EL Rincón de Yanka: EL PRINCIPIO DE LA BUENA FE: LA MORAL, LA ÉTICA, LA LEY, LA POLÍTICA Y LA LIBERTAD

inicio








sábado, 24 de marzo de 2018

EL PRINCIPIO DE LA BUENA FE: LA MORAL, LA ÉTICA, LA LEY, LA POLÍTICA Y LA LIBERTAD

LA LEY, LA MORAL Y LA ÉTICA


Están diciendo algunos "juristas" por televisión la siguiente barbaridad: "Que la política está por encima de la ley y de la democracia. Y que la ley no tiene nada que ver con la moral ni con la ética". 

El mismo artículo 7.1 del Código Civil establece que "Los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe". Las exigencias de la buena fe procesal se refieren a un comportamiento socialmente esperado en función de convicciones éticas imperantes en la comunidad, vulnerándose este principio cuando el ejercicio se haga desleal según las reglas que la conciencia social impone al tráfico jurídico.

La buena fe ha sido definida por la jurisprudencia, determinando que la exigencia de la buena fe en el ejercicio de los derechos que el artículo 7.1 del Código Civil consagra, conlleva que la conducta del que ejercita dicho derechos se ajuste a normas éticas, contradiciéndose, entre otros supuestos, dicho principio cuando se va contra la resultancia de los actos propios, se realiza un acto equívoco para beneficiarse intencionalmente de su dudosa significación, o crea una apariencia jurídica para contradecirla después en perjuicio de quien puso su confianza en ella, en definitiva, conforme a lo que por un autorizado sector de la doctrina científica se concreta la buena fe en sentido objetivo consiste en que la conducta de uno con respecto al otro, con el que se halle en relación, se acomode a los imperativos éticos que la conciencia social exija. 
En consecuencia, constituye una noción omnicomprensiva como equivalente al ejercicio o cumplimiento de los derechos de acuerdo con la propia conciencia contrastada debidamente con los valores de la moral, honestidad y lealtad en las relaciones de convivencia, de cuyas notas sobresale que se trate de una regla de conducta inherente al ejercicio o cumplimiento de los derechos, que se cohonesta con el fuero interno o conciencia del ejercitante.

Algunos casos como el de Ana Frank nos ayudan a distinguir entre la ley y la moral, ya que existe una diferencia muy importante entre las normas legales y las normas morales.

Las leyes son normas establecidas por la sociedad. Las leyes establecen obligaciones, prohibiciones y permisos concretos para determinadas acciones. Las normas legales están publicadas en forma de códigos y decretos. Si desobedecemos las leyes nos arriesgamos a ser sancionados con una multa o, en casos graves, con penas de prisión.



La moral está formada por normas de conducta individual dictadas por la conciencia. Si incumplimos nuestras normas morales nos sentimos mal porque sufrimos remordimientos.

El filósofo alemán Immanuel Kant prestó mucha atención a distinguir la ley de la moral. Según Kant, la principal diferencia entre ambas consiste en que la ley es heterónoma, mientras que la moral es autónoma. Esto quiere decir que las normas legales son establecidas por otras personas, mientras que las normas morales nos las imponemos a nosotros mismos.
Una persona es autónoma cuando es capaz de ponerse a sí misma sus propias normas.
Como la moral consiste en normas establecidas por nuestra propia conciencia, algunas veces nuestras normas morales pueden entrar en contradicción con las leyes. Esto es lo que sucede cuando sentimos que una ley es injusta porque viola los derechos fundamentales de las personas, como pensaban los amigos de Ana Frank, que decidieron en ese caso seguir a su conciencia desobedeciendo las leyes. 

La Diferencia Entre Ley Y Ética 
Desde que éramos niños y comenzábamos a darnos cuenta de lo que nos rodeaba, nuestros padres y abuelos nos han inculcado el conocimiento fundamental de lo que es bueno y lo que es malo. Es de hecho una característica inherente de todos los humanos y crece de nuestros deseos de llevarnos bien los unos con los otros, para poder vivir en armonía.
Para lograr este objetivo, entendemos que debemos tratar a otras personas, como nos gustaría que nos trataran a nosotros. Para esto, tratamos de hacer lo que se siente y se ve como lo correcto en ciertas situaciones. Esta es la base de la ética. Son reglas de conducta, que muestran como nuestra sociedad, espera que nos comportemos y son los principios detrás de la creación de las leyes.
Basándose en la ética de la sociedad, se crean leyes que son aplicadas por los gobiernos para mediar entre nuestras relaciones. Las leyes son hechas por los gobiernos para proteger a sus ciudadanos. Los poderes judiciales, legislativos y servidores públicos son los tres cuerpos principales en un gobierno, que se deben a la tarea de la creación de leyes.

Las leyes deben ser aprobadas y escritas por estos tres poderes del gobierno antes de que sean implementadas y aplicadas por la policía y la milicia, con la ayuda del sistema legal que consiste de abogados y otros servidores del gobierno.
Mientras que una ley lleva consigo un castigo por violarla, la ética no. En la ética todo depende de la conciencia de la persona y su autoestima. El manejar cuidadosamente dentro del límite de velocidad, porque no quiere que nadie salga lastimado es ético, pero si maneja despacio, porque ve un carro de policía está detrás de usted, nos sugiere que teme romper la ley y ser castigado por eso.

La ética proviene de la moral, del sentido común y del deseo de preservar el respeto por uno mismo. No es tan estricto como las leyes. Las leyes son codificaciones de ciertos valores éticos destinados a ayudar a regular a la sociedad y sus castigos por romperlos pueden ser muy duros y a veces hasta rompen los estándares de la ética.
Tomemos por ejemplo el caso de la pena de muerte. Todos sabemos que matar a alguien está mal, aún así la ley castiga a las personas que infringen la ley con la muerte. Con esto viene el argumento de si las leyes son necesarias del todo, pero es importante señalar que sin las leyes las personas deben estar consientes del caos que podría reinar en la sociedad.
La ética y las leyes son por lo tanto necesarias para proveer guía y estabilidad a las personas y a la sociedad en conjunto.
Resumen:
  • La ética son reglas de conducta. Las leyes son reglas desarrolladas por los gobiernos para proveer un balance en la sociedad y proteger a sus ciudadanos.
  • La ética proviene de la conciencia de los ciudadanos de lo que está bien y lo que está mal. Las leyes son aplicadas por los gobiernos, a sus ciudadanos.
  • La ética son códigos morales que cada persona debe cumplir. Las leyes son codificaciones de la ética destinadas a regular a la sociedad.
  • La ética no lleva consigo ningún castigo a quien las viole. Las leyes castigaran a cualquiera que las viole.
  • La ética proviene de los valores morales de la persona. Las leyes están hechas en base a la ética como un principio rector.




RELACIÓN ENTRE ÉTICA Y LIBERTAD


LA POLÍTICA Y LA MORAL


NO HAY ÉTICA PRIVADA NI PÚBLICA


VER+:

No siempre lo legal es justo, ni lo justo es legal


MORAL