EL Rincón de Yanka: HABÉIS CALLADO SUS VOCES Y SOLA TÚ, MUJER

inicio








martes, 22 de octubre de 2013

HABÉIS CALLADO SUS VOCES Y SOLA TÚ, MUJER


HABÉIS CALLADO SUS VOCES 

En memoria de las víctimas del 11M 
y, por extensión, 
a todas las víctimas del terrorismo GENOCIDA ETARRA.


Habéis callado sus voces,
¿qué decían que no os gustaba?
Habéis sesgado sus vidas,
¿es que no valían nada?

Hombres, mujeres y niños,
gente que luchaba por vivir cada día,
gente que amaba, gente que sentía,
personas y sus almas.

Habéis parado su tren,
pero no lograréis parar
el tren en que viaja ESPAÑA.

El tren que en su camino
reafirma la democracia,
el que no se detiene,
al que nadie calla,
ni las bombas del terrorísmo
ni las guerras, ni la infamia,
ni las mentiras que nos cuentan,
ni las verdades que se callan.

Habéis callado sus voces
pero no la voz de ESPAÑA.
La que suena como una,
la que grita y la que canta.

La que más allá de colores,
religiones o razas,
dice NO al TERRORÍSMO,
o a las guerras y desgracias
que producen otros hombres,
sin dignidad ni palabra.
Que por encima de ideologías
la LIBERTAD se alza.
Vuestra causa no vale una vida,
si esa vida es arrebatada.

Nos queda el recuerdo de
nuestros muertos.
A vosotros, no os queda nada.

Autor:
Manuel Lijó Moares



Nadie, salvo quien tiene la desgracia de sufrirlo en sus carnes, sabe hasta dónde llega el dolor por la muerte de un ser querido. Nadie como quien lo padece sabe lo que es el silencio y el olvido al que el terrorismo ha sometido durante años a sus víctimas. Nadie, salvo quien lo vive, sabe lo que es intentar olvidar un momento que marcará el comienzo del resto de una vida. Nadie como quien lo sufre sabe lo que es realmente el terrorismo.

"Nadie se nos acercaba para darnos el pésame por la muerte de un compañero. Era de una cobardía tremenda."

"Nos negaban hasta el culto en la iglesia"

************************************

SOLA TÚ, MUJER
( A todas las esposas de las víctimas )
. . . . . . . . . . .

Sola tú, mujer. Sin tu esposo. ¡Sola!
Han roto tu amor y tu vida han roto.
Vecino, tal vez, acaso, remoto,
odio humea el caño de alguna pistola.

Era un hombre honrado, sin otros delitos
que guardar el orden y ganarse el pan.
Hienas sin entrañas brindan con champán.
¡Malditos cobardes, mil veces malditos !.

Sola tú, mujer: ¡ Absurda verdad... !
El dolor te ahoga, tu carne desgarra.
Era sólo tuyo y te lo arrebatan.

Sola tú, mujer, con tu soledad...
No pidas razones a ningún etarra.
Ellos solamente matan...matan...matan. 

P. Chemary