EL Rincón de Yanka: ABU MENA: LA CIUDAD DE LOS MILAGROS - PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

inicio








viernes, 15 de mayo de 2015

ABU MENA: LA CIUDAD DE LOS MILAGROS - PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD


Creación virtual de ABU Mena

Abu Mena está situado al sur de Alejandría, cerca del Wadi el-Natrun. 

Sus restos fueron designados Patrimonio de la Humanidad en 1979. Hay restos en pie muy pocos, pero los cimientos de los edificios más importantes, como la gran basílica, son fácilmente discernibles.



La iglesia, baptisterio, basílicas, edificios públicos, calles, monasterios, casas y talleres en esta primera ciudad santa cristiana se construyeron sobre la tumba del mártir Menas de Alejandría, quien murió en el año 296.
Las excavaciones arqueológicas desde 1900 han revelado que Abu Mena creció rápidamente en el curso de los siglos V y VI. Hacia el año 600, el oasis se había convertido en una ciudad de peregrinación, centrada en el complejo de la gran basílica. Las excavaciones arqueológicas revelaron todo un pueblo con casas y cementerios. Incluso encontraron la casa de los alfareros que hicieron frascos, lámparas y juguetes.

Abu Mena fue una ciudad, centro de peregrinación y monasterio -de la antigua cultura egipcia- que se encontraba a 45 kilómetros de la desaparecida ciudad de Alejandría. Hoy en día quedan sólo unas ruinas que evocan los logros destacados de culturas del pasado. A pesar de que lo que queda es muy poco, en comparación con lo que hubo antes, se puede distinguir una basílica a demás de otras edificaciones. Por estas razones, la UNESCO decidió declarar a la zona como Patrimonio de la Humanidad.


En el centro se levantaba un conjunto arquitectónico formado por dos iglesias y un baptisterio: la iglesia funeraria con la tumba de San Menas y la iglesia cruciforme de los peregrinos. La Basílica de Arcadio, del siglo V, medía 60 x 27 m y sus tres naves con transepto se cubrían con un techo sostenido por 56 columnas de mármol. Es el más antiguo monumento cristiano de Egipto del que se conozca la fecha exacta. El baptisterio está situado en el extremo occidental de la basílica, con esquinas semicirculares y nichos de mármoles polícromos, siendo el único monumento que muestra estas características en la arquitectura copta primitiva. La Basílica Termal se utilizaba para almacenar las aguas terapéuticas usadas en las piscinas de agua caliente que la rodeaban. Los peregrinos se llevaban de la basílica ampollas de cerámica llenas de agua, marcadas con el sello de San Menas, de las que han sido hallados ejemplares en lugares tan alejados entre sí como Alemania, Sudán y Jerusalén. 


Tras las invasiones árabes, Abu Mena dejó se ser meta de peregrinaciones y el lugar fue progresivamente abandonado y expoliado. En el siglo IX un gobernador musulmán se apoderó del tesoro del santuario, lo que precipitó la ruina definitiva de la ciudad. El yacimiento fue redescubierto en 1905 por el arqueólogo alemás C. M. Kaufman. En sus cercanías fueron construidas en el siglo XX una nueva catedral dedicada a San Menas y un nuevo monasterio, Deir Meri Mina, de estilo neobizantino, que alberga actualmente una nutrida congregación de monjes coptos.


En todo caso, se trata de una de las zonas con más historia del mundo y dicha historia comienza cuando el Menas de Alejandría fue martirizado, en los comienzos del cristianismo. Sobre esta historia existen varias versiones, pero en esencia se dice que el cuerpo del Menas fue llevado desde Alejandría en un camello y que al atravesar un desierto el camello se rehusó a continuar, lo cual fue tomado como una señal del cielo de que el cadáver debía ser enterrado allí. No obstante, otros dicen que la ubicación de la tumba se olvidó con el paso del tiempo y que luego fue recordada de forma milagrosa por un pastor local, el cual recibió dones milagrosos. Fue así que la fama de dicho pastor se extendió y Constantino I le envió a su hija enferma, la cual fue curada y ello hizo que Constantino edificara una iglesia en dicho lugar.

Arqueólogos han podido establecer que la fundación de Abu Mena data de finales del siglo IV. En el aquel entonces se trataba de un sitio de peregrinaje importante para los cristianos que buscaban curaciones y milagros. Años más tarde, el lugar caería bajo el control de los musulmanes alrededor del siglo VII.

Sobre el monasterio de Abu Mena hay que decir que el sitio donde se encuentra fue excavado por primera vez entre los años 1905 y 1907. Después de mucho trabajar, los excavadores pudieron descubrir la basílica de una gran iglesia, además de algunos restos de posibles santos y algunos baños de tipo romano. Otra serie de excavaciones se llevaron a cabo muchos años después y terminaron en 1998. Fue así que se pudo descubrir una especie de dormitorios para peregrinos y otros tipos de estructuras que se asemejan a un panteón.

Como se puede ver, Abu Mena es un lugar místico y por ello recibe la visita de miles de peregrinos cada año, los cuales encuentran en Egipto una gran serie de atractivos.

+++++++++++++++++++++++++



San Menas de Alejandría, también llamado Minas, Mina, Mena, Mennas (Menfis, 285 - Abu Mena, 309) fue un mártir y taumaturgo cristiano, uno de los más conocidos santos de Egipto, debido a los muchos milagros son atribuidos a su intercesión y oración. Fue un egipcio que se enroló en el ejército, y que estando en el mismo confesó a Cristo a pesar del edicto de persecución, por lo que fue martirizado en Karm Aba Mina, cerca de Alejandría, a comienzos del siglo IV. Es conocido como uno de los Padres del yermo. Su fiesta se celebra el (24 de noviembre) en la Iglesia ortodoxa copta y el 11 de noviembre en las iglesias católica y ortodoxa.
Mena era su nombre original, de acuerdo con la historia de su madre que lo llamó 'MENA', porque oyó una voz diciendo Amén. Menas (Μηνάς) es una variante griega del nombre, mientras que en árabe se le conoce como «Mina» (مينا).

Eudoxio, quien era gobernante de una de las divisiones administrativas de Egipto, murió cuando Menas tenía catorce años. A la edad de quince Menas se unió al ejército romano, y se le dio un puesto más alto debido a la reputación de su padre. Su nombramiento fue en Argelia. Tres años más tarde abandonó el ejército deseoso de dedicar su vida entera a Cristo. Se dirigió hacia el desierto para vivir una vida diferente.Menas nació en la antigua Alejandría, hoy Egipto en el año 285 AD, en la ciudad de Niceous (o Nakiyos Nikiu), que se encuentra en las cercanías de Menfis. Sus padres fueron ascetas, pero no tuvieron hijos por un largo tiempo. Su padre era Eudoxio y el nombre de su madre era Eufemia. En la fiesta de la Virgen María, Eufemia estaba orando delante de un icono de Santa María, pidiéndole con lágrimas que intercedioera ante Dios para que la bendijera con un hijo. Un sonido llegó desde el icono, diciendo «Amén». Unos meses más tarde, Eufemia dio a luz a un niño y, recordando ese día, lo nombró «Menas».


Después de pasar cinco años como un ermitaño, Menas vio en una revelación a los ángeles coronando a los mártires con coronas de gloria, y experimentó el deseo unírseles. Mientras estaba pensando en eso, oyó una voz que decía: «Bienaventurado eres Menas, ya que has sido llamado a la vida piadosa desde tu niñez. Se te concederán tres coronas inmortales: una por el celibato, otra por tu ascetismo y una tercera a causa del martirio.» Menas posteriormente se apresuró a bajar al poblado vecino, donde se celebraba una fiesta en honor de sus dioses paganos, declarando su fe cristiana. La valentía con que encaró las torturas que sufrió a consecuencia de ello, atrajo a muchos de los presentes no solo a la fe de Cristo, sino al martirio.

Los soldados que ejecutaron a Menas pusieron su cuerpo al fuego durante tres días, pero el cuerpo se mantuvo incólume. La hermana de Menas sobornó a los soldados y logró llevarse el cuerpo. Ella se embarcó en un barco rumbo a Alejandría, donde quedó el cuerpo del santo en una iglesia.

El momento de la persecución terminó, durante el papado de San Atanasio de Alejandría, y un ángel se apareció al Papa y le ordenó que el cuerpo de Menas fuera colocado en un camello dejado enfilado hacia el desierto Líbico. En cierto lugar cerca de un pozo de agua al final del Lago Mariout, no lejos de Alejandría, el camello se detuvo y no hubo modo de moverlo. Los cristianos pensaron que se trataba de una señal de Dios y enterraron allí el cuerpo de Menas.

Los bereberes de la Pentápolis libia se levantaron contra las ciudades alrededor de Alejandría. A medida que la gente se preparaba para hacerles frente, el gobernador romano decidió tomar en secreto el cuerpo de San Menas como reliquia para defensa del pueblo. A través de las bendiciones del santo, el gobernador regresó victorioso. Sin embargo, decidió no devolver el cuerpo a su lugar original, sino llevarlo a Alejandría. En el camino de regreso, al pasar por el lago Mariout, en el mismo lugar donde fue enterrado el cuerpo originalmente, el camello que lo llevaba se arrodilló. La gente trasladó el cuerpo a otro camello que tampoco se movía. El gobernador finalmente se dio cuenta que se trataba de la voluntad de Dios, y mandó hacer un ataúd de madera resistente a la erosón y colocó en él un ataúd de plata.

Durante el siglo V, la ubicación del cuerpo quedó en el olvido. Años más tarde, un pastor estaba dando de comer a sus ovejas en ese lugar, y un cordero que estaba enfermo se curó. La historia se extendió rápidamente y los enfermos sanaban. Durante ese tiempo, la hija del emperador Zenón era leprosa. Sus consejeros le dijeron que fuera a ese santo lugar. Durante la noche San Menas se apareció a la niña y le informó que su cuerpo había sido enterrado en ese lugar. A la mañana siguiente, la joven se curó, y relató su visión sobre el santo a sus criados.

Zenón ordenó de inmediato que el cuerpo de Menas fuera removido y puesto en una catedral que se construyó allí. Una gran ciudad se construyó en nombre del santo. Los enfermos de todo el mundo cristiano solían visitarla y fueron curados.




VER+:
Grandes documentales - TVE2


Las ruinas de Abu Mena son un lugar santo para los coptos. En reconocimiento a su importancia fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1980. Abu Mena fue la ciudad santa más importante del Mediterráneo entre los siglos IV Y VI.

*