EL Rincón de Yanka: EN EL CENTENARIO DE RUBÉN DARÍO, PADRE DEL MODERNISMO (1867-1916)

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

lunes, 22 de febrero de 2016

EN EL CENTENARIO DE RUBÉN DARÍO, PADRE DEL MODERNISMO (1867-1916)



(1867-1916)

Poeta, Diplomático, Escritor, Periodista Nicaragüense, conocido como "El Padre del Modernismo", llamado también el "Príncipe de las Letras Castellanas". Nació el 18 de Enero de 1867 en Metapa (Ahora Ciudad Darío) en Nicaragua, falleció el 6 de Febrero de 1916, y sus restos se encuentran en la catedral metropolitana de León, Nicaragua.

El es considerado el Walt Whitman de América y también como el Luis Góngora del Nuevo Continente.

Es el máximo representante del Modernismo literario en lengua española y es posiblemente el poeta que ha tenido una mayor y más duradera influencia en la poesía del siglo XX en el ámbito hispánico.

Lideró muchos movimientos literarios en Argentina, Chile, España y Nicaragua.

Rubén Darío es, para mí, el poeta más importante que ha escrito en lengua castellana desde Sor Juana Inés de la Cruz, Lope, Góngora, Quevedo y Bécquer. Libros como Prosas profanas (1896 y 1901) y, sobre todo, Cantos de vida y esperanza (1905) se me antojan hitos inigualados en la poesía castellana. Sin Rubén, ni los hermanos Machado ni Juan Ramón Jiménez hubieran sido tan geniales. Precisamente a través de ellos se prolonga Darío en las promociones posteriores. En lo que atañe a la generación del 70, también llamada del 68, de los Novísimos o del lenguaje, Darío cuenta con un intercesor tan valioso como Pedro Gimferrer. Yo mismo descubro en mi poesía la huella de Rubén, sea directamente o a través de algún alumno suyo tan aventajado como José del Río Sainz. Toda la poesía española actual que me interesa tiene que ver con Rubén Darío. Ver sus CUENTOS.

Darío (bautizado como Félix Rubén García Sarmiento), vivió su infancia y adolescencia en la ciudad de León, que era entonces el centro cultural y académico más importante de Nicaragua, sede episcopal y sede universitaria; allí sería conocido como “el poeta niño”, por su asombrosa facilidad de escribir versos rimados, y su fama alcanzaría pronto a toda Centroamérica.










La influencia de Rubén Darío fue inmensa en los poetas de principios de siglo, tanto en España como en América. Muchos de sus seguidores, sin embargo, cambiaron pronto de rumbo: es el caso, por ejemplo, de Leopoldo Lugones, Julio Herrera y Reissig, Juan Ramón Jiménez o Antonio Machado. Darío llegó a ser un poeta extremadamente popular, cuyas obras se memorizaban en las escuelas de todos los países hispanohablantes y eran imitadas por cientos de jóvenes poetas. Esto, paradójicamente, resultó perjudicial para la recepción de su obra. Después de la Primera Guerra Mundial, con el nacimiento de las vanguardias literarias, los poetas volvieron la espalda a la estética modernista, que consideraban anticuada y excesivamente retoricista. Los poetas del siglo XX han mostrado hacia la obra de Darío actitudes divergentes.






Entre sus principales detractores figura Luis Cernuda, que reprochaba al nicaragüense su afrancesamiento superficial, su trivialidad y su actitud “escapista”. En cambio, fue admirado por poetas tan distanciados de su estilo como Federico García Lorca y Pablo Neruda, si bien el primero se refirió a “su mal gusto encantador, y los ripios descarados que llenan de humanidad la muchedumbre de sus versos”. El español Pedro Salinas le dedicó el ensayo La poesía de Rubén Darío, en 1948. El poeta mexicano Octavio Paz, en varios textos dedicados a Darío y al Modernismo, subrayó el carácter fundacional y rupturista de la estética modernista, para él inscrita en la misma tradición de la modernidad que el Romanticismo y el Surrealismo. 

Letanía de nuestro señor don Quijote - Rubén Darío

En España, la poesía de Rubén Darío fue reivindicada en los años 60 por el grupo de poetas conocidos como los “novísimos”, y muy especialmente por Pere Gimferrer, quien tituló uno de sus libros, en claro homenaje al nicaragüense, Los raros. 

Rubén Darío ha sido escasamente traducido a otras lenguas, por lo que no es muy conocido fuera de los países hispanohablantes.



       

RUBÉN DARÍO 
CUANDO LLEGUES A AMAR


Cuando llegues a amar...
Cuando llegues a amar, si no has amado,
sabrás que en este mundo
es el dolor más grande y más profundo
ser a un tiempo feliz y desgraciado.
Corolario: el amor es un abismo
de luz y sombra, poesía y prosa,
y en donde se hace la más cara cosa
que es reír y llorar a un tiempo mismo.
Lo peor, lo más terrible,
es que vivir sin él es imposible.

RUBÉN DARÍO - CANCIÓN DE OTOÑO EN PRIMAVERA