EL Rincón de Yanka: ¡ES ESPAÑA, ESTÚPIDOS!

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

miércoles, 23 de diciembre de 2015

¡ES ESPAÑA, ESTÚPIDOS!



“¡ES ESPAÑA, ESTUPIDOS!”



“Que época tan terrible esta en la que unos estúpidos 
conducen a unos ciegos”. 
William Shakespeare



Ya están aquí, llegaron ya. Desembarcaron en el templo de la democracia desde las naves nodriza de las instituciones financieras y las fundaciones globalistas que les amamantaron, entraron al abordaje del hemiciclo desde los galeones de Indias venezolanas cuajados de bolívares y potosíes, corriendo con sus cintas en el pelo por la carrera de san Jerónimo ―adelanto de la san Silvestre―, organizando una marabunta tuneladora desde las aulas magnas de la «Universidad Complotense», predicando sueños alcaloideos desde los santuarios okupas ahítos de litronas y kultubasura, vendiendo edenes disneyanos desde las impúdicas tribunas catódicas que iluminaron escandalosamente sus cavernas luciferinas.



Aquí viene ya la «esperpéntica legión» del globalismo vendepatrias ―que ya no «famélica legión» del internacionalismo proletario―, puñoenalto para engañar a la genteabajo, con sus pijoseñoritos/as superbecados, expertos asesores/as de revoluciones fracasadas de interminables colas para comprar papel higiénico, de cárceles democráticas donde se pudren presos políticos, de supermegainflación y porcamiseria para la genteabajo.

Aquí vienen los pretorianos/as del país nuevo, la tribu de los universitarios/as progrepijos/as doctorados/as y «amasterados/as», que introducirán en el santuario de la democracia a los «pantalonescagaos», a los «gorrapatrás», a los diputados deschaquetados, con sus barbuncias talibanescas, con sobaco sudado de tanto trabajar por los derechos sociales de la gente «de abajo»; a los «vakerosdesteñíos», que pondrán sus posaderas en la moqueta congresista como amenazando asambleas «new age»; a los comanches de pelambreras imposibles que harán del Congreso un «Fort Apache» iraní de esos que ahora se llevan.

Pondrán sus banderas gays en las tribunas, romperán legajos en directo, profanarán las alfombras con sus deportivas cutres y gastadas, encandilarán a las muchachadas que les votaron con sus camisetas de «Iron Maiden», o con otras donde luzca esplendorosa la siniestra calavera de los pirateos caribeños donde nacieron, el rostro de Chávez o el Evo, o incluso el iniciático «ouroboros» de las serpiente que se muerde la cola ―por cierto, mucho ojo a este símbolo―.

Alguna post-porno importada desde los riscos de Montserrat orinará en las moquetas de los pijos de las bancadas azules, que a eso se le llama «libertad de micción», o #esquenoaguantomás. Otros amenazarán quizá a la derechona con sus ceniceros marca «Auschwitz», y en la tribu de las bolleras y feminazis que ya están llegando se infiltrará alguna pirómana «pechosalaire» engendrada en una noche de aquelarre por FEMEN y SEMEN, frustrada porque no haya capillas que asaltar en el Congreso.

Y todos/as, compañeros/compañeras, camarados/camaradas, colegos/as, entrarán agitando en revoleras reivindicativas sus estelurriñas independentistas, sus gallardetes amorriñados recolectados en las mareas mejilloneras, portavoces del independentismo que les ha votado por aquello de que reclaman el derecho a la autodeterminación de las autonomías, o sea, que los reconocen como suyos. Primera fuerza en Cataluña, primera en el País Vasco, segunda en Valencia y en Galicia… han fagocitado a Bildu y a Geroa Bai; se han coaligado con partidos independentistas como Bildu y Geroa Bai ―en Navarra, para el Senado―, Anova- Irmandade Nacionalista ―formación gallega que incorpora el republicanismo y el independentismo―, y Compromís, que defiende la soberanía plena del pueblo valenciano, y en Bruselas el independentismo de los «Países Catalanes», formando parte del grupo «La Alianza Libre Europea».

Así que atémonos los machos, que también nos llegarán jornadas sardaneras, «queimadas» muñeiras, «ninots» que serán la delicia de las pirómanas feminazis, «dantzari dantzas» con la bancada morada cantando el «Maitechu», todo envuelto en estelurriñas muñeiradas para reclamar su derecho-a-decidir, faltaba más. Y todo esto hablando en sus lenguas, entre las que solo faltará el arapajoe, el quechua y el esperanto, que hay que crear puestos de trabajo para los traductores.

Escucharemos a mogollón el #vayasesorrajoy, #porlatercerarepublika, #feminismoalpoder, #fueracorbatasypijos, #losseñoritosnonosrepresentan, #poderpopular, etc, todo muy bien «hashteado», escupiendo sus chorradas casposas, sus mugrientas consignas de «leninismo amable», mientras retransmiten por las letrinas del ciberespeacio las bufonadas que perpetrarán en las tribunas sin ningún sentido del pudor ni del ridículo.

Quizá también tengan que acostumbrarse los de la bancada azul a que, en vez de llamarles señorías, les llamen «señoritos», la especialidad del Errejón #acab», que a lo mejor se le escapa esa palabreja bastarda y se la endilga también en uno de sus «lapsus» verborreicos a los diputados derechones señoritingos, que algunos tienen un rejo de policías que hay que denunciar, camaradas/os.


Como los rojos/as tiran a las paredes como al monte mismo, pues igual les da por recordar su pasado grafitero y nos llenan el Congreso de pintadas a favor de algún ex- preso de ETA, o de la liberación del terrorista vallekano Alfon, o convocando a un aquelarre feminista en la «Complotense» para celebrar que ahora no se queman ya las brujas. O mismamente te clavan por sorpresa un cartel con el Chávezsigue puñoenalto mirando al infinito caribeño, convocando a sus mesnadas bolivarianas a la revolución final.

Lo que no está claro es si llevarán al Congreso el espíritu porrero de la «Universidad "Complotense", la porquería que encloaca sus pasillos con demasiada frecuencia, su tarjetería roja escracheadora cuando no le guste algún pijo azul. Pero sí vendrán con su tono chulesco, con su bravuconería perdonavidas pero agresiva contra «la casta», pues son los redentores de la Patria que quieren gobernar destruyendo, ya que solo ellos conocen la verdad que los demás desconocemos, verdad que se le reveló a su Moisés coletudo cuando algún espíritu del inframundo se le apareció en un olivo en el que ardía España, momento irrepetible y majestuoso donde se le dieron las tablas de la Nueva Constitución, ésa en la que quiere poner el derecho de autodeterminación.

También oiremos que hay que entregar Ceuta y Melilla a Marruecos, pero no dirán nada sobre exigir que la Pérfida Albión nos devuelva Gibraltar. Eso es patriotismo y olé.

Despotricarán contra los toros, contra la monarquía, contra los católicos, pero darán abrazos de oso pardo a los estelurriños, que por algo son los más modernos del mundo mundial. ¡Y tendremos que aguantarlos 4 años!

Yo, si fuera diputado, me iría a la tribuna, embutido ―sin ánimo de provocar― en un traje de señoritingo con corbata pija―con los colores de España, por supuesto―, zapatos acharolados, bien afeitado y repeinado. Miraría a las bancadas de la progresía morada, y les diría, sacando una enorme bandera española: «¡Es España, estúpidos!».