EL Rincón de Yanka: ME RECONOZCO EN LA BIBLIA (EUGEN DORCESCU) POETA RUMANO

inicio








jueves, 6 de octubre de 2011

ME RECONOZCO EN LA BIBLIA (EUGEN DORCESCU) POETA RUMANO





~Eugen Dorcescu~:
"Me reconozco ... sobre todo, en los libros poéticos, proféticos y sabios de la Biblia"

ADÁN
To the happy few


1
Señor,
Tuyas son, de Tus pies
las plantas de las montañas.
Miráme, vengo
en un sendero de púas y ajenjo
dibujado en el Valle del Llanto.
Vivo estoy todavía
mi cuerpo es de barro,
mi mirada salada.
El viento de la muerte me lleva,
como a un terrón-hijo
hacia el monte-padre.
Espíritu ardiente, renacido
y olvidadiza tierra,
como fui,
al principio,
bajo la planta de Dios,
en la divina
palma.

2.
Se esfuerza el sueño en la noche entera
en lo que algunos llaman inconsciente
se esfuerza con sobriedad y atentamente
en discernir, cernir, seleccionar
la sórdida información, y colosal,
que enfurecida embiste contra el alma,
intenta él, el guardia abismal
sacarla del abismo – y matarla.
Es una lucha incierta e implacable
El ataque es más salvaje cada día
Y huestes necias, absurdas, impías
Dilátanse encrespadas como el mar.
Mas no claudica el sueño. El sueño acata
Un único y divino mandamiento.
Del alma puesta en cruz está extrayendo
Clavos llenos de sangre, rojas lanzas.
6
Dios, sé bien
que voy a llegar algún día
el desgraciado de mí
ante
el que es el camino,
la verdad y la vida.
como voy a ser capaz
yo, que soy sólo debilidad y desesperación
¿Cómo voy a llegar a acercarme
a aquella luz
que estalla hasta el negro vientre de la sepultura?
¿Cómo voy a pasar
más allá de parajes, de tiempos,
yo que tampoco vivo, sino,
de hecho,
me estoy estremeciendo?

10
Reniego y me reniego de todo lo que tengo
de hecho, ¿qué significa eso de tener?
Solo estoy. Estoy caído. Soy ha’ adham*
y a mi lado mi mujer está.
En cuanto ser primordial en el paraíso
no tengo ascendencia. Y mis descendientes
son enemigos de sí mismos, y míos también.
Los hijos de mi carne me han deshonrado.
Y Eva, que me regaló Aquél
que me creó, es parte de mi cuerpo.
Somos nosotros en Dios un único cuerpo.

En el mundo pues estamos sólo yo y Él.




*ha’ adham (hebr.) – hombre de tierra
Trad. Andreea Adam, Corina Jurcul

“¿Cuándo el mundo se dará cuenta de que Eugen Dorcescu es uno de nuestros grandes poetas contemporáneos?... Con el riesgo de repetirme, tengo que señalar que Dorcescu debe ser considerado como uno de los más importantes y valiosos poetas actuales de la literatura rumana, de hecho, uno de los relativamente pocos poetas verdaderos que han escrito en las últimas dos décadas en esta zona situada entre el Danubio y las Cárpatos”. (Virgil Nemoianu, catedrático, Catholic University of America, Washington, vicepresidente de la Academnia Europea de Artes y Ciencias).







“…el encanto indecible de la poesía de Eugen Dorcescu. Aleación sutil, inestricable entre la sensación y el espíritu, entre la vivencia y el ensueño, entre lo profano y lo sagrado”.
(Adriana Iliescu)

´Mi poesía puede ser calificada, eventualmente, como mística´ [Eugen Dorcescu se reconoce en Séneca y en la Biblia] (En laopinion.es)

Eugen Dorcescu, poeta, prosista, ensayista; miembro de la Unión de Escritores de Rumanía. Doctor en Letras. Nació el 18 de marzo de 1942. De su obra poética destaca Omul de cenusa (El hombre de ceniza), antología de autor que incluye los ocho libros de poesía, aparecidos entre 1972 y 2001, 2002; Biblicele (Las Bíblicas), 2003; Elegii (Elegías), 2003; Moartea tatalui (La muerte del padre), 2005; În Piata Centrala (En la Plaza Central), 2007; Omul din oglinda (El hombre del espejo), antología de autor (2003 - 2008), con comentarios y bio-bibliografía, 2009; y la recién publicada drumul spre tenerife (el camino a tenerife), 2009.
...
-Usted domina también otras lenguas como el francés, el inglés, el italiano, el latín y, últimamente, ha comenzado su aprendizaje del español. ¿De qué forma otras literaturas han influido en su poesía? En otras palabras, ¿en qué autores no rumanos se reconoce?
- Seré absolutamente sincero: he leído, y tengo un profundo respeto por muchos autores, a rumanos y a extranjeros, pero no me reconozco, en verdad, en ninguno. Y esto es así porque los individuos, humanos y artistas, son irremplazables. Cada uno de nosotros, poeta o no, es único. Por ejemplo, el francés es mi segunda lengua, después del rumano, y, del mismo modo, la literatura francesa es mi segunda literatura, después de la literatura rumana. Y el español me fascina. Es una lengua rítmica, sonora, solemne, espléndida, muy apropiada, tanto como el rumano, a mi alma lírica y litúrgica. Amo a Racine, a Flaubert, a Baudelaire, poco más o menos como amo a Dosoftei, a Eminescu, a Bacovia, a Arghezi. Amo, también, a Virgilio, a Dante, a Cervantes, a Lope de Vega, a Milton, a Hölderlin, a Keats, etc. Pero "el que acumula ciencia acumula dolor" (Eclesiastés 1, 18).
Me reconozco sólo en los escritos de Séneca y, sobre todo, en los libros poéticos, proféticos y sabios de la Biblia".
- ¿Qué papel le espera a la poesía en esta sociedad cada vez más tecnificada, más deshumanizada? - Una sociedad demasiado "realista", deshumanizada, desespiritualizada, demasiado entregada a vanas problemáticas y tribulaciones de la matera, una sociedad así, a la que le ha sido retirada la gracia y que, por consiguiente, ha perdido el centro y, ahora, se encuentra sumida en el extravío, la demencia y la angustia, una sociedad semejante tiene una fuerte necesidad de poesía y de creadores que se han concienciado de sus necesidades espirituales. Por lo que a mí respecta, no importa en qué mundo, no importa en qué sociedad, elegiría ser lo que me he vuelto, es decir, en la lucha entre la carne y el espíritu, lucha que me ha desgarrado toda mi vida, me situaría, sin dudar, al lado de los valores del espíritu.

( Por Coriolano González Montañez en laopinion.es )http://biblicamente.webnode.com/news/90330a/