EL Rincón de Yanka: EL REY PESCADOR HERIDO

inicio








martes, 11 de octubre de 2011

EL REY PESCADOR HERIDO








A continuación les comparto la historia del Rey Pescador, también conocido como el Rey Herido o el Rey Tullido, un mito medieval que hace mención al Rey Arturo y al Santo Grial. Existen muchas versiones de esta historia. La que presento a continuación es la que fue narrada por Robin Williams a Jeff Bridges en la película The Fisher King (1991).

"¿Alguna vez has oído la historia del Rey Pescador?

Comienza cuando el rey era un muchacho que tuvo que dormir solo en el bosque para probar su valor y así llegar a convertirse en rey...

Mientras que pasaba la noche solo, lo visitó un visión sagrada...

De entre unas llamaradas aparece el Santo Grial…símbolo de la gracia de Dios.

Una voz le dijo "Tú serás el portador del Grial para que cure los corazones de los hombres"

Pero el muchacho fue cegado por visiones más grandiosas... de una vida llena de poder, gloria y belleza. Y en este estado de asombro radical…él se sintió por un breve instante... no como un muchacho… sino invencible. Como Dios. Entonces trató de alcanzar el fuego para tomar el Grial… y el Grial desapareció… dejándolo con su mano terriblemente herida por el fuego.

Conforme este muchacho crecía…su herida se hacía más profunda. Hasta que un día… la vida para él perdió el sentido. Ya no tenía fe en ningún hombre, ni siquiera en sí mismo. No podía amar o sentirse amado… estaba tan enfermo de experiencia que comenzó a morirse.

Un día, un bufón merodeó por el castillo del rey... y lo encontró solo. Y siendo un bufón, era ingenuo. Él no vio a un rey... solamente vio a un hombre abandonado… y sufriendo. Y el bufón preguntó al rey, " ¿Qué le aflige, amigo? " Y el rey contestó: "Estoy sediento y necesito un poco de agua para refrescar mi garganta." El bufón tomó una copa que estaba al lado de su cama, la llenó de agua y se la dio al rey.

Y mientras el rey comenzó a beber… se dio cuenta que su herida se había curado. Al fijarse, vio que allí estaba el Santo Grial, el que buscó durante toda su vida. El rey se volteó hacia el bufón y dijo: "¿Cómo pudo usted encontrar aquello que mis hombres más valientes e inteligentes no pudieron?"

El bufón contestó: "No lo sé. Lo único que sabía era que usted tenía sed."