EL Rincón de Yanka: LA MIRADA DE LOS DÓLMENES: ANTEQUERA: PATRIMONIO MUNDIAL

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

lunes, 4 de abril de 2016

LA MIRADA DE LOS DÓLMENES: ANTEQUERA: PATRIMONIO MUNDIAL



Primeros arquitectos 
y su relación con el paisaje


5.800 años de antigüedad, son construcciones erigidas con pesadas rocas de 180 toneladas, arqueólogos coinciden en que la función de Dólmenes Antequera era albergar restos fúnebres de los habitantes, pero no se encontraron ni cuerpos ni cenizas. 

Los constructores de los túmulos funerarios de Menga y El Romeral en el Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera decidieron orientar, por razones desconocidas, estas construcciones hacia elementos terrestres, la Peña de los Enamorados y El Torcal, y no hacia el lugar del amanecer solar.

Estos monumentos megalíticos cuentan así con una orientación única, que difiere de la de más del 99 por ciento de las edificaciones prehistóricas catalogadas en Europa y África.
La orientación común en todos los conocidos hasta ahora es el equinoccio o el solsticio, pero esta orientación canónica se rompe en el caso de dos de los monumentos malagueños de Menga y El Romeral. 
El desvío de su eje se debe a la decisión de dirigir la puerta de entrada hacia un elemento antropomórfico del paisaje, La Peña de los Enamorados, donde casualmente ha sido descubierto un conjunto de pinturas rupestres esquemáticas de color rojo de época Neolítica, coetánea a la de la construcción del dolmen.


El término megalítico nos habla de grandes piedras, y de un tipo de construcciones que se desarrollan desde finales del Neolítico hasta la Edad del Bronce. Dólmenes, menhires, crómlechs...; son, tal vez, la primera forma de arquitectura monumental, y la primera vez que hombres y mujeres de hace miles de años dejaban así su huella en el territorio, como signo y símbolo de su identidad dentro del paisaje del que formaban parte. Y parece que la elección del emplazamiento y la orientación de estos y otros monumentos no dejaba lugar al azar. Todo estaba pensado.

La Arqueoastronomía es una disciplina que estudia las orientaciones astrales de ciertos edificios y monumentos de la Prehistoria y la Antigüedad. Además del conocimiento de Arqueología y Astronomía, el arqueoastrónomo indaga en la Arqueología del paisaje e incluso en la Antropología para descubrir las razones que llevaron a aquellos primeros pobladores a dejar constancia de su paso y su presencia, en un lugar y no en otro. En concreto, en los monumentos megalíticos, sus estudios han desvelado que en más del 90% de ellos hay una tendencia clara a orientar sus entradas, más o menos, hacia el sur del orto solar del verano, es decir, hacia el sureste.


Arquitectura monumental de la Prehistoria



En el caso de los Dólmenes de Antequera, solo uno de los tres, el dolmen de Viera, sigue esa pauta. El dolmen de Menga, el más antiguo, mira claramente hacia un punto del paisaje: la Peña de los Enamorados; y el Tholos del Romeral, en la línea de visión que une Menga con la Peña, mira hacia el suroeste, donde se encuentra otro elemento importante del paisaje antequerano: la Sierra de el Torcal. Pero en Antequera, no solo su orientación atípica marca la diferencia, sino también el tamaño de las construcciones. Todo ello les convierte en únicos y excepcionales para los investigadores.

Cultura y naturaleza

Algunos dicen que el megalitismo expresa un cambio o revolución mental sin precedentes en el ser humano. En su mente se empezarían entonces a diferenciar dos conceptos no existentes hasta aquellos momentos: cultura y naturaleza.

¿Qué querían expresar con aquellos primeros monumentos que colocan en medio del paisaje, del medio natural, del que formaban parte?


El carácter simbólico de estas construcciones, generalmente con finalidades funerarias, de culto o rituales, está bastante claro. Su orientación a ciertos fenómenos astronómicos nos habla de unos grupos humanos con una cosmovisión y conciencia de sus necesidades vitales. El conocimiento del cambio de estaciones o las fases lunares, son solo un ejemplo.






Ya sea en Menga, en Viera o en El Romeral, lo que nos sorprende es lo mismo. Cómo fueron capaces aquellos “antepasados” de construir de una forma tan perfecta como para que hayan pasado miles y miles de años; cómo fueron capaces de transportar aquellas enormes piedras…Se merecen el título de “arquitectos”, sin lugar a dudas. Porque son los responsables de las primeras formas de arquitectura monumental de la Prehistoria.


Patrimonio de la Humanidad


El Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera entra a formar parte de la larga lista mundial catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. España, con 44 bienes declarados, es el tercer país con mayor número de Sitios inscritos. Antequera, el primero para la provincia de Málaga y el séptimo para Andalucía.
El valor del Conjunto Arqueológico antequerano es incuestionable. Y Antequera y sus dólmenes, y la Peña y El Torcal, lugares para pasear y mirar, recordando a aquellos primeros hombres y mujeres que se establecieron en esas tierras. A fin de cuentas, solo nos separan unos cuantos miles de años.