EL Rincón de Yanka: SUBDESARROLLADOS Y DESARROLLADOS

inicio








viernes, 12 de septiembre de 2014

SUBDESARROLLADOS Y DESARROLLADOS


La culpa la tienen los otros. La culpa es del coco.La culpa es del FMI, del BM, etc... Y no hablan de 
su mentalidad corrupcionista de sus propios dirigentes con la 
complacencia de sus pueblos.
Eso significa ser subdesarrollados mentales.


Cuenta un Ingeniero que tuvo la suerte de ir a trabajar a Suecia, que los primeros días en su trabajo, un compañero sueco que vivía cerca se ofreció para pasarlo a traer todos los días y así irle contando y demostrándole la cultura y la idiosincrasia del pueblo sueco, su primera lección la tuvo al tercer o cuarto día, ya que extrañado por un gesto incomprensible para él, este ingeniero sueco llegaba muy temprano y se quedaba en el estacionamiento más distante. Intrigado le preguntó  por qué lo hacia, ya que siendo ingeniero y un alto ejecutivo de la empresa y además siendo el primero en llegar debería tener un estacionamiento privilegiado, o al menos podría escoger un estacionamiento muchos más cómodo. La respuesta fue sorprendente: 



“si nosotros llegamos temprano, podemos estacionarnos mas lejos, podemos caminar un poco y aún nos sobrara tiempo, en cambio hay otros que por muchas razones, llegaran después y por tanto ellos necesitan estacionamientos más cercanos y más cómodos”. 



¿Cómo entender esa mentalidad? 


Si nosotros hacemos todo lo contrario, ojalá el primero y el mejor estacionamiento sea el nuestro, incluso somos capaces de estacionarnos en los estacionamientos para lisiados y somos capaces de simular un trauma para que nadie nos ..... perdón, moleste. 

Este ingeniero incluía en su relato otro hecho sorprendente, allá todo proyecto se demoraba dos años en concretarse, por simple o fácil que sea incrementarlo, no hay prisa por nada, si algo funciona así, puede seguir funcionando así y si queremos reformarlo debemos primero estar seguro que funcionara, allí es donde entra todo el valor y la fuerza del trabajo, pues cada cosa se estudia, se analiza, se prueba y se vuelve a probar, se utilizan todas las tecnologías, todas las alternativas, todas las posibilidades y cuando han transcurridos los años suficientes y no hay nada más que agregar, estando seguros de los resultados, allí recién se implementa y se hacen efectivos, de aquí los resultados que ellos obtienen con empresas como Volvo, Nokia, Skania, Ericsson, ABB, Electrolux, Nobel Biocare y muchas otras reconocidas mundialmente, basta decir que la Volvo fabrica los motores para la propulsión de los cohetes de la NASA.



Las diferencias entre los países pobres y los ricos

Lo que hace la diferencia es la actitud de las personas, y sus valores.



Casi todas las personas buscan la felicidad, y desean ganar dinero y progresar, para sí mismos y sus familias.

Y así como hay personas pobres y personas ricas, hay países pobres y países ricos. ¿Dónde está la diferencia?



La diferencia entre los países pobres y los ricos no es su antigüedad.
Queda demostrado con los casos de países como India y Egipto, que tienen mil años de antigüedad y son pobres. Al contrario, Australia y Nueva Zelanda, que hace poco más de 150 años eran desconocidos, hoy son, todavía, países desarrollados y ricos.

La diferencia entre países pobres y ricos, tampoco está en sus recursos naturales, pues Japón tiene un territorio muy pequeño y su 80 % es montañoso, malo para la agricultura y ganado. Sin embargo es una de las primeras potencias económicas del mundo. Su territorio es como una gran fábrica flotante que recibe materia prima de todo el mundo y los exporta transformados, acumulando su riqueza.

Por otro lado se encuentra Suiza; sin océanos, tiene una de las mayores flotas náuticas del mundo; no tiene cacao, pero sí el mejor chocolate del mundo; en sus pocos kilómetros cuadrados, cría ovejas y cultiva el suelo solo cuatro meses al año ya que el resto del tiempo es invierno; pero tiene los productos lácteos de mejor calidad de toda Europa. Igual que Japón, no tiene productos naturales, pero da y exporta servicios con calidad muy difícil de superar. Es un país pequeño que da una imagen de seguridad, orden y trabajo, que los convirtió en la “caja fuerte” del mundo.

Tampoco es la inteligencia de las personas la diferencia, como lo demuestran los estudiantes de países pobres que emigran a los países ricos y consiguen resultados académicos sobresalientes.
Otro ejemplo son los ejecutivos de países ricos que visitan nuestras fábricas, y al hablar con ellos nos damos cuenta que no hay diferencia intelectual.

Finalmente no podemos decir que la raza haga la diferencia, pues en los países centro-europeos o nórdicos vemos cómo los llamados “ociosos” de América Latina o de África, demuestran ser la fuerza productiva de esos países. 


Entonces, ¿qué hace la diferencia?


Hay que diferenciar la cultura con la instrucción académica de un pueblo. En los años 50, 60 y 70, España tenía una gran cultura social y poca instrucción académica. Tenía valores como el trabajo, el esfuerzo, la honradez, la humildad, la superación, la familia, etc... En cambio países latinoamericanos tenían todo lo contrario. Un país desarrollado lo hace su cultura o educación social.



LA ACTITUD DE LAS PERSONAS, 

Y SUS VALORES, HACEN LA DIFERENCIA



Al estudiar la conducta de las personas en los países ricos, se descubre que la mayor parte de la población cumple las siguientes reglas, cuyo orden puede ser discutido:

1. La moral como principio básico
2. El orden y la limpieza 
3. La integridad 
4. La puntualidad 
5. La responsabilidad 
6. El deseo de superación 
7. El respeto a las leyes y reglamentos 
8. El respeto por el derecho de los demás 
9. La ética del trabajo 
10. El esfuerzo personal

¿Necesitamos de más leyes? 
¿No sería suficiente cumplir y hacer cumplir estas 10 simples reglas?

En los países pobres sólo una pequeña parte de la población sigue estas reglas en su vida diaria. 
No somos pobres porque a nuestros países les falten riquezas naturales, o porque la naturaleza haya sido cruel con nosotros. Somos pobres por nuestra actitud, y por no cumplir estas premisas básicas del funcionamiento de una sociedad.

Si esperamos que el gobierno solucione nuestros problemas, esperaremos toda la vida.

Cuanto más empeño pongamos en nuestros actos y cambiemos nuestra actitud, puede significar la entrada de nuestro país en la senda del progreso y bienestar...