EL Rincón de Yanka: LLEVAMOS 40 AÑOS DE DESMEMORIA POR LA FALSIFICACIÓN DE LA HISTORIA

inicio








¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

¡BIENAVENTURADA NAVIDAD!

jueves, 28 de julio de 2016

LLEVAMOS 40 AÑOS DE DESMEMORIA POR LA FALSIFICACIÓN DE LA HISTORIA

La izquierda lleva 40 años manipulando 
la historia, pero lo de la derecha 
es todavía peor

Pío Moa: 
“Llevamos 40 años de embrutecimiento 
por la falsificación de la historia”
Sus obras sobre la II República y la Guerra Civil han cosechado gran éxito de ventas y de crítica, logros que ha ‘purgado’ con el veto a sus libros en algunas universidades. 80 años después del colapso de la República, Pío Moa señala los males que acechan a la democracia española.
Unas horas antes de ser asesinado el 12 de julio de 1936, el teniente de la Guardia de AsaltoJosé del Castillo participó en la ovación a Jareño, un novillo de bandera que pondría por última vez de acuerdo a las dos Españas que esa tarde se daba cita en la Plaza de las Ventas.
Del Castillo, que había estado en prisión un año antes por participar en la insurrección de octubre de 1934 en Asturias, fue asesinado por un grupo de pistoleros no identificados (probablemente carlistas o falangistas) apostados en la esquina entre las calles Fuencarral y Augusto Figueroa.
Horas después, el guardia civil Fernando Condés, miembros de “La Motorizada” (milicia de socialistas radicales de la que Castillo era instructor) e integrantes de la escolta deIndalecio Prieto irrumpieron en el domicilio del líder de Renovación Española, José Calvo Sotelo, para asesinarle. Era la antesala de la Guerra Civil, hace ahora 80 años.
La historiografía tradicional ha presentado el crimen de Calvo Sotelo como un acto de venganza por lo del teniente del Castillo. Una tesis que no comparte Pío Moa, el historiador que desde hace dos décadas ha revolucionado la visión sobre la II República y la Guerra Civil.
Presume de que nadie ha logrado rebatir sus libros sobre los años 30 y el franquismo. Quizá por eso su éxito editorial ha sido inversamente proporcional al veto al que han condenado a sus obras en algunas universidades, una forma un tanto curiosa de entender el debate académico.
Comunista convencido en el tardofranquismo, militó en el grupo terrorista GRAPO, etapa que ha narrado en el libro De un tiempo y un país. 80 años después del colapso de la República, Pío Moa señala los males que acechan a la democracia española.
El próximo día 18 de julio se cumplen 80 años del inicio de la Guerra Civil. ¿Tiene la sociedad una idea exacta de lo que ocurrió?
Parte de la gente no, pero yo he procurado en la medida de lo posible investigar todas estas cuestiones y me he encontrado con un boicot tremendo. La verdad es que no me han podido rebatir nada. He escrito sobre la Guerra Civil, el franquismo y también sobre la democracia. Es esencial conocer el franquismo y el antifranquismo para comprender lo que pasa ahora.

¿Tan mal estamos ahora como para mirar tan atrás?
Hay que preguntarse por qué la democracia funciona tan mal en España a pesar de que durante la II República se podía entender, porque era un país con mucha miseria, mucho odio y una izquierda incivilizada. Pero después del franquismo España era próspera con una amplia clase media y los odios de los años 30 estaban olvidados, por lo que era posible una democracia que funcionara. Esto en gran medida se ha venido abajo.
“En el Frente Popular no había demócratas: estalinistas, socialistas revolucionarios, anarquistas, separatistas… Y el que parecía más moderado, Azaña, intentó golpes de Estado”
¿Qué ha pasado?
La democracia de hoy es una farsa. Para empezar no existe un pensamiento democrático en la derecha ni en la izquierda. Una prueba clara es que han estado negociando con la ETA, que es todo lo contrario a la democracia. Han premiado sus crímenes con legalidad y dinero público cuando ETA estaba al borde del abismo. Han destruido el Estado de Derecho y la corrupción está muy extendida. Cuando ganan unas elecciones hacen lo que quieren, entre otras cosas, robar.

Volvamos a la Guerra Civil. Parece que en este tema sólo hay un discurso: el de los buenos contra los malos.
Es la gran patraña que envenena la política y convierte todo en una farsa. En el Frente Popular no había ni un demócrata: estalinistas, socialistas revolucionarios, anarquistas, separatistas… Y el que parecía más moderado, Azaña, en cuanto perdió las elecciones unos años antes intentó golpes de Estado. Estos son los demócratas.

Prácticamente todos los políticos mantienen esa tesis.
Antes de nada hay que recordar una cosa: el franquismo fusiló a muchos de sus enemigos que en su mayoría eran chequistas y habían cometido crímenes horrendos. Claro que también mató a inocentes, es inevitable en una guerra. Pero todos fueron juzgados. Hoy se empieza a saber de una forma seria que fueron fusilados en torno a 10.000, unas cifras similares a las de la represión de posguerra en Francia o Italia. Y con una diferencia: aquí hubo juicios y allí no. Igual que saben que roban, los políticos de hoy también propician estas mentiras porque creen que les beneficia. A la URSS se le llamaba “el país de la gran mentira”, pues España es el país de la gran patraña. Y en esto el PP es tan entusiasta como la izquierda.

¿Qué supuso el asesinato de Calvo Sotelo? Se dice que fue en venganza por el asesinato del teniente socialista José del Castillo.
El Guardia de Asalto José del Castillo era un delincuente, un señor que hacía de instructor de las milicias socialistas. Instructor en el terrorismo, que es lo que practicaban estas milicias. Había participado en la insurrección armada de octubre de 1934 contra la legalidad republicana y era un tipo muy duro en las manifestaciones. Fue asesinado por carlistas o falangistas. En cambio, Calvo Sotelo era casi el jefe de la oposición porque Gil Robles estaba algo oscurecido.

¿Entonces fue uno consecuencia del otro o no?
Han pretendido dar la versión de que fue una especie de venganza espontánea por lo de del Castillo, pero no es creíble. Fueron a casa de Gil Robles (líder de la CEDA), pero no estaba. Entonces fueron a por Calvo Sotelo. Ahí participaron bajo el mando de un Guardia Civil de extrema izquierda, Fernando Condés, ligado al PSOE y amigo de Indalecio Prieto, otros guardias de asalto y milicianos, todos vinculados al PSOE y a Prieto. El que asesina a Calvo Sotelo es un guardaespaldas de Prieto. No somos niños, sabemos los datos básicos y eso estaba preparado. Prieto estaba detrás de todo porque el sumario fue robado por gente cercana a él.

Indalecio Prieto no era, precisamente, lo mejor del PSOE.
Prieto, que era uno de los que creó el desastre, tenía mucho interés en que estallase de una vez la conspiración militar. Todo el mundo sabía que la había, pero el Gobierno estaba convencido de que la iba a liquidar, como sucedió con Sanjurjo en 1932. Pero ahora la situación era muy distinta. Prieto no aceptaba que Casares Quiroga le dijera que se fuera a paseo, que todo estaba controlado y que ya les ajustarían las cuentas a los militares.
“La alternativa al golpe de Estado de Franco era someterse a una tiranía que iba a un Estado comunista; el derecho a rebelarse ante la tiranía es el más elemental de un pueblo”
Stanley Payne dice que la derecha aguantó una situación de ilegalidad, despotismo, asesinatos y violencia que no soportaría ningún otro país de Europa.
La guerra de la Independencia de EEUU o las guerras civiles inglesas comenzaron por mucho menos. No hay nada que reprochar, ya que la alternativa era someterse a una tiranía que llevaba a España a un Estado comunista. Eso o la rebelión, y el derecho a rebelarse ante la tiranía es el derecho más elemental de un pueblo.

¿Franco estaba totalmente convencido en la idea de sublevarse?
Él era partidario de aguantar y estar preparado por si acaso, por eso aguantó por si el Gobierno reconducía la situación. Creía que el Ejecutivo tenía que reaccionar en algún momento. Pero Casares Quiroga estaba muy contento con lo que ocurría, pensaba que había que liquidar a la derecha de una vez por todas. Hay que recordar que el programa del Frente Popular se basaba en la idea de que la derecha no volviera a ganar una elección.

¿Por qué se mantiene en círculos académicos la falacia de que la Guerra Civil fue un enfrentamiento entre democracia y fascismo?
Hay que recordar que las elecciones del Frente Popular no fueron democráticas: el recuento se hizo en condiciones que ninguna democracia aceptaría. Los autores que sostienen eso no son demócratas, vienen del marxismo barato, el marxismo cañí. Da vergüenza leerles, pero es el nivel que tenemos en España. Pero mucho peor es la derecha, que se asusta, se calla o colabora. Comprendo que Zapatero diga que a su abuelo lo mataron por lo bueno que era, reivindica lo suyo. En cambio, la gente del PP escupe sobre la tumba de sus padres y abuelos. Y esto revela no un error político, sino una calidad humana tan ínfima y miserable que ya no extraña que la corrupción esté tan extendida.

Han censurado libros suyos en la universidad, ¿acaso no vivimos la época más libre de la Historia?
Hoy hay menos libertad intelectual que durante el franquismo, al menos el que yo viví, en el que podía escoger libros marxistas de todas clases. Había editoriales que publicaban casi exclusivamente obras marxistas. La revista Triunfo era procomunista, también Cuadernos para el diálogo, que además de comunistas eran cristianos. Hoy esta gente domina la universidad y los medios y pueden soltar sus mentiras impunemente. Puedo entender que en un principio fuera una posición política contra una dictadura, una posición ingenua. Pero con el tiempo han salido libros, como los míos, que no han podido rebatir en ningún punto. El problema es que mucha gente ha hecho carrera y ha elevado su prestigio con esas ideas… y claro, años después hay que tener mucho coraje para reconocer que se han equivocado.

Franco y José Antonio: ¿Compra la idea de que el general no hizo todo lo que pudo por sacarle de la prisión de Alicante?
Está demostrado que Franco hizo todo lo que pudo salvar a José Antonio con intentos alemanes, falangistas… Pero entre los falangistas hay muchos mitómanos a los que les gusta decir aquello de la revolución traicionada. ¡Pero si Franco nunca fue falangista ni hizo de la Falange el eje del Régimen! El franquismo se definió como católico, lo cual fue su perdición, claro.

¿La ley de Memoria Histórica es un intento retroactivo de ganar la guerra?
Es una reivindicación de los asesinos y al PP le da igual. El PP cumple esta ley totalitaria, una ley chequista porque eleva a los asesinos a la categoría de víctimas, lo que resulta un insulto a los inocentes que murieron.
“El PP cree que, aunque mantenga intacta la política de Zapatero, mucha gente seguirá confiando en ellos por la amenaza de Podemos”
Parece que esta ley ha llegado para quedarse.
Gil Robles decía que Alfonso XIII tenía que atraerse a la izquierda porque a la derecha siempre la iba a tener. Al final fue un error grave porque nadie hizo nada por salvar la monarquía. Ahora pasa un poco lo mismo con el PP, que cree que hay mucha gente que por la amenaza de Podemos confiará siempre en ellos aunque en el fondo mantenga la política de Zapatero. Espero que al PP le pase lo mismo que a la monarquía.

¿Desilusionado con la política?
La del 26 de junio ha sido la cuarta victoria de Zapatero. Los cuatro grandes partidos en el Congreso no sólo no cuestionan las leyes ideológicas de Zapatero, sino que parten de ella, unos con la intención de llegar más lejos, como Podemos, y otros no tanto, como el PSOE o el PP.

¿Y Ciudadanos?
Otro partido ‘zapateril’ a tope, un fraude como el PP. Hay una involución clarísima. Lo grave es que la única alternativa real que había, VOX, ha sido dejada de lado por los españoles.

¿Por qué?
Porque llevamos 40 años de embrutecimiento a consecuencia de la falsificación de la Historia. La gente ya no sabe nada del pasado, sin conocer el franquismo y el antifranquismo es imposible entender lo que ocurre hoy. Es verdad que a VOX le falta una estrategia global que le den confianza a la gente, aunque tiene buenas ideas. Sus consignas son un poco ingenuas, pero van por el buen camino.
“La Transición se planteó bastante bien con Torcuato Fernández Miranda, pero Suárez la echó a perder, era un ignorante y además se jactaba de ello, de no haber acabado nunca un libro”
¿Mucho de lo que hoy ocurre se explica por cómo salió la Transición?
La Transición se planteó bastante bien con Torcuato Fernández Miranda, pero Suárez la echó a perder. Suárez era un ignorante y además se jactaba de ello, de no haber acabado nunca un libro. No tenía ni idea de nada, ni de Historia, ni de nada, el clásico político de ocasión que surge de ahí con el “¿por qué no voy a gobernar yo España?” Es la misma mentalidad de Zapatero o cualquiera de los de hoy. Suárez, que venía del Movimiento, creyó que para mejorar su imagen tenía que darle cancha a toda la izquierda y el antifranquismo. Pensó que como España ya era próspera, valía todo. Pero si usted deja a la izquierda y a los separatistas el terreno de las ideas…

Las ideas tienen consecuencias, ¿no?
La gente obra por ideas. Y a los ‘francotiradores’ que luchaban contra esa corriente, como Ricardo de la Cierva, la derecha los machacó más que la propia izquierda. Cuando llega la Transición los separatistas no dicen que lo son, dicen que sólo quieren una autonomía como en la II República. Y va Suárez y les da una autonomía más amplia cediéndoles incluso las competencias en educación. De ser muy pocos en 1975 han pasado a dominarlo todo.

Usted ha escrito que la moda anglófila es más peligrosa que nuestros nacionalismos periféricos.
Es que hay una ‘anglomanía’ muy peligrosa, mucho más que el propio separatismo. En Cataluña y Vascongadas seguirá hablándose español mayoritariamente, les guste o no, porque la cultura es en castellano. La cultura catalana en castellano es más fuerte que la catalana en catalán, sin el castellano la cultura catalana sería una cultura de cuarta regional. La anglomanía se ha ido imponiendo, sales de casa y ves carteles en inglés por todas partes. El inglés que de manera ilegal la señora ‘Hope Aguirre’ (Esperanza Aguirre) ha puesto al mismo nivel que el castellano en la escuela pública, incluso en plano de superioridad.

¿Acaso estudiar inglés es malo?
No, pero el inglés y cualquier lengua debe enseñarse como idioma extranjero. El argumento que usan es que es el idioma de la ciencia, tecnología, economía, arte, música, etc. Y el español queda como un idioma de andar por casa. Yo no estoy contra el inglés, pero nos lo están imponiendo. En nuestra Constitución queda claro que no somos un país bilingüe.

Otro dogma en el que todos están de acuerdo es el de la Unión Europea.
La estrategia del PP y PSOE, además de apoyar a los separatistas, es disolver España en la UE para dejar a España sin soberanía. En el último debate de la campaña electoral entre los cuatro grandes partidos ninguno de los candidatos habló de política exterior. No tenemos política exterior y no es un problema para ellos. España está en una situación muy penosa.
“La UE es una garantía para proteger la colonia de Gibraltar que, no lo olvidemos, está en el centro de nuestro eje defensivo. Un país que tiene una colonia en otro no es amigo de ese país”
O sea, que de recuperar Gibraltar tras el Brexit, como decían algunos, mejor ni hablar.
Eso es muy gracioso, porque demuestra que la Unión Europea es una garantía para proteger la colonia de Gibraltar que, no lo olvidemos, está en el centro de nuestro eje defensivo. Un país que tiene una colonia en otro país no es un amigo de ese país. ¿Inglaterra nuestro amigo? La ‘alianza’ es como la del lacayo con el amo.

¿No hay posibilidad de recuperar la colonia?
Sí las hay. España tiene toda la fuerza económica porque Gibraltar parasita a España. Además tiene la fuerza, moral, política y diplomática, porque durante el franquismo España venció al Reino Unido en la batalla diplomática ante la ONU. La resolución de la ONU dice que la colonia debe ser devuelta. El franquismo convirtió a Gibraltar en una ruina para Reino Unido, le costaba mucho dinero. Además España estaba demostrando ante el mundo que desafía todas las doctrinas sobre la descolonización. Pero llega Felipe González, abre la verja y convierte la colonia en un emporio de negocios opacos y contrabando. Desde entonces viven como reyes: como no tienen impuestos, mucha gente entra y compra. Además sabotean el empleo del entorno, que España tenga su índice más alto de paro en la zona del campo de Gibraltar no es casualidad. Tenemos todas las posibilidades para acabar con esto, pero que no se haga nada revela la clase de gente que ha llegado al poder en España.

¿Por qué la gran mayoría de grupos terroristas en España y Europa son de izquierda?
Es una cosa curiosa, pero tradicionalmente el terrorismo lo ha practicado la izquierda. Es lógico que el terrorismo venga de la izquierda (anarquistas, comunistas, marxistas como la ETA, socialistas…) porque aspira a destruir la sociedad que hay (el capitalismo) y la democracia en nombre de la ‘verdadera democracia’. El PSOE tiene un historial terrorista en 1917 y en la II República, pero no durante el franquismo, que es quizá lo mejor que hizo el PSOE en su historia: no hacer nada. Aunque durante el exilio se aprovecharon de todo lo que robaron durante la República como el caso del yate Vita. La historia del PSOE es tan siniestra que hoy sólo se puede ser socialista por una gran ignorancia o porque sabe que es un buen sitio para trepar.

¿A ETA le ha salido rentable matar?
Como sus doctrinas no han cuajado piensan que el asesinato les otorgaba beneficios políticos, y así ha sido. ETA empezó en 1968 a asesinar, una época en la que el franquismo parecía que iba a durar muchísimo tiempo. Toda la izquierda y los separatistas pensaron que eran unos muchachos valientes e ingenuos que estaban haciendo el trabajo sucio que al final beneficiaría a todos. Tuvo además apoyo de Francia y Argelia. Estuvo a punto de ser desarticulada varias veces durante el franquismo, pero Francia les permitió reorganizarse allí. El terrorismo es un método que puede dar resultados, aunque no a todos, como al GRAPO.

Usted militó en este grupo terrorista, el GRAPO.
Yo estaba en el Partido Comunista y entré en contacto con la organización de marxistas y leninistas españoles, un grupo maoísta, que consideraba que la URSS y los partidos comunistas tradicionales estaban traicionando la revolución, se les llamaba revisionistas. Nuestro punto de vista era más leninista. Eso llevó al terrorismo, porque Lenin justificó el terrorismo y Stalin lo practicó. Los comunistas preferían siempre la acción de masas, pero cuando está en reflujo los actos terroristas pueden mantener las posiciones hasta que vuelva una nueva época de flujo.
“Si usted le da 1.000 euros a la ETA puede ir a la cárcel. Pero si usted es político y premia sus asesinatos con legalidad y dinero público, resulta que es perfectamente democrático”
¿Era difícil no dejarse seducir por el comunismo?
El marxismo es una teoría muy coherente, por eso tuvo y tiene tanta fuerza entre intelectuales y gente de todo tipo. Tuve la suerte de que me echaran por una de esas típicas peleas por el poder, y seguí durante varios años. Pero pasaron cosas tan raras como que China invadiera Vietnam, y me dije: “Esto no funciona”. Luego analicé la teoría del descenso de ganancias en Marx, una teoría que debía explicar por qué el capitalismo se va a pique, y llegué a la conclusión de que era una teoría falsa de raíz.

ETA, al contrario que el Grapo, suscitó más apoyos a pesar de seguir matando.
Tras el franquismo ETA multiplica sus atentados porque cree que no hay democracia sino una Transición entre la oposición y el franquismo, y eso no es admisible. La postura que tomó la izquierda y todo el sistema es que a la ETA había que darle una salida política. Así estuvimos hasta Aznar, que gracias a Mayor Oreja llevó a la ETA al borde del desastre total. Pero llega Zapatero y resucita a ETA, cosa que continúa Rajoy. Ambos son cómplices de la ETA.

¿Cómplices?
Una de las cosas más horribles del totalitarismo es que las palabras pierden su significado. Hay que decir las palabras como son. Si usted le da 1.000 euros a la ETA le pueden meter en la cárcel por colaboración con banda armada. Pero si usted es político y premia sus asesinatos con legalidad, proyección internacional y dinero público y mil ventajas más, resulta que eso es perfectamente democrático. ¿Pero qué entendemos por democracia? Así estamos.

Acabamos: ¿Podemos es un partido comunista?
El marxismo en España siempre fue un marxismo cañí, un marxismo de chichinabo. Nunca produjo un solo intelectual o pensador, cosa que sí sucedió en Francia, Inglaterra o Alemania. El nuestro era un marxismo de consignas. Podemos es una cosa parecida, con la diferencia de que hoy la ideología marxista no se sostiene por ningún lado. Son trozos que cogen de aquí y de allá.

¿Como por ejemplo el feminismo?
Hoy son dogmas de la izquierda el feminismo y el homosexualismo, cosa que nunca lo fueron en el marxismo. Los comunistas nunca fueron feministas, apoyaban la liberación de la mujer pero no en el sentido del feminismo. La homosexualidad para un comunista era una aberración burguesa.

¿Entonces qué es Podemos?
Podemos no tiene un verdadero pensamiento, es incoherente y recoge cosas de aquí y de allá a ver si así obtiene votos. Por supuesto es de extrema izquierda y partidario de todo lo que va contra España: castrista, proetarra… Y es peligroso porque le han dado mucha cancha. Para el PP, Podemos ha sido una bendición. Sin el PP, Podemos no habría conseguido nada. El PP estaba desacreditándose cada vez más, pero ha vivido en simbiosis con ellos. Podemos ha tenido todas las facilidades mediáticas gracias al PP y a su vez el PP vive de Podemos: “Que viene Podemos, pues a votar al PP”. El PP encantado de que Podemos siga diciendo barbaridades.