EL Rincón de Yanka: HEMOS INCUBADO LOS HUEVOS DE LA SERPIENTE

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

viernes, 2 de diciembre de 2016

HEMOS INCUBADO LOS HUEVOS DE LA SERPIENTE


"Hemos incubado los huevos 
de la serpiente" 


      Francisco Jarauta
       ----Filósofo----

Es uno de los más destacados intelectuales del panorama internacional. Gran orador, apasionado de la literatura, de la arquitectura y el arte, el también catedrático de Filosofía de la Universidad de Murcia señala que "vivimos en una intemperie azotada por la velocidad". Además de profesor universitario e investigador de las transformaciones culturales y políticas del momento, tiene tres tesis doctorales en Historia de Arte, Filosofía y Antropología, y ha publicado una treintena de ensayos, configurándose así el filósofo que anuncia una nueva clase de ciudadano: 
"Eres analfabeto cuando tu sistema de intereses coincide con aquello que los medios de comunicación te ofrecen". 
Ante la vanidad de los movimientos basura que presiden la actualidad, el pensamiento fragmentario de Jarauta (Murcia, 1941) abarca los ámbitos de la ética y la política. 
"Ha desaparecido el componente moral del mundo occidental", advierte. 
Se está informando desde la emoción, sin hacer pensar al lector. ¿Por qué se están haciendo las cosas tan deprisa y tan mal? 

Vivimos en una intemperie azotada por la velocidad. Todo se ha convertido en efímero, todo pasa, todo es sustituido, todo tiene algo de frenesí. Lo que conlleva una respuesta de tipo nerviosa, la emocional. El filósofo arquitecto Paul Vilirio dice que "el hecho más revolucionario de nuestra época es haber domiciliado la idea de velocidad", porque este progreso, este culto a la velocidad tiene un reverso oscuro, una profunda crisis que afectará a la sociedad y por lo tanto a nuestro modelo de democracia. 
"El recurso al sentimiento es una defensa frente a una intemperie donde todo pasa a una velocidad impresionante" 
¿Por qué la gente se conforma con que le entretengan? 

Es una especie de defensa. El dominio de la sociedad de la información y del conocimiento es innegociable, pero se conjuga con cómo te sitúas tú en ese mundo que, normalmente, es la forma en que te defiendes. La gente se defiende de esta futilidad, de este abismo tratando de recuperar la parte que es suya, la que mejor le define, que sería no la parte del conocimiento, sino la del sentimiento, la que es táctil. Y aunque también se predica en lo efímero, hay un feedback del sentimiento que consuela de forma inmediata. 

¿Quiere decir que los trendig topics son reflejo de que sólo respondemos ante impactos emocionales? 

El recurso al sentimiento es una defensa frente a una intemperie donde todo pasa a una velocidad impresionante. También es un elemento que acompaña. Aunque al mismo tiempo sintamos una profunda sensación de impotencia. 
"Vivimos en una intemperie azotada por la velocidad". 
 La reflexión no llega o, ¿la gente no quiere que le llegue? 

Los medios, sobre todo, audiovisuales, están administrando un tipo de información inducida, hecha a la medida de determinadas necesidades. Hay países donde las amas de casa ven doce horas de series televisivas permanentemente. Series que sugieren escenarios virtuales cada vez más parecidos a los escenarios que tú personalmente puedes vivir. 

¿Quiere decir que hay una nueva clase de analfabetismo? 

Eres analfabeto cuando tu sistema de intereses coincide con aquello que los medios te ofrecen. Una persona suficientemente satisfecha, o incluso saturada, que no necesita nada más ni se pregunta nada más. 

¿Y cómo podríamos luchar contra esta nueva analfabetismo? 

Es urgente un trabajo específico sobre los modelos educativos. Hoy se podría decir, sin provocar a nadie, que el sistema educativo español es el segmento más precario de todos los de nuestra sociedad. Es un verdadero fracaso. Tanto a nivel educativo escolar como a nivel universitario. Aquí los análisis deben ser otros. 
"El sistema educativo español es el segmento más precario de todos los de nuestra sociedad" 
¿Por qué? 

Porque hoy tenemos la mejor generación que hemos tenido nunca, pero por un desajuste entre sistema de educación y de producción hay miles de personas que son "una generación naúfraga", les ha llamado alguien, que se encuentra a la espera y, mientras tanto, las necesidades la obligan a adaptarse a lo que sea. 
"Eres analfabeto cuando tu sistema de intereses coincide con aquello que los medios te ofrecen". 
Formamos ingenieros y arquitectos pero no formamos buenas personas. 

No estoy tan de acuerdo. Digamos que en el sistema de sección no van a preguntar si eres buena persona, pero quien selecciona estudia también el componente humano. Tú serías seleccionada. 

Un criterio sólo intuitivo. 

A mí no me falla la intuición, y aunque no quiero abusar de este privilegio, si soy jurado de becas para alumnos que quieren estudiar fuera, me informo del currículo del estudiante, sus calificaciones, pero el punto de inflexión y decisivo para decidirme entre uno y otro con las mismas calificaciones es la conversación que tengo con él. Si me doy cuenta de que en él hay un juego de aperturas, de búsqueda, de espontaneidad, apuesto siempre por los posibles que no por la seguridad. El listo, el responsable, el disciplinado que nunca fallará no es mi candidato. 

No le entiendo. 

Hay mucha gente que se sienta ante esta intemperie que no puede administrar y, sin embargo, pone algo de sí, de esa parte personal de cada uno, que es donde duermen los valores. Esa es la gente que me interesa. 
"Ha desaparecido el elemento moral de la civilización occidental" 
¿Quiere decir que el mal de nuestra civilización en que ya no nos hacemos preguntas? 

Por secularizada que esté nuestra sociedad es importante la reivindicación de unos valores colectivos, de una agenda moral por encima de todos los proyectos de tipo geopolítico, de intervención. Nunca ha habido polarizaciones tan agresivas como las actuales: arrasar Siria norte, arrasar Mosul, sembrando algo tan singular como es un nuevo odio no es la respuesta. 

La diplomacia de las bombas. 

Nos hemos equivocado. La máquina de los intereses está por encima de la máquina de la verdad. La ilusión de Hollande era "¡vamos a acabar con ellos!", y buscó aliados. Heffer, un alumno de Habermas, colega mío en Berlín alertaba de "la desaparición del elemento moral de la modernidad". Por tanto, lo que tú reivindicas como dimensión ética o dimensión moral es fundamental. 
"Me interesa la parte personal de mis alumnos porque es ahí donde duermen los valores". 
¿Cómo reconstruirla?

Falta el sujeto para esta restauración. Falta el nosotros. La reivindicación de la vida civil, de la comunidad. Construyamos un código ético que no nos permita desviarnos de una línea de dignidad humana. 

Cuando prima el espectáculo por encima de la información, a quién le interesa un código ético. 

Lo que surge cuando te planteas esa pregunta es que te enfrentas a una situación de una complejidad extrema. Por ejemplo, la manera en que durante siglos se ha tratado a ciertas civilizaciones como la árabe, de manera sectaria, de exclusiones, de sospecha tras sospecha. Vengo de hacer tres semanas la ruta de la seda, y en Túnez hay toda clase de intentos por vulnerar su democracia. Conozco mucho Túnez y no lo van a conseguir, pero intentan lo mismo con Turquía y han logrado en otros países árabes que disfrutaban de un islam moderado. Tenemos que repensar la geopolítica partiendo de esta complejidad y no de un recetario de buenas intenciones. 
"Vivimos en un mundo profundamente inmoral" 
¿Buenas intenciones? 

Aniquilando, arrasando ciudades llenas de víctimas inocentes, sembrando el odio, alimentando al monstruo. Esas han sido nuestras buenas intenciones. Y nos hemos equivocado. Lo que decía Bergman, hemos incubado "los huevos de la serpiente". Antes los yihadistas eran de Afganistán. Ahora son de Bélgica, de París, de Jerez. El yihadista muestra la eclosión del modelo y estamos expuestos. 

Estamos en el ojo por ojo. 

Si sembramos bombas, dicho mecanismo gira de una forma simétrica, porque la violencia siempre se responde con violencia. 
"Tenemos que repensar la geopolítica partiendo de esta complejidad que vivimos". 
¿Qué papel juega la filosofía en todo esto? 

La filosofía no es el lugar desde el que podemos dar soluciones, sino ayudar a plantear mejor las preguntas. Si tú me hablas de tu preocupación ante el avance del yihadismo, y te veo atrapada por la inmediatez , yo te advierto de la necesidad de que lo plantees de forma global y compleja. Pregúntate, ¿de dónde vienen?, ¿dónde se incuban esas ideas?, ¿qué piensan?, ¿quién organiza esa operación? La filosofía, además de ayudar a plantear las preguntas, genera, crea un marco de referencia simbólico: somos todos seres humanos. 
"Todos los contratos de ventas de armas se firman en Bruselas" 
Cuando los atentado de París, ¿de qué fuentes informativas bebió? 

Estuve leyendo con intención los tres periódico que considero Le Monde, Libération y Le Figaro. He acudido a consultar en ellos el debate interno, cómo enfocaban los hechos. Alguien dijo: "Neutralicemos el derecho a la libertad por la seguridad, subrayemos la urgencia, la necesidad de la seguridad". Inmediatamente alguien contestó: "La libertad es el fundamento de la República". Seguridad/versus libertad . El problema es que los instrumentos que garantizan la seguridad son bombardeos que destruyen ciudades llenas de inocentes. Así que luego esperé con inquietud al sábado, que es cuando se publica Die zeit. "A ver qué hace Alemania sobre ese tema", me dije. "Tenemos que repensar todas nuestras relaciones geopolíticas. Durante décadas y décadas hemos alimentado la idea del enemigo", dijo Die zeit. Hemos cometidos tantos errores que no es suficiente un gesto de buena voluntad. Hay que repensarlo todo, cambiar las estrategias. 

No entiendo su optimismo. 

No soy un pesimista radical, sino como diría Jorge Santallana "un escéptico apasionado". Optimista desde el más profundo escepticismo. Porque si te asomas con atención e interés al escenario del mundo actual, ves cómo funcionan los sistemas de intereses, las luchas, las ventas de armas. 

¿Dónde se firman los contratos de ventas de armas? 

En Bruselas. 

¿De dónde proceden los catálogos de armas que han alimentados todas las guerras de África? 

Son belgas. 

¿Y los grandes traficantes? 

Belgas. 
"Soy optimista desde el más profundo escepticismo".

¿Es cierto que cuando un país entra en conflicto se cierran las fronteras porque si se va la población civil se acaba la guerra? 



Sólo en parte. Unos 9 millones de sirios han huido de la guerra, que es más de la mitad de la población. En Líbano hay unos tres millones de sirios refugiados, en la frontera turca otros tres millones. Siria ha sido un país muy hospitalario. Cuando hubo guerra en Jordania los sirios recibían a los jordanos. Cuando hubo guerra en Líbano, la población huyó a Siria. Mi ciudad fetiche siempre fue Damasco. República socialista de Siria. Un sistema de educación avanzadísimo, una agricultura para todos, no había pobres, una arquitectura llena de historia. Lo han arrasado todo. 



Los periodistas se van a París a hacerse un selfie pero, ¿quién cuenta qué está pasando en Raqa, una ciudad bombardeada como reacción emocional? 



Nadie. 



Y ahora dígame ust

ed por qué. 




No sé la respuesta. 



Porque vivimos en un mundo profundamente inmoral.