EL Rincón de Yanka: JESÚS RAFAEL SOTO, ARTISTA CINÉTICO

inicio








martes, 23 de mayo de 2017

JESÚS RAFAEL SOTO, ARTISTA CINÉTICO


Pintor y artista cinético. Hijo del violinista Luis García Parra y Emma Soto. A los 12 años aprende a tocar la guitarra y comienza a copiar reproducciones de cuadros que encontraba en revistas, libros y almanaques, y a los 16 pintaba afiches para marquesinas de películas en un cine de Ciudad Bolívar. Pronto entra en contacto con un grupo de estudiantes surrealistas que publicaban en la prensa local, quienes lo animaron a emprender la carrera de artista. En 1942 obtiene una beca otorgada por el Edo. Bolívar para estudiar en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas, a la que ingresa en septiembre de ese año y donde sigue los cursos de arte puro, y de profesor de educación artística e historia del arte. Fue discípulo de Antonio Edmundo Monsanto —quien trajo a la escuela revistas y libros extranjeros, así como reproducciones y grabados, que fueron la principal fuente de información de los estudiantes—, Juan Vicente Fabbiani, Rafael Ramón González y Marcos Castillo. En esta primera época académica (1942-1947), su pintura estuvo fuertemente influenciada por Cézanne, a quien estudia a partir de reproducciones. Sus paisajes y naturalezas muertas muestran su inclinación hacia el cubismo, interesándose por lo constructivo y apreciando el paisaje venezolano en grandes planos. Durante estos años expone en el Salón Oficial. Al terminar sus estudios en 1947, obtiene el título de profesor y es nombrado director de la Escuela de Bellas Artes de Maracaibo, al tiempo que enseña en el Liceo Baralt y en la Escuela Normal. En 1949 realiza su primera exposición en el Taller Libre de Arte de Caracas, donde presenta 14 cuadros (paisajes, retratos, naturalezas muertas y dibujos). Gracias a una beca oficial, se embarca el 16 de septiembre de 1950 a Francia. 

En París, a través del grupo de venezolanos fundadores de la revista Los Disidentes, conoce el Salon des Réalités Nouvelles y a la galerista Denise René y su grupo, así como la obra de Josef Albers, Sophie Täuber-Arp y los artistas de la Bauhaus. En la primavera de 1951 viaja a los Países Bajos, donde estudia a Piet Mondrian en el Museo Kröller-Müller y el Museo Stedelijk, en Amsterdam. De regreso en París, expone en el VI Salon des Réalités Nouvelles cuatro Búsquedas dinámicas y Problema nº 716, obras asociadas al neoplasticismo. Cuando su beca expira, empieza a tocar la guitarra en locales nocturnos, actividad que realizaría durante 10 años. Para entonces vive en la rue du Temple. A partir de 1952 trabaja con elementos repetitivos y obras ejecutadas con esmalte sobre madera, como Repetición óptica nº 2 (colección Museo Soto). Sus obras comienzan a basarse en la repetición y la progresión, pretendiendo no deber nada al arte figurativo. Luego, en su esfuerzo de codificación del lenguaje plástico, se apoya en el ejemplo de la música serial. Durante esa época afina el uso de sistemas que sustituyan los modelos de composición tradicionales, definiendo la distribución y el cromatismo de elementos simples (líneas, puntos), dejando sólo los tres tonos primarios y los tres secundarios, además del blanco y el negro. En 1953 comienza a usar el plexiglás para la superposición de diseños lineales en una misma obra, con la intención de producir un efecto vibratorio. Con su obra Dos cuadrados en el espacio (1953, colección Museo Soto). En 1955 expone en la muestra "El movimiento" (Galería Denise René, París) con Alexander Calder, Marcel Duchamp, Arne Jacobsen, Jean Tinguely, Victor Vasarely y otros. Soto presenta sus relieves en plexiglás, entre ellos, Metamorfosis (plexiglás y esmalte sobre tela, 1954, colección Museo Soto), Desplazamiento de un elemento luminoso (plexiglás, pvc y masonite sobre madera, 1954, Colección Cisneros, Caracas), Cubos sugeridos (1955) y Metamorfosis de un cubo (1955). La exposición estuvo acompañada de un desplegable (conocido hoy bajo el nombre de Manifiesto amarillo) que contenía las "Notas para un manifiesto" de Vasarely, dos textos de Roger Bodier ("Cine" y "La obra transformable"), así como un texto de Pontus Hulten ("Movimiento-tiempo o las cuatro dimensiones de la plástica cinética"). Soto sostenía en esa ocasión que la pintura y la escultura se habían librado de su carácter inmutable y de su total fijeza. La Espiral rotativa de la media esfera de Duchamp, que estuvo expuesta en la Galería Denise René (París), inspira a Soto su propia Espiral, un relieve en plexiglás que, según Jean Clay, es "obra capital donde Soto resolvió de un golpe tres problemas fundamentales: la integración del tiempo real en su lenguaje, puesto que la Espiral no es legible sino en la permanencia; la intervención del espectador, cuyo 'rol' se vuelve decisivo en el proceso de descomposición de la forma; la acentuación del carácter aleatorio de la obra, puesto que en adelante la parte predeterminada del mensaje artístico está totalmente condicionado por la presencia y la situación del que la mira" (1967). Soto realiza también La cajita de Villanueva (acrílico sobre plexiglás, colección Margot Villanueva), que anuncia ciertas obras centradas en el estudio del espacio, como el Cubo en el espacio ambiguo de Amsterdam (1969). 

En 1956 realiza su primera individual en la Galería Denise René (París), en la que presenta, sobre un fondo de papel negro, un conjunto de once Estructuras cinéticas en plexiglás. Ese año, el periódico Combat hace un balance de la situación del arte abstracto; en esta ocasión, Louis-Paul Fauré evoca, a propósito de las obras de Soto y otros, la aparición de una vía nueva y experimental, que llamó "óptica artística". En 1957, Soto expone "Estructuras cinéticas" en el MBA y empieza a superponer las tramas por medio de varillas metálicas soldadas entre sí. Este año, Carlos Raúl Villanueva instala sobre los emplazamientos en el jardín de la Facultad de Arquitectura de la UCV una Estructura cinética que Jean Clay llamará más tarde "pre-penetrables", que constituyen hitos en la reflexión del artista acerca de la dimensión circundante y participativa de su arte. En 1958, Soto conoce al artista Yves Klein, cuya obra monocromática le hace reflexionar sobre el concepto del vacío. También este año, abandona el plexiglás y comienza a concebir obras compuestas por rejillas metálicas contra un fondo rayado, principio aplicado a gran escala en sus dos obras monumentales, Murs cinétiques, del Pabellón de Venezuela en la Feria Internacional de Bruselas, y Structure cinétique hoy conocida como la Torre de Bruselas. En marzo de 1959, Soto participa en una exposición organizada en Hessenhuis (Amberes, Bélgica) con los miembros del grupo Zero, primer acercamiento que se produce en esta época entre diversas tendencias de la vanguardia europea (arte óptico y cinético, pintura monocroma y nuevo realismo). Iris Clert, organiza en París una exposición individual del artista, donde presenta por primera vez obras de un género nuevo, constituidas por finas estructuras metálicas colocadas contra fondos irregulares, rayados o cargados de materia, incluyendo a veces elementos pegados sobre superficies vacías y monocromas, como Vibración azul cobalto (1959). En 1960 obtiene el Premio Nacional de Pintura por su obra Vibración blanca, un alambre retorcido contra un fondo rayado irregularmente, expuesto en el XXI Salón Oficial. Soto realiza para el Festival d'Art d'Avant-Garde en la Puerta de Versalles (Francia), su primer mural compuesto por desechos metálicos ensamblados. Este mismo año comienza la serie Leños viejos (1960-1962), ensamblajes de trozos de madera y recortes de metal. En estas obras aprovecha las posibilidades azarosas que ofrecen los objetos encontrados incorporándolos sin un dibujo previo y sin plan preconcebido, según el nuevo realismo. Este carácter de fuerte presencia material tiende a desaparecer en 1962 en pro de un lenguaje geométrico riguroso. 

En 1965 lleva a cabo su primera exposición en Estados Unidos (Galería Kootz, Nueva York), luego de la polémica suscitada el año anterior por su renuencia a participar en la exposición "The responsive eye", en el MOMA, puesto que se le incluía como artista óptico. Este año emprende los Cuadrados vibrantes, tramas de cuadrados que cubren casi por completo los fondos rayados, a veces divididos en dos partes; las Vibraciones horizontales, cascadas de varillas suspendidas por hilos de nailon y, derivando de estas últimas, las Columnas vibrantes. Para su exposición individual en la Galería Denise René (París, 1967), unifica el espacio en ambas sedes de la galería cubriendo partes del techo y de los muros con cortas varillas verticales suspendidas a intervalos cerrados. Mediante finos tubos de plástico colgantes del techo al piso realiza también su primer Penetrable, en cuyo interior los visitantes son invitados a moverse libremente. En 1967, por solicitud de Carlos Raúl Villanueva, instala su primer Volume suspendu en el Pabellón de Venezuela de la "Exposición universal" de Montreal (Canadá). En 1968, la revista Robho publica un estudio fundamental de Jean Clay sobre los Penetrables: "su primera función es la de hacer caer las paredes a nuestro alrededor. Éstas son pulverizadas ópticamente […]. El asidero de nuestra visión —y hasta nuestros hábitos mentales— se pierden dentro de este universo en perpetua metamorfosis donde son atrapados todos los sistemas posibles de perspectivas" (Jesús Rafael Soto, 1997). Simultáneamente, la Galería Denise René (París) edita la caja Sotomagie, que reúne reproducciones de once obras realizadas entre 1951 y 1965. Ese mismo año realiza para la Plaza Furstenberg de París una obra dentro de la cual el espectador puede desplazarse. Las posibilidades de integración al entorno que contienen estas estructuras pronto serán explotadas: durante el año 1969, instala un Mur cinétique en la sede de la UNESCO en París, así como una Progression, un Mur vibrante y un Volume cinétique en el Centro Capriles de Caracas. Un Penetrable de 400 m2, que cubre totalmente el atrio del Palacio de Tokio en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París, es considerado "la obra contemporánea más importante" exhibida ese año, por la crítico Christiane Duparc. El 24 de octubre de ese mismo año, las autoridades del Edo. Bolívar crean el Museo Soto, que no será inaugurado sino en 1973, siendo Villanueva el encargado del proyecto arquitectónico. 

En 1970 realiza su primer Penetrable sonoro, formado por tubos metálicos de corte delgado que chocan entre sí cuando el espectador-participante los atraviesa. Atiende nuevamente varios encargos de ambientación, como el del hall de entrada de la Deutsche Bundesbank en Francfort (Alemania), y el de la Facultad de Medicina y Farmacia de Rennes (Francia), e instala una Extensión y una Progresión en el Liceo de Rethel en las Ardenas (Francia). Igualmente, realiza un Environement de 18 m de envergadura para el Pabellón de Francia en la "Exposición mundial" de Osaka (Japón). Al año siguiente ejecuta una obra monumental de exteriores para el IVIC (Vibración amarilla) y un gran Penetrable también exterior, para un coleccionista venezolano (Penetrable de Pampatar). Concibe también los decorados y trajes del ballet Violostries, en Amiens (Francia), y una de las primeras obras de la serie T. Esta serie en la que las tramas de pequeñas barras se proyectan contra los habituales fondos rayados, lleva particularmente lejos los efectos de vibración óptica y será objeto de numerosos desarrollos. En 1972 instala un nuevo penetrable en el Grand Palais (París), con motivo de la exposición "Douze ans d'art contemporaine en France", y realiza una obra de ambientación para el hall de entrada de los Laboratorios Sandoz, en Basilea (Suiza). En 1973 se inaugura la primera sección del Museo Soto con una colección representativa del arte constructivo, óptico, cinético y el nuevo realismo. Continúan las realizaciones monumentales y Soto termina este año una gran Escritura para el BCV, así como una Extensión y una Progresión sobre un espejo de agua del Paseo Ciencias (Maracaibo). En 1974, para la apertura del MACC, realiza varias integraciones arquitectónicas permanentes (Progresión Caracas 1 y 2 y Mural BIV) y dona dos obras murales (Mural Amsterdam, 1964 y Vibrante Signals, 1965). Soto recibe un encargo de Claude Renard, responsable de la Régie Renault, para la sede de la Sociedad de Investigaciones, Arte e Industria (Boulagne-Billancort, Francia) y realiza un Mur cinétique monumental para la Oficina Internacional del Trabajo en Ginebra (Suiza). El Volume virtuel suspendu del Banco Real de Canadá (Toronto, Canadá, 1977) inspirará al artista otras obras, como la del Centro Banaven en Caracas o la del Centro Pompidou en París. Soto hace público un proyecto, que nunca se realizará, para el Monumento al hierro, el cual lo conformaba una pirámide de 25 m de altura que contiene un cubo de acero inoxidable de 15 m, colocado sobre un plano de agua, un museo del hierro, dos piscinas, un penetrable acuático y tres plazas públicas. En 1978 crea los trajes y decorados para el ballet Génesis, presentado en Toronto (Canadá) por Alicia Alonso, con música de Luigi Nono. 

A finales de 1980 desarrolla obras (como Espaces ouverts, 1980) en las que cuadrados de tamaños irregulares, revestidos de colores vivos, se dispersan sobre fondos rayados en ruptura con el orden de las tramas; es sobretodo esta veta la que Soto va a desarrollar durante la próxima década, con la serie de Ambivalencias. En 1982 instala en Puerto La Cruz la monumental Progresión suspendida amarilla y blanca. En 1983 realiza Esfera virtual amarilla para una exposición retrospectiva en el MACC, volumen suspendido que se conocerá más tarde en Seúl (Corea del Sur), en 1988, y en París, en 1996. De 1983 son las dos integraciones Progresión amarilla y Cubo virtual azul y negro para la Estación Chacaíto del Metro de Caracas. Este año, concede a la revista UNA Documenta, una entrevista en la que ofrece la mejor síntesis de sus ideas. En 1984 continúa la serie Ambivalencias con un conjunto de obras tituladas Ambivalences New York, en homenaje a Mondrian. Realiza igualmente Cube de nylon, en la línea de los volúmenes suspendidos. Al año siguiente instala una nueva Esfera virtual en la sede del Banco Lara, en Caracas. En 1986, el Centro de Escultura Contemporánea de Tokio organiza la primera individual de Soto en Japón con una selección de obras recientes. En Francia, la Sociedad de Amigos del Museo Nacional de Arte Moderno le encarga para el décimo aniversario del Centro Georges Pompidou, una escultura monumental, Volume virtuel, que será instalada a comienzos del año siguiente, en el hall de entrada. En 1988, Soto sigue realizando obras monumentales en Caracas (Ovoide Polar, Fundación Polar; Cubo Provincial, Torre Banco Provincial; Media esfera roja, Seguros La Seguridad) y en París (Écriture y Mur polychrome, Confederación Democrática Francesa del Trabajo, París). Realiza igualmente la Gran Esfera de Seúl para el Parque Olímpico de Seúl e instala un Penetrable en las salas de la ELAC, en ocasión de la exposición "La couleur seule, l'expérience du monochrome", que se presenta en diferentes lugares de Lyon (Francia). En octubre de ese mismo año, la Galería Hyundai de Seúl inaugura la primera exposición de Soto en Corea del Sur. Entre 1989 y 1990, se dedica a realizar una importante serie de obras reducidas al uso contrastado del blanco y negro. 

En 1990 recibe la Medalla Picasso de la UNESCO, y en 1992 representa a Venezuela en la Exposición Mundial de Sevilla (España) con Demi-Sphere jaune et verte. En 1994 instala un penetrable sonoro en el Cyclop, una obra colectiva proyectada por Tinguely, en Milly-la-Forêt, y, en Caracas, su Cubo de Francia en la entrada de la Embajada de Francia. En 1995 culmina su obra Welcoming Flag, una de las integraciones arquitectónicas más espectaculares de Soto, instalada en las paredes de la Torre Phoenix, que distingue una de las entradas de la ciudad de Osaka (Japón). Los estudios y los primeros proyectos para la ejecución de esta obra se remontan a 1991, y fueron realizados en estrecha colaboración con el arquitecto Kimiaki Minai. Por otra parte, instala el Volume virtuel Air France en la sede social de la compañía aérea en Roissy (Francia), lo que constituye la culminación de un proyecto iniciado a finales de los años ochenta. Soto recibe el Gran Premio Nacional de Escultura de 1995 en Francia. Para 1996, en ocasión de la exposición de escultura al aire libre "Les champs de la sculpture", su obra monumental Sphère Lutétia es instalada temporalmente en los Campos Elíseos (París). En enero de 1997, se inaugura en la Galerie Nationale du Jeu de Paume (París) una gran retrospectiva de su obra. En 2000 el Centro Cultural Corp Group (Caracas) presenta la muestra "Clásico y moderno", donde se exhiben obras representativas de los diferentes períodos del artista. La GAN posee una muestra significativa de todas sus época, desde el período escolar hasta obras cinéticas como Espiral (serigrafía sobre plexiglás y madera, 1954) y el monumental Mural de Bruselas (hierro y láminas metálicas pintadas, 1000 x 700 cm, 1958); obras de su etapa barroca (identificada así por Alfredo Boulton), como Leño viejo (hierro y óleo sobre madera, 1961) y Mural (ensamblaje, 1961), y obras distintivas como Extensión blanca (columnas y fórmica sobre madera, 1971). Soto es autor de una obra que cambia el discurso de la pintura moderna y marca en las nuevas generaciones un tipo de percepción visual ligada a la movilidad inasible y a la experiencia cinética. Durante la segunda mitad del siglo XX su indagación vibrátil y óptica en torno a la operación pictórica enriquece los caminos de la abstracción y el constructivismo, en una búsqueda muy personal que se hace notable a escala occidental y como un aporte a su tiempo.

Esfera de Jesús Soto en la autopista Francisco Fajardo

JESUS RAFAEL SOTO
"Ambivalencia 37", 1987
Pintura y metal sobre madera
160 x 160 x 15.8 cm
Colección F.P. Allegro