EL Rincón de Yanka: HISTORIA DE UNA CANCIÓN: ESPIGAS Y SUEÑOS DE LIBERTAD

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

miércoles, 14 de septiembre de 2016

HISTORIA DE UNA CANCIÓN: ESPIGAS Y SUEÑOS DE LIBERTAD

HISTORIA DE UNA CANCIÓN:
CUANDO UN GUERRILLERO DE LAS FARC 
Y UN EMPRESARIO VENEZOLANO 
SE UNEN PARA CREAR MÚSICA

POR: LEONARDO PEDRAZA

La historia tiene un comienzo un tanto raro: un guerrillero comunista acusado de terrorismo en Colombia, le enseña a un empresario, imputado de cometer fraudes, la importancia de componer canciones. Pero lo cierto es que el encuentro fortuito de Julián Conrado y Ernesto Rangel, tuvo un trasfondo político: relajar las tensiones diplomáticas con Bogotá, y la persecución a las casas de bolsa por el aumento de las divisas en el mercado permuta. Temas que se convirtieron en asunto de Estado durante el Gobierno de Hugo Chávez.

Así comienza la historia:

Ernesto Rangel, es un empresario matriculado en Administración por la Universidad Metropolitana: Unimet, tiene estudios en la Columbia University y es uno de los directores de una casa de bolsas venezolana llamada Econoinvest; Guillermo Enrique Torres, alias “Julián Conrado”, es colombiano, cantautor de vallenatos e integrante de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP). Parecen dos personalidades diferentes, desenvueltas en contextos alejados pero que al final, tuvieron un destino e interés en común: su gusto por la música, y el haber compartido el mismo sótano en la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) tras ser arrestados en procedimientos diferentes por las fuerzas de seguridad venezolanas.

Rangel es detenido en julio de 2010 junto a otros cuatro ejecutivos de la firma por violar la Ley de Ilícitos Cambiarios. En la información suministrada por las autoridades venezolanas se explica que para en aquel entonces, el Ministerio Público había solicitado a Econoinvest dar información acerca de una compra de bonos que no fueron declarados. Al no facilitar los recaudos necesarios de la supuesta transacción, se ordena entonces el allanamiento de sus oficinas. Sin embargo, todo apunta que el motivo verdadero de la persecución era que a juicio del Gobierno, la casa de bolsa afectaba de manera arbitraria el precio del dólar en el mercado permuta, una anomalía que caracteriza la economía venezolana hasta nuestros días (aún no existía DolarToday).

Por otro lado, en mayo de 2011, Julián Conrado es capturado en la localidad de Barinas, bajo la acusación de rebelión. Pero lo cierto es que Hugo Chávez, presidente para aquel momento, dio el visto bueno de su arresto en un gesto de amistad con el presidente Juan Manuel Santos, quien apenas llevaba un año de gestión, cuya figura auguraba el inicio de una etapa armoniosa entre los dos Estados, luego de las hostilidades que protagonizaron su antecesor Álvaro Uribe, y el líder de la llamada Revolución Bolivariana.

Chávez, con la privación de Conrado, demostraba a sus adversarios que Venezuela es un territorio poblado de guerrilleros afines a su ideología socialista, pero que también, pueden ser utilizados a conveniencia como fichas políticas para entablar negociaciones en tiempos de pragmatismo. Es en medio de este contexto, que nace una historia peculiar que mezcla valores de amistad y apreciación a la libertad, aunque sea de una manera un tanto rara: un guerrillero comunista le enseña a un empresario componer canciones.

En la biografía del subversivo colombiano, dice que sus canciones inauguran un estilo diferente de hacer música llamada “charamanduca” también conocida como “música de la nueva Colombia”; a Conrado puede vérsele en imágenes con su típico atuendo militar, portando en una mano un fusil AK-47, y en la otra, una guitarra acústica. Mientras que Rangel, un hombre de porte elegante y ágil con los números, vio en las restricciones de las divisas, una oportunidad para sacar a flote su sagacidad de economista, y es por supuesto, un amante de la música: dos personalidades encontradas en un momento de adversidad.

Inicio de una amistad
Pero a diferencia de Conrado, acostumbrado al acecho de los policías y militares, para el empresario el arresto significó un golpe que lo marcaría. No se imaginó que la llegada de un comunista a aquel sótano, vigilado por gendarmes de gesto adusto, significaría para una revitalización a su estado de ánimo, alguien que lo ayudaría en su proceso artístico de creación.

Fue así que la afinidad del empresario de tocar se vio exacerbada al ofrecerle a Conrado su guitarra, con la que tocaba para distraerse del encierro, y este a cambio, le dio ánimos y consejos para componer letras en momentos de inspiración. Incluso le recomendó utilizar la música popular colombiana como guía, y que no se preocupara por la rima, ya que a partir de allí, saldrían frases que podrían transformarse en una canción, tal como reseña el diario El Nacional.

Pero mientras un comunista y un capitalista se unían en torno a la música, en las altas esferas del poder ocurría una guerra de declaraciones que se alargaron por años. Colombia, que al principio vio con buenos ojos el arresto de Conrado, terminó criticando el retraso en la extraditación por parte de las autoridades bolivarianas, mientras que Venezuela, aseguraba que la posible deportación de Conrado significaría un golpe a la paz en Colombia. Esta situación afectó nuevamente las relaciones de ambos países. En las calles, los simpatizantes de Conrado, entre esos integrantes del Partido Comunista de Venezuela, criticaron la aprehensión y acusaron al gobierno de Chávez de hipócrita.

En una entrevista concedida al periódico El Universal, Rangel diría “Cuando hay crisis las artes emergen mejor que en tiempos de prosperidad. Igual pasa en otras artes, y me alegra que los venezolanos estamos apreciando lo de adentro”.

Los tiempos de encierro para Conrado y Enrique Rangel terminarían en menos tiempo de lo que se pensaba; por decisión del Tribunal que llevaba la causa en diciembre de 2012, el ejecutivo de Econoinvest fue puesto en libertad condicional a través de una medida cautelar.


SUEÑOS DE LIBERTAD
Música y letra: Ernesto Rangel
Arreglos musicales: Aquiles Báez 

En este encierro no caben odios contra la infamia sobra esperanza Esta injusticia ya se disuelve Desaparece con la verdad. Todos unidos en este amor. En este amor que es de nuestra gente Son nuestro suelo de libertad… Ya razones para luchar. Es la ternura que veo en mi madre, es la mirada dulce de un hijo, es la visita de mi compadre, de mi adorada y canto divino. Son los amigos con sus abrazos. Una cascada de bendición (2) Vamos unidos con la verdad, que nos alienta en la oscuridad, gracias amigos por apoyarnos, gracias amigos por recordarnos. Esta oración del corazón. Lucha en silencio en la adversidad. Nos trae aliento en esta canción, para soñar con la libertad. Es la ternura que veo en mi madre, es la mirada dulce de un hijo, es la visita de mi compadre, de mi adorada y canto divino. Son los amigos con sus abrazos. Una cascada de bendición (2) Traemos aliento en esta canción Una cascada de bendición. La libertad se lleva en el corazón. Una cascada de bendición. Hombre libre, de pensamiento y de convicción. Una cascada de bendición. Por eso no entiendo esta situación. Una cascada de bendición. No importa, pa´lante que vamos. Una cascada de bendición. Porque si sólo luchamos, eso no lo hace la unión. En este encierro no caben odios contra la infamia sobra esperanza Esta injusticia ya se disuelve Desaparece con la verdad. Todos unidos en este amor. En este amor que es de nuestra gente Son nuestro suelo de libertad… Ya razones para luchar. Es la ternura que veo en mi madre, es la mirada dulce de un hijo, es la visita de mi compadre, de mi adorada y canto divino. Son los amigos con sus abrazos. Una cascada de bendición (2) Vamos unidos con la verdad, que nos alienta en la oscuridad, gracias amigos por apoyarnos, gracias amigos por recordarnos. Esta oración del corazón. Lucha en silencio en la adversidad. Nos trae aliento en esta canción, para soñar con la libertad. Es la ternura que veo en mi madre, es la mirada dulce de un hijo, es la visita de mi compadre, de mi adorada y canto divino. Son los amigos con sus abrazos. Una cascada de bendición (2) Traemos aliento en esta canción Una cascada de bendición. La libertad se lleva en el corazón. Una cascada de bendición. Hombre libre, de pensamiento y de convicción. Una cascada de bendición. Por eso no entiendo esta situación. Una cascada de bendición. No importa, pa´lante que vamos. Una cascada de bendición. Porque si sólo luchamos, eso no lo hace la unión. Una cascada de bendición. Hoy en la patria que soñó Simón. Una cascada de bendición. Y no se olviden que aquí está la solución. La libertad de un ser humano nunca va tener precio. Por eso es que yo le canto con humildad y aprecio. Es la libertad un canto de amor, Vamos a defenderla juntos con el corazón. Es un tesoro que no sabes lo que vale hasta que lo has perdido. Por eso es que yo te canto con un canto de amigo. Es la libertad un canto de amor, Vamos a defenderla, juntos, con el corazón(2)




Espigas de libertad


(Rafael Salazar)

Dulce rermanso, arenitas de rocío,
sol mañanero, espigas de la ilusión
porque entre pena y tristeza
van enlazando la brisa para brindarnos su amor,
En el potrero del día
la copla quiebra su voz por el adiós de una canción.
Sabana de campo abierto,
se guardan dichas y cantos. Cavila mi pensamiento buscando la libertad.
como jagüeyes en tierra de soledad:
corazón de mil quebrantos en tu paisaje una flor renacerá horizonte de mi pueblo
las heridas de su cerca
sobre un potro cantarás. Las penas y la amargura se ahondan en tierra sola, velaron la inmensidad,
como la aurora que anuncia su despertar:
lucero de mil caminos conduce mis ansiedades haz que en mi campo retorne la claridad horizonte de mi pueblo
sobre un potro cantarás.




¿Qué es la Libertad?