EL Rincón de Yanka: 🍼 DR. ABEL ALBINO: LA PRINCIPAL RIQUEZA DE UN PAÍS ES EL CAPITAL HUMANO CON DESARROLLO

inicio








CALENDARIO DE ADVIENTO

CALENDARIO DE ADVIENTO

sábado, 1 de septiembre de 2018

🍼 DR. ABEL ALBINO: LA PRINCIPAL RIQUEZA DE UN PAÍS ES EL CAPITAL HUMANO CON DESARROLLO

🍼
¿Por qué dice que la desnutrición también es afectiva?
Yo sostengo que no solo de pan vive el hombre. El niño necesita un traguito de leche y un beso. Si yo no lo beso, no le acaricio el cachete, no le canto El payaso Plim Plim, no estimulo su imaginación y no exacerbo su curiosidad, no lo engancho con la vida. Ahora, si le hago hacer tortitas, le narro el cuentito de Juan Grillo, el adivino, se enloquece de contento. El niño necesita como el aire el estímulo amoroso y frecuente. Por eso necesitamos a la familia. Por eso en Conin estimulamos a las familias, que deben ser tratadas como un Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué ocurre cuando eso no sucede?

Cuando los niños se crían en un ambiente hostil, chato, sin colores, sin música, sin alegría, con figuras paternas o maternas desdibujadas o ausentes, no alcanzan a desplegar su potencial genético, porque ese ambiente no les permite cablear el cerebro, algo que sucede fundamentalmente en el primer año de vida. En ese primer año, el cráneo tiene 35 centímetros y crece un centímetro por mes, hasta alcanzar 47 centímetros al año. Ese crecimiento no se repite jamás, es ahí o nunca. Al año y medio se cierra la fontanela anterior y el cráneo es una unidad sellada. Cuando un funcionario dice “la damos leche a partir de los cinco años”, ya es tarde.


¿Por qué considera que un centro de nutrición es más importante que un hospital?

¿Qué es mejor, hacer una baranda al borde del precipicio o construir un hospital al final del abismo? Mejor es la baranda en el precipicio. Mientras más segura sea esa barrera de contención, que es la atención primaria, menos vamos a necesitar el hospital. Yo antes pensaba al revés, pero con los años me di cuenta de que estaba equivocado. Mientras mejor sea la medicina en un centro de salud, menos chicos llegan al hospital, porque esa diarrea no termina en deshidratación, y esa bronquitis no termina en neumonía, y esa otitis no hace un cuadro meningeo. Entonces, necesitamos prevención, prevención, prevención. El hospital es para casos agudos, no para desnutridos, que son cuadros crónicos. Un funcionario del norte argentino me decía: “Doctor, usted está equivocado, ese chico no se ha muerto de desnutrición. Mire lo que tenía: meningitis, tuberculosis, septicemia y neumonía”. Y yo le expliqué que era desnutrición, porque el niño canceló el programa de defensa y el programa de bomba de sodio. El chico desnutrido está en peligro en el hospital general. Además, una cama en un hospital cuesta entre 300 y 400 dólares diarios, mientras que la ayuda que puede brindar un centro de recuperación nutricional sale muchísimo menos.

¿Qué secuelas deja el hambre?

Por ejemplo, afecta el vocabulario. Una investigación de hace 45 años del doctor Mönckeberg detectó que en pobreza extrema los padres manejan 180 palabras, de las 12 mil a 15 mil que maneja cualquiera de nosotros diariamente, de los 85 mil vocablos de la lengua más usada. Y que los niñitos de esos padres utilizan sólo 40 palabras. De ahí los altos índices de deserción escolar y repitencia. Van a la escuela, pero repiten y repiten.
Entre los 0 y los 5 años aumenta el riesgo de desnutrición crónica.  Entre los seis y los doce años la desnutrición impacta en el rendimiento escolar.


LA PRINCIPAL RIQUEZA DE UN PAÍS ES EL CAPITAL HUMANO: 

INFANCIA Y EDUCACIÓN



Abel Albino "Desnutrición infantil, 

una barrera para el desarrollo"