EL Rincón de Yanka: COMUNICACIÓN REAL O VIRTUAL, PERSONADA O MEDIÁTICA

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








lunes, 8 de diciembre de 2014

COMUNICACIÓN REAL O VIRTUAL, PERSONADA O MEDIÁTICA


Usamos los medios, o somos nosotros 
sus medios, y no los fines...

NO ES LO MISMO ESTAR COMUNICADO 
QUE ESTAR JUNTOS SENSORIALMENTE 
(Con los cinco sentidos)


Estas aplicaciones de medios digitales han sustituido la necesidad de la cercanía real -no virtual-, viva y directa, de mantener una conversación en persona, presencial, con nuestros amigos o familiares que tenemos cerca, una conversación física, mirando a los ojos.



¿El vértigo o la lentitud? 



Nos publicitan sobre la necesitad de estar dependiéntemente hipercomunicados tecnológicamente y virtualmente, 
aunque física y personalmente estamos cada vez más aislados y cerrados...

Vivimos inmersos en un mundo hipercomunicado. Los medios de comunicación se presentan en nuestros hogares y la sensación que nos da poder acceder a la información en tiempo real es la multiplicación y ampliación de nuestro espacio físico hacia un espacio virtual. De esta forma se pierden los límites del trabajo ,por lo que, al estar siempre conectados traemos la oficina a casa.Vida privada y vida pública se desdibujan cuando el celular suena y ,al mismo tiempo, la velocidad con la que tenemos acceso a la información influye en nuestras prácticas sociales o formas de relacionarnos.Según Scott Lash estamos en la era de la información, así el orden global de la información es una cultura tecnológica donde las máquinas median nuestras relaciones a distancia volviéndolas no sólo inmediatas ,sino también, efímeras. En su libroCrítica de la información sostiene que la velocidad de las comunicaciones ha roto la linealidad del tiempo pensado como sucesión de causas y efectos ,para ser concebido, en términos de simultaneidad y contingencia. Las máquinas (PCs, celulares, internet, Tv, etc..) transmiten cultura a través de las comunicaciones por lo que toda nuestra vida está siendo modificada por ellas.

Ante tanta velocidad en nuestra vida contemporánea parece resurgir una forma alternativa para absorber estos cambios a través del Movimiento Slow o Sociedad por la desaceleración del tiempo,contando ya con miles de adeptos en toda Europa.

Surgió en Italia primeramente bajo el nombre de Slow Food como una forma de repudiar la comida rápida de los Mc Donals y promoviendo la comida artesanal y su disfrute. Posteriormente esta idea se trasladó a otros ámbitos de la vida cotidiana buscando ciudades con menos estrés, educación con menos exigencias y hasta una mejor forma de disfrutar del sexo y del trabajo.

Carl Honoré, periodista canadiense, se sintió motivado para escribir 
Elogio de la lentitud, cuando leyó en un diario, que habían salido versiones de cuentos infantiles comprimidas en un minuto. Desde allí se propuso “investigar el precio de la velocidad y las perspectivas de hacer las cosas más despacio en un mundo obsesionado por ir más rápido”. Para ello investigó el movimiento Slow y sus efectos en la vida de muchos de sus adeptos, a la vez que, trata de explicar su incidencia política cuando dicen intentar encontrar “el corazón de lo humano en la era del chip de silicio”; posición diferente de los movimientos anti-globalización porque no tratan de destruir el capitalismo sino de darle un rostro más humano.
Las exigencias de la vida contemporánea son muchas y el tiempo poco, ante ello, la tecnología sigue intentando hacernos la vida un poco más fácil, por lo que científicos de Singapurtrabajan en pijamas electrónicos para que los padres puedan acariciar a sus hijos a través del ciberespacio cuando estén ausentes.

Las nuevas tecnologías y la velocidad de los cambios que traen aparejados son una permanente grieta, ante la que intentamos saltar hacia delante dejándonos llevar por la vorágine o retraernos hacia atrás, sobre nosotros mismos y nuestra historia, para averiguar de qué forma elegiremos atravesarla si es que fuera posible sustraernos a ella.



A medida de que el tiempo transcurre, los avances tecnológicos son cada vez más rápidos y dinámicos; los productos tecnológicos de hoy se volverán obsoletos en menos de un año. La mayoría de productos se crean para agilizar la comunicación entre personas, comunidades, etc. Hoy en día vivimos en un mundo globalizado donde se puede mantener contacto con una persona que se ubica en otro lado del mundo con solo prender tu teléfono celular gracias a la tecnología, pero aunque estos medios se hayan creado con el fin de facilitarle la vida las personas, también han traído consigo ciertos problemas.

Las personas están perdiendo el contacto personal y solo se concentran en su mundo cibernético, esto lo podemos observar en cualquier centro comercial, restaurante o reunión familiar, donde cada uno está más preocupado por mantener contacto con otras personas, en vez de enriquecer las relaciones con la gente que tiene presente. Podemos darnos cuenta que existe un grave problema con respectos a la comunicación interpersonal cara a cara, ya que las personas están poniendo por encima de eso, a las comunicaciones electrónicas las cuales no cuentan con el sentido del tacto personal.

En este informe investigaremos sobre las causas sociales y psicológicas del problema, además de proponer ciertas soluciones para el problema y los métodos de como poder aplicarlos hoy en día. De esta manera se va a poder recuperar esa costumbre de sociedad personal, no de una sociedad que se concentra en lo que pasa en la red, sino por lo más importante, lo que tiene enfrente, la familia y amigos.



VER+:LA PALABRA COMO LENGUAJE DEL ALMA


...La palabra nace en los labios del corazón –en diálogos compartidos- y muere en combate egoísta. La lengua como plática, propia del entendimiento, ha de declararse oficial en la Tierra antes de que nos entierren – los Luciferes- la voz gozosa de la libertad. Todas las personas tienen el deber de utilizarla para el consenso y el derecho a usarla para no marchitar el jardín de un mundo del que todos somos remadores –y rimadores- hasta que la arena no duerma entre los mares del cielo.

La riqueza de este planetario está en lo que el ser humano no ve, ni vive, en las distintas modalidades lingüísticas que habitan en el suelo terrícola; toda una atmósfera de vida que ha de ser objeto de amor ante las maravillas poéticas de lo que se puede llamar el mundo inmensamente pequeño del átomo y el mundo inmensamente grande del cosmos. El Creador, que crea el mundo visible, es el dador, y el mortal es el que recibe el don. Y en ese espacio, la capital ha de ser el Estado de Buena Esperanza, que radica –sin radicalismos- en la villa de los Poetas, bajo el aire libre de la palabra; aquella que es una llamada a la conciencia de vivir, a la vida que no conoce de dueños...