EL Rincón de Yanka: ¿HA MUERTO EL COMUNISMO O SE HA DISFRAZADO?

inicio








CALENDARIO DE ADVIENTO

CALENDARIO DE ADVIENTO

miércoles, 17 de enero de 2018

¿HA MUERTO EL COMUNISMO O SE HA DISFRAZADO?



¿Ha muerto el comunismo? 

¿Podemos decir que ha fracasado 
como ideología política? 

100 años después de la Revolución bolchevique de Octubre en Rusia quedan cinco países en el mundo que se definen como “Estados socialistas”. En Occidente, hace mucho tiempo que los comunistas no ganan elecciones pero desde la crisis hay quien ha desempolvado los viejos libros de Marx para darles nueva vida. Al comunismo le han dado por muerto mil veces y mil veces ha resucitado. Parece que hay consenso sobre el terror que supuso la era soviética pero también hay quien cree que contra el comunismo vivíamos mejor porque contenía los excesos del capitalismo.

El comunismo en su estructura tiene mucho parecido a las religiones. Tienen una base social, un pueblo elegido, un proletariado, tiene unos ideales que son defendibles prácticamente por todos, la igualdad, la justicia, la lucha por un mundo mejor.

El término comunismo tuvo diversas acepciones, siempre conectadas con la búsqueda de un mundo más justo. Esa promesa de una sociedad mejor, eso está ahí, es un anhelo de la humanidad, eso sigue teniendo vigor. Ahora bien, su aplicación práctica, su aplicación de sistemas políticos que han defendido esos valores y que han intentado articular esos mensajes, ha sido un fracaso histórico, esa es la crudeza del comunismo como propuesta política..

Hoy la gran mayoría rechaza y critica duramente el sistema comunista por la violencia y el coste social que comportó. El comunismo tiene un pasado bastante negativo en su aplicación práctica, tiene un historia de represión, de Gulag, de campos de concentración, de falta de derechos y libertades en aquellos países donde se instituyó y eso ha hecho que haya una leyenda negra que tiene posos de realidad sobre el comunismo.

Se puede decir que el comunismo se ha convertido en una ideología residual con la caída del muro de Berlín en 1989 y el colapso de la Unión Soviética. Poco a poco, los partidos declarados comunistas en Europa han ido casi desapareciendo.

En el mundo existen cinco países comunistas, China, Corea del norte, Laos, Vietnam y Cuba, estos siguen siendo los máximos exponentes del comunismo.

Un Partido Comunista en España o en Europa es un movimiento extemporáneo, extemporáneo porque su tiempo histórico no es el presente. O bien puede ser un movimiento nostálgico del pasado, que reivindique un pasado histórico que posiblemente esté idealizado, o a futuro porque los problemas que intenta solucionar el comunismo siguen estando presentes.
En este punto coinciden muchos, si bien hablar de comunismo no parece estar de moda, los valores que promulga esta ideología siguen vigentes.

El comunismo tiene fortaleza porque algunos de sus símbolos siguen siendo muy potentes y porque como ideología sigue teniendo cierta consistencia y, sobre todo, porque los valores que propugna cualquiera los puede comprar, eso es evidente. Lo que no ha desaparecido, en ningún momento, son aquellas cuestiones que intentaba combatir el comunismo, sigue habiendo desigualdad, injusticias, sigue habiendo hambre, violencia en el mundo, problemas que eran los que el comunismo intentó atajar.

«... El comunismo real [...] puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno». De acuerdo con las estimaciones realizadas, cita un total de muertes que «...se acerca a la cifra de cien millones». El análisis detallado del total es el siguiente:

20 millones en la Unión Soviética,
65 millones en la República Popular China
1 millón en Vietnam
2 millones en Corea del Norte
2 millones en Camboya
1 millón en los regímenes comunistas de Europa oriental
150.000 en Latinoamérica
1,7 millones en África
1,5 millones en Afganistán

10.000 muertes provocadas por «[el] movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder».

VER+:

Donde ha gobernado o donde ha tratado de hacerlo, el comunismo ha cometido genocidios y matanzas sin cuento, como la muerte por hambre de al menos siete millones de ucranianos o la matanza de Paracuellos del Jarama. La suma de muertos por los creadores del Hombre Nuevo supera los cien millones de seres humanos. Todos conocemos los campos de concentración del III Reich alemán. En cambio, los lugares del horror comunista en la URSS o China son casi desconocidos.
Poco a poco, se va resquebrajando esa impunidad intelectual. En abril pasado, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que se proponía la adopción del 23 de agosto, día del pacto entre Hilter y Stalin por el que ambos dictadores se repartían la Europa del Este, como Día de Recuerdo de las Víctimas de los Totalitarismos.
En Praga, ciudad que ha sufrido los totalitarismos nazi y comunista, ha surgido el proyecto de la Declaración de Praga. En ella se exhorta a autoridades y ciudadanos europeos a crear un Instituto de la Memoria y Conciencia de Europa que informe e investigue el comunismo y el nazismo, y un museo paneuropeo de las víctimas de todos los regímenes totalitarios. Como sostienen sus impulsores, no habrá una Europa unida antes de que no sea capaz de unificar su historia y reconocer el comunismo y el nazismo como movimientos responsables de genocidios.