EL Rincón de Yanka: Saber Escuchar

inicio








martes, 21 de agosto de 2007

Saber Escuchar



"Cuanto más envejezco, más escucho a los que hablan poco". G.G.

Hoy, en nuestra sociedad, es una queja constante que los estrépitos y chirridos no dejan entrever en el horizonte ni un espacio de calma. La gente suele reclamar sus derechos de armonía y paz, intenta volver a un pasado más tranquilo, en el que no existían tantas prisas, tantas preocupaciones, tantas angustias. Hoy vivimos -¿vivimos?- en una sociedad llena de ruidos que en muchos momentos no posibilitan algo tan necesario, bueno y gratificante como es el saber escuchar.

"Saber escuchar" no es lo mismo que escuchar. Es un arte que no lo alcanza cualquiera ni se logra sin esfuerzo. Saber escuchar es escuchar empapados de silencio y de sosiego interno. Oír y escuchar son dos actitudes totalmente distintas. Oír no es prestar atención profunda e internamente a la comunicación, sino simplemente captar una sucesión de sonidos, de meras palabras. Saber escuchar es estar disponible en el momento de la audición, estar dispuesto a que la persona comunicante se sienta acogida y respetada. En este sentido, escuchar a una persona amiga puede constituir largos intervalos durante toda una vida; es un proceso dilatado que requiere mucho tiempo y mucha paciencia; necesita una actitud receptiva en la constante ayuda.

Saber escuchar es saborear las cosas, es "bien escuchar". Y también sucede que, si no nos sabemos escuchar a nosotros mismos, difícilmente sabremos escuchar a los demás. El silencio no conduce a una negación de todos los ruidos de nuestra sociedad, no comporta que todos se tornen bellos o melódicos a la vez, o simplemente dejen de ser ruidos. Hallar silencio no significa escaparse del mundo. Guardar silencio es mucho más que detener el tráfico callejero o hacer callar esas músicas, a veces tan irritantes, que salen por ventanas y radios.

Guardar silencio es saber escuchar, es saber mirar a los demás. Así, el silencio nace de uno mismo en la paz y en la fiesta. Hemos de reconocer que, en efecto, existen otros ruidos más fastidiosos que los de la calle: son los bullicios interiores, el tumulto de nuestras ambiciones, de los celos, de los egoísmos, de la soberbia. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Este segundo mandamiento puesto al mismo nivel que el amor a Dios, era para los judíos novedoso. El Maestro los une diciendo: “No hay mandamiento mayor que éstos”. No dice mandamientos. Así quedan unidos para siempre amor a Dios, amor al hombre que es su imagen.

“¿Cómo puedes decir que amas a Dios que no ves (ESCUCHAS), si no amas a tu hermano que ves (ESCUCHAS)?”.

¿Cómo vas a escuchar a Dios si no escuchas a tu hermano?