EL Rincón de Yanka: INEPTOCRACIA Y KAKISTOCRACIA: CÓMO ELIMINAR A LOS TONTOS, INEPTOS, MEDIOCRES Y CANALLAS DE LA POLÍTICA

inicio








martes, 4 de abril de 2017

INEPTOCRACIA Y KAKISTOCRACIA: CÓMO ELIMINAR A LOS TONTOS, INEPTOS, MEDIOCRES Y CANALLAS DE LA POLÍTICA



Cómo eliminar a los tontos, 
ineptos, mediocres y canallas 
de la política
Los ciudadanos comprueban cada día que están siendo gobernados por personas sin sensibilidad, sin altura moral y sin valores, una realidad que produce desconfianza, angustia y frustración porque los principales culpables de que eso ocurra es la misma ciudadanía, que elige en las urnas a indeseables. 
No se puede blindar por completo la política para impedir la llegada al poder de rufianes, canallas y sinvergüenzas, pero si se les puede dificultar el acceso a las altas responsabilidades públicas. Bastaría con establecer exigencias para alcanzar altos puestos en el servicio público, como se hace en las empresas, donde a los directivos se les exigen títulos, valores, conocimientos y habilidades. Esas exigencias para convertirse en servidores públicos con altas representaciones en el Estado deberían ser notables y normales en una democracia, pero los partidos políticos españoles impedirían todos los filtros democráticos y exigencias porque a ellos les conviene más colocar a sumisos, mediocres y cretinos en el poder. 

Con una clase política nutrida de gente preparada y decente, no resultaría tan fácil cobrar impuestos injustos, financiar ilegalmente a los partidos, robar, trucar concursos públicos, manipular las subvenciones para que las reciban los amigos y colocar a sueldo del Estado a miles de amigos, compañeros de partidos y familiares. Con gente limpia, decente, preparada y ética en el poder, el actual sistema político español saltaría por los aires y los partidos políticos españoles, habituados a nadar en el lodo, no podrían subsistir. 

España está plagada no sólo de corruptos, sino también de ineptos y tontos que ocupan altos cargos en los partidos, en las instituciones públicas y en el gobierno. Políticos sin idiomas, rectores de universidades que copian, diputados y senadores con pasado conflictivo y acusaciones ante la policía, decenas de miles de políticos incapaces de justificar sus patrimonios, membrillos y cenutrios con altas responsabilidades públicas y toda una legión de mediocres puestos por sus partidos en alcaldías, consejerías, concejalías, empresas públicas y otros sectores sensibles de la nación constituyen una masa negativa y un lastre profesional y ético que causa pérdidas miles de millones de euros a la economía y gravísimos perjuicios a la nación y a los ciudadanos. 

Tener título universitario o un brillante historial profesional no garantizan que tengamos un buen político, pero reduce las probabilidades de tener a canallas y a imbéciles en el poder. Es urgente que los ciudadanos nos plantemos ante esos partidos insensibles y antidemocráticos que tenemos y les exijamos que aprueben en las Cortes exigencias mínimas obligatorias para acceder a cargos y responsabilidades públicas, los que cerraría el paso a muchos ineptos e indeseables. 

Todos cargo público debería aportar certificado de penales, titulo universitario, certificado de experiencia laboral en el mundo empresarial o autónomo, conocimientos avanzados de idiomas y un historial ético y decente, incluyendo el pasado fiscal. Además, deberán someterse a controles antidrogas y antialcohol, como se les practican a los conductores y a los deportistas de élite porque un político drogado puede hacer cien veces más daño que un conductor borracho o un atleta dopado. 

Todas estas medidas no garantizan tener buenos políticos, pero incrementan enormemente las posibilidades y expulsa de las cúpulas de los partidos y de la carrera hacia el poder a muchos sinvergüenzas, canallas, rufianes, cretinos y mediocres. 

¿Por qué los partidos políticos se niegan a establecer exigencias a sus cuadros y a los candidatos a ocupar puestos de responsabilidad en el Estados? 

Porque los partidos políticos españoles se nutren de mediocres y personas con graves deficiencias profesionales y éticas, que no podrían superar un sencillo test de competencia y preparación. Es muy fácil demostrar que el sistema político español, aunque nadie lo admita, está diseñado para que mediocres, cretinos y rufianes tengan vía libre y prosperen. 



VER+: