EL Rincón de Yanka: 🎡 LA RUEDA DE LA VIDA (The Wheel of Life): LA MUERTE NO EXISTE

inicio








domingo, 29 de abril de 2018

🎡 LA RUEDA DE LA VIDA (The Wheel of Life): LA MUERTE NO EXISTE

LA RUEDA DE LA VIDA
🎡
"Las personas más bellas que hemos conocido son aquellos que han conocido la derrota, el sufrimiento, la lucha, la pérdida, y han encontrado su manera de salir de las profundidades. Estas personas tienen una gratitud, sensibilidad y comprensión de la vida que los llena con compasión, dulzura, y una preocupación amorosa. Las personas bellas no suceden por casualidad". Elizabeth Kübler

Elizabeth Kübler autora del grandes ventas "LA RUEDA DE LA VIDA (The Wheel of Life)" (1926-2004) fue una de las primeras personas en estudiar honestamente la relación que tenemos con la muerte, con sus apreciaciones y juicios emitidos más desde un ángulo puramente material, que desde un ángulo espiritual, aunque en sus apreciaciones, sin que ello sea su cometido ni su deseo, invade el ángulo espiritual. Para ella el tema de la muerte, manifestaba que más que un problema de creer, era un problema de saber. Ella ha sido una de las más famosas expertas en materia de la muerte y trabajó con miles de pacientes terminales. Estudió 20,000 casos de gente de todo el mundo quienes habían sido declarados clínicamente muertos y quienes después habían regresado a la vida. Algunos habían hecho naturalmente y otros fueron reanimados.

Para ella, la experiencia de morir es casi idéntica a la experiencia del nacimiento. Es el nacer a una forma diferente de existencia, la cual puede ser probada de forma muy simple, y para ello toma el ejemplo de la metamorfosis de los insectos, es el gusano que se transforma en mariposa. Morir es mudarse de una casa a otra mucho más bella. Lo que nos narran las personas que han tenido esta experiencia, nos cuentan que tan pronto como tu alma deja su cuerpo, te das cuenta inmediatamente de que puedes percibir todo lo que sucede en el lugar donde falleciste. Puedes enterarte de lo que los demás dicen exactamente, de lo que piensan y de cómo actúan. El que ha fallecido, también se dará cuenta de que se encuentra completo nuevamente. Ellos nos dicen que eran unas personas completamente nueva, ya que antes era ciega o sorda y entonces veían y oían. Aquéllos que tuvieron una experiencia "fuera de su cuerpo" y regresaron, te podían contar en detalle qué colores y qué joyería llevabas si estabas presente en el momento.

Cuando uno deja su cuerpo físico, uno no puede hablar más en términos de tiempo, espacio o distancia en el sentido común porque éstos son un fenómeno terrenal. En este sentido, uno se da cuenta de que nadie muere solo porque el difunto es capaz de visitar a quien desee. Además, existe gente esperando por ellos que fallecieron antes que tú, quienes te quieren y aprecian bastante. Es muy frecuente, para aquellos que mantienen una relación espiritual con su ángel de la guarda, el que este le reciba y le guíe en este trance. 

Una paciente mía, ya anciana llegó a decirme: "Él está de nuevo aquí, cuando era niña, él estaba siempre conmigo, pero me había olvidado completamente de que existía". Ella fallece un día después, llena de dicha sabiendo que alguien que la quiere la está esperando…


En general, la gente que está esperando por nosotros en el otro lado son aquéllos quienes más nos quieren. En los casos de niños muy pequeños, cuyos padres, abuelos y otros parientes cercanos todavía viven, son recibidos por sus ángeles de la guarda, o por Jesús o alguna otra figura religiosa. Nunca he conocido ningún niño protestante que sea recibido por la Virgen María, pero si ha sido percibida por muchos niños católicos.
Según la doctora Kübler-Ross nadie muere solo, en general todo el mundo es recibido, por personas significativas para él. Todos encuentran el cielo que han imaginado. Antes de que salgas de tu cuerpo físico para realizar la metamorfosis hacia la forma que tendrás por toda la eternidad, pasas por una etapa que se encuentra totalmente impregnada con imágenes terrenas. Puede ser que te encuentres flotando a través de un túnel, pasando por una gran puerta o cruzando un puente.
Después de que has atravesado este túnel, puente o puerta, te encuentras al final de él rodeado por Luz. Esta Luz, es descrita de gorma admirable ya que, es más blanca que el blanco. Es muy brillante, y cada vez que te aproximas más a ella, te sientes más y más envuelto por el más grande, indescriptible e incondicional amor que te hayas podido imaginar. Si alguien está teniendo una experiencia cercana a la muerte, le es permitido ver esta luz sólo por un breve instante. Después de esto, debe regresar. Pero cuando se muere realmente, después de haber visto plenamente la Luz de la que emana amor, no es posible regresar a tu cuerpo terrenal. Pero tú no querrías regresar a él de cualquier manera, porque después de ver la Luz nadie quiere regresar. En esta Luz, tú experimentarás por primera vez lo que el hombre pudo haber sido. Aquí encontrarás entendimiento sin juzgar, y amor incondicional. En esta presencia, tú sabrás que toda tu vida en la tierra, no fue más que una escuela, a la que tuviste que asistir para poder pasar ciertas pruebas y aprender lecciones especiales. Tan pronto como has finalizado esta escuela y aprendido tus lecciones, será permitido que regreses a casa; a tu casa eterna.

Hay una cosa que todos tienen que aprender antes de regresar y es el amor incondicional. Si tú has aprendido y practicado esto, has aprendido la mayor lección de todas. En esta presencia de Luz, tienes que volver a ver lo que fue de tu vida desde el primer día hasta el último. Conocerás en detalle cada pensamiento que tuviste, recordarás cada palabra, cada acto. Esta recapitulación es sólo una pequeña parte de tu conocimiento porque en este momento también conocerás todas las consecuencias resultantes de cada uno de tus pensamientos, palabras y actos.

Dios es amor incondicional. Durante esta revisión de tu vida terrena no culparás a Dios por tu destino, sino que te darás cuenta de que tú mismo fuiste tú peor enemigo, debido a que te acusarás a ti mismo de haberte negado tantas oportunidades para crecer. Ahora sabrás que hace mucho tiempo, cuando tu casa se quemó, tu hijo murió, tu esposo se lastimó, todas esas tragedias fueron solamente oportunidades para crecer: para crecer en entendimiento, en amor, en todas esas cosas que tenemos que aprender. Todos hemos sido creados para vivir una muy simple, bella y maravillosa vida. Mi más grande deseo, es que comiences a ver la vida de manera diferente. Si aceptas tu vida como algo para lo que fuiste creado, ya no volverás a cuestionar cuáles vidas son prolongadas y cuáles no.

Termina manifestando la doctora Ross: Reparte tus bendiciones… de esta manera, cuando las tormentas azoten tu vida, piensa en aquéllas personas a las que ayudaste como un regalo para ti mismo… por toda la fortaleza que te dieron y las enseñanzas que te transmitieron. Mi deseo es transmitir a cuanta gente sea posible un poco más de amor. Piensa en todos los regalos costosos que regalas en Navidad, realmente dudo que sea necesario… Amor incondicional sería más apropiado.

La Dra. Elizabeth Kübler-Ross, luego que en 1995 sufriera una serie de apoplejías que paralizaron el lado derecho de su cara, falleció en Scottdale, Arizona, el 24 de agosto del 2004. Se enfrentó a su propia muerte con la valentía que había afrontado la de los demás, y con el coraje que aprendió de sus pacientes más pequeños. Sólo pidió que la despidieran con alegría, lanzando globos al cielo para anunciar su llegada.

En su lecho de muerte, por cierto, sus amigos y seres queridos le preguntaron si le temía a la muerte, a lo que ella replicó: «No, de ningún modo me atemoriza; diría que me produce alegría de antemano. No tenemos nada que temer de la muerte, pues la muerte no es el fin sino más bien un radiante comienzo. Nuestra vida en el cuerpo terrenal sólo representa una parte muy pequeña de nuestra existencia. Nuestra muerte no es el fin o la aniquilación total, sino que todavía nos esperan alegrías maravillosas”.



“Mis pacientes moribundos me enseñaron 
mucho más que lo que es morirse. 
Me dieron lecciones sobre lo que deberían 
haber hecho y no hicieron 
hasta que fue demasiado tarde…

Contemplaban su vida pasada 
y me enseñaban las cosas que 
tenían verdadero sentido, 
no sobre cómo morir sino sobre cómo vivir”

“Hazlo! No atreverte puede 
ser mucho más dañino 
que atreverte y equivocarte…

Esto último al menos les da 
a los demás algo que perdonar, 
lo primero no les da nada”


“Siempre me preguntan cómo es la muerte. 
Contesto que es maravillosa.
Es lo más fácil que vamos a hacer jamás.
La vida es ardua. La vida es lucha.
La vida es como ir a la escuela, 
recibimos muchas lecciones.
Cuanto más aprendemos, 
más difíciles se vuelven las lecciones.
Cuando se aprende la lección,
el dolor desaparece”

“La vida acaba cuando hemos 
aprendido todo lo que tenemos que aprender”

La madre de Elisabeth Kübler-Ross
murió en una residencia suiza donde pasó
sus últimos 4 años postrada.
Elisabeth maldijo a Dios por su crueldad
al convertir en vegetal a su madre
que “durante 81 años solo había dado amor,
cobijo y afecto”.
Después lo entendió y agradeció.
La última lección de su madre
fue RECIBIR AFECTO y cuidados,
“algo para lo que jamás estuvo dotada”.
¿No os suenan historias similares?

“Aunque el desenvolvimiento 
de la vida es cronológico,
LAS LECCIONES NOS LLEGAN CUANDO 
LAS NECESITAMOS”

“Todo el mundo sufre adversidades en la vida.
Cuanto más numerosas son,
más aprendemos y maduramos.

LA ADVERSIDADES SOLO NOS HACEN MÁS FUERTES”

“Si cubriésemos los desfiladeros 
para protegerlos de los vendavales,
jamás veríamos la belleza de sus formas”

“Todas las penurias que se sufren en la vida, 
todas las tribulaciones y pesadillas, 
todas las cosas que podríamos considerar 
castigos de Dios, 
son en realidad regalos.
Son la oportunidad para crecer, 
que es la única finalidad de la vida”

“El mejor regalo que nos ha hecho Dios 
es el LIBRE ALBEDRIO, la libertad.
Las casualidades no existen.
Todo lo que nos pasa en la vida 
ocurre por un motivo positivo.
He dicho que la libertad es un regalo divino.
Pero esta libertad exige responsabilidad, 
la responsabilidad de elegir lo correcto, 
lo mejor, lo más considerado y respetuoso, 
de tomar decisiones que beneficien al mundo, 
que mejoren la humanidad”

“Las personas más hermosas 
que he encontrado son aquellas 
que han conocido la derrota, el sufrimiento, 
la lucha y la perdida, 
y hallado su camino desde las profundidades.
Estas personas tienen una apreciación, 
una sensibilidad y una comprensión de la vida 
que los llena de compasión, 
amabilidad y solidaridad”

“Cada persona elige si sale de las dificultades 
aplastada o perfeccionada”

“Yo digo que para llevar una buena vida 
y así tener una buena muerte, 
hemos de tomar nuestras decisiones 
teniendo como objetivo el amor incondicional 
y preguntándonos: 
¿Qué servicio voy a prestar con esto”

“Cada uno de los miles de pacientes 
con quienes comenté sus experiencias 
de muerte clínica temporal recordaba 
haber entrado en la luz y oído: 
¿Cuánto amor has sido capaz de dar y recibir?
¿Cuánto servicio has prestado?.
Es decir, se les preguntaba 
cómo habían asimilado la lección 
más difícil de la vida: el amor incondicional”

“Las mayores satisfacciones en la vida 
provienen de abrir el corazón 
a las personas necesitadas.
La mayor felicidad consiste en ayudar a los demás”

“En todo momento debemos 
escoger entre varias posibilidades, 
en lo que decimos, hacemos y pensamos. 
Todas las lecciones son 
terriblemente importantes.
Cada una afecta a todas 
las formas de vida del planeta”

“No se puede contar con el futuro, 
la vida está en el presente.
Hay que vivir cada día como si fuera el último”

“Ningún niño nace tan defectuoso 
que Dios no le dote con algún don especial
Nada está garantizado en la vida, 
fuera de que todo el mundo tiene 
que enfrentarse a dificultades. 
Así es como aprendemos. 
Algunos se enfrentan a dificultades 
desde el momento en el que nacen. 
Esas son las personas mas especiales de todas, 
que necesitan el mayor cariño, 
atención y comprensión, 
y nos recuerdan que la única finalidad 
de la vida es el amor”
(en referencia a una niña ciega de nacimiento 
y a cuya madre se le había aconsejado 
tras el parto que entregase a su hija 
a una institución porque no tenía remedio 
y a quien Elisabeth Kübler-Ross 
aconsejó criar y amar, y no abandonarla. 
Con los años se convirtió 
en una prometedora pianista)

“No se puede sanar el mundo 
sin primero sanarse a uno mismo”

“Si estamos dispuestos para 
las experiencias espirituales 
y no tenemos miedo, las tendremos.
Sin necesidad de un gurú o un maestro 
que nos diga cómo hacerlo”

“Cuando nacimos de la fuente 
a la que yo llamo Dios, 
fuimos dotados de una faceta de divinidad. 
Eso es lo que nos da el conocimiento 
de nuestra divinidad.
Todos somos amados con un amor 
que trasciende la comprensión.
Todos somos bendecidos y guiados”

“Realmente creo que mi verdad 
es una verdad universal que está 
por encima de cualquier religión, 
situación económica, raza o color, 
y que la compartimos todos 
en la experiencia normal de la vida”.

“HAGO LO QUE ME PARECE CORRECTO, 
NO LO QUE SE ESPERA DE MI”

“Es importante que hagamos solamente 
aquello que nos gusta hacer. 
Podemos ser pobres, podemos pasar hambre, 
podemos vivir en una casa destartalada, 
pero vamos a vivir plenamente.
Y al final de nuestros días vamos a 
bendecir nuestra vida porque hemos hecho 
lo que vinimos a hacer”

“No somos inermes partículas de polvo 
llevadas por el viento.
Somos, todos, como hermosos copos de nieve: 
únicos y nacidos con un propósito específico”.

“Durante toda la vida se nos ofrecen pistas 
que nos recuerdan la dirección que debemos seguir. 
Si no prestamos atención, 
tomamos malas decisiones 
y acabamos con una vida desgraciada. 
Si ponemos atención, 
aprendemos las lecciones 
y llevamos una vida plena y feliz, 
que incluye una buena muerte”.

“Las personas son como vidrieras. 
Brillan y relucen cuando hay sol, 
pero cuando se hace la oscuridad, 
su verdadera belleza se puede apreciar 
únicamente si hay una luz 
que proviene del interior.
Cuanto más oscura la noche, 
más luminosas las vidrieras”

“La muerte no es algo que haya que temer.
De hecho, puede ser la experiencia 
mas increíble de la vida.
Sólo depende de cómo se vive la vida 
en el presente.
Y lo único que importa es el amor”

“Cuando hemos aprobado los exámenes 
de lo que vinimos a aprender a la Tierra, 
se nos permite graduarnos. 
Se nos permite desprendernos del cuerpo 
que aprisiona nuestra alma como el capullo 
envuelve a la futura mariposa, 
y cuando llega el momento oportuno 
podemos abandonarlo.
Entonces estaremos libres de dolores, 
de temores y preocupaciones, 
tan libres como una hermosa mariposa 
que vuelve a casa, a Dios, 
que es un lugar donde jamás estaremos solos, 
donde continuaremos creciendo espiritualmente, 
donde estamos con nuestros seres queridos 
y rodeados de un amor 
que es imposible imaginar”

“La muerte es sólo una transición 
de esta vida a otra existencia en la cual 
ya no hay dolor ni angustia”

“LO ÚNICO QUE VIVE ETERMANENTE ES EL AMOR”


VER+:


"Aquí estamos para vivir, no para morir. 
Se muere en la muerte no en la vida". 


 











ELISABETH KUBLER-ROSS - LA MUERTE - LA NUEVA VIDA