EL Rincón de Yanka: ❓💕¿QUÉ O QUIÉN SOY YO PARA TI? ¿TÚ ERES PREGUNTA PARA ALGUIEN?

inicio








sábado, 9 de junio de 2018

❓💕¿QUÉ O QUIÉN SOY YO PARA TI? ¿TÚ ERES PREGUNTA PARA ALGUIEN?

“¡Qué gran amor nos ha dado el Padre, 
que se nos llame hijos de Dios!”
1 Juan 3:1
💕
¿Qué dice la gente qué Soy Yo?
¿Quién Soy Yo para ti?
¿Qué dices tú a los demás de Mi?


En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» 

Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.» 

Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» 

Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» 
Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.» 
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías. Mt 16,13-20

¿Quién es tu padre? 
Historia de Ben Hooper

Ben nunca conoció a su padre. Como “hijo bastardo” fue discriminado y maltratado. En la escuela nadie se sentaba a su lado y durante el recreo te­nía que comer solo. La gente se burlaba de él y le vociferaba: “Miren, ahí va el que no tiene padre”.

Cuando Ben tenía doce años llegó un nuevo pastor a su comunidad. En poco tiempo el ministro se ganó el cariño de todos. Los miembros de la iglesia decían que sus mensajes infundían esperanza hasta al más desdichado. Al oír esto Ben, que no frecuentaba la iglesia, decidió ir y comprobar por sí mismo si era cierto lo que se de­cía. Ese día llegó de último y salió de primero. El sermón refrescó espiritualmente su alma sedienta. Comenzó a asistir todas las semanas: llegaba de último y salía de pri­mero. ¿Por qué hacía eso? Para evitar que se burlaran de él. En cierta ocasión, el ser­món lo cautivó tanto que se le olvidó salir de primero. Mientras trataba de escabu­llirse en medio de la multitud, el pastor le puso la mano en el hombro, y le lanzó la temida pregunta: “¿De quién eres hijo?”

En ese instante Ben deseó morir. Hubo un silencio solemne. Todos esperaban ansiosos la respuesta del muchacho. Entonces, el pastor sonrió y le dijo: “¡Oh! ¡Yo sé de quién eres hijo! Porque los rasgos familiares son inconfundibles. Tú eres un hijo de Dios. […] Es una tremenda herencia la que has recibido, muchacho. Ahora, anda y vive de acuerdo a ella” (Zig Ziglar, Más allá de la cumbre, pp. 57, 58).


Ben no tenía un padre terrenal, pero era hijo del Dios del cielo. Estas palabras produjeron un impacto permanente en él, le hicieron sentirse importante y lo ayu­daron a superar todos sus miedos. Como hijo de Dios, Benjamín Hooper se propuso alcanzar grandes metas, y llegó a ser gobernador del estado de Tennessee.

Tú también eres un hijo o una hija de Dios. Cuando sientas que la sociedad te mira con rechazo, Dios estará a tu lado para decirte: “Te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. No temas, porque yo estoy contigo”. Isaías 43:4, 5



¿Quién es tu papá?
Dr. Fred Craddock, 
ministro de Cherry Log Christian Church en Cherry Log, Georgia.

Un profesor de seminario (Dr. Fred Craddock) estaba de vacaciones con su esposa en Gatlinburg, Tennessee. Una mañana, estaban desayunando en el pequeño restaurante, esperando disfrutar de una comida familiar tranquila. Mientras esperaban su comida, notaron que un hombre de aspecto distinguido y pelo blanco se movía de mesa en mesa, visitando a los invitados. El profesor se inclinó y le susurró a su esposa: 

- "Espero que no venga aquí." Pero efectivamente, el hombre se acercó a su mesa. 

- "¿De dónde sois amigos?", Preguntó con voz amistosa.

- "Oklahoma", respondieron.

- "Es genial tenerle aquí en Tennessee", dijo el extraño. - - "¿A qué se dedica?"

- "Enseño en un seminario", respondió.

- "Oh, entonces enseñas a los predicadores cómo predicar, ¿verdad? Bueno, tengo una historia realmente genial para ti. 
"Y con eso, el caballero acercó una silla y se sentó a la mesa con la pareja. El profesor gimió y pensó para sí mismo: - "Genial ... ¡justo lo que necesito para otra historia de predicador!"

El hombre comenzó a decir: 
- "Mira esa montaña por allá señalando la ventana del restaurante. No muy lejos de la base de esa montaña, había un niño nacido de una madre soltera. Le costó mucho crecer, porque en cada lugar que iba, siempre le hacían la misma pregunta, 'Oye chico, ¿quién es tu papá?' "Ya sea que estuviera en la escuela, en la tienda de abarrotes o en la farmacia, la gente haría la misma pregunta, '¿Quién es tu papá?'
Se escondería en el recreo y el almuerzo de otros estudiantes. Evitaría ir a las tiendas porque esa pregunta le dolía tanto. 

"Cuando tenía alrededor de 12 años , un nuevo predicador vino a su iglesia. Él siempre llegaba tarde y se escapaba temprano para evitar escuchar la pregunta: "¿Quién es tu ¿papi?'. Pero un día, el nuevo predicador dijo la bendición tan rápido que fue atrapado y tuvo que salir con la multitud.
"Justo cuando llegó a la puerta de atrás, el nuevo predicador, sin saber nada sobre él, le puso su mano en el hombro y le preguntó: 
- "Hijo, ¿quién es tu papá?". Toda la iglesia se calló. Podía sentir todos los ojos en la iglesia mirándolo. Ahora todos finalmente sabrían la respuesta a la pregunta, '¿Quién es tu papá'? Este nuevo predicador, sin embargo, percibió la situación a su alrededor y usando el discernimiento que solo el Espíritu Santo podía dar, le dijo lo siguiente a ese niño asustado:

- "¡Espera un minuto!' él dijo. 'Se quien eres. Veo el parecido familiar ahora. Eres un hijo de Dios. Con eso, le dio una palmadita en el hombro al niño y le dijo: 
- 'Muchacho, tienes una gran herencia. Ve y reclámala.
Con eso, el niño sonrió por primera vez en mucho tiempo y salió por la puerta como una persona cambiada. Ya nunca sería el mismo.
Cada vez que alguien le pregunta, '¿Quién es tu papá?' él simplemente les decía: 'Soy un hijo de Dios'. 

"El distinguido caballero se levantó de la mesa y dijo:" 
- ¿No es esa una gran historia? "
¡El profesor respondió que realmente fue una gran historia!
Cuando el hombre se dio vuelta para irse, dijo: 
- "Sabes, si ese nuevo predicador no me hubiera dicho que yo era uno de los hijos de Dios, ¡probablemente nunca hubiese aportado nada!". Y se alejó.

El profesor del seminario y su esposa quedaron atónitos. Llamó a la camarera y le preguntó: 
- "¿Sabes quién era ese hombre que acaba de estar sentado en nuestra mesa?"
La camarera sonrió y dijo: 
- "Por supuesto. Todos aquí lo conocen. Ese es Ben Hooper. ¡Él es el ex gobernador de Tennessee!



RANDY ROBERTS - SIGUE AL LIDER

VER+:

🐑 LA IGLESIA BUSCA O EXPULSA A LA OVEJA PERDIDA


 

NADIE TE AMA COMO YO


SI CONOCIERAS COMO TE AMO