olvido. Este país le ha dado la espalda a Dios, y estamos cosechando las consecuencias naturales.
Después de la masacre de Columbine, Darryl Scott, padre de un estudiante asesinado, testificó ante el Congreso:

“Sus leyes ignoran nuestras necesidades más profundas. 
Sus palabras son aire vacío.
Ustedes han arrancado nuestra herencia. 
Ustedes considera ilegal una simple oración. 
Ahora los disparos llenan nuestras aulas y nuestros hijos queridos mueren.
Ustedes busca las respuestas en todas partes, y hacen la pregunta “¿por qué?”
Ustedes regulan las leyes restrictivas a través de un credo legal. Y sin embargo, no pueden entender que lo que necesitamos es a Dios”.


ECHANDO A DIOS DE TODAS PARTES

En una reunión de padres de un colegio, la directora preguntó en el APA sobre la violencia en la escuela y cómo resolver las situaciones conflictivas: “¿Qué hacer frente a la instalación de lo peor de nuestra sociedad dentro del aula?” Por último, tras el repaso de algunos hechos dolorosos, se interrogó a sí misma: “¿cómo Dios puede permitir una cosa así?” Un padre interrumpió y dijo: “Al igual que nosotros, creo que Dios está profundamente triste por estos hechos, pero durante años hemos estado diciéndole a Dios que se vaya de nuestras escuelas, que se vaya de nuestro gobierno, de los medios de comunicación, de nuestras universidades, de la política, de los hospitales; que se vaya de todos lados: en definitiva lo echamos… de nuestras vidas. Y siendo tan respetuoso de nuestra libertad el Señor nos obedeció, creo que se ha retirado mansamente. ¿Cómo podemos esperar que Dios nos de Su bendición y Su protección cuando le hemos exigido que nos deje solos?” Se hizo un gran silencio en la reunión y este padre siguió entonces argumentando a la luz de los acontecimientos sabidos: ataques de chicos armados a sus profesores, suicidios, acoso, violencia racista y ataques sexuales, etc.

Dijo que que todo comenzó cuando una autoridad de la consejería se quejó porque no quería que se rezara en las escuelas… Y dijimos que estaba bien.

Y siguió: “Luego alguien dijo que mejor se suprimiese la clase de religión en las escuelas. La Biblia dice: no matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo… Y dijimos que estaba bien.

Luego unos psicólogos dijeron que no debíamos poner límites a nuestros hijos cuando trasgreden las normas porque sus personalidades pueden frustarse y podríamos estropear su autoestima. Y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo que no deberíamos reprender a nuestros hijos cuando trasgreden las normas de convivencia. Y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo que dejemos a nuestras hijas que aborten si quieren. Y dijimos que estaba bien.

Luego algunos directores de colegios dijeron que ya que los muchachos siempre van a ser muchachos y de todos modos lo van a hacer, démosles todos los preservativos que quieran para que puedan divertirse, y así ahorramos en abortos y de paso “prevenimos” el sida y las enfermedades venéreas. Y dijimos que estaba bien.

Luego algunos de nuestros principales funcionarios públicos dijeron que no importa lo que hacemos en privado mientras cumplamos con nuestro trabajo. Estuvimos de acuerdo con ellos y dijimos que no importa lo que la gente hace con su vida privada, incluyendo los dirigentes del país, mientras yo tenga un trabajo y la economía esté bien.

Luego alguien dijo: dejemos libertad absoluta a la pornografía y neguemos que sea una afrenta a la dignidad humana, en especial la de la mujer. Otro afirmó que “Play Boy”, aparte de tener muy buenos artículos periodísticos tiene una óptica sana y realista sobre la belleza del cuerpo femenino… Y dijimos que estaba bien.

Y luego alguien publicó fotografías de sexo explícito. Y dijimos que estaba bien, que tienen derecho a la libertad de expresión.

Luego la industria del espectáculo dijo: Hagamos “reality shows” por televisión y películas que promuevan la pornografía, la infidelidad, el hedonismo sin límite, la violencia y el sexo como paradigmas de una sociedad sin valores, donde todo es cuestionable, desde la vida de un inocente hasta el derecho a la privacidad, donde la “cámara oculta” tiene el poder de dirimir sobre la fama y la honra de un indefenso ciudadano. Y dijimos que eso no era más que diversión, que no tiene efectos negativos, que de todos modos nadie lo toma en serio, así que adelante.

Ahora nos preguntamos porqué nuestros hijos no tienen parámetros para distinguir entre el bien y el mal. Si lo pensamos despacio, encontraremos la respuesta. Creo que tiene mucho que ver con que LO QUE SEMBRAMOS ES LO QUE RECOGEMOS. Es curioso cómo la gente simplemente manda a Dios fuera de la historia y luego se pregunta por qué el mundo está en proceso de destrucción.

Al final todos expresaron su acuerdo al que había pronunciado estas palabras. Todos se lamentaron de lo que estaba ocurriendo. Se acabó la sesión y alguien apuntó: 
“¿Por qué no empezamos por ser mejores cristianos cada uno de nosotros, por por invitar a Dios a entrar en nuestras casas, en cada una de las habitaciones, sacando y echando fuera lo que sea incompatible con Él?”.

¿DÓNDE ESTÁ DIOS?
Tras la matanza en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, del Estado de Connecticut. Bryan Jonathan Fischer tildó a la falta de espiritualidad y de la lectura bíblica en las escuelas públicas como causa de la masacre. 
La pregunta que va a salir es "¿Dónde está Dios? 
Yo pensaba que a Dios le interesaban los niños pequeños, que Dios protegía a los niños pequeños" 
¿En dónde estaba Dios cuando pasó todo esto? 

Y esta es la razón: Dios no va donde no lo quieren. Desde 1962, llevamos ya 50 años, diciéndole a Dios que se pierda. 

Diciéndole 
"No Te queremos en nuestras escuelas; no queremos orarte en nuestras escuelas; no Te queremos orar antes de los partidos de fútbol; no queremos hablar de Ti en las escuelas; no queremos que Tu palabra sea leída en las escuelas. 


En 1962 sacamos las oraciones de las escuelas, en 1963 pateamos la Biblia de las escuelas, en 1980 sacamos los diez mandamientos de las escuelas. Sacamos a patadas a Dios de nuestro sistema educativo y creo que Dios nos diría: 
"Estaría feliz de invitar a sus niños, pero tienen que invitarme de vuelta a su mundo. No voy a ir donde no me quieren. Soy un caballero". 
¿Saben? Cuando estaba en la escuela elemental orábamos en las escuelas y no necesitábamos armas. Lo voy a repetir: En la época en que teníamos oraciones, Biblia y los diez mandamientos no necesitábamos armas. 

Es hora de ejercer un poco de religión de vuelta en nuestras escuelas públicas, y es hora de que nuestros administradores escolares digan "no nos importa. La vida de nuestros niños son muy importantes. 

Vamos a rezar en las escuelas al empezar el día. Vamos a rezarle para pedirle protección y no nos importa lo que diga la Suprema Corte, no me importa lo que nadie diga. Nuestros niños son lo suficientemente valiosos para dejarlos vulnerables sin pedirle a Dios por su ayuda y su protección".

CÓMO FORMAR DELINCUENTES
Redactado por la policía de Washington tras realizar estudios basados en su abundante experiencia en la delincuencia juvenil.
Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que le pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
No le dé ninguna educación espiritual. Espere que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto le animará a hacer más cosas "graciosas".
No le reprenda nunca ni le diga está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes,... 
Hágaselo todo, así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero deje que su mente se llene de basura.
Dispute y riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño. Así no se sorprenderá ni le dolerá demasiado el día en que la familia quede destrozada para siempre.
Dele todo el dinero que quiera gastar, no vaya a sospechar que para disponer de dinero es necesario trabajar.
Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podría producirle frustraciones.
Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores, vecinos, etc. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarle.
VER+: