EL Rincón de Yanka: ESPAÑA, EXPLICADA A EXTRANJEROS -Y A NATIVOS-

inicio








domingo, 29 de julio de 2012

ESPAÑA, EXPLICADA A EXTRANJEROS -Y A NATIVOS-







“No hay nada más español que decir que no lo eres”. Amando de Miguel
“El español que no ha estado en América no sabe qué es España".  Federico García Lorca.
“El que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios (y de paletismos)”. Carlo Goldoni
“Verdaderamente los “nazionalistas” no son españoles: no tienen la categoría de serlo”. Yanka




Los extranjeros siempre hacen preguntas raras sobre España como, por ejemplo, por qué tantos españoles no se sienten españoles.


Supongo que cuando uno va al extranjero también hace preguntas raras. En Francia, yo suelo preguntar: ¿aquí Napoleón es un tipo bueno o malo?


Y en Estados Unidos pregunto qué es más americano si las hamburguesas o la comida Tex-Mex.


Todos los países tienen cosas raras que no se entienden muy bien afuera. Y la cosa rara de España es la misma idea de España. No los toros, sino por qué hay tantas nacionalidades que no quieren ser España.


Los latinoamericanos son educados en sus países con la idea de que sus orígenes, en todo o en parte, proceden de España. Por eso llaman a este país “la madre patria”. Cuando aterizan y ven las peleas entre vascos, madrileños y catalanes, dicen “la madre que me parió”. No lo entienden. ¿Es que no existe lo español?


Yo creo que sí, y además es muy auténtico. Para entenderlo hay que entender que los españoles , por ejemplo,son muy locales y todos piensan que las fiestas de su pueblo son las mejores del mundo: la del chorizo, los callos, la tomatina o la chuletada. Cualquiera de ellas es “la mejor del mundo”. Ese “ser local” es lo que define el ser nacional. Lo local es más auténtico porque significa nacido en la tierra y que se mantienen las costumbres. En las grandes ciudades, la gente se parece internacionalmente cada vez más: Tokio o Buenos Aires, con sus tiendas internacionales, su comida internacional y sus costumbres, se parecen cada vez más.


Lo que choca a los extranjeros es el odio que algunos españoles sienten por lo español. Acuciado por esta duda, hace algunos años, pregunté a un sociólogo llamado Carlos Malo de Molina, si después de tantas encuestas que había hecho en España, se podía llegar a la conclusión de que no existía “eso”. “Oh, sí existe, y la inmensa mayoría se siente español lo que pasa es que no le gusta decirlo para que no le tachen de determinada ideología”. La bandera, el himno, los español era algo que había que llevar a escondidas.


Y encima tenemos al Tribunal Constitucional, que lleva como un carga atlántica definir si este país es una nación, una nación de naciones, un montón de nacionalidades, una nacioncilla o un recién nacido. ¿Es que no lo saben después de 500 años de historia? se preguntan los extranjeros. Desde ayer, el Constitucional confirma que no lo tiene claro.


Como hijo de venezolano y española, yo siempre percibí de pequeño que existía España. Y ahora de mayor, me paso el día buscando mitos, costumbres, manías y caracteres que lo prueben. Yo lo llamo la búsqueda del MCD, el mínimo común denominador. Por ejemplo, la tortilla de patatas es algo muy español porque se encuentra en todos los bares de este país y en todas las latitudes. Las fiestas populares son otro MCD porque si uno se va a Francia o a Alemania, solo descubre que tienen la fiesta del queso y la fiesta de la cerveza. Y se acabó. Aquí desde junio a septiembre hay fiestas para exportar.


Cuando digo MCD español me refiero a costumbres o cosas que se den en España. Solo aquí o sobre todo, aquí.


Los toros también. Hay una plaza en muchos pueblos y cada uno marea al animal como se le ocurre, o como manda la tradición. Otro de los MDC es es su sentido del disfrute de la vida: pasear, comer, hablar en tertulias, estar en la calle en vez de en casa, apasionarse, el sentido del tiempo, la siesta, llegar un poco tarde… Mi hermano mayor cogió todo eso y lo mezcló para diseñar un reloj llamado Extático, donde el minutero estaba girado tres minutos a la derecha. Era para representar el sentido del tiempo español. La puntualidad, bueno, sí, pero sin ser exagerados como los suizos. cada cosa a su momento oportuno, como decía Aristóteles. Es el kairós.


No puedo decir que el fútbol sea un denominador común porque se practica en muchos países, pero otra cosa es la selección. Lo que no han logrado los políticos lo están consiguiendo los deportistas. Nos gustan los triunfos. El ser humano se apega al éxito y los triunfos de la selección han reanimado la idea de España. Un buen MCD.


Lo mismo ha pasado con Rafa Nadal, Fernando Alonso, Pau Gasol, Jorge Lorenzo, Edurne Pasabán, y un montón de atletas que han hecho sonar el único himno sin letra del mundo.


Los estancos, las loterías, las cabinas de la ONCE también son un mínimo denominador que moldea al país, porque se encuentran en todos los sitios y nadie los discute. Y los desayunos a base de churros con chocolate, que se sirven en los cuatro puntos cardinales del país. Y al jamoncito con la cañita, por supuesto.


Se puede seguir haciendo una lista de MCD. Y al final daríamos incluso con el idioma: el español es una lengua común. Los catalanes y los vascos y los gallegos la hablan, aparte de la suya propia. Es la tercera lengua más poderosa del planeta.



La prueba es que los canales de TV más vistos en todo el país son en español.

¿Y ustedes? ¿Tienen más ideas para aportar al MCD de España?



VER+:


Estás de acuerdo con este artículo del Sr. Carlos Salas: "¿Por qué los españoles caen tan mal?":