EL Rincón de Yanka: NO HAY NADA MÁS SALUDABLE Y MÁS REJUVENECEDOR QUE LA VIRTUD Y LA SOLIDARIDAD: LA ALTERIDAD

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








jueves, 19 de septiembre de 2013

NO HAY NADA MÁS SALUDABLE Y MÁS REJUVENECEDOR QUE LA VIRTUD Y LA SOLIDARIDAD: LA ALTERIDAD


"El relativismo moral, negador de normas y valores objetivos, es el camino más seguro hacia la autodestrucción, la frustración, la perversión y la infelicidad". Alexander Torres Mega     

"Al perder el interés apasionado por nuestros semejantes, hemos perdido la capacidad de ser felices". A. Montagú      

"Hay cada vez más infelices que dejan de "VER" los reflejos infinitos de comunión de la "VIDA", para encerrarse sólo en el ensimismado mirarse al espejo de su propio vacío". Yanka






Las células del cuerpo distinguen entre 
el hedonismo, 
y el altruismo: 



La ‘simple autosatisfacción’ provoca cambios negativos para la salud en la expresión génica, mientras que un sentido de conexión y de propósito provoca justo lo contrario


El cuerpo humano reconoce a nivel molecular que no toda la felicidad es igual. En concreto, la expresión génica responde de manera distinta a la autosatisfacción que a la felicidad que provocan las acciones hechas con un noble propósito. Ambas formas de dicha originan cambios en la expresión génica negativos o positivos para la salud, respectivamente, ha revelado un estudio.



El cuerpo humano reconoce a nivel molecular que no toda la felicidad es igual, respondiendo a esta sensación de diversas maneras, que pueden impulsar u obstaculizar la salud física, revela un estudio dirigido por la profesora de psicología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC), EEUU, Barbara L. Fredrickson

Así, la sensación de bienestar derivado de "un propósito noble" puede proporcionar beneficios para la salud celular, mientras que la "simple autosatisfacción" puede tener efectos negativos, a pesar de proporcionar una percepción de total felicidad, han descubierto los investigadores, que publican los resultados de su investigación en PNAS. 

"Los filósofos han distinguido siempre dos formas básicas de bienestar: la “hedonista” (relacionada con las experiencias placenteras) y la “eudomonista”‎, que es una forma de felicidad más profunda originada por un propósito noble, que va más allá de la simple auto-gratificación ", señalan Fredrickson y sus colaboradores en PNAS, según un comunicado de dicha Universidad. 

Es la diferencia, por ejemplo, entre disfrutar de una buena comida y sentirse conectado con una comunidad gracias al servicio a ésta. Ambas actividades nos producen una sensación de felicidad, pero cada una de ellas es experimentada de manera muy diferente por las células de nuestro cuerpo. 

"Sabemos por muchos estudios que ambas formas de bienestar se asocian con una mejor salud física y mental, además de los efectos derivados de la reducción del estrés y de la depresión", explica Fredrickson. "Pero hasta ahora se había tenido poca información sobre las bases biológicas de estas reacciones."


Consumo emocional de “calorías vacías” 

A Fredrickson el hallazgo le resultó sorprendente al principio, ya que los propios participantes en el estudio informaron de sentimientos generales de bienestar. 

Una posible explicación del efecto negativo del hedonismo, sugiere, podría estar en que las personas que lo experimentan consumen más lo que sería un equivalente emocional de las calorías vacías. "Sus actividades diarias les proporcionarían felicidad a corto plazo, pero tendrían consecuencias físicas negativas a largo plazo", sugiere. 

Por eso, la científico señala que: "podemos hacernos sentir felices a través de placeres simples, pero esas 'calorías vacías' no nos ayudarán a ampliar nuestra conciencia o a desarrollar nuestra capacidad de tal manera que lleguen a beneficiarnos físicamente”. 

“A nivel celular, nuestros cuerpos parecen responder mejor a un tipo diferente de bienestar, basado en el sentido de conexión y en el propósito", añade. 

Los resultados respaldan investigaciones previas de Fredrickson sobre el efecto de las emociones positivas y sobre la relación entre el sentido de conexión y la longevidad. "Comprender el desencadenante de las expresiones génicas facilita aún más el trabajo en estas áreas", concluye.


Lo simplemente hedonista está plagado, saturado, de un ingrediente que le diferencia del altruismo: el egoísmo, sentimiento que se considera el mal del siglo y fuente de muchas dolencias psicosomáticas. La felicidad que nace de actitudes solidarias, altruistas y nobles, dice la investigación, genera a nivel molecular, reacciones diferentes y positivas, en comparación con las autogratificantes y mercantilistas, ya vislumbrada y definida con certeza en la antigüedad por uno de sus insignes pensadores: Aristóteles. 

Conmueve y alienta comprobar cómo la ciencia se acerca, con sus rigurosa metodología, a los linderos de verdades arcanas, cuya vigencia es evidente cada día más y más... 


"Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad. Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego. Solamente haciendo el bien se puede realmente ser feliz. La verdadera felicidad consiste en hacer el bien". Aristóteles (384 a. C. – 322 a. C.)