EL Rincón de Yanka: LIBRO "RECUERDE EL ALMA DORMIDA": ISABEL LA CATÓLICA

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

lunes, 22 de agosto de 2016

LIBRO "RECUERDE EL ALMA DORMIDA": ISABEL LA CATÓLICA




Libro reivindica la figura de Isabel la Católica, 
la mejor mandataria que ha tenido España


El escritor Rafael Álvarez Avelló publica su primera obra, «Recuerde el alma dormida», una novela sobre la historia de Castilla
El abogado y profesor universitario Rafael Álvarez Avelló es el autor de «Recuerde el alma dormida» (La Huerta Grande), una novela histórica con Jorge Manrique e Isabel la Católica como protagonistas. Aunque su vocación siempre fue la escritura, es la primera vez que Álvarez publica un libro, por lo que confiesa sentirse «contento y extraño, como el que ha alcanzado algo que ha perseguido mucho tiempo pero que no se lo cree del todo».

- ¿«Recuerde el alma dormida»?
Es el primer verso de las Coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre y este libro trata sobre la vida de Jorge.

«Recuerde el alma dormida
avive el seso y despierte
contemplando
como se pasa la vida
como se viene la muerte
tan callando».

Creo que es un título evocador en cuanto que es una poesía que estudiamos en el colegio y todo el mundo recuerda. Y tiene que ver con el motivo por el que escribí el libro: por mi incapacidad de olvidar las Coplas.

- Es la primera novela histórica que escribe...
Conocer nuestro pasado es saber de dónde venimos. Una de las grandes preguntas que toda persona se acaba haciendo antes o después. Conocer nuestro pasado nos ayuda a entendernos a nosotros mismos.
Saber porqué estamos aquí y porqué somos como somos. También nos permite aprender de los errores de otras épocas para no volvernos a cometer en el futuro. Y, además, la historia de Castilla (y de España) es fascinante.

- ¿Por qué ha elegido ese tramo de la historia de España?
La llegada al trono de Isabel la Católica es uno de los momentos claves de la historia de Castilla, de España y de la Humanidad. Su reinado lo cambió todo. Gracias a Isabel, y en dos generaciones, España se convirtió en un Imperio.
Pero Isabel tenía muchas cosas en contra para llegar al trono: no era la heredera legítima, nunca tuvo dinero y siendo muy joven tuvo que liderar uno de los dos bandos de Castilla. Y ni siquiera los de su bando creían que fuera capaz de gobernar (tampoco lo creía Fernando el Católico). Se equivocaron, claro. Isabel es, probablemente, el mejor gobernante que ha tenido España.

- ¿Y ese personaje concreto?
El libro cuenta la vida de Jorge Manrique al que le tocó vivir en ese momento histórico. A Jorge se le conoce por sus Coplas que muchos consideran la mejor poesía de la lengua castellana de todos los tiempos. Una poesía casi perfecta en donde se cuentan verdades muy importantes: el paso del tiempo, la igualdad de los hombres ante la muerte, la futilidad del placer, el recuerdo, etc.
Pero Jorge Manrique no era un poeta ni un filósofo. Era un guerrero, sometido a un padre ambicioso, que le tocó vivir una época muy violenta de la historia.
Después, al estudiar su personalidad, me encontré con que era un hombre sensible que quizá no quiso ser caballero. También un hombre normal, un hombre real con sus sentimientos y sus cosas buenas y malas. Y, desde luego, fue un genio.
En la novela destaca la presencia de muchos personajes femeninos. ¿Por qué? La pregunta que me hago es: ¿qué mueve el mundo: la guerra o la capacidad de querer? Aparentemente la guerra (estamos continuamente rodeados de ella).
Pero creo que no es así, creo que el mundo se mueve por una cadena (a veces invisible, a veces que pasa muy desapercibida) de actos de amor. Son las mujeres, desde su feminidad (desde su desbordante capacidad de amar), las que mueven el mundo. La guerra (tan masculina y absurda) no soluciona nada. Por eso las mujeres son tan importantes en mis libros.

- Usted es profesor y abogado. ¿Qué le ha llevado al mundo de la escritura?
Escribo por la irracional seguridad de que tengo que hacerlo, y de que si no lo hago estoy desperdiciando mi vida. Para mí escribir es un acto solitario y de introspección, de pensar en el ser humano utilizando mis ideas y mis sentimientos como conejillos de indias. Pero también me permite comunicarme con los demás. Creo que nada hay mejor para comunicarse que contar una buena historia.

- Ha estado escribiendo este libro 10 años, y es la primera obra que publica.
Me siento contento y extraño, como el que ha alcanzado algo que ha perseguido mucho tiempo pero que no se lo cree del todo.
He escrito una novela y ya no sé dónde acabo yo y donde empiezan ellos. Tantas vueltas he dado durante diez años, que ahora creo que todos ellos, en conjunto, son la parte más verdadera de mí mismo.
Esta novela no es sólo una gran novela histórica. Es también en cierto modo un ensayo filosófico sobre los temas trascendentes que subyacen en las coplas.

El paso del tiempo, la vida que no deja de moverse, la futilidad del placer, el recuerdo, la igualdad de los hombres ante la muerte.
Las Coplas ponen sobre la mesa, las grandes cuestiones que en algún momento de la vida de cada hombre, surgen varando el camino, imposibles de esquivar.
A menudo sucede en el atardecer de la vida, cuando el hombre se enfrenta a lo efímero de su existencia.
¿Cuál es el gran drama del hombre, lo que le lleva a la desesperanza?
Exigir para nuestro tiempo las promesas de la eternidad.
Ya lo decía la filósofa francesa Simone Weil “Dios y el hombre son como dos amantes que se equivocan sobre el lugar de la cita; el hombre espera a Dios en el tiempo, y Dios espera al hombre en la eternidad”.