EL Rincón de Yanka: LOS ANALFABETOS DE HOY: LA NUEVA CLASE SOCIAL DOMINANTE Y DOMINADA

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

miércoles, 30 de diciembre de 2015

LOS ANALFABETOS DE HOY: LA NUEVA CLASE SOCIAL DOMINANTE Y DOMINADA



“Siempre ha habido analfabetos, pero la incultura y la ignorancia se habían vivido como una vergüenza. Nunca como ahora la gente había presumido de no haberse leído un puto libro en su jodida vida, de no importarle nada que pueda oler levemente a cultura o que exija una inteligencia mínimamente superior a la de un primate.


Los analfabetos de hoy son los peores, porque, en la mayoría de los casos, han tenido acceso a la educación, saben leer y escribir, pero no ejercen. 
Cada día son más, y cada día el mercado los cuida más, y piensan más en ellos. 

La televisión cada vez se hace a su medida... Todo es superficial, frívolo, elemental, primario para que ellos puedan entenderlo y digerirlo. Esos son socialmente la nueva clase dominante aunque siempre será la clase dominada, precisamente por su analfabetismo y su incultura. La que impone su falta de gusto y sus morbosas reglas. 

Y así nos va... 
A los que no nos conformamos con tan poco, a los que aspiramos a un poco más de profundidad. Un poquito más, hombre; un poquito más...". 

Jesús Quintero




¡Cuánta razón hay en este monólogo de Jesús Quintero! Es lo que yo llamo la "ignorancia consentida" porque se busca el disfrute, el sibaritismo, el hedonismo... en esta sociedad consumista y permisiva en la que se busca una "felicidad de calderilla", "felicidad de garrafa"... Sobre este asunto, compuse un poema (un sonetillo) , que pongo a continuación: 


EL DESPOTISMO ILETRADO 
 (SONETILLO) 

La masa, que ama la mesa 
más que la misa o la musa, 
siempre presenta una excusa 
para huir de letra impresa. 

Por ser de las prisas presa, 
ya es tan lasa, 
tan ilusa que, por pereza, 
rehúsa entrar en libresca empresa. 

Vive al consumo sumisa, 
envuelta en falaz euforia 
que a la lectura es remisa. 

Y, en su vital trayectoria, 
va tan presa de la prisa 
como un borrico de noria. 

Wenceslao Mohedas Ramos