EL Rincón de Yanka: 8 INGREDIENTES PARA COCINAR UN RÉGIMEN DICTATORIAL CONSTITUYENTE

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








lunes, 31 de marzo de 2014

8 INGREDIENTES PARA COCINAR UN RÉGIMEN DICTATORIAL CONSTITUYENTE



8 ingredientes para cocinar un
régimen totalitario
Moisés Naím
Pobreza, injusticia y corrupción, 

la mezcla perfecta para un dictador

El economista Moisés Naím asegura que un político puede ser un dictador con los ingredientes adecuados.

De acuerdo con Moisés Naím -economista, escritor y experto en economía y política internacional- los dictadores actuales han sabido adaptarse a un "mundo que tolera cada vez menos" los golpes de Estado, creando recetas maquilladas de democracia para "tomarse el poder con ingredientes más digeribles para la opinión pública mundial".

"En el mundo de hoy parece necesario para un país tener el sello de prestigio que confiere el hecho de ser una democracia. Los autócratas se las arreglan para parecer una democracia aunque en la práctica se comportan como lo que son: dictadores", señala el internacionalista.

Sin embargo, Naím explica que la receta es diferente en cada país. Por ejemplo, en Rusia la receta garantiza que Vladimir Putin se podrá alternar el cargo de presidente y primer ministro cada seis años. En Irán, donde la mezcla depende de una gran dosis de religión, el líder Supremo Alí Jameneí "ha decidido aliviar los dolores digestivos que dejó el expresidente Mahmud Ahmadineyad con el nuevo mandatario Hassan Rouhani".

En el caso latinoamericano, la base de la receta para los políticos son las manipulaciones constitucionales y "los Gobiernos de Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia son maestros en esto. Compiten por el Oscar al mejor autócrata y guion autoritario", asegura el experto. 

La siguiente, según Naím, es la receta para ser un autócrata pero parecer un demócrata:
1. Millones de pobres.
2. Grandes dosis de injusticia y desigualdad social.
3. Abundante cantidad de corrupción. 
4. Un puñado de partidos políticos desprestigiados.
5. Una clase media desilusionada con esos partidos y la democracia.
6. Un Parlamento, jueces y Fuerzas Armadas puestas en remojo.
7. Una comunidad internacional distraída con temas diversos 
8. Brigadas de choque bien armadas.