EL Rincón de Yanka: 💕 LA INTELIGENCIA MORAL O LA CAPACIDAD PARA RAZONAR DESDE LA BONDAD

inicio








domingo, 19 de marzo de 2017

💕 LA INTELIGENCIA MORAL O LA CAPACIDAD PARA RAZONAR DESDE LA BONDAD


LA INTELIGENCIA MORAL 
O LA CAPACIDAD PARA RAZONAR 
DESDE LA BONDAD
En palabras del profesor Vílchez, autor de 'Inteligencia moral', ésta es “la capacidad para razonar en términos de bondad, de lo bueno y justo, de lo que es mejor, de lo que más humaniza, de lo que nos hace mejores".
💕
¿Cabe hablar de «inteligencia moral» en el contexto de las inteligencias múltiples? Sin duda se puede proponer un concepto descriptivo de inteligencia moral afirmando que es la capacidad para razonar en términos de bondad, de lo bueno y justo, de lo que es mejor, de lo que más humaniza, de lo que nos hace mejores; es la capacidad para discernir lo que es debido en cada momento, razonando y argumentando; es una capacidad cognitiva que, ayudada de la habilidad emocional y social, impulsa a la acción buena, a lo mejor en cada caso. Es la capacidad para resolver dilemas y problemas morales. La inteligencia moral puede coincidir en parte con lo que se entiende como discernimiento ético, como capacidad para distinguir el bonum, lo que «se debe hacer», en medio de una pluralidad axiológica o en la ausencia total de esta. 

Es una capacidad para hacer juicios morales correctos, para dirimir argumentativamente dilemas que incluyen la carga de lo ético. Este tipo de capacidad se basa en la racionalidad y se sitúa cerca de un pensamiento abstracto, activo y crítico que va más allá de lo dado. La inteligencia moral así entendida se sitúa en línea con las aportaciones de Piaget, de Kohlberg y, antes, de Kant, donde se supone que el ser humano, en una evolución deseable, es capaz de hacer juicios morales cada vez más profundos y matizados. La inteligencia moral pretende, en virtud de su vertiente lógica, encontrar soluciones equilibradas en los conflictos morales en los que se ve involucrada.
Inteligencia moral. Perspectivas, es el nuevo libro de Luis Fernando Vílchez, escritor, psicólogo y profesor emérito de Psicología de la educación en la Universidad Complutense de Madrid, publicado en PPC.
La inteligencia moral es la capacidad para resolver problemas morales. Como la inteligencia matemática es la capacidad para resolver problemas más matemáticos, o la inteligencia musical para resolver problemas que tengan que ver con ese lenguaje que es la música.

La inteligencia moral, además, consta de una serie de habilidades. Por ejemplo, capacidad para razonar en términos de lo que es bueno, de lo que es justo, de lo que es mejor, de lo que es debido en cada momento. Solucionar cuestiones bioéticas, por ejemplo. Y esto, naturalmente es algo específico que no lo cumplen otras inteligencias. Es cierto, que esta inteligencia moral, a mi modo de ver, se sitúa en la intersección con la ayuda, con la base de otras inteligencias; inteligencia lógica, capacidad para discurrir, razonar, argumentar, y de la inteligencia emocional, por supuesto, y de la inteligencia social.

Inteligencia emocional, sería ese yo, tú. 
La inteligencia social, sería en nosotros, vosotros.

Hay dos palabras que podemos utilizar, que es: sindéresis y sofrosine.
Sindéresis es sentido común, tener mano izquierda y al mismo tiempo, es una capacidad para hacer cosas justas, emitir juicios equilibrados.
Y luego, la sofrosine. 
Sofrosina era hija de Érebo y de la Noche, fue de los "daimones" que salieron de la caja de Pandora. Tiene que ver con la mesura, la templanza, el equilibrio. El equivalente en latín es "sobrietas", la sobriedad. Platón la identificaba con la armonía. 


Esta obra, en la que también ha intervenido la psicopedagoga Jacqueline Glaser, propone un concepto descriptivo y aplicable al ámbito educativo de la inteligencia moral. En palabras del profesor Vílchez, la inteligencia moral es “la capacidad para razonar en términos de bondad, de lo bueno y justo, de lo que es mejor, de lo que más humaniza, de lo que nos hace mejores; es la capacidad para discernir lo que es debido en cada momento, razonando y argumentando”, y añade, "es una capacidad cognitiva que ayudada de la habilidad emocional y social, impulsa la acción buena, a lo mejor en cada caso". Es, en definitiva “la capacidad para resolver dilemas y problemas morales”.
El autor dedica un espacio importante de su ensayo a la formación en este tipo de inteligencia. De hecho, el psicólogo cuenta con experiencia tanto en práctica clínica como en la pedagógica, por lo que llega a plantear un posible proyecto educativo en el que se integra el desarrollo de la inteligencia moral.

Luis Fernando Vílchez es psicólogo y profesor emérito de Psicología de la educación en la Universidad Complutense de Madrid. Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Ha publicado diversos libros de temática psicológica y educativa, así como numerosos artículos en revistas académicas y divulgativas. Investigador-colaborador de la Fundación Encuentro, ha llevado a cabo numerosos estudios sobre la familia, el profesorado, los medios de comunicación y distintas temáticas sociales. Colabora en programas televisivos y radiofónicos. En PPC ha publicado La educación (com)partida (2013) además de Televisión y familia, un reto educativo (1999).

VER+:

EDUCAR EN LA INTERIORIDAD


EDUCAR EN LA INTERIORIDAD
Un libro para ayudar a los niños 
a ser ellos mismos