EL Rincón de Yanka: LIBRO DE FOTOGRAFÍA CONCEPTUAL DE JAVIER SANZ: "LA SOLEDAD LE ESCRIBE CARTAS AL OLVIDO"

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

sábado, 19 de septiembre de 2015

LIBRO DE FOTOGRAFÍA CONCEPTUAL DE JAVIER SANZ: "LA SOLEDAD LE ESCRIBE CARTAS AL OLVIDO"



LA SOLEDAD LE ESCRIBE
CARTAS AL OLVIDO


"Un libro debe hurgar en las heridas, 

provocarlas, incluso. 

Un libro debe ser peligroso". 

"No hay mayor milagro que la materia piense". 
"Somos 'la vida' en busca de su autor".

Javier Sanz
Javier Sanz Gómez (La Coruña, 1968).
Licenciado en Derecho por la Universidad de Alcalá de Henares.
Fotógrafo, artista y escritor.
En 2003 publica su primer libro “LA MEMORIA DEL ESPEJO”, “una visión artística e intimista de la fotografía de la naturaleza”, en palabras del autor, y en 2011 “LA SOLEDAD LE ESCRIBE CARTAS AL OLVIDO”, de fotografía conceptual.
- ¿Por qué este título?
- Porque nadie recordará nunca lo que has hecho tú solo o, dicho de un modo poético, la soledad solo puede tener un destinatario en sus cartas: el olvido.
- Lo he estado leyendo y me ha parecido un libro muy duro.


- Yo no creo que sea un libro duro, sino un libro cáustico. Uso un estilo en que hay una ironía ácida y mordaz, agresiva y maligna. Es un libro irónico, sarcástico. En el fondo lo que he hecho es una sátira. Creo que la única victoria posible en este mundo es la risa.


Si sólo lees libros que todos leen, 
sólo puedes pensar lo que todos 
están pensando. Haruki Murakami

- ¿Cómo definirías al libro?

- Es un libro antidogmático, una oda al libre pensamiento. Como dijo Steve Jobs, el fundador de Apple, “no os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros”, o como afirmó Kant, “atrévete a pensar por ti mismo”. Sé librepensador, aunque la vida duela más.
- La mayoría de las fotografías del libro son surrealistas. ¿Qué es para ti el surrealismo?
- El surrealismo es lo imposible pareciendo posible. Un juego en lo que lo absurdo parezca razonable. Es pura magia.
- Tienes una fotografía surrealista en la que hay una plancha sobre un pescado, concretamente sobre una raya, provocándonos la impresión de que lo está planchando. ¿Cómo se te ocurren estas asociaciones tan originales?
- Se producen de un modo fortuito. Por ejemplo, yo tengo una piel de cebra en el hall de mi casa de tal modo que es lo primero que veo al abrir la puerta. Un día por pura casualidad mientras entraba en casa estaba pensando en el ajedrez, y al encontrarme con la piel de cebra la asociación fue inmediata: ¿y si colocase unas piezas de ajedrez sobre la piel de cebra como si las casillas del tablero de ajedrez se hubiese derretido?, pensé.
Le pasó algo parecido a Dalí con sus relojes. Mucha gente le preguntaba “¿A usted se le ocurrió la idea de los relojes blandos a raíz de la Teoría de la Relatividad de Einstein?” (teoría en la que el tiempo dejaba de ser un valor absoluto). Pero Dalí siempre lo negó y contaba que, en realidad, lo que le había inspirado esa imagen fue que una noche cenó queso Camenbert. Al volver al estudio y ver de nuevo el cuadro que estaba pintando tuvo una revelación: sobre la rama de un árbol visualizó un reloj blando derritiéndose igual que las formas que el queso Camenbert adoptaba al derretirse, y que pocos minutos antes había estado observando. Si Dalí aquella noche no hubiese tomado de postre ese queso, probablemente esta idea nunca se le hubiera ocurrido. El azar me ha regalado muchas imágenes surrealistas, pero también ha sido gracias a que me encontraba en una actitud receptiva y alerta. 
“Lo que me extraña es que en toda la historia de la humanidad a nadie se le haya ocurrido pintar antes un reloj blando” A mí también me extraña que a nadie se le haya ocurrido antes colocar unas piezas de ajedrez sobre una piel de cebra. Lo que convierte a uno en artista es que sea capaz de crear un universo propio, un mundo en sí mismo nunca visto antes. El arte siempre es búsqueda de identidad.


- Hay otra fotografía en la que las patas de una centolla están marcando un número de teléfono. ¿Por qué resulta tan inquietante esta imagen?
- Porque la inteligencia la asociamos siempre a algo humano, no a algo inhumano.
- Hay un apartado en el libro que se titula Poetizar los Objetos. ¿Cómo se poetiza un objeto?
- Volviéndolo inútil. La razón de ser de un objeto es su practicidad; si se la quitas, pierde su sentido y cuanto menos sentido más poesía. Lo inútil es poético, lo útil no. Una forma de convertir los objetos en inútiles es sacándolos de su propio contexto. Si te acuerdas de la película “El piano”,... qué fuerza tiene ese piano en medio de una playa solitaria y salvaje de Nueva Zelanda; ha perdido su utilidad, no tiene sentido, pero es tan poético... Cualquier objeto sacado de su contexto produce como mínimo un efecto de sorpresa: resulta mucho más impactante que en su ubicación natural, cobra fuerza.
Un ajedrez grande de jardín lo llevé a la montaña. Cuando coloqué las piezas sobre la nieve me produjo un efecto de shock. Acostumbrado a verlo en una naturaleza a escala humana, como la del jardín, me impactó verlo en un escenario tan grandioso, tan dramático. Es absurdo jugar al ajedrez sobre el tablero blanco de la nieve, pero verlo allí es mucho más poético.
- Y por último, ¿por qué escribes?
- Escribo porque soy mortal. No puedo parar de escribir, no puedo parar de morir. Como dijo Ramón Gómez de la Serna “escribir es una petulancia contra la muerte” o, como diría Sábato, “los dioses no escriben”. Es una necesidad humana, no divina. Escribo porque no estoy satisfecho.

Canción: Vide Cor Meum (Del latín: 'Mira mi corazón')