EL Rincón de Yanka: CARACTERÍSTICAS DE LOS INTELECTUALES, DEL PENSAMIENTO SOCIAL

inicio








viernes, 4 de octubre de 2013

CARACTERÍSTICAS DE LOS INTELECTUALES, DEL PENSAMIENTO SOCIAL



  • “Poeta es aquel que en medio de las diez mil cosas que nos distraen, es capaz de “ver” lo esencial y llamarlo por su verdadero nombre”. Rubem Alves
  • "Rascar hasta el hueso, asumir en toda su hondura el desconcierto y la perplejidad, no ahorrarse preguntas. Aceptando en definitiva, que lo que caracteriza a este momento histórico es la disolución de las marcas de certeza, y admitir certezas sólo en lo que tiene que ver con las convicciones éticas". Gerardo Caetano







CARACTERÍSTICAS DE LOS INTELECTUALES



Tienen que "DISCERNIR":

Distinguir una cosa de otra: discernir lo verdadero de lo falso.


No tienen que tener una mente cuadriculada y dogmática.
No tienen que ver las cosas en blanco y negro.
Tienen que estar desposeídos de toda pedantería, petulancia y engreimiento.
No deben enfocar los asuntos bajo los mismos criterios y esquemas.
Cuando escriban sobre diversos temas, tiene que ser coherentes y consecuentes, ya que si no podrían caer en el tremendo error de no admitir briznas y, sin embargo, tragar camellos.

Tienen que analizar los asuntos de una manera imparcial y objetiva, procurando no tener la mente privatizada por ningún prejuicio ideológico. Si así sucediera, se correría el riesgo de que fuesen defensores de ideas determinadas, que vendrían mezcladas con conocimiento e ideología.

Tienen que descartar toda presunción de certeza en lo que escriben o dicen. En caso contrario, caerían en la intolerancia propia del intelectualillo vano, neófito y atrevido.

Tienen que evitar que los comentarios sean sesgados.
No deben hablar o escribir sobre cuestiones importantes, sin antes descubrir dónde está el “quid” del asunto.

Deben aceptar la opinión y la discrepancia de otros intelectuales.
Cuando critiquen algo, deben evitar hacerlo de forma facilona, populista, inmadura, simple y primaria.
Deben evitar la manipulación y la falsificación, sobre todo cundo se trata de cuestiones históricas.
Cuando hagan cualquier comentario sobre algún asunto, deben procurar no atraerlo a su manera de pensar.

Tienen que evitar divulgar ideas basadas en falsedades, tergiversaciones o medias verdades.
Si hay algo en lo que no están de acuerdo, deben evitar mentir o distorsionar.
No deben erigirse en jueces y fiscales de los demás, no transmitiendo valores o creencias que suelen tener como fin algún objetivo político.

Y, sobre todo, tienen que razonar. Decía el poeta William Drummond: 

“El que no quiere razonar es un fanático; el que no sabe razonar es un necio; el que no se atreve a razonar es un esclavo”.


Luis David Bernaldo de Quirós Arias