EL Rincón de Yanka: EL CAMINO DEL HÉROE: UN CAMINO INICIÁTICO UNIVERSAL

inicio








jueves, 1 de febrero de 2018

EL CAMINO DEL HÉROE: UN CAMINO INICIÁTICO UNIVERSAL

El Camino del Héroe 
Las 12 etapas de la vida 
para encontrarse a si mismo.

El viaje del héroe es la historia más antigua jamás contada. Es un patrón que se repite a lo largo del tiempo y de las culturas de la humanidad. Describe las diferentes etapas del camino que lleva a un ser humano a encontrarse a sí mismo mediante su interacción con el mundo del que forma parte.
“Los héroes emprenden viajes, enfrentan dragones y descubren el tesoro de su propia identidad…”. Carol Pearson

Muchas películas, especialmente aquellas que se desarrollan en trilogías, describen el camino del héroe. Piensa en la guerra de las galaxias o en matrix. Son diferentes puestas en escena del mismo hilo conductor: El viaje interior del ser humano en su propio autodescubrimiento.
Mitólogos, antropólogos, etnólogos, psicólogos y sociólogos han estudiado este patrón a través de mitos y leyendas recopiladas a lo largo de la historia.

Carl Jung interpretó que los puntos comunes de este camino están conectados con el alma del ser humano. Contamos con características externas que nos individualizan, y a la vez disponemos de un universo interior común al que llamó inconsciente colectivo en el que se encuentran las imágenes y arquetipos que resuenan en todos nosotros como humanos.





El mitógrafo Joseph Campbell recogió su propia interpretación de este recorrido en su libro “El Héroe de las mil caras”, en el que describe este patrón narrativo común a tantos mitos culturales. Este patrón se resume en la triada: separación, iniciación y retorno.

Cada uno de nosotros contiene en su interior un héroe a la espera de una llamada. el héroe acude a la aventura e inicia su viaje. durante el mismo supera una serie de retos y desafíos en el que aprende valiosas lecciones. Finalmente, regresa al lugar de inicio transformado, habiendo ascendido en su interior a lo largo de una espiral de crecimiento.

A lo largo de nuestras vidas realizamos varios de estos ciclos mientras evolucionamos.
Las doce etapas del viaje del héroe

1. El mundo ordinario:
El héroe comienza en su vida cotidiana en su mundo conocido. todo le resulta familiar y estable. Se siente cómodo. concibe la vida de una manera determinada.
2. La llamada de la aventura:
En un momento dado, al héroe se le presenta un problema, un desafío o aventura, y es entonces cuando debe decidir si responde a la llamada o no.
3. Reticencia del héroe o rechazo de la llamada:
Por miedo al cambio o a lo desconocido, o por apego a lo conocido, el héroe rechaza la llamada. Prefiere seguir en su mundo cotidiano, en la comodidad y en la familiaridad.
4. Encuentro con el mentor o la ayuda sobrenatural:
El héroe encuentra alguien o algo que le lleva a aceptar finalmente la llamada. Recibe más información sobre la aventura o realiza algún importante aprendizaje que le anima a responder al desafío.
5. El primer umbral:
A través del primer umbral, el héroe abandona su mundo ordinario para entrar en un mundo diferente, especial o mágico. Se adentra en lo desconocido y deja atrás lo familiar.
6. Pruebas, aliados y adversarios:
Mientras recorre su camino, el héroe se enfrenta a una serie de pruebas, encuentra aliados en su aventura y se topa con sus adversarios. mientras lo hace, aprende las reglas de ese nuevo mundo.
7. Acercamiento:
El héroe avanza en el camino cosechando sus primeros éxitos. supera las pruebas que se le van presentando, hace nuevos aprendizajes y establece nuevas creencias.
8. Prueba difícil o traumática:
El héroe se enfrenta a su primera crisis en una prueba a vida o muerte.
9. Recompensa:
Tras su encuentro con la muerte, el héroe se sobrepone a sus miedos y obtiene a cambio una recompensa.
10. El camino de vuelta:
Superada la gran prueba y ya con el botín, el héroe emprende el camino de regreso al que fue su mundo ordinario.
11. Resurrección del héroe:
El héroe se enfrenta de nuevo a una segunda prueba a vida o muerte en la que debe utilizar todos los recursos y aprendizajes que recogió por el camino.
12. Regreso con el elixir:
El héroe regresa a casa con la recompensa y la utiliza para ayudar a todos en su mundo ordinario, que ahora se ha transformado como resultado de su propia transformación durante el viaje.

El Héroe de las Mil Caras
“El héroe mitológico abandona su choza o castillo, es atraído, llevado o avanza voluntariamente hacia el umbral de la aventura. allí encuentra la presencia de una sombra que cuida el paso. El héroe puede derrotar o conciliar con esta fuerza y entrar vivo al reino de la oscuridad (batalla con el hermano, batalla con el dragón, ofertorio, encantamiento), o puede ser muerto por el oponente y descender a la muerte (desmembramiento, crucifixión).
Detrás del umbral, después, el héroe avanza a través de un mundo de fuerzas poco familiares y sin embargo extrañamente íntimas, algunas de las cuales lo amenazan peligrosamente (pruebas), otras le dan una ayuda mágica (auxiliares). Cuando llega al nadir del periplo mitológico, pasa por una prueba suprema y recibe su recompensa.
El triunfo puede ser representado como la unión sexual del héroe y la diosa madre del mundo (matrimonio sagrado), el reconocimiento del padre-creador (concordia con el padre), su propia divinización (apoteosis) o también, si las fuerzas le han permanecido hostiles, el robo del don que ha venido a ganar (robo de su desposada, robo del fuego), intrínsecamente es la expansión de la conciencia y por ende del ser (iluminación, transfiguración, libertad).

El trabajo final es el del regreso. si las fuerzas han bendecido al héroe, ahora éste se mueve bajo su protección (emisario); si no, huye y es perseguido (huida con transformación, huida con obstáculos). En el umbral del retorno, las fuerzas trascendentales deben permanecer atrás; el héroe vuelve a emerger del reino de la congoja (retorno, resurrección). El bien que trae restaura al mundo (elixir)”. El héroe de las mil caras, Joseph Campbell.


El viaje interior
Durante mi adolescencia, me pregunté por qué la gente viajaba. Pensaba que era algo estúpido. Te marchas y cuando regresas estás donde estabas y tienes menos dinero.
Fue algún tiempo después, en mi primer gran viaje, cuando descubrí que, cuando regresas, vuelves al lugar desde el que partiste pero algo ha cambiado. Tú has cambiado. Eres diferente. el viaje te transformó. El verdadero viaje es un viaje interior.
“… Desde el punto de vista espiritual, el viaje no es nunca la mera traslación en el espacio, sino la tensión de búsqueda y de cambio que determina el movimiento y la experiencia que se deriva del mismo. En consecuencia, estudiar, investigar, buscar, vivir intensamente lo nuevo y profundo son modalidades de viajar o, si se quiere, equivalentes espirituales del viaje.

Los héroes son siempre viajeros, es decir, inquietos. el viajar es una imagen de aspiración, dice Jung, del anhelo nunca saciado, que en parte alguna encuentra su objeto. Señala luego que ese objeto es el hallazgo de la madre perdida. Pero el verdadero viaje no es nunca una huida ni un sometimiento, es evolución.

Viajar es buscar. 
Así, en general, diríamos que el viaje a los infiernos simboliza el descenso al inconsciente, la toma de conciencia de todas las posibilidades del ser. En cambio el viaje al interior de la tierra es el retorno al seno de la madre…”. Eduardo Cirlot

¿En qué viaje estás? 
¿Qué etapa estás viviendo ahora en tu vida?

1.- ¿Cuál es tu llamada?
2.-¿Cómo sabrás que tu llamada ha sido realizada?
3.- ¿Cuándo oíste la llamada por primera vez?
4.-¿En qué sentido has rechazado la llamada?
5.- ¿Qué personas son los modelos patrocinadores de tu llamada?
6.- ¿Qué personas representan ejemplos negativos
7.- ¿Cuáles son los demonios que bloquean tu camino?
8.-¿Cuáles son los distintos recursos que sustentan tu camino?
9.- ¿Qué te permitirá profundizar en tu compromiso con el viaje del héroe?

El viaje del héroe es la historia común de aquellos que emprenden un viaje en busca de un sentido más trascendente para sus vidas; de aquellos que necesitan y se atreven a ir más allá de los límites; de aquellos que se atreven a saltar al vacío, aquellos que renuncian a mayor bienestar físico por mayor integridad moral y humana; es la historia de aquellos que se atreven a cuestionar su realidad, su entorno y lo percibido como lo normal; aquellos que necesitan compartir con su entorno, con el mundo, algo que descubren en beneficio de todos; aquellos que se atreven a experimentar en si mismos más allá del rango conocido de experiencias humanas, para regresar y ampliar las posibilidades sobre el potencial humano; aquellos que se atreven a pensar y sentir diferente, a sacar una mano, un brazo, un pie y una pierna de la caja que limita su realidad para descubrir nuevas posibilidades vitales; aquellos que son tildados de locos, de raros, de diferentes, de incomprendidos, aquellos que se atreven a manifestar su verdadera naturaleza, aquellos que se atreven a ser ellos mismos. En definitiva, aquellos que se atreven a manifestar su verdadera naturaleza divina y brillar como lo hace el sol sin miedo al qué dirán o a incomodar a otros en su mediocridad.

Este es un texto de Marianne Williamson que ha sido citado ámpliamente porque fue leído por Nelson Mandela en una ocasión señalada:

“Nuestro miedo más profundo no es a ser incapaces. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos más allá de toda medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos atemoriza. Nos decimos a nosotros mismos: ¿quién soy yo para ser brillante, genial, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quiénes somos nosotros para no serlo? Tú eres un hijo de Dios.

El hecho de hacer pequeño no sirve al mundo. Nada hay de iluminación en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor. Todos tenemos que brillar como hacen los niños. Nacimos para manifestar la gloria de Dios que llevamos dentro. Y no está sólo en algunos de nosotros, está en todos. Cuando dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente damos permiso a los demás para que hagan lo mismo. A medida que nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros. (A Return to Love: Reflections on the Principles of “A Course in Miracles”, 1992) extraido del Libro: Viaje del Héroe de R. Dilts y S. Gilligan (pág. 109-110).

Esta cita es una descripción del potencial que reside en el héroe cuando realiza su llamada y regresa al mundo del que partió para compartir aquello nuevo que trae.
El Viaje del Héroe es también conocido como el Monomito, ya que es una historia arquetípica, un patrón de comportamiento que se repite no importa la época o la cultura. Fue el mitólogo e historiador Joseph Campbell quien primero habló de este patrón en los años 40 del S. XX. Tras su extensa investigación, viajes y estudio alrededor del mundo, conociendo las mitologías de cada pueblo y cultura, observó que existía una historia común a todos esos relatos. 
Esta historia es el patrón del viaje del héroe y está constituida por tres fases principales:
La Separación o la partida
La Iniciación – aprendizaje
El Retorno – el regreso

Este patrón de tres se enmarca en 17 etapas por las cuales el héroe transcurre hasta llegar a integrarse con los dos mundos, en el de las sombras y en el de la luz, ya que comprende que ambos forman parte de la misma realidad. Pero para llegar a ese estado, el héroe atraviesa y debe enfrentarse a numerables retos adquiriendo con cada etapa mayor conocimiento de sí mismo y de la realidad.

Me gustaría comentar brevemente cada una de estas 17 etapas:

LA SEPARACIÓN:

La Llamada
Momento en el que recibimos una invitación para empezar o iniciar un nuevo proyecto, una nueva aventura sea cual sea. La invitación puede venir a través de un heraldo (una persona que nos comunica algo), o la vida misma que a través de ciertas circunstancias nos llama a cambiar algo en nuestras vidas o aventurarse a experimentar algo nuevo. Esa llamada se vive como un impulso desde dentro, una intuición, una necesidad a realizar.

Como comenta J. Campbell, es el inicio del “despertar del yo, y esta llamada levanta el velo que cubre un misterio de transfiguración”.

El Rechazo a la Llamada
Es muy típico que como mecanismo de defensa desconfiemos, dudemos, neguemos nuevas posibilidades, y si es así, nos perdemos la oportunidad de evolucionar y crecer a través del enriquecimiento que conllevan nuevas experiencias. El rechazo a la llamada es común, debido al miedo, pero cuando superamos ese miedo inicial, aceptamos la llamada entrando así en un nuevo viaje.

Roger Walsh afirma que aquellos que rechazan la llamada la única opción que les queda es reprimir el mensaje y sus profundas y largas consecuencias. Sólo a través del rechazo el no-héroe puede regresar al mundo de la comodidad o lo que Walsh denomina “tranquilización por la tribu”.

Es importante recordar aquella frase de Maslow que viene a decir que si pretendemos ser menos de lo que podemos llegar a ser, nos garantiza que seremos profundamente infelices…

Ayuda Sobrenatural
Antes de iniciar la aventura en sí misma, el futuro héroe suele encontrarse con una figura protectora que de algún modo vela por él. Además suele recibir ayudas manifestadas de múltiples formas. Desde mi experiencia, este tipo de apoyos suelen llegar a nuestras vidas de forma sincrónica, en otras palabras, por coincidencias no casuales, lo que suele llamarse por sincronicidad.

El Cruce del Primer Umbral
De acuerdo con Campbell, el umbral marca para el héroe la división entre el mundo familiar y conocido por el desconocido. Atravesar el umbral marca el inicio de la aventura, además, esconde un misterio de transfiguración y transformación. Lo cual significa que nosotros y nuestra vida se transformarán en el momento que vivimos en el mundo desconocido.

Ante tal umbral existen guardianes que velan por la entrada. Generalmente estos guardianes pueden ser representados por nuestros miedos, dudas y temores por este motivo suelen identificarse como demonios o dragones. Podemos encarnar a cada uno de nuestros temores con una figura, ésta será la que impedirá que traspasemos al otro lado del umbral. Sólo cuando encaramos tal miedo con determinación a superarlo, podremos atravesar.

El Vientre de la Ballena
En ocasiones el héroe debe morir para pasar el umbral. El paso al mundo desconocido trae en sí mismo una metamorfosis de la conciencia del héroe ya que como indica Campbell, “el horizonte familiar de la vida se ha sobrepasado, los viejos conceptos, ideales y patrones emocionales dejan de ser útiles”.

¿Quién soy entonces? Si hasta ahora era en función de esos esquemas de la realidad y la mayoría por no decir todos, se han venido abajo, ¿quién soy?

Una profunda crisis interna por falta de referentes, en la que la realidad se ve completamente transformada y se produce una desorientación importante en el héroe. La confusión, el miedo, la destrucción de las estructuras que sustentaban la realidad se vienen abajo y ello conlleva una muerte.

Cabe recordar las palabras de Ananda K. Coomaraswamy: “ninguna criatura puede alcanzar un más alto grado de naturaleza sin dejar de existir”.

LA INICIACIÓN:

El Camino de las Pruebas
El camino de las pruebas representa el proceso de “purificación del yo”, mediante el cual se produce un proceso de disolución, de trascendencia, o de transmutación de las imágenes infantiles de nuestro pasado personal. En otras palabras, mediante las pruebas que el escenario de la vida nos pone, podemos transformarnos como personas. Este proceso es el proceso de individuación e integración de las diferentes partes de nosotros mismos que están separadas de nuestra identidad, los contenidos de nuestra sombra que requieren emerger a la superficie para ser integrados en nuestra consciencia.

Hay una cita de C.G. Jung que es muy descriptiva de este camino de purificación del yo o de integración de la sombra, dice así: “Uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad. Este último procedimiento, no obstante, es desagradable y por tanto, nada popular”.

Para que esto pueda tener lugar, es precisa la sanación de las heridas emocionales y espirituales que llevamos con nosotros. La sanación de esas heridas nos permite recuperar energía y poder interior para hacer lo que tenemos que hacer en la vida. Existe una correlación entre esas heridas y los talentos que podemos poner a disposición del mundo.

Tales pruebas pueden manifestarse a través de algunas de las siguientes circunstancias:
La salud (enfermedades)
La utilización del poder político, mediático y/o económico.
Pérdidas familiares, económicas, etc.
Cambio de ubicación geográfica
Relaciones con otras personas, conflictos a resolver con ellas
Creación de proyectos y nuevas andaduras
Pruebas espirituales
Tentaciones de todo tipo
Un entorno político-económico-social desafiante como el actual.

El Encuentro con la Diosa
Lo femenino representa simbólicamente todo lo que puede conocerse, y representa el matrimonio místico, el encuentro con lo más sagrado. El encuentro con la Diosa representa la realización de que nosotros y nuestro opuesto somos uno. Es el encuentro con el bien y mal, el odio y el amor, la destrucción y la construcción, dos facetas que forman parte de la misma esencia del Todo.

Una manera de representar este encuentro con la imagen de la Diosa Kali, la destructora. Por un lado la energía femenina gesta vida, es creadora, cuidadora y protectora, pero a la vez también puede ser destructora y aniquiladora de vida. El encuentro con esta faceta destructora nos hace entender que ambas son las dos caras de una misma moneda.

La Mujer como Tentación
Como parte de esta etapa, la vida nos tienta de diferentes maneras para probar nuestra fortaleza interior. En este caso me gusta poner las tentaciones de Jesús y de Buda para ejemplificar el tipo de tentaciones.

Las 3 tentaciones de Jesús (en el Evangelio de San Mateo 4:1-11):
Tras 40 días en el desierto, el diablo se aparece ante Jesús y le tienta tres veces:
La primera tentación: como que tiene hambre le dice que convierta tres piedras en pan – en este caso la tentación está en utilizar los recursos y capacidades únicamente en beneficio propio.
La segunda tentación: consiste en tirarse por un precipicio y demostrar que no le ocurre nada – aquí sería una manifestación pública del propio poder.
La tercera tentación: el diablo le pide que le rinda homenaje para conseguir la gloria obteniendo poder político, económico, social y religioso.

Las 3 tentaciones de Buda:
Tras varios días meditando bajo el árbol de Bodi, Buda se enfrenta a Mara, su equivalente al diablo para la religión cristiana.
La primera tentación: Mara envía a sus sensuales hijas – tentación sexual, la lujuria.
La segunda tentación: Mara envía calamidades climáticas – el miedo a la autodestrucción.
La tercera tentación: Mara le dice a Buda que no regrese al mundo porque nadie le entenderá, y por tanto no vale la pena enseñar – tentación a la razón, “nadie entenderá la experiencia de la iluminación”. Es la tentación del rechazo al regreso (que veremos en una fase posterior del viaje del héroe).

La Reconciliación con el Padre
Esta es una de las piedras angulares del proceso del viaje del héroe, ya que con ella asumimos la autoridad interna. El héroe debe pasar al mundo adulto dejando atrás la posición de hijo y convertirse en padre; postura que conlleva una posición adulta, de control del curso de la propia vida, de independencia y de autoridad. Dejar atrás la culpa generada por el miedo a las faltas cometidas hacia al padre y las represalias que éste podría llevar a cabo contra el héroe. Básicamente el miedo al castigo.
El posicionarse a la misma altura que el padre, tanto biológico, como Divino o Cósmico, hace que el miedo al castigo se desvanezca. Ya no es una figura que está por encima, sino que se ha convertido en él. Es la plena asunción de la propia soberanía, de responsabilidad
En esta evolución del héroe hacia la figura del padre, puede encontrarse con alguna figura de autoridad que se sienta amenazada por la ascensión de éste a su rango o también puede verse ayudado por éste para ascender.

La Apoteosis y la Gracia Última
Joseph Campbell considera la Apoteosis de la Gracia Última como etapas separadas, pero personalmente las veo muy similares ya que una implica la otra. Es como una repetición una de la otra así que las contemplo como una única.

Esta última fase de la iniciación, es el punto desde el que el héroe comprende la vida, la muerte y a sí mismo. Ha atravesado los últimos terrores de la ignorancia y por tanto accede a un estado de conciencia superior, al estado de la mente de Buda. Esto podría traducirse en el momento en el que el héroe consigue:
Consigue un elixir (un descubrimiento científico en forma de producto)
Experimenta una comprensión profunda de algún aspecto de si mismo o de la vida
Realiza algún descubrimiento científico que puede beneficiar al mundo
Alcanza un grado elevado de conocimiento y sabiduría

EL REGRESO: 

El Rechazo al Regreso:
Cuando uno ha realizado en si mismo ciertas verdades, ha llegado a cierto estado de conciencia y bienestar interno lo último que suele querer es volver al mundo denso y complicado que nos aparta de ese estado de plenitud. En ese momento es fácil que se produzca el rechazo al regreso o el rechazo a la segunda llamada, la de regresar al lugar de origen. Son dos mundos contrarios que debe armonizar después de sus experiencias de plenitud. 

Este rechazo puede manifestarse de alguna de estas maneras:

no interesarse por lo que ocurre en el mundo,
no relacionarse con personas que no estén al mismo nivel
quedarse apartado de la sociedad
no compartir lo descubierto con la sociedad
no regresar físicamente si es que el viaje ha supuesto la partida geográfica.

El Vuelo Mágico
En ocasiones el héroe regresa con la ayuda de un protector, alguien que nos acoge en el regreso. En este caso sería alguien que nos introduce de nuevo en el mundo normal, presentándonos personas, lugares y favoreciendo circunstancias para nuestra reintegración.

El Rescate desde el Mundo Normal
Otras veces el héroe necesita ser rescatado desde el mundo normal para poder volver. En este caso, el héroe no puede volver por si mismo y necesita la ayuda.

El Cruce del Umbral
Con el regreso al mundo normal, el héroe debe cruzar de nuevo otro umbral, es el umbral que nos devuelve al mundo de las sombras.

Es interesante también analizar los retos que conlleva este regreso, uno se pregunta cosas como:

¿Cómo enseñar lo que ha aprendido uno en el viaje?
¿Cómo dar en el lenguaje del mundo información que proviene de otras realidades?
¿Cómo explicarle al mundo que nos rodea lo que hemos aprendido sin morir en el intento?
¿Cómo explicar cierta información para que sea fácilmente comprensible, para que pueda llegar a ser aceptable y pueda provocar una transformación en el individuo?
¿Cómo compartir lo que hemos aprendido sin perder la paciencia, la tolerancia, el respeto al libre albedrío?
¿Cómo mantener nuestra fe en un mundo de escépticos?

Además de estos retos, tenemos el reto por excelencia del regreso, EL APEGO A LA VERDAD. En palabras de Campbell, “no dejarse atrapar por el tesoro, por el mensaje, por lo conquistado; en definitiva, no dar nunca la aventura por concluida”. La palabra viva puede fácilmente convertirse en dogma, en letra muerta ya que se desconecta de la experiencia. Suele ocurrir que el héroe pronto se anquilosa, pierde su fuerza, enfangándose en el mundo de las sombras y de la cotidianidad. Es entonces cuando el héroe pasa de salvador a tirano que ha olvidado su destino, al final se ha convertido en el ogro contra el que luchó.

Maestro de dos Mundos y Libre para Vivir
En esta ocasión ocurre lo mismo que con la Apoteosis y la Gracia Última, realmente no veo diferencia entre ambas etapas a pesar de que Campbell las considera separadas. Ser Maestro de dos mundos, poder vivir en el mundo de las sombras y en el de la luz nos hace libres para vivir, por tanto personalmente lo veo como una única y final etapa.
El maestro es el héroe que pertenece a los dos mundos y se mueve por ambos como si fuese uno. Esta es la libertad absoluta en la que el héroe, el hombre, nosotros mismos nos reconciliamos con la muerte y por lo tanto con la vida. En definitiva, la finalidad del héroe es la reconciliación total no sólo consigo mismo sino con la colectividad y con el mundo.











VER+:

El Caballero de la Armadura Oxidada (Libro)