EL Rincón de Yanka: 🐑 LA IGLESIA BUSCA O EXPULSA A LA OVEJA PERDIDA

inicio








martes, 23 de enero de 2018

🐑 LA IGLESIA BUSCA O EXPULSA A LA OVEJA PERDIDA


“EL AMOR…TODO LO CREE, 
TODO LO ESPERA, TODO LO SOPORTA” 
1 Corintios 13:7b

🐑
El amor “…todo lo cree”. El amor cree lo mejor acerca de otros – ¡siempre! Cuando alguien que te importa es cuestionado, el amor dice: “No sabes de qué estás hablando; esa no es la clase de persona que es. No quiso decir eso”. Escucha otra vez: “[el amor]… todo lo espera…” (1 Corintios 13:7b). 


El amor no ve a las personas como son, sino como serán por la gracia de Dios. ¿No sería maravilloso si Él pudiera depositar esa clase de amor en el corazón de todos nosotrosí Después, Pablo añadió que el amor “…todo lo soporta” (1 Corintios 13:7b). ‘Soportar’ es un una palabra que significa ‘dar soporte a’ – ¿no es estupendo? Es como decir: “Me mantendré firme en amarte”.


En su libro Amor, Aceptación, Perdón, Jerry Cook describe a una congregación en el estado de Washington que en catorce años aumentó en más de cuatro mil personas. Desarrolla la idea de la iglesia como una comunidad restauradora.

“He pasado gran parte de mi vida amando a la gente; ahora necesito que alguien me ame”. Palabras de un pastor que luego de un tropiezo moral se vio enfrentado a una realidad cruel de abandono y rechazo por sus pares y personas cercanas. 


Pensaba, todos en la vida vamos a fallar de alguna forma, vamos a defraudar a alguien, o tal vez, alguien nos va a defraudar, personas que amamos. 

¿Cómo podemos desarrollar iglesias que puedan estar compuestas por hombres y mujeres dispuestos a ser parte de una comunidad restauradora? 

Un grupo de personas que han aprendido a AMAR, ACEPTAR Y PERDONAR.

Dios nos ha hecho con esta tremenda capacidad de amar y ser amados y a no ser que aprendamos a amarnos, aceptarnos y perdonarnos será muy difícil que podamos ser la comunidad, la iglesia que el Señor espera que seamos.

Pienso en dos versos de la Palabra del Señor que nos pueden ayudar a entender que es gracias a la ayuda del Señor y la presencia maravillosa del Espíritu Santo que podemos actuar en la forma como Dios espera que lo hagamos:

-) En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, 23 ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. Gal. 5:22,23 TLA


-) El amor que nos tenemos demuestra que ya no estamos muertos, sino que ahora vivimos. Pero si ustedes no se aman los unos a los otros, es porque todavía están bajo el poder de la muerte. 1 Jn. 3:14

"Cuando el amor, la aceptación y el perdón prevalecen, la Iglesia de Jesucristo se convierte en lo que Jesús era en el mundo: un centro de amor diseñado para la curación de personas quebrantadas y una fuerza para Dios ".
"Sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a nuestros hermanos. Cualquiera que no ama permanece en la muerte". I Juan 3:14

Hoy la iglesia de Jesucristo necesita hacer un compromiso audaz para amar a las personas y luego dedicar cumplir con ese compromiso. Todo nuestro estilo de vida debería decirle a la gente: 

"Si vienes aquí, te vamos a amar. No importa quién es usted o qué ha hecho o cómo se ve, huele o se comporte,
vamos a amarte ".

Debemos recordar que la palabra para amor aquí es AGAPE. El amor AGAPE primero existe, luego afecta a las
emociones. ES DARSE...
¡Eso es! AGAPE es un compromiso voluntario voluntario con otro que nos motiva a actuar en su nombre.
Cada vez que encuentras una acción correspondiente al concepto de AGAPE, es una acción de acción.
Además, AGAPE implica el tipo de donación que no puede ser compensado. Ese concepto de amor es bastante extraño a nuestra cultura. La mentalidad de este mundo nos lleva a amar y dar solo cuando hay razón para suponer que nuestro amor será correspondido. 
  • Habrá alguien a quien Dios te esta amonestando que debes AMAR?
  • Habrá alguien a quien debas ACEPTAR, y tener paciencia?
  • Habrá alguien a quien debas PERDONAR o acercarte para pedirle PERDÓN?

El libro incluye un compromiso que la gente de aquella congregación hizo el uno con el otro. Es el siguiente: 
- Nunca sufrirás deliberadamente por mi parte.     - Nunca diré o haré algo con el propósito de herirte.   - Siempre, en cada circunstancia, trataré de ayudarte y apoyarte. Si te encuentras desanimado y yo puedo levantar tus ánimos, lo haré.  - Si necesitas algo que yo tenga, lo compartiré contigo. Si hace falta, te lo daré.  - No importa lo que descubra acerca de ti, ni lo que pase en el futuro -sea bueno o malo- mi compromiso contigo nunca cambiará.  ¡Y no hay nada que tú puedas hacer para que yo cambie de idea!

Ora hoy: “Señor, ayúdame a amar de esta manera”.







“Dios no conoce la palabra 'descarte': irá a buscarnos hasta que pueda encontrarnos” Papa Francisco: “Ningún rebaño puede renunciar a un hermano; el pastor siempre irá a buscar a la oveja perdida”El Papa advierte contra los “doctores de la Ley” que se creían “justos” y eran “orgullosos y soberbios”
¿Quiénes son las ovejas perdidas, quiénes los buenos pastores? 

"Ningún rebaño puede renunciar a un hermano", pues "el pastor siempre irá a buscar a la oveja perdida".

"Jesús no nos deja nunca solos", proclamó, señalando que "su cercanía a los pobres no debe escandalizar, al contrario: ha de provocar en todos una serie reflexión sobre cómo vivimos nuestra fe".

En la parábola, los pecadores se acercan a Jesús "para escucharlo"; al otro lado, "los doctores de la ley, que sospechan y se disgustan por este comportamiento, que se enfadan porque Jesús se acercaba a los pecadores. Eran orgullosos, soberbios, se creían justos", denuncia el Papa.

En la parábola, se observan tres personajes: el pastor, la oveja perdida y el resto del rebaño. "El pastor es el único protagonista, y todo depende de él. ¿Qué debo hacer si tiene cien ovejas y pierdo una, no deja las 99 en el desierto y va en busca de la perdida hasta que la encuentra? Es una paradoja, que induce a dudar sobre el pastor".

"¿Es bueno abandonar a las 99 por una sola? ¿Dejarlas en el desierto? Según la tradición bíblica -explicó el Papa- el desierto es lugar de muerte.... ¿Por qué deja a las 99 indefensas? El pastor, recuperada a la oveja, se la carga a sus espaldas, llama a sus amigos y vecinos para que se alegren con él". Y es que, "lo que Jesús nos dice es que ninguna oveja puede andar perdida".

"El Señor no puede resignarse a que una sola persona pueda perderse. Es por eso que Jesús va en busca de los hijos perdidos, para buscar la vuelta de todos", señaló, porque "es un deseo irrefrenable de Dios. Algunos podrán pensar: tengo 99, sólo pierdo una, no es tanta pérdida. No. Hay que encontrarla, porque una es muy importante para él. La más abandonada, la más perdida, él va a encontrarla".
"La misericordia de Dios es absolutamente fiel. Nadie nunca, podrá destruir su voluntad de salvación", proclamó el Papa, quien insistió en que si queremos encontrar a Dios, "debemos buscarle allá donde está la oveja descarriada".
Y es que "Dios no conoce nuestra actual cultura del descarte, no le entra en la cabeza. Dios no descarta a nadie. Dios ama a todos, busca a todos, uno por uno. Él no conoce la palabra "descartar", porque es todo amor y misericordia", apuntó Francisco, quien recordó que Jesús "siempre está en camino: no puede eludir o aprisionar al Señor en nuestros esquemas o estrategias. El pastor siempre irá a buscar a la oveja perdida. El Señor irá a buscarnos donde pueda encontrarnos, no donde queramos".

Un camino que sigue "la vía de la misericordia del pastor". Mientras busca a la oveja perdida, "provoca a las otras 99 a que trabajen para estar todos juntos". Y, así, "todo el rebaño seguirá al pastor hasta su casa para celebrar con amigos y vecinos".

Y es que, muchas veces, "en la comunidad cristiana siempre hay quien critica esta opción", que piensa que "hay pérdidas inevitables, enfermedades sin remedio". "Este es el peligro que corremos, el de estar en un rebaño que no tiene claro el dolor de los otros". Por ello, proclamó, "los cristianos no debemos ser un rebaño cerrado. Nunca las puertas cerradas. Corremos el riesgo de encerrarnos en un redil de las ovejas, con los 'justos', en el que habrá el olor de las ovejas, ¡pero el olor a cerrado!". Ante esto, el Papa advirtió, en el saludo en portugués, contra "la tentación de prescindir de los otros".
"Esto sucede cuando falta el deseo misionero. En la visión de Jesús, no hay nadie definitivamente perdido. Ninguno está definitivamente perdido. Hasta el último momento, Dios se acerca. Pensad en el buen ladrón". Por ello, clamó por comunidades "abiertas, estimulantes, creativas", que emprendan "un camino de fraternidad", y que "nunca puede renunciar a un hermano".