EL Rincón de Yanka: BATALLA Y COMBATE ESPIRITUAL: EL CAYADO, LAS CINCO PIEDRAS LISAS, EL ZURRÓN Y LA HONDA DE DAVID

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








domingo, 7 de junio de 2015

BATALLA Y COMBATE ESPIRITUAL: EL CAYADO, LAS CINCO PIEDRAS LISAS, EL ZURRÓN Y LA HONDA DE DAVID

«No tengáis miedo» no significa 
«No estéis preparados» 

ESTAMOS LLAMADOS A RUPTURA DE OPRESIÓN 
Y GUIADOS A REDENCIÓN MESIÁNICA

Tomó su cayado en la mano, escogió en el torrente cinco cantos lisos y los puso en su zurrón de pastor, en su morral , y con su honda en la mano se acercó al filisteo. I Samuel 17, 40



La Batalla pertenece al Señor ... ¡pero tú eres el soldado!

Para entender la batalla, tenemos que empezar reconociendo que estamos en una guerra.



Se cree que fueron 5 piedras con significado profético, ya que David mataría en ese momento a Goliat (el primero), pero más adelante, los oficiales del ejercito de David matarían a otros 4 gigantes (2 Samuel 21:22) 

Cinco. Es el número que significa Gracia y este es el favor de Dios. David halló gracia ante los ojos de Dios y su máxima manifestación es Cristo.

Recuerda que la gracia de Dios nos ha sido dada a todos los hombres y que esa gracia es Cristo. Al igual que David tomó la piedra, nuestro Dios nos dice cada día toma a Cristo y vence tus gigantes.

1. "Y tomó su cayado en su mano": El cayado era una de las armas defensivas y ofensivas empleadas por el pastor para defender a su rebaño. (Salmos 23: 4) Además, el cayado representaba la autoridad del pastor. Notemos las palabras "Y tomó su cayado". Hay peligro en estar tomando cayados ajenos o pedir prestados los cayados que son de otros. (2º Reyes 6: 5)

2. "Y escogió cinco piedras lisas del arroyo": Primero tienes que saber que en la Palabra se mencionan, en muchos casos números, a su vez cada uno de ellos tiene un significado.

Recordemos que en el Antiguo Testamento vemos enseñanzas para nosotros en sombras, tipos y figuras. Volviendo a la historia; David tomó "cinco" piedras, el número cinco significa "gracia". La gracia de Dios que nos guía, nos cubre, nos restaura, nos ayuda a vencer...Las piedras lisas del arroyo, son aquellas que el pasar continuo de las corrientes de agua, las han ido puliendo, dándole forma, suavizándoles la superficie, y endureciéndoles su interior.
Así es el creyente llamado por Dios a servirle. Tiene que tener en su zurrón (carácter) cinco piedras (cualidades) que en río del Espíritu Santo y en el río de las pruebas, han sido alisados.-

En el pueblo de Israel llegó a haber guerreros que usaban la honda con gran habilidad, incluso se cuenta de algunos honderos zurdos capaces darle a un cabello sin errar (Jueces 20: 16). La Biblia dice que David escogió cuidadosamente cinco piedras para enfrentarse al gigante. La selección de las piedras era muy importante para los honderos, por eso buscaban las más duras, alisadas, aerodinámicas y con el peso apropiado. Si se lanzaban desde una distancia conveniente, ni muy cerca ni muy lejos, podían ser letales, según la parte del cuerpo donde impactaran. 

Pero, ¿qué representaban las cinco piedras que Da­vid metió en su zurrón -significa reflexiónar, meditar, guardar-.  (Esas cinco piedras son otras tantas armas espirituales que debemos usar en la lucha contra el mal:

La piedra de la fe. David dijo al filisteo: «Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina; pero yo voy contra ti en el nombre de Yahvé de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado» (1 Samuel 17: 45).
La piedra del amor al pueblo de Dios. Cuando David escuchó las palabras de Goliat desafiando al ejército israelita, con indignación dijo: « ¿Quién es este filisteo incircunciso para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?» (1 Samuel 17: 26).
La piedra del arrojo y del valor. Llevado ante el amedrentado rey Saúl, David le aseguró sin temblarle las piernas: «Que nadie se desanime a causa de ese; tu siervo irá y peleará contra este filisteo» (1 Samuel 17: 32).
La piedra de la humildad y prudencia. Pero ni la fe ni el valor de David fueron temerarios. Él se proveyó de cinco piedras, por si fallaba con las primeras, evitó el cuerpo a cuerpo y, cuando vio que Goliat retiraba el yelmo de su cabeza, tiró a la frente del gigante, su punto más vulnerable. Y acertó.
La piedra de la destreza y la experiencia. David había vencido osos y leones con la misma honda. Tenía muy buena puntería y acertó a clavar la primera piedra en la frente del gigante.

Sí, son las piedras de la fe, el amor, el valor, la prudencia y la destreza. Y cada vez que las usemos para enfrentar a los gigantes de nuestro tiempo, sere­mos testigos de que hay un Dios en los cielos.

El rey Saúl le autorizó a luchar pero con la “armadura del hombre” la cual muchos jóvenes han querido usar porque es la que impresiona al hombre (ropa de moda y accesorios, música que parece cristiana, protagonismo, apariencia física). Esto llevó a David a reconocer que no podía andar con todo esto. Es importante ver que cuando vamos con esta "armadura", nuestra fe no crece y solo caminamos por el “look” y no por la fe. 
 David se despojó de esto y buscó la armadura de Dios; cayado, 5 piedras, una onda y un zurrón.

Cayado – palo o bastón corvo en la parte superior usado por los pastores para prender y retener las reces, ovejas, etc. Para no apartarse del buen camino.

La armadura de Dios 
Efesios 6:14-17

1. Yelmo – salvación (cobertura de la mente)
2. Coraza de justicia – Cubre el corazón del engaño o de engañar. 
3. Calzado de los pies – el evangelio (manual de vida)
4. Escudo – la fe (para repeler los dardos = tentación)
5. Espada del Espíritu – la Palabra de Dios 

La onda – La Mano de Dios, el Espíritu Santo que nos dirige hacia la victoria segura cuando no dudamos.