EL Rincón de Yanka: DECÁLOGO DE UNA PERSONA PSICOLÓGICAMENTE SANA

inicio








sábado, 27 de enero de 2018

DECÁLOGO DE UNA PERSONA PSICOLÓGICAMENTE SANA


DECÁLOGO DE UNA PERSONA 
PSICOLÓGICAMENTE SANA

Este decálogo está basado en el excelente libro “Bienestar autoestima y felicidad” de Raimon Gaja. 
 Si crees que conseguirlo es misión imposible y que estas cosas solo pasan en las películas, déjame que te recuerde que está a tu alcance lograrlo. Y no es arte de magia, es fruto de tu inteligencia emocional. ¿Te atreves a intentarlo?
  1. Es flexible y acepta los cambios. Sabe que el control absoluto de la vida es imposible, y que la vida no es ni puede ser una mera rutina. Aprovecha los cambios y las novedades para crecer, y se deja llevar en ocasiones por la improvisación.
  2. Toma decisiones y asume riesgos, pese a no tenerlas todas consigo. Su máxima preferida es “La vida es ensayo error” y esta otra expresión la utiliza cuando le salen mal las cosas “Más se perdió en Cuba“. Y no cae en picado.
  3. Practica el pensamiento racional. Trabaja para tener un estilo cognitivo con pocas distorsiones, reconoce sus pensamientos más negativos, los acepta y no los engorda con pajas mentales. Es capaz de gestionar sus emociones y no se deja atascar por ellas. Se aleja del lado oscuro de la fuerza.
  4. Realiza actividades variadas, permanece activa y vive con pasión. Piensa que la vida es como una gran empresa, y sabe que si diversifica los riesgos, las probabilidades de fracasar disminuyen. Si alguna de las actividades dejan de funcionar o fallan, no se acaba el mundo, tiene en la recámara otras muchas a las que agarrarse.
  5. Tiene intereses sociales. Sabe que hay estudios (Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard) que indican que el tamaño de la amígdala es mayor en las personas que tienen una vida social activa, y se lo toma muy en serio. Tiene un buen arsenal de actividades sociales que se convierten en un escudo de protección ante la depresión, y que además le ayudan a retrasar el deterioro cognitivo. Por último, sabe también que las personas ricas en relaciones sociales tienen un sistema inmunológico más fuerte, por lo que enferman menos y viven más. Un amigo es una sonrisa, y un buen amigo, unas carcajadas.
  6. Tolera los errores y acepta el término medio. Otra de sus máximas favoritas es “Ni calvo ni siete pelucas“. La vida está llena de matices, y que verdades absolutas, las justas y necesarias. Al observar el mundo, no lo ve en blanco y negro, el mundo lo ve lleno de grises y de otros muchos colores, no todo es de color de rosa. Es un relativista intelectual.
  7. Se cuida y cree en sí mismo. Se premia y es consciente cuando acierta; y analiza y es condescendiente cuando comete un fallo. Se quiere, se mima y se cuida, de la misma forma que trata a la gente que más quiere.
  8. Vive el presente sin dejar de tener un proyecto de vida. Tiene la mirada puesta en el presente, es un especialista en el aquí y ahora, y no olvida que tiene un proyecto a largo plazo vital. No es un caballo que va a galope de los impulsos.
  9. Se acepta y sabe disfrutar de la soledad y de la compañía. No se le acaba el mundo cuando se queda a solas, y saca provecho de la soledad para pensar, soñar, divertirse y aburrirse (esto último le potencia la creatividad y no le abruma).
  10. Sonríe, sonríe mucho y es generosa. Es un realista positivo en grado mayúsculo, y reconoce que aunque la realidad en algunas ocasiones sea un tanto complicada o desagradable, no hay mal que cien años dure. Intenta a su vez hacer la vida fácil a los que le rodean, e intenta ayudar a las personas de su entorno. La generosidad está instalada en su ADN.
VER+: