EL Rincón de Yanka: YO LE OBEDECÍ, FUI, ME LAVÉ Y VI

inicio








domingo, 3 de abril de 2011

YO LE OBEDECÍ, FUI, ME LAVÉ Y VI





«Ese hombre que se llama Jesús,
hizo barro, me untó los ojos y me dijo:
‘Vete a Siloé y lávate’. Yo fui, me lavé y vi».
Ellos le dijeron: «¿Dónde está ése?».
Él respondió: «No lo sé».
.................................................
... «Eso es lo extraño:
que vosotros no sepáis de dónde es
y que me haya abierto a mí los ojos.
....................................................
... Y le echaron fuera.
Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo:

«¿Tú crees en el Hijo del hombre?».
El respondió: «¿Y quién es, Señor,
para que crea en él?».
Jesús le dijo: «Le has visto; el que está hablando contigo, ése es».
Él entonces dijo: «Creo, Señor».
Y se postró ante Él. ...Jn 9,1-41



Lo primero es reconocerse ciego y sucio sin Dios, lo segundo es obedecerle y lavarse con el perdón amoroso  y,  lo tercero, saber dónde se encuentra  Dios.
Los fariseos son los intelectuales, teólogos, racionalistas  y "sabios" que sólo creen en sí mismos.


ORACIÓN DE LA LUZ

Mi Señor, un simple perrito hambriento, soy.
Que de las migajas que caen al suelo; quiero yo comer.
Escupe y embarra mis ojos para ver,
en mis labios para hablar y,
yo mismo a la fuente iré y, yo mismo, me lavaré.

Introdúceme tus dedos en mis oídos para escuchar.
Inponme tus manos en mi cabeza y libérame y,
podré escucharte al decirme "ven" y,
yo podré decirte también, "Ven".
Sí, Señor, Ven. MARANA THA.
Deseo hacer tu voluntad siendo prójimo
con toda la humilde obediencia y pleitesía.
Tener la oportunidad de que me llames
y estar siempre a tu lado, con amor y veneración.
Amando con ternura, practicando la justicia
y caminando con mi hermano abandonado.

Llévame a tu jardín, Señor mío.
Y de tu divina mano dame de comer
el fruto de tu árbol, maná escondido.
Piedrecilla blanca,
Tú me darás y, con nombre nuevo me llamarás.
¿Recibiré la estrella de la mañana?
Y, todo mi ser será luz.

En voz alta me nombrarás,
y a tus divinos pies me postraré,
eternamente conociéndote, amándote, existiéndote...
¡Oh! ¡Qué gozo, Señor Nuestro!
Gracias, eternamente, GRACIAS...

Juan Carlos (Yanka)