EL Rincón de Yanka: 🐂 TOROS. EL MUNDO DE LOS TOROS, LIBRO COMPILACIÓN DE CÁNDIDO MORENO ARAGÓN

inicio








lunes, 19 de octubre de 2015

🐂 TOROS. EL MUNDO DE LOS TOROS, LIBRO COMPILACIÓN DE CÁNDIDO MORENO ARAGÓN


🐂TOROS🐂
EL MUNDO DE LOS TOROS
CÁNDIDO MORENO ARAGÓN
COMPILADOR

A mi abuelo materno Rufino Aragón Calvo, 
ganadero del Valle de Alcudia,
Brazatortas (Ciudad Real).
A Luis Gala, médico, padre de Antonio Gala
A la peña taurina "El siroco" de La Coruña

EL MUNDO DE LOS TOROS

TRADICIÓN, ARTE, CULTURA,
LIBERTAD,
ECONOMÍA, PUESTOS DE TRABAJO,
EMPRESARIOS,
RIQUEZA LINGÜÍSTICA,
EMOCIÓN, SENTIMIENTO,
VIBRACIÓN TRASCENDENTE,
ECOLOGÍA,
RECUERDOS DE INFANCIA,
MULILLAS,
MÚSICA DE PASODOBLE,
ALGO ANCESTRAL Y TELÚRICO,
LECCIÓN DE VIDA Y MUERTE,
HISTORIA DE ESPAÑA,
EXACERBA RIVALIDADES,
DESATA PASIONES,
TOREROS, NOVILLEROS, REJONEADORES,
RESPETO A LOS DEMÁS,
TOLERANCIA,
OSADÍA, AMOR VOCACIONAL,
MIMO AL TORO BRAVO*,
FIESTA NACIONAL.

* "Nadie le ha preguntado a un centollo qué le parece cuando le meten en una olla". SILVIA LONGUEIRA- "Prohibido prohibir". Se decía en la revolución de mayo de 1968.

«El toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España, increíblemente desaprovechada por los escritores y artistas, debido principalmente a una falsa educación pedagógica que nos han dado y que hemos sido los hombres de mi generación los primeros en rechazar. Creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo». Federico García Lorca



PATRIMONIO CULTURAL 
DE LA TAUROMAQUIA


“Los toros son la fiesta más culta que hay hoy en el mundo”. 
Federico García Lorca
“Si nuestro teatro tuviese el temblor de las fiestas de toros, sería magnífico. Si hubiese sabido transportar esa violencia estética, sería un teatro heroico como La Iliada... Una corrida de toros es algo muy hermoso”. 
Ramón María del Valle-Inclán
"Sí, en el toreo está presente la muerte, pero como aliada, como cómplice de la vida: la muerte hace de comparsa para que la vida se afirme". 
Fernando Savater
"Cuando uno elige jugarse la vida, también tiene el derecho de elegir otras cosas". 
José Tomás
"Se torea a compás, como se baila y se canta, a compás, pero también como se vive, o ha de vivirse, a compás". 
Rafael de Paula
"Es moral lo que hace que uno se sienta bien, inmoral lo que hace que uno se sienta mal. Juzgadas según estos criterios morales que no trato de defender, las corridas de toros son muy morales para mí". 
Ernest Hemingway

"La historia del toreo está ligada a la de España, tanto que sin conocer la primera, resultará imposible comprender la segunda". José Ortega y Gasset

...


Torear a alguien
Y Coger el toro por los cuernos
Y Ponerse bravo/a
Y Saltarse algo a la torera
Y Echarse, o ponerse, el mundo por montera
Y ¡Ciertos son los toros!

Y Echar un capote (a alguien)

Y ¡Al toro!, ¡Suerte y al toro!

Y Atarse, o apretarse, bien los machos

Y Hacer novillos

Y Tirarse al ruedo

Y Meterse (o que te metan) en un embolao

Y Bregar

Y Andar o estar boyante

Y Llegar al último toro
Y Cambiar de tercio
Y Cortarse la coleta
Y ¡Torero!¡Torero! (como aclamación)
Y Farolear, tirarse o marcarse un farol
Y Dar largas a alguien
Y Hacer algo al alimón
Y Estar al quite
Y Escurrir el bulto
Y Puya (clavar o meter puya), meter un puyazo
Y Crecerse en el castigo
Y Tener querencia, quedarse en la querencia
Y Tener buena mano izquierda
Y Pinchar el hueso
Y Darle a alguien o a algo la puntilla, apuntillar
Y Dejar a alguien, o estar, para el arrastre
Y Hacer algo a toro pasado
Y Salir por la puerta grande
Y Hacerle a alguien una faena
Y ¡Qué me coge el toro!
Y ¡Ciertos son los toros!
Y Capear el temporal
Y Tener peores intenciones que un Miura
Y ¡Que par de pitones!, estar bien puesta de pitones
Y Dar la alternativa
Y Entrar a matar
Y Estar enchiquerado
Y Estar un sitio hasta la bandera
Y Un mano a mano
Y Tener más valor que el Guerra
Y ¡Menudo viaje!
Y Nuevo en la plaza
Y Pasar por alto
Y ¡Que Dios reparta suerte!
Y ¡Qué afición!
Y Rematar la faena
Y Salir por pies, o por piernas
Y Sortear un peligro
Y Ver los toros desde la barrera
Y ¡Vete al cuerno!
Y Es manso pero topa
Y Ya está el toro en la plaza
Y Mirar al tendido
Y Poner un par de banderillas
Y División de opiniones
Y Cerrar la salida
Y El tendido se alborota
¡Ánimo y al toro!
...


El toreo no es de izquierdas 
ni de derechas. 
Es de poetas, pintores y genios

Cada día presencio con estupor cómo se vulneran derechos fundamentales que, como ciudadano europeo, me corresponden: el derecho a la libertad y la seguridad.


Mi nombre es Sebastián Castella y soy matador de toros. Sé que en los tiempos que corren no es la mejor carta de presentación, pero precisamente por eso me dirijo a usted, cansado de que los toreros nos hayamos convertido en moneda de cambio política y nuestra imagen sea vilipendiada día tras día en el panorama informativo.

Soy francés, afincado en España desde hace casi veinte años. Siempre he admirado a los españoles como pueblo que, históricamente, ha defendido y luchado por su libertad. Y ahora, sinceramente, no lo reconozco.

Cada día presencio con estupor cómo se vulneran derechos fundamentalesque, como ciudadano europeo, me corresponden: el derecho a la libertad y la seguridad que reconoce el artículo 6 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea; el derecho a la libertad de pensamiento, recogido en el artículo 10 del mismo documento; los derechos a la libertad de expresión y libertad de las artes, amparados por los artículos 11 y 13 de dicha carta; o la prohibición de cualquier tipo de discriminación, reconocida por el artículo 21 de ese mismo documento.

Aquellos que estamos en el mundo del toro, como profesionales o como aficionados, somos ciudadanos de segunda.

Si de las leyes españolas hablamos, como ciudadano francés residente en España me irrita ver cómo se vulneran diariamente, cuando al toreo se refiere, los artículos 14 (“Los españoles son iguales ante la ley”), 18 (“Se garantiza el derecho al honor”), 20 (“Se reconocen y protegen los derechos […] a la producción y creación artística”) o 35 (“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo”).

Porque, en efecto, aquellos que estamos en el mundo del toro, como profesionales o como aficionados, somos ciudadanos de segunda a quienes se nos cercena nuestra libertad de expresión y creación artística en nombre de una presunta corriente animalista que no encierra más que una persecución política e ideológica. Se vulnera nuestro derecho al honor acusándonos día tras día de “asesinos” y se nos priva de nuestro derecho al trabajo cerrando plazas por capricho de quienes, enarbolando la supuesta bandera de la progresía, se creen en el derecho de arrebatarle la libertad a un pueblo que necesita gobernantes que gobiernen por y para todos, incluidos los que les gustan los toros, que somos unos cuantos millones por toda España.

Vamos a alzar la voz y a decir con orgullo que queremos ejercer nuestra libertad para ir a los toros sin que nos acorralen en las puertas de las plazas.
El problema es que está mal visto decirlo. Pero o se acaba el tiempo de la vergüenza o se acabará el nuestro. Y primero cercenarán nuestra libertad, y después seguirán muchas otras. Por eso, desde estas líneas quiero hacer un llamamiento no solo a los aficionados a los toros o a los que alguna vez han pisado una plaza, sino a todos aquellos que quieren un país libre, libre de verdad: vamos a juntarnos, a darnos la mano; vamos a alzar la voz y a decir con orgullo que queremos ejercer nuestra libertad para ir a los toros sin que nos acorralen en las puertas de las plazas; para decir que nos gustan los toros sin que nos llamen asesinos. Porque hoy son los cosos taurinos, pero mañana será cualquier otra manifestación artística que no les caiga en gracia. El pensamiento único es así.

El toreo no es de izquierdas ni de derechas. No es político. Es de poetas, pintores y genios. De Lorca y de Picasso, dos artistas poco sospechosos de fascistas ni asesinos. Es del pueblo.

Salgamos del armario y llenemos las plazas. Tomemos las calles. Son tan nuestras como de los prohibicionistas. Y nosotros somos más. Y podemos gritar más fuerte.

Diría que es la hora de indignarse, pero no quiero usar palabras manipuladas de antemano. No hay mayor verdad que la de un hombre ante un toro bravo. En nuestra mano está que no nos la quiten.

Epílogo

La Tauromaquia me ha ayudado
a vivenciar la ecología humana,
el gozo de la naturaleza
y el sentido de la Creación.


VER+:

CÁNDIDO MORENO ARAGÓN, COMPILADOR Y ESCRITOR: "EL TIEMPO NO ES UNA DIMENSIÓN. EL TIEMPO ES UN SENTIMIENTO









Cándido Moreno publica 

«El mundo de los toros»


«La Tauromaquia me ha ayudado a vivenciar la ecología humana, el gozo de la naturaleza y el sentido de la Creación». Este es el epílogo del último libro de Cándido Moreno Aragón que lleva por título El mundo de los toros. Autocalificado como compilador, el que había sido profesor de la Uned y orientador educativo del Eusebio da Guarda recorre numerosos aspectos vinculados con los toros como es el patrimonio cultural que suponen los mismos para figuras como Federico García Lorca, Rafael Alberti, Picasso, Gerardo Diego, Manuel Machado o Francisco de Goya. En este sentido recoge, aludiendo a Luis Miguel Dominguín, como «Rafael Alberti diseñó el último traje de luces que vistió el torero madrileño e incluso pintó el cartel de una corrida que toreó en Belgrado».

Cándido Moreno, compilador de casi 30 libros, recoge asimismo la opinión de Lorca sobre los toros: «El toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España, increíblemente desaprovechada por los escritores y artistas, debido principalmente a una falsa educación pedagógica que nos han dado y que hemos sido los hombres de mi generación los primeros en rechazar. Creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo».


El lenguaje taurino es otro de los apartados de este volumen y en el mismo Cándido Moreno recoge expresiones como «apretarse lo machos», «faena de aliño», «coger los trastos», «dar una larga cambiada», «estar en capilla» o «dar la puntilla». Los colores de los toros (zaíno, mohíno, ensabanado...), la música vinculada con la fiesta, tanto los pasodobles como el flamenco, o la moral católica en relación con los toros son otros apartados de este libro cuyo capítulo más amplio lleva por título Los toros, cuestión de libertad, cuya parte final recoge lo ocurrido el pasado verano en la ciudad con el titular El Ayuntamiento de A Coruña no apoya las corridas. En esta línea aparecen un buen número de artículos sobre la historia de los toros, que van desde Pérez Reverte hasta el de la coruñesa María Rosa García, viuda de Venancio Lafuente, confesando: «He visto muchas corridas, creo que casi todas antes de que desapareciera la Plaza de Toros». Moreno incluye asimismo espectaculares imágenes de toros en diversas plazas, los diestros y las ferias más importantes o el artículo publicado por el torero Sebastián Castella con este título: «El toreo no es de izquierdas ni de derechas, no es político».

VER+: