EL Rincón de Yanka: THE HOUSE OF ONE (LA CASA DE LA UNIDAD): UN SACERDOTE, UN RABINO Y UN IMÁN UNIDOS EN UN PROYECTO FRATERNAL

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

sábado, 20 de febrero de 2016

THE HOUSE OF ONE (LA CASA DE LA UNIDAD): UN SACERDOTE, UN RABINO Y UN IMÁN UNIDOS EN UN PROYECTO FRATERNAL

Berlín acogerá en un mismo edificio una iglesia, una mezquita y una sinagoga para que cada religión siga el culto con sus propios ritos 

THE HOUSE OF ONE "La Casa del Único (Unidad)" se levantará en la Petriplatz, plaza muy céntrica del Berlín Oriental donde en el siglo XII estaba la iglesia de san Pedro. Este templó fue destruido durante la toma de la ciudad por el ejército de la URSS en la Segunda Guerra Mundial. El hallazgo del antiguo cementerio hace seis años fue lo que motivó que esta solar, rodeado de arboles, se eligiese ahora como lugar de culto.
El proyecto del templo, que será dividido en tres espacios de idénticas dimensiones, ha sido encargado al arquitecto Wilfried Kuehn. Sin embargo, cada uno tendrá sus propias peculiaridades. La mezquita y la sinagoga tendrán dos niveles, respectivamente, mientras que en la iglesia solo habrá uno.

Los musulmanes contarán con una fuente para realizar sus abluciones y los cristianos podrán utilizar un gran órgano para sus oficios y celebraciones. Además, cada templo presentará una estructura diferente al otro, asemejándose a los lugares de cultos tradicionales. De esta manera, la iglesia tendrá forma rectangular, la mezquita cuadrada y la sinagoga hexagonal. Todos los templos coincidirán en un gran patio interior que será cubierto por una torre cuadrada de grandes dimensiones y parcialmente abierta en su parte superior.

Los responsables del proyecto quieren llamar la atención con la iniciativa a sus respectivos credos para demostrar que es posible la convivencia pacífica entre las tres religiones. Además, la gran plaza del centro del edificio se presenta como punto de encuentro y diálogo entre los fieles y lugar abierto a las personas que no tengan ninguna creencia religiosa.

Con esta iniciativa, Berlín adelanta a otras ciudades que tradicionalmente han albergado las tres religiones, pero que en ningún momento han osado reunir a los fieles bajo un mismo techo. A lo largo de los siglos y sin ir más lejos, en España hay ciudades que guardan restos de lo que fue la convivencia de estas tres religiones, como es el caso de Toledo, conocida como la 'Ciudad de las Tres Culturas'. En la península Ibérica conviven desde hace siglos judíos, musulmanes y cristianos, por lo que la iniciativa alemana es un ejemplo a seguir.

Lo que alguna vez mucha gente ha soñado, un mundo en donde las religiones conocidas se puedan profesar sin ningún prejuicio y bajo un marco de tolerancia, puede convertirse en realidad próximamente en Berlín.

Tres religiones, tres fes, tres formas de vida. Cuando pensamos en Cristianismo, Judaísmo e Islam, pensamos inmediatamente en tres formas diferentes de ver la vida que, como aceite y agua, nunca llegarán a juntarse. Sin embargo, Alemania ya se ha planteado la posibilidad de que puedan estar juntas, aunque no revueltas.

Gracias a un concurso arquitectónico que se lanzó en la capital teutona, se planea establecer un hito histórico religioso: la construcción de un templo donde cristianos, judíos y musulmanes puedan practicar su fe juntos, el cual se llamará “The House of One” (La Casa de Uno), que será una sinagoga, una iglesia y una mezquita bajo un solo techo.

La edificación, que estará en el corazón de Berlín en Petriplatz, será una torre central cuadrada. Alrededor de un patio se construirán los tres lugares de culto.

Para los judíos, esto puede ser polémico. En palabras del rabino Tovia Ben Chorin, es esta ciudad “el centro donde se planeó el sufrimiento judío, pero ahora será el lugar donde se construirá un centro por las tres religiones monoteístas que dieron forma a la cultura europea”.

Mientras tanto, para el pastor de la parroquia protestante de San Pedro, Gregor Hohberg, Berlín es donde se erigió su primera iglesia. “A partir de los cimientos de las antiguas iglesias se va a construir ahora un edificio que albergará varias religiones. Las personas que acudan a él seguirán siendo fieles a sus propias creencias, sacarán fuerzas de estas y entablarán un diálogo pacífico entre ellas y con la sociedad secular”, apuntó.

Por su parte el imam Kadir Sanci, también ve la Casa de Uno como una señal para lanzar al mundo de que “la gran mayoría de los musulmanes son pacíficos y no violentos. Además, un lugar como éste puede servir para que cada una de las diferentes culturas aprenda cosas sobre las demás”.

Los involucrados en el proyecto coinciden en convertir a Berlín en “la ciudad donde la gente de todas las partes del mundo, se reúna para dar un bueno ejemplo de unión”, más si se toma en cuenta que en el pasado, no ha dado un buen ejemplo en este tema.

Para financiar este proyecto que une las tres fes y que fomenta el diálogo interreligioso, se planea hacer varios programas, como la donación de piedras para la construcción, que son piedras simbólicas por valor de 10 €s cada una. También está la creación de una página de campaña destinada a compartir con familiares, amigos, compañeros de trabajo, estudiantes o miembros de la comunidad para movilizar a los demás.