EL Rincón de Yanka: CADENA DE FAVORES (Pay It Forward)

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

viernes, 11 de marzo de 2016

CADENA DE FAVORES (Pay It Forward)






“Piensen en una idea para cambiar nuestro mundo… 
¡y pónganla en acción!”. 
Esta es la frase (y el mensaje) que, escrito con tiza en una pizarra, emite un profesor a sus pequeños alumnos. Y este es el mensaje fundamental de una novela y película especial. “Esta es la clase de estudios sociales, es decir, vosotros y el mundo. Se trata de ese mundo que está ahí fuera y, aunque decidáis que no queréis conocerlo, os aseguro que os vais a dar con él de bruces. Creedme. Así que ya podéis poneros a pensar en el mundo y lo que es para vosotros…”. 
“No necesitamos magia para cambiar el mundo, llevamos todo el poder que necesitamos dentro de nosotros”. Y por ello, la película Cadena de favores nos regala un último mensaje: “Pasea la vista por el mundo que te rodea y cambia lo que no te guste”.


Trás una ayuda altruista que le salvó la vida en los años 70, Catherine Ryan Hyde escribió la novela Pay It Forward, adaptada en una película de Warner Brothers, Pay It Forward. 

En el libro de Ryan Hyde y la película el "Pay It Forward" o Cadena de Favores se describe como el hecho de realizar tres buenas acciones para los demás, en respuesta a una buena acción que se recibe. Estas buenas acciones deben lograr cosas que la otra persona no puede lograr por sí solos. De esta manera, la práctica de la ayuda mutua se puede propagar a través de la sociedad geométricamente, en una proporción de tres a uno, la creación de un movimiento social con un impacto de hacer del mundo un lugar mejor.

Puedes ver qué motivó la novelista a crear el movimiento de Pay it Forward, aquí (Traducción en castellano por De Otra Manera. Puedes verlo con traducción simultánea también aquí):

La historia empieza en 1978 estaba conduciendo mi coche en un barrio poco recomendable de Los Ángeles por la noche, sola. Llegué a la parte inferior de una ronda de autopista. Puse mi pie en el freno y mi coche se paró. Todo el sistema eléctrico de mi coche se apagó: los faros, las linternas, todo. Me encontré de repente sola en un barrio malo, en la oscuridad.

Y es cuando noté humo que venía de por debajo de los cuadros de mando del coche y que empezaba a entrar dentro del coche. Quizás estaba mal aparcada, quizás estaba en un barrio poco recomendable pero en estos casos tienes que salir del coche sea lo que sea.

Y de repente ví a dos hombres venir hacía mí corriendo y uno de ellos llevaba una manta. Empecé a pensar en muchas cosas, sobre todo sobre mi muerte, pero en ningún caso que me iban a rescatar pero el caso es que estos dos hombres totalmente desconocidos me rescataron gracias a su manta.

De repente los bomberos llegaron, y dentro de toda esta confusión y por explicar mi caso a los bomberos, 
resultó que no llegué a dar las gracias a estos hombres que hicieron el mayor favor que nadie hizo jamás por mí cuando me dí cuenta, estos dos hombres ya se habían marchado.

¿Qué haces con un favor tan grande cuando no puedes devolverla?

Mucha gente me ha preguntado tras esta historia:

"Quieres decir que si estos dos hombres no se hubiesen parado no existiría vuestro libro "las Cadenas de Favores" (Pay It Back)?" a eso contesto: "Iré más allá:

Si estos dos hombres no se hubiesen marchado sin decir adiós, no existiría las Cadenas de Favores (Pay It Forward)"

Estos dos hombres se quedaron en mi mente, absorbiendo mi gratitud hacía ellos. Hubiese podido simplemente apuntar sus nombres y enviarles tarjetas de navidad hasta el final de mi vida, y hubiese podido ser suficiente así. Pero no lo hicimos, porque se fueron. De manera extraordinaria conseguí volver a tener mi coche en marcha y volver a la autopista

Pero desde entonces algo ha cambiado. Ahora siempre miro la carretera de otra manera mirando si hay alguien con algún problema o dificultad en la carretera y sé que si veo una persona en esta situación, pararé.

¡Y lo hice!

Aunque no lo hubiese hecho antes de este acontecimiento. Como verás esta buena acción me cambió radicalmente.

Buenas acciones cambian a la gente. Pequeñas buenas acciones cambian a la gente un poco, Grandes buenas acciones pueden cambiar totalmente el rumbo de vida de alguien. Pero grandes o pequeños, estos gestos nunca han fallado en cambiar a alguien.

Años después decidí ser escritora y la "Cadena de Favores (Pay it Forward)" se convertió en un libro y casi simultáneamente en una película...

A la vez empezó un movimiento pequeño -que nunca llegó a ser enorme- pero nunca desapareció tampoco.

¿Cómo no podría cambiar el mundo?