EL Rincón de Yanka: HIJO, ¿QUÉ TE HAN HECHO...? VUELVE A TUS RAÍCES

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








domingo, 9 de septiembre de 2012

HIJO, ¿QUÉ TE HAN HECHO...? VUELVE A TUS RAÍCES

“Cada vez que se plantan nuestros pies desnudos
sobre la tierra danzando a la vida,
sembramos la semilla de la Paz” 
-El Pacificador-

HIJO, ¿QUÉ TE HAN HECHO...?
VUELVE A TUS RAÍCES

Esta es la historia verdadera  de un indiecito purépecha cuyo nombre espiritual lakota sioux actual es "Kiya-Wabli" que significa "Águila-Volando", nacido en Pátzcuaro (que significa Puerta del Cielo o Lugar de la alegría) en el estado mexicano de Michoacán.
Siendo un muchacho maravillado por la vida de los gringos se fue a Estados Unidos para vivir su sueño americano...
Al cumplir la edad requerida ingresa en el ejercito estadounidense para poder así conseguir la nacionalidad americana, y con el grado de sargento es enviado a la guerra de Vietnam.
Poco a poco su sueño se va transformando en una realidad pesadillezca. Para escapar del horror se evade con todo tipo de drogas y alcohol. La guerra hace destrozos en su alma y en su espíritu, y resulta herido por la espalda. A su regreso a América es mal recibido con todo tipo de insultos por el propio pueblo americano. Esta mala acogida lo trastorna perdiendo la razón y las ganas de vivir deambulando y mendigando por las calles de la gran selva urbana.
Una noche de las tantas que había pasado sentado al lado de un farol pidiendo limosna andrajosamente y totalmente lerdo con la cabeza totalmente inclinada hacia su pecho, se le acercó un señor. Él sólo percibió que llevaba unas sandalias franciscanas y logra escucharle a la tercera vez:
- Hijo, ¿qué te han hecho...? Hijo...
Esas tiernas palabras le sacuden y empieza a hablar de todo lo que le había pasado desde que se fue de su tierra natal y de infancia, sus dolores, sus horrores, sus fracasos, sus heridas, sus desengaños, sus guerras, sus muertes...
En eso, levantó su mirada antes perdida hacía su preocupado locutor anónimo. Y se percata de que era un religioso por el alzacuellos.
Éste le vuelve a hablar tocándole la mano con calidez:
- Vuelve a tus raíces, hijo. Vuelve... Tú puedes, podemos...
Mientras ve que el hombre se va alejándose, empieza a recordar su infancia, su familia, su abuela, su gente, su tierra. Y súbitamente, se levanta y emprende el camino de regreso.
Después de algún tiempo, llega a su pueblecito, a la casa de su abuelita, pero, ésta no se sorprende  al verle ya que los sueños le habían dicho de su vuelta. Y le abraza con gran alegría...

La abuela pertenecía al consejo de ancianas y era una mujer medicina.
-Hijito, tú también tienes el don del Gran Espíritu de ser hombre medicina para ayudar al pueblo. Ahora necesitas descansar y sanar de todas tus heridas... Y encontrar el centro.
A partir de su purificación espiritual se convirtió en un hombre medicina llevando la danza de la Paz por todo el mundo y haciendo mucho bien por todos las personas que pudo ayudar. Y un gran defensor de los derechos indígenas.
Un hombre que sufrió y combatió en la guerra se transformó en hombre de paz...
¡Waho!





VER+: