EL Rincón de Yanka: VÍCTOR CORRAL CASTRO, EL POETA QUE HABLA CON LAS MANOS

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








viernes, 3 de mayo de 2013

VÍCTOR CORRAL CASTRO, EL POETA QUE HABLA CON LAS MANOS



“Cando nacín en Galicia
chamábanme neno rico.
Como ía ser pobre nacendo nun paraíso”
Xoán Corral Castro, hermano de Víctor



VÍCTOR CORRAL CASTRO





Biografía y Currículum


Víctor Corral Castro nació en 1937 perteneciendo a una familia numerosa. Su don como escultor, va con él desde muy pequeño, y muestra de ello, son los primeros relieves que realiza con una navaja en los troncos de los árboles, en losas o en piedras, o incluso en los cuernos de las vacas, cuando ejercía como pastor.

Realizó estudios primarios y trabajó en el campo. Tras dos años de estudios en la Escuela de Artes en A Coruña y otros dos en la Escuela de la Lonja de Barcelona, montó su primer taller en 1963. Tres años más tarde hacía su primera exposición en la Ciudad Condal. Después de algunas exposiciones en España y en el extranjero, comenzó a construir su "Casa museo" en Baamonde, donde tiene esculturas de piedra y bronce en el jardín, y de madera, marfil, bronce y miniaturas de lujo en el interior. En la Iglesia de Baamonde hay un castaño centenario con la Virgen del Rosario tallada en el interior (caben 4 personas).¿Con qué trabaja el escultor gallego? Parece que el don con el que fueron agraciadas sus manos, no tuviera límites en lo que a materiales se refiere; madera de boj, castaño, roble, nogal negro, mármol, el bronce y el marfil, barro, o incluso huesos de aceituna, palillos, etc. Pero la piedra irá destacando sobre el resto; es preciso mencionar que en la comarca están las canteras de Parga, Miraz, entre otras. Irá manejando distintos tipos de piedras, más o menos duras, en función de lo que vaya precisando.



 Parece que el don con el que fueron agraciadas sus manos, no tuviera límites en lo que a materiales se refiere; madera de boj, castaño, roble, nogal negro, mármol, el bronce y el marfil, barro, o incluso huesos de aceituna, palillos, etc. Pero la piedra irá destacando sobre el resto; es preciso mencionar que en la comarca están las canteras de Parga, Miraz, entre otras. Irá manejando distintos tipos de piedras, más o menos duras, en función de lo que vaya precisando.





Su temática es muy variada, pero se puede advertir, que los componentes humano, religioso, y sobre todo la naturaleza, son los predominantes, y caminan de la mano con la presencia inherente de Galicia, de su gente, de su paisaje. Corral, hombre religioso, transmite a todo aquel que ve el fruto de su trabajo, el recordatorio de los más pobres, de los desamparados y de los marginales, recordando si se me permite la licencia, a aquella Rosalía que denunciaba la hipocresía y la indiferencia ante los más desfavorecidos. Además, siente y reconoce que Dios, es su fuente de inspiración primera. Hay un amor por la Galicia rural. Un amor incombustible por la naturaleza que es casi un agradecimiento continuo hacia ella. Pero dentro en su factura también, hay un gran conocimiento de la técnica en  cuanto a la imaginería medieval. Un conocimiento aprendido durante la etapa en la que abundaban los encargos de Cristos románicos o de Vírgenes góticas.Plasma a la perfección el estilo de la escultura románica, tanto su carácter religioso, como su forma “desproporcionada” (manos grandes con dedos muy largos, falta de estudio anatómico y de perspectiva,…).

En su Casa-Museo hay reunidas más de doscientas obras para deleite de los visitantes. Un museo que es la prueba física de un modo de vida, acompañado por un jardín en un ambiente romántico, casi bucólico, y en el que conviven la paz y el silencio. Me atrevo a decir que algunas de sus piezas no podrían separarse de este lugar, pues perderían su esencia, como Eva. Una mujer desnuda sobre un lecho de piedra, tumbada bocarriba, con una pierna flexionada. Descansa sobre un pequeño estanque. Parece reposar tranquila, relajada, quizá porque aún no ha pecado, pues no tapa sus partes íntimas. El verde de la hierba, las flores, el agua quieta y serena,… Eva en su paraíso, mirando al cielo, sin mirar nada. No creo que  Eva pudiera estar entre las paredes de un museo. Como tampoco podría estarlo la  Vaca y su ternero. Sencillamente, se perdería su esencia y aquel mensaje que Corral pretende transmitir.
Obras realizadas

Además de una gran colección de esculturas que se encuentran por todo el mundo y en mano de particulares, realizó más de 20 monumentos en granito y bronce que se encuentran en espacios naturales en Galicia y Zamora.

Otros datos de interés

Museo de Víctor Corral en Baamonde, Lugo. Galicia. España. 
Horario de visitas: 9.30-13.30 y 16.30-19.00
Teléfono: 982 398 041


Víctor Corral o el chairego que hablaba con las manos
Julia BADINO BAAMONDE