EL Rincón de Yanka: EL INMENSO PECADO DE OMISIÓN Y DOLO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA

inicio








sábado, 4 de noviembre de 2017

EL INMENSO PECADO DE OMISIÓN Y DOLO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA


SOTANAS ESTELADAS 
POR FRAY ARÉVALO SÁNCHEZ, OFM



El inmenso y doloroso fracaso 
de la Iglesia 
(conferencia episcopal) 
española
Muchos católicos españoles se sienten decepcionados ante el papel de la Iglesia en la actual rebelión del independentismo catalán (como ya pasó con las víctimas del terrorismo nazionalista de ETA). 

Más de 400 miembros de su jerarquía y clero, entre obispos, curas y frailes, han apoyado la sedición y han gritado a favor de la separación, mientras que la Conferencia Episcopal ha sido lenta y poco entusiasta a la hora de colocarse en el lado de la legalidad, proyectando una sensación de división interna y confusión. La crisis catalana ha hundido un poco más todavía a la Iglesia española.

En los peores momentos de crisis, zozobra, confusión y miedo, los ciudadanos que miraron a la Iglesia Católica en busca de luz y guía no encuentraron nada. La ausencia de la Iglesia en los grandes debates de España y la imagen de confusión, debilidad y división interna que proyecta hacia la sociedad constituyen un inmenso fracaso para la religión dominante en España, cuyo deber, en momentos difíciles, es aportar luz y servir de guía al pueblo. 

El inmenso y doloroso fracaso de la Iglesia española

La Iglesia Española vive momentos muy delicados, demostrando una y otra vez a los españoles que no está a la altura de su misión. En el caso catalán, el balance ha sido decepcionante, con una Iglesia que parece reproducir en su interior las miserias de la clase política: confusión, egoísmo, cobardía, incapacidad para iluminar a la sociedad y una lamentable división entre nacionalistas independentistas y partidarios de la legalidad vigente.
El silencio fue ostentoso en los primeros días, cuando solo se escuchaban los gritos de los curas y frailes independentistas. El posicionamiento del Vaticano y de la Conferencia Episcopal al lado de la legalidad vigente tardó demasiado en llegar.
Por desgracia, es ya habitual en la vida de España que la Iglesia esté ausente de los grandes debates. Cuando los españoles, cada día más preocupados por la baja calidad de su democracia, por el deterioro de la convivencia y por la caída de los valores, discuten y se sienten confundidos ante amenazas como las voraces, insolidarias y despilfarradoras autonomías, las violaciones a la Constitución, el avance de la pobreza, la corrupción, la injusticia y otras muchas, la voz de la Iglesia nunca suele oírse o se emite en tan baja frecuencia que no llega a la audiencia.

Es como si la Iglesia, que para bien o para mal fue el gran faro que iluminaba España en el pasado, se hubiera apagado, abandonando a la sociedad y a sus fieles a la más dura orfandad.

La Iglesia dispone de todos los recursos necesarios para hacerse oír. Sus púlpitos son tribunas de influencia directa con una audiencia fiel y predispuesta, pero cada púlpito, sin coordinación, emite su propio mensaje y, según la experiencia acumulada en la sociedad moderna, cuando los mensajes son miles es como si no se emitiera nada.

Pero la Iglesia tiene, también, medios de comunicación propios, colegios, universidades, hospitales y muchas instituciones benéficas, perfectamente imbricadas en la sociedad y con evidencia capacidad de influir que no sabe aprovechar para que su luz ilumine la sociedad confusa y preocupada de España.

Muchos cristianos, preocupados ante la ausencia en el debate y el magisterio, creen que la iglesia española se está comportando como el ejército de Pancho Villa, sin orden ni concierto, sin eficacia y derrochando a diario recursos y potencialidades, consiguiendo algo tan peligroso como que la sociedad se acostumbre a sus silencios y ausencias.



"La única conclusión es que la Iglesia ha contribuido a la fractura social en Cataluña, promoviendo que más de la mitad de la población viva de forma cuasi clandestina y en muchos casos un auténtico ostracismo con vulneración de derechos civiles; han utilizado los púlpitos como amplificadores de una ilegalidad que ha contado con el silencio de la Conferencia Episcopal al menos durante los tres últimos años, culpable de omisión con ambigüedad estudiada y a la vez perversa. A este paso el negocio de la fe puede verse dañado.

Es de suponer que los más de 400 clérigos - yo diría que son trabucaires-, deben ser apartados de sus diócesis, ya que han quedado deslegitimados para orientar moralmente a la feligresía. Hace tiempo que las "sotanas esteladas" y las "sotanas manchadas de sangre" en Vascongadas, forman parte del triste paisaje que nos ha tocado padecer. 

Hemos vivido la espiral del silencio mediático y el valor simbólico del desafío pero al final se impone la cordura. Por eso nunca se debe observar la realidad a través del deseo". 
Miguel, de Nerja

VER+:

ODIO LAS FRONTERAS -Y LOS NAZIONALISMOS